Seguimos con una de las obras de doña Rumiko Takahashi, riesgo de equivocarme, la que la catapultó a la fama lejos de su país natal. Y siguiendo con los riesgos, pues considero que la presente entrega fue dedicada a ese personaje que tiene a más de uno pensando, ni más ni menos que la responsable del mantenimiento de la casa que le da nombre a la serie. Ciertamente Kyoko es un personaje femenino diferente a los que siempre hace la autora, ya que aquí se nos detalla la relación entre ella con ni más ni menos que con la familia de su difunto esposo así como la disparatada familia suya, en la cual su padre es confundido con un acosador la primera vez que apareció en la serie.

Bueno, también hay un poco de luz en la relación de Godai con su familia, pero los dos episodios que se ambientan en Navidad así como en Año Nuevo sirvieron para acerca al par un poco.

 Si bien todo ha sido hasta ahora risas, el drama ha asomado su cabeza levemente aquí. Aunque, el fuerte, hasta ahora, ha sido la comedia; un género en el cual la autora se siente a sus anchas, siendo la presente obra una de las tantas muestras de lo que digo.

Pero las cosas se complican con la aparición de una compañera de Godai quien lo invita a comer a su casa en dos ocasiones, creando un poco de confusión en la historia, aunque el instructor de tenis se llevó las rosas por crear distorsiones en esta ocasión. Alegando que en tres años podría superar su fobia a los perros para poder seguir avanzando hacia el corazón de Kyoko, relación que tiene la aprobación de muchas vecinas e inquilinas de la mencionada casa.

Quisiera agregar que, siento que si hay un progreso notorio en la relación de los personajes, sin importar que tanto aparezcan, esperemos que algunos no vayan a ser olvidados en algún momento.

See Your Space Cowboy

Anuncios