Honestamente, pensé en no tocar el tema del berrinche que ha hecho el «Rockero del pueblo» en un famoso festival musical que se hace en la hermana República de Colombia. Mi opinión no sería tan diferente a las tantas que han dado a conocer su punto de vista con el tema en cuestión, no sabía que podría agregar al mencionado tema ya que, yo comparto lo que han expuesto incluyendo las ofensas.
Pero como el señor en cuestión no ha dejado morir el tema, así como el hecho que seguramente no va a leer el presente (intento de) artículo, decido subirme al tren. Ya que, de alguna forma, ese señor debe buscar la manera de seguir siendo relevante así sea de forma negativa ahora fuera de las fronteras de la cuna de libertadores.
Usted en su alegato mencionó que en donde estaba la hermandad de los pueblos y yo le extiendo la misma pregunta ¿Dónde estaba la hermandad con otros rockeros criollos cuando usted expulsó de su circo romano a bandas nacionales o peor aún a otros venezolanos sólo por el hecho de hacer un desagradable género musical? Lo que es igual, no es trampa, señor. Usted mismo en comunicados anteriores dijo que no necesitaba el apoyo de esa gente que (por alguna extraña razón) lo admira como músico, pero que no comulga con sus ideales políticos.
No es el primero ni mucho menos el último a quien le rechazan su participación en un concierto ¿Se acuerda de la prohibición de entrar que le hicieron a una banda de de rock ultra pesado? Si, habló de los cadáveres caníbales. Puede ir a cualquier revista especializada en asuntos musicales, así como cuanta instancia diplomática, pero recuerde que usted le hizo lo mismo a varios de sus coterraneos por sólo mencionar sus días cantando Adriana en Sábado Sensacional.
Tampoco es quien para hablar de la mezcla de rock y política, ya que usted no ha ocultado en ningún momento su afiliación política y sus discursos llamando a votar por el partido de gobierno que, no se caracteriza por ser ni diplomático ni mucho menos democrático; habla de la represión de la cuarta, pero ¿Tiene algo que decir de la represión de la quinta? Tema del cual usted salta olímpicamente, ya que sólo le importa el dinero para seguir llevando a cabo su circo romano, siguiendo los parámetros del marxismo cultural del que se ha estado beneficiando por buen tiempo.
Quizás, en su mente es el mejor momento para uno de sus circos, con el delirio de demostrar de lo que es capaz usted de hacer con el dinero de los impuestos pero creo que así, cualquiera se vuelve un defensor de una revolución fallida como la venezolana. Así cualquiera puede tratar de hacer surgir su carrera musical, aunque le debo recordar que esto tiene los días contados y seguramente, cuando está pesadilla termine usted se va a cambiar los colores y buscará un nuevo empleador. Ya lo hizo anteriormente, aunque con lo cuestionable de su credibilidad, me gustaría ver el intento

Anuncios