A partir del presente artículo


Las presentes líneas son extrañas, ya que a partir de aquí (el noveno artículo de la nueva línea editorial) quiero dejar de lado numerar los artículos ya que me voy a hacer un enredo llevar un orden; pero a raíz de algunos hechos acontecidos en mi casa, salieron estas líneas. Así que el presente mar de letras  trataré de alejarlo lo más posible del tema político.

No hace mucho le di santa sepultura a unos certificados que me dieron en la categoría “Blog del año y usuario más serio” ya que no solo la asociación civil “sin fines de lucro” que me  entregó tales reconocimientos tiene ya años en una tumba; sino que ya su vida útil pasó, así de simple. Dudo mucho que esa mentada organización vaya a salir de tumba. Aunque no dejo de preguntarme que hubiese pasado si días antes de esa ceremonia yo hubiese declinado recibir esos certificados, aunque dada la situación y mi aversión a esa gente, esa medida no formaba parte de los planes; aunque debo agregar, que esos certificados me los gané gracias a la votación   de muchas personas.

En lo personal, considero que si tenemos razón para quejarnos de esos eventos “disque” culturales patrocinados por el gobierno de turno. No es para menos, ya que esos eventos se financias con nuestro dinero, si ese dinero que usan para financiarlos sale de nuestros bolsillos. Y no voy a apelar por la frase “tienen que ser de calidad”; no, simplemente si se tomaran la molestia en preguntarme deseo que ese dinero que sale de mis cuentas bancarias por concepto de impuesto al valor agregado lo vayan a usar para financiar el circo romano del mentado “rock pesado nacional” o para pagarle el sueldo a cualquier policía (esos que en días recientes salen a reprimir y hasta matar), simplemente no pago nada. Honestamente, prefiero donar ese dinero a los hospitales públicos o a mi querida alma mater.

Si bien es cierto que en este momento no podemos reclamarle a esos que antes eran revolucionarios pero ahora quieren un cambio a una economía más libre y con un gobierno reducido, no dejo de plantearme la pregunta ¿Acaso no escuchaban nuestras advertencias? Incluso de alguien que comulgaba con las ideas de Keynes; las cuales tienen más en común con la socialdemocracia que con la noción de mantener alejado de mis bolsillos. Noción que antes, les causaba una mezcla de risas y molestia es ahora que la abrazan, viendo ya el abismo en la que está metida la cuna de libertadores.  Y debo agregar, que seguramente su estilo de vida (mucha veces burgués) se ha visto recortado o quizás ya no pueden hacer lo que hace unos años atrás podían hacer. De hecho, todos los venezolanos hemos visto como nuestra vida y rutina ha estado siendo recortada.

See Your Space Cowboy

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s