La pregunta que le da título al presente mar de letras, creo que es una que todos los ciudadanos de la cuna de libertadores debemos hacernos. Se hace pertinente hacerla desde temprano, a mi parecer, en vista de que la pesadilla socialista da señales de estar dando sus primeras patadas de ahogado, le guste o no a unos cuantos.

El descontento es notorio con los medios de comunicación, pero como dije en líneas pasadas, ellos tampoco la tienen fácil. Aunque debemos admitir que darles el beneficio del perdón no va a ser lo primero que pase por la cabeza de mucho ya que mira que emitir programas de farándula que lo que realmente sucede en el país, ya pone en entredicho muchas cosas.

Entonces,  se está planteando otra pregunta también válida ¿Cómo será el futuro de los medios de comunicación? Ciertamente es algo complicado ya que no puedo ver el futuro, pero he aquí mi propuesta de lo que se debería hacer para evitar el problema se repita. Lo primero sería quitar el ente censor estatal por excelencia, si bien estamos de acuerdo que todos los monopolios son malos, creo que el peor monopolio que existe es aquel que el gobierno maneja.

Estamos claros, que esos monopolios son (primeramente) bastante ineficientes y que lo peor del asunto, el dinero para financiarlos sale de nuestros bolsillos así que mi propuesta es que el espectro radioeléctrico de la cuna de libertadores se libere. Es decir que los venezolanos que quieran invertir su dinero en el espectro radioeléctrico sean dueños plenos de esa “señal”, que puedan desarrollar sus propias líneas editoriales en los medios impresos así como en el ya mencionado espectro o en la misma red de redes.

No es algo tan descabellado, de hecho en un país de la Europa Oriental lo hicieron y quizás como sociedad sigan teniendo problemas, ninguna se escapa de eso, pero lograron algo que  siempre los socialistas se la pasan hablando “que sea del pueblo”.

No importa que cada medio de comunicación tenga su propia línea editorial, que sea cuestión de la gente decidir que leer, que ver o que escuchar.

 

Anuncios