Hablar de esta película, un clásico de no solo el género de la acción sino también del cine de artes marciales así como es una de esas referencias que siempre se asociaran con el gran Bruce Lee, una de esas personas que marcó un antes y después tanto en el mundo del cine como en el mundo de las artes marciales.  Así que, como cosa rara, voy a intentar que esta reseña sea lo mejor posible para rendirle tributo al gran Bruce así como al legado que dejó esta película y ¡Que mejor oportunidad que esta para comenzar la nueva línea editorial en esta sección!

Lee, quien no es otro que don Bruce Lee, es un talentoso  monje Shaolin que es contactado por un agente de la Inteligencia Británica ya que hay un torneo de artes marciales, organizado por un ex monje llamado Han y que necesitan pruebas para ponerlo detrás de las rejas. Pero Lee no es el único artista marcial que ha sido invitado a la contienda; por un lado tenemos a Williams, un afroamericano que  entiende el problema (los guetos son iguales en todos lados) y que es víctima de los abusos de la policía por su color de piel, Rope un viejo conocido del anterior  siendo este un  apostador que necesita del dinero para pagar sus deudas.

Lee después de hacer de las suyas (como una especie de espía que busca pruebas), es descubierto y varios personajes pasan a mejor vida hasta el climático final, donde vemos el duelo entre ambos monjes y toda la escabeche que se formó en otras instalaciones de la isla; eso sí, la película toca de forma sutil temas raciales así como todo el asunto de los guetos, de los abusos de la autoridad estatal, el lento proceso de que se acababa el colonialismo ya que Hong Kong, al sol de hoy, parece un lugar totalmente aparte de la China y a pesar de que ahora, esa región regresó a ser parte del dragón. También es, a mi modo de ver, una visión de lo que es capaz de hacer una persona que valores negativos con conocimiento en las artes marciales (reflejado en Han y todos sus lacayos) alguien que no le tiembla las manos en usar sus conocimientos para abusar de los demás; honestamente si bien hay algunos elementos de  la película se notan ya viejo (y ciertamente que el tiempo les pasó por encima) pero es una película que al sol de hoy es disfrutable.

 

See Your Space Cowboy

Anuncios