Finalizando con: Maison Ikkoku Vol. 6


Comienzo la presente reseña comentando que este ha sido uno de los tomos más extensos que he leído dentro de la serie, aunque no es para menos, considerando la enorme cantidad de sucesos que ocurrieron a lo largo y ancho de esta entrega. Una que comienza con la llegada de un nuevo residente, que personalmente, poco agrega a la dinámica de la serie algo que es común en la autora así como el regreso del instructor de tenis, el rival de nuestro protagonista así como otros personajes secundarios, expandiendo más al elenco ya de por sí, algo numeroso de la serie.

Quizás ahora con Godai ya a nada de graduarse las cosas con su casera iban a mejorar, pero no del todo ya que en uno de los tantos empleos temporales que consiguió le trajo más dolores de cabeza que otra cosa y no precisamente esto de ser mesonero le fue bien, habló de su empleo como profesor en la misma escuela donde Kyoko estudió y conoció a su difunto esposo. Todo lo que derivó de esta situación, por decirlo de una forma, no sólo agregó buenas dosis de comedia, sino también de drama; elemento que ya hacía falta, aunque agregarlo poco a poco fue una buena idea por parte de la autora.

Tanto el drama como la comedia, son géneros que siempre ha hecho bien doña Rumiko Takashashi, quizás la mezcla de ambos siendo el mejor punto positivo que tiene, no es una mezcla fácil de manejar y más considerando que esta obra bebe mucho del estilo comedia de situaciones estadounidense, algo raro siendo ese país donde la autora es ampliamente reconocida (agregando a la lista Europa) y que eso le tome por sorpresa.

Quizás, el regreso del Don Juan de las canchas de tenis tenía un propósito, tal como se ve en buena parte de las páginas cercanas al final, pero buena parte de la conversación que tuvo con Kyoko da la antesala a que no va a ser un comienzo suave para la séptima entrega de la serie, ya que los números finales se están acercando y el dinero de nuestro protagonista tampoco es que sea mucho. Para ir cerrando, es un tomo que merecía tener ese final agridulce, quizás para terminar con todo lo que había sucedido y expuesto en esta entrega.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s