Honestamente, si hay algo que es subjetivo les guste o no a unos es el tema de las utopías. Ya que, para lo que unos puede ser un gran paso adelante en la sociedad, puede ser en un lugar bastante desagradable. Muchos quieren implementar sus utopías a la fuerza, cuando caen los que una vez lo apoyaron dicen que no siguió sus pasos de manera correcta. Cuando el socialismo falla, que no es para menos, no siguió la receta y van a seguir apoyando al próximo que diga que va a traer la utopía socialista.

La mentada dictadura del proletariado es inviable, pero todavía hay unos que la defienden más apelando por lo visceral que por lo racional; es difícil encontrar a alguno que, cuando le refutas sus ideas, no apele por las groserías e improperios. Extrañamente, a los que proponen estas utopías todo les ofende, por muy revolucionarios que sean pues para ellos lo de ser políticamente correcto es la onda. Siempre hablando de los privilegios y la opresión, de lo maravillosa vida que hay en la cuna de libertadores o en la isla liberada por los barbudos caribeños.

Pero ¿Han pensado que la utopía que irónicamente quieren vender ya la han llevado a cabo y sus resultados no han sido los expuestos en los textos escritos por Marx y sus amigos? Insisto, una idea con malas bases no va a dar buenos resultados y hemos visto los resultados en varias ocasiones, claro es mejor salir a vender que Fidel no era un dictador que fue el responsable de una de las dictaduras más extensas en la historia y que cuando el profeta gritón de turno falla, es mejor salir con que el próximo si va a hacer bien su tarea. Y así han estado así por un buen rato, negando lo evidente que su amor por los pobres es tal, que los multiplica.

 

See Your Space Cowboy

Anuncios