La Balada de la Curva 5

Posted on


Pero la sombra que acechaba al veterano sabía dónde atraparlo, en los momentos cuando estaba más vulnerable. Esas horas de sueño que tenía, las garras de aquel depredador venían en forma de amargos recuerdos, esos malos ratos en la guerra así como en la vida previa al conflicto.

— ¡No otra vez!— dijo para sí mismo, tratando de ahogar el grito de desesperación. —ya ni sé que hacer para dormir tranquilo.

El recuerdo de Mónica fue el responsable de levantarlo, aquella muchacha que se fue de su lado, la que lo dio a conocer en la empresa en la que estaba trabajando y ¿Qué fue lo que pasó con ella?

—No le hice caso al consejo del viejo. Nunca salir con la sobrina bonita de tu jefe inmediato; pensé ingenuamente que el idilio estaría bien en el anonimato. Y lo peor del asunto, es que en esta oportunidad el té no me hará dormir de nuevo.

Ella no quería alguien tan dañado como él, al menos eso fue lo que obtuvo como respuesta directa. Solo para enterarse días después que estaba saliendo con un luchador de artes marciales mixtas. Mórbidamente, esperaba que ella fuese la estrella en una noticia sobre abuso doméstico, tan de moda en ese igualmente sangriento mundo.

—Y pensar que estas pesadillas estaban haciendo de las suyas cuando las deudas con las tarjetas de crédito se me iban de las manos. No me quedará de otra que encender la caja idiota a ver que está sucediendo y esperar a que me caiga dormido, con tal mañana es domingo.

Luego de encenderla y buscar entre los canales, hubo algo que captó su atención. Un pequeño estudio de algún canal dedicado a los deportes un grupo de canosos comentaristas hablaban y discutían.

—Si el gran cronista deportivo Amílcar Trejo no va a la rueda de prensa en Londres de la Asociación de la fórmula 1 ¿Estamos ante un posible desastre?—preguntó una al resto de los comentaristas.

—Tampoco debemos ponernos tan pesimistas en el tema, estamos por ver lo que está por llegar. No puedo asegurar que el deporte pueda adaptarse a lo que tenemos ahora, por el hecho que un cronista deportivo dijo que no asistiría a una rueda de prensa. —respondió otro de los comentaristas, tratando de sonar muy sincero.

— ¡Tú siempre con el optimismo por delante! ¿Qué debe suceder para sacarte de esa condición? En lo personal, creo que lo mejor que podría hacer la Asociación de la fórmula 1 es desaparecer; considero que están gastando el dinero de sus arcas en todo el show barato que están montando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s