And we are the law here

Archivo diario: 08/07/2017

Creo que la pregunta que le da título al presente mar de letras es una que es válida, ya que mientras la población se siente abandonada por los medios de comunicación, las redes sociales han suplido bastante bien ese vacío. Esa cosa maravillosa del nuevo milenio no podrán detenerla, por mucho que la censuren o dispongan de una pésima internet. Ciertamente, sería un escenario bien nefasto y que pone en jaque a los medios de comunicación ya que sobrevivir y mantener contenta a la inquisición se ha convertido en un asunto serio.

Pero el asunto de fondo yace, ya que (al menos personalmente lo digo) la sociedad ha estado siempre con el inquisidor encima, de hecho hay un ente que nos regula quien sabe desde que año todo lo referente a los medios de comunicación así como la telefonía y demás avances. Aunque es un temor válido, no es para menos, ya que todo lo referente a las noticias falsas, el famoso amarillismo y demás engendros que han estado en nuestros medios de comunicación pueden cabalgar a sus anchas. Es un miedo que es válido, pero también es libre y creo que lo mejor es irse preparando para el asunto, uno que es bien serio, ya que eso de la centralización no ayuda, pero revertir sus consecuencias es algo que considerar seriamente y con un buen plan de acción, uno que permita que los medios de comunicación no solo recuperen el aprecio de la gente, pero también darles un margen de crecimiento económico sin miedo a represaría alguna, solo por parte de la sociedad.

Lo arriba expuesto, sumado con una sociedad que no se caracteriza mucho por analizar las cosas, esta nueva libertad sería un elemento no solo extraño, sino que hasta podría amenazar todo lo que esté por llegar. Se podría resumir en “libertad, horrible libertad” pero yo quiero creer que será la primera parte y bien amargar de todo el proceso que nos tocará emprender cuando esta pesadilla se termine.

Ciertamente, los monopolios deben terminar y la mejor forma de hacerlo es abriendo el mercado a nuevas personas y que sea la sociedad que los premie (o castigue), aunque para llegar a eso se tendría que tener una sociedad que tenga algo de criterio bien desarrollado para comportarse de esta forma. Y considerando que estamos hablando de la sociedad venezolana, esa que le ha dado unos cuantos tanques de oxígeno no solo al socialismo, sino también a su primo el populismo, queda de parte de la generación de relevo tratar de enmendar todo el desamdre dejado, uno que lo tendremos que lidiar por un buen tiempo y uno de los muchos obstáculos a superar, ya que no solo nos estamos enfrentando a un atraso en los bienes de capital y otros recursos que necesitan estas empresas para seguir adelante, sino también con un aparato gubernamental altamente costoso, torpe pero que es peligroso con ganas.

El asunto de los miles de canales de la caja idiota, las emisoras de radio y periódicos censurados o de plano cerrados deben servirnos de lección, algo que lo mejor es no repetir; aunque no es buena idea dejar que la sociedad asimile el asunto de la libertad de expresión con el famoso “ensayo y error” ya que la mejor forma de entender que una programación es basura, es tratar de asimilar por un rato y después dar las correspondientes consideraciones y opiniones. Quizás no sea la mejor opción, pero creo que tener a alguien diciendo que leer, ver y leer tampoco me parece que sea lo más indicado. Ya que de esa idea nace, a mi parecer, es la que nos llevó a esta situación y creo que nadie quiere pasar por esto de nuevo.

Ya que, regresando a la realidad en la que estamos, pues debemos preguntarnos ¿Cuánto nos cuestan mantener esos nuevos medios de comunicación que llegaron al país? Digo desde el canal de todos los venezolanos, pasando por esas radios comunitarias y esos medios impresos que son de circulación gratuita y que tienen privilegios del gobierno. Es con esa distorsión es con la que se debe terminar, que el gobierno se deba arropar una obligación que no es propia y que lejos de solucionar ese problema, lo empeora.

Ese dinero que se gasta en esos medios que seguramente le van a cerrar las puertas a personas que no comulgan con las ideas del gobierno ¿No podríamos usarlo en otra cosa? Digo, quizás crear un verdadero canal de televisión en donde todos los venezolanos podemos entrar y comentar. Pero como eso es iniciativa privada ¿Es malo? Digo, no tengo problemas con las líneas editoriales, tengo problemas con la programación basura que impera en el espectro radioeléctrico de la cuna de libertadores así como los medios impresos. Por eso, ese cuento de que hay una conspiración de los medios de comunicación criollos en contra del gobierno revolucionario me la tengo que tomar a risa, ya que buena parte de los mismos no esconden su afiliación así como tampoco esconden el miedo que le tiene a la inquisición, pero tristemente buena parte de la población se lo cree.

Las líneas editoriales se eligen por el consumidor, aunque les guste o no, así como no me voy a cansar de comentar que por mucho que prometieron en terminar con la programación basura de la caja idiota nacional nunca lo  lograron. Ya que sigue presente, aunque con unos ligeros intentos de superarla, pero mientras la premura sea otra, la vamos a mantener por largo tiempo, así como el hecho que crearon un problema mayor dado el hecho que si crearon un muerto viviente con las telenovelas y hay un grupo creciente de personas que quieren el regreso del canal RCTV.

El tema de las telecomunicaciones no es uno que se debe tomar a risa, es uno de los tantos que hay que tratar con la mayor de la seriedad, de parte y parte. La sociedad por un lado que voluntariamente debe elegir qué línea editorial de los medios de comunicación quiere consumir y por parte de estos últimos, todo lo referente al manejo de la información y de los sucesos.

 

See Your Space Cowboy

Anuncios

El noveno y último tomo de la serie es, como era de esperar, una segunda vuelta a la montaña rusa pero ¿Qué tiene de especial? Más allá del evidente hecho que nos narra el final de la serie, también son los últimos enredos así como los cierres de muchas relaciones y de muchas tramas secundarias que, siendo honestos, no era necesario esperar tanto para darles cierre; siendo el mejor caso, la trama secundaria con Kozue, esa despistada compañera de clases de nuestro protagonista.

Aunque si bien todo lo referente al último gran enredo se tornó más dramático entre nuestro singular par de protagonistas, considerando el efecto avalancha de lo arriba expuesto, uno de los puntos más altos del final fue ese momento cuando Kyoko regresa a la casa que administró, luego de esa avalancha de malos entendidos típicos de una comedia romántica. Pero debo admitir una cosa, llegué a pensar que todos esos sucesos, que irrumpieron de golpe, iban a marcar un final amargo. Otro punto bien alto, ya relacionado con el final en sí, fue ver todo lo que sucedió a modo de epílogo, donde vemos todo lo que pasó con buena parte del elenco de la serie y como muchos personajes cambiaron.

Se me olvidó comentar que todo el mal rato que pasó nuestro querido (y despistado) protagonista trabajando en el cabaret y sus consecuencias rindieron sus frutos. Claro, no le cayó de inmediato, pero verlo obtener su licencia como profesor de preescolar fue un punto que merece ser mencionado; al igual que la visita que hizo la pareja a la familia de Godai y los disparates que hizo la abuela (otro personaje al que creí que no volveríamos a ver).

A todas estas, quizás debería dejar algo para el próximo artículo donde comparo esta obra con otra comedia con la que comparte no solo época de publicación, sino que es habitual ver que los lectores estadounidenses hagan ese ejercicio de comparación. Pero no cabe la menor duda no solo del talento de su autora y que es capaz de hacer una obra universalmente comprensible. Tengo entendido que si tuvo su correspondiente adaptación al formato animado, le hicieron una con actores, pero escapa de mi conocimiento el año en que se llevó a cabo. Así que ¿Merece la pena leer esta serie? Claro que sí, ya que a pesar de los años que tiene encima, aun es una obra que sentó antecedente.


Estamos en un momento extraño, ya que si bien es evidente que la decadencia de la industria de la animación del país del sushi no anda en su mejor momento, con el mero hecho que el monito peleador tuvo que salir de su letargo para ver si puede darle algo de vida e ingresos. A todo esto, debemos sumar el hecho que el formato de las novelas ligeras se está convirtiendo, peligrosamente, en la nueva fuente de historias para la industria.

Quizás cierto hermano digital tenga un argumento sobre el tema, ciertamente no toda la producción de series animadas japonesas se está enfocando en adaptar cuanta novela ligera exista, pero es una tendencia que si bien no es nueva, desde la llegada del espadachín negro se ha convertido en la gallina de los huevos de oro. No es para menos, tanto en el mercado local (el Japón), como el foráneo, consumen cada vez más estas adaptaciones.

Cuando se dice que el anime moderno no es más que un vehículo para historias de auto inserción, llenas de escenas de erotismo sin sentido pues basta con ver los fenómenos del momento y ahí está la prueba más contundente del asunto. Y para muestra un botón, ni más ni menos que el nuevo ídolo de barrio en las comedias, EROMANGA SENSEI. Si, al parecer es una de esas obras que ha despertado las opiniones (encontradas) entre los seguidores.

Comienzo con la pregunta ¿Quién soy para opinar? Ya que tengo un buen tiempo sin ir a las convenciones o ver alguna serie de reciente producción, pero eso no es un impedimento para emitir mis opiniones al tema. No nos hagamos los desentendidos, mientras más altere las hormonas y cumpla con lo que promete, todos contentos; este contexto sería interesante para hacer una reflexión sobre la situación. Pero lejos de hacer algo, le hace énfasis, pavonean que es algo bueno. El propio crimen con muchas víctimas.

La fotocopiadora de tramas, esa incomoda verdad que unos quieren negar, cada vez es más descarada y la industria se ha visto invadida por sus propios consumidores, cada día se hace más complicado para un ajeno a la movida integrarse, ya que desconoce el lenguaje, que por años, se ha estado manejando hasta la más amarga de las consecuencias, esa en la que se regodea el mencionado nuevo ídolo de barro.

Obras de calidad dudosa en la animación japonesa siempre han existido, pero siempre fueron elementos que pasaban al anonimato y si tenían algún renombre era por ese nivel de infamia que tenían. Pero desde hace un rato al presente, mientras más deficiente sea la obra, pues mejor. Hace ya tiempo que la animación nipona dejó de lado si quiera abordar temas sensibles, como el caso de los muchachos que no ingresan a la universidad por dar un ejemplo, o buscar algo nuevo que contar. Dieron con oro cuando llegaron a la generación que creyó que la serie de los noventa no era sobre robots gigantes, sino más bien una acartonada obra que sirve para disfrazar todo esto en bohemia.

La industria japonesa de animación no anda en su mejor momento, por mucho que unos digan lo contrario, ya que se hace cada vez más notorio que si la serie animada tenga muchas escenas de erotismo sin sentido y violencia desmedida sin contexto, son los dos estandartes de calidad ya que si tiene mucho de eso, es lo mejor que ha salido de esa nación; de hecho, la venta de mercancía derivada es una pequeña parte de ese respirador artificial que mantiene con vida a la ya mencionada industria y que los patrones de consumos tanto de los famosos frikis son los mismos, sin importar si lo hacen de forma legal o ilegal.

No importan como les llegue el mensaje, igualmente les llega y es así de simple. Lo peor del caso es que la industria entró en un círculo vicioso, uno que le está costando todo el renombre que una vez tuvo, ya que necesita del dinero que sus nuevos consumidores le ofrece, al costo de que debe obedecer ciegamente cada mandato en referencia a lo que quiere ver.

Todo el contexto en el que se mueve el nuevo ídolo de barro podría servir para hacer una opinión bien fuerte sobre la misma, buscando que el espectador reflexione sobre lo que sucede. Pero no es así, una sincera lástima, ya que podría servir para llevar un mensaje totalmente diferente a lo que siempre están presentes en las series de la actualidad. Todo esto me recuerda a una obra que reseñé con anterioridad, Doctor 13 Arquitectura y Mortalidad, en la cual el autor no solo usa personajes casi desconocidos de la  casa editorial DC Comics, sino que los usa para criticar el manejo que tiene la casa editorial con muchos de sus personajes así como, de vez en cuando, las líneas editoriales que limita la labor creativa de los autores.

Lo más desconcertante de la situación, es que el formato de la novela ligera comenzó siendo un medio para dar a conocer autores nuevos en Japón, si bien tocaban temas diferentes poco a poco se fue acoplando a las tendencias del anime y sus consumidores. Tristemente, ese proceso fue lento, creando le fenómeno  actual, si bien es cierto que no se ha convertido en la fuente más recurrente de argumentos para las nuevas series; no importa el contexto en que se muevan estas obras, el mal ya fue hecho.

Pero a todas estas ¿En algún momento esta situación podrá cambiar? Realmente quiero pensar que si, que el predicamento va a dar un cambio a positivo y que en algún día los consumidores van a estar tan cansados por los refritos que van a considerar un cambio en todo. Es algo simplemente imposible, se hace evidente que ese dinero que consiguieron en el mercado local y lo poco que creen que pueden sacarle a los mercados no solo de los vecinos, sino de lugares donde los seguidores que consumen legalmente el anime, ya que el mercado ilegal dudo mucho que lo consideren para algo más que las risas.



Instituto Mises Cuba

Economy and Freedom: Tu ne cede malis, sed contra audentior ito.

Fernando Díaz Villanueva

Política | Economía | Historia

El Criticón

Opinión de cine y música

Neuronaliberal

«El estado es la gran ficción por la cual todo el mundo busca vivir a costa de todos los demás.»

Blog de Jack Moreno

Un blog de Joaquín Moreno sobre recursos, literatura y ciencia ficción

Series Ciencia Ficción

Ciencia Ficción, Fantasía y Terror en TV

El liberal escandalizado

Escritos indignados y otras cosas

Punto de Vista Economico

"There is only one difference between a bad economist and a good one: the bad economist confines himself to the visible effect; the good economist takes into account both the effect that can be seen and those effects that must be foreseen." Frederic Bastiat

Death Detective Blog

Una pequeña cueva de reunión friki

Tomos y Grapas

Tu sitio de Cómics!

Caribe Libertario

La voz de la Libertad, desde el Caribe para el Mundo

Comic Play

Hablamos de tus intereses sin censura

Tomos y Grapas

Tu programa de Cómics

El Blog de Martín |x|

Notas, lecturas, apuntes e intereses...

Quiero ser presidenta

Politóloga y administradora publica en formación/UNAM/Pro la mujer/DDHH/Desarrollo sustentable/Seguridad pública.

Minerva de Terralba

Just a gal and her dreams

Logos Podcast

Pensamientos, Cyberpunk y Tecnología.

Cautivos de un Sistema

Just another WordPress.com site

El Mundo de Shiku

THE WordPress.com weblog

Don Charisma

because anything is possible with Charisma

ComicCriticon

ComicCriticon es un Blog de criticas y valoraciones sobre cómic y manga

Historias Siniestras

Escritores, Cuentos y Poemas Macabros

David Gaughran

Let's Get Digital

Vegeta Rukawa's Corner

Un blog sobre... no sé, lo que se me ocurra escribir ^^

Western Corner

Dos Pistoleros, un blog y muchas opiniones

Komic's Custodies Klub's Weblog

Viaja entre Universos

Todo y nada

Welcome to my world

Bloguionistas

La voz de los guionistas en castellano

The pfff blog

Nuestra misión en la tierra es descubrir nuestro propio camino. Nunca seremos felices si vivimos un tipo de vida ideado por otra persona.