La crítica ha sido poco piadosa con la entrada en escena de la momia, como parte del proyecto del estudio Universal en revivir a su franquicia más famosa, los monstruos. Al parecer, los pioneros de un ciclo de películas que compartían universo no han tenido un recibimiento con los brazos abiertos. Ciertamente, con la película que lo inició todo parece que el comienzo agitado para combatir en taquilla a los héroes de la Casa de las Ideas y su Distinguida Competencia no es buena señal, más que todo ahora, que ambas casas están por lanzar el cierre de los vengadores y el ascenso de la liga de la justicia, así como quien sabe que otros proyectos tengan en mente. Y no, no meteré al arácnido en el asunto, ya que estas nuevas encarnaciones del personaje a la gran pantalla no me convencen.

No puedo decir con exactitud qué fue lo que falló en la película de la momia, ya que no me animé en verla y quizás por ahí anda el problema, ya que a riesgo de equivocarme, ese fue el problema, no había algo en los promocionales que te animara a verla; no importa cuántas estrellas estuviesen en el elenco si el guión tiene deficiencias esperar un milagro es mucho, si bien parece que eso no es un problema para las películas de cierto director quien se apropió de la franquicia de los robots que se convierten en vehículos, que si bien ha dado dinero, por alguna razón misteriosa, no es algo que veo en el estudio universal tratando de emular. Creo que tienen mucho más estilo que eso.

Para muchos, el guión de la revisión del 2017 del famoso monstruo bebía mucho de esa versión de principios de los años dos mil donde el actor Brendan Freiser estaba en el rol protagónico, pero para hacernos olvidar todo el mal sabor de boca que nos dejó la película sobre lo que era el primer vampiro antes de ser tal, creo que tampoco esto promete mucho. Y si hay algo que sé, que los desastres son un tema bien conocido para los venezolanos, sin importar el ámbito, así que por eso siento que es mi deber comentar una que otra cosa sobre el presente tema, uno que podría lanzar por un tubo la carrera de muy buenos actores de la industria y creo que no es buena idea eso.

Pero, creo que debemos preguntarnos ¿Cuál es el problema de fondo? Creo que debemos comenzar que estamos ante una franquicia que no hay que desestimar, ya que fue una que ayudó a hacer del estudio Universal, el que es hoy. Son una serie de personajes que si bien ya son parte del imaginario colectivo, también son íconos del horror como género y que si bien el cine de terror superó esa etapa, si bien es un noble intento llevarlos a la actualidad, lo mejor es dejar de lado la influencia de los héroes con súper mallas y crear su propia tendencia, una que les sirva a sus planes y que les repercuta en dinero, cosa que aún no han podido lograr y pareciera que hay muchos que quieren que lo hagan. Aunque sus últimos intentos, han demostrado todo lo contrario, así que ¿Qué van a hacer? Debería ser una excelente pregunta que deben hacerse de forma interna.

Segundo, llevarlos a la modernidad es un tema complicado, ya que en su momento lo vimos compartiendo con grandes comediantes como los famosos El Gordo y el Flaco, también vimos sus descendientes asistiendo a la escuela y siendo una franquicia de las fuertes para una casa juguetera así que lo que hay que hacer es algo totalmente diferente. Pero ¿Cómo hacerlo? Creo que ahí está el problema de todo el asunto. Tristemente, los monstruos han sido desplazados por los asesinos armados con objetos punzo cortantes y sus variaciones están tan asociados con el horror, que para cambiar eso no creo que sea necesario mover la brújula, es decir movernos del terror a la aventura. Un cambio bastante arriesgado y que extrañamente hicieron bien en el pasado pero que ahora no pueden repetir, ciertamente raro.

Además, también tenemos el hecho que las películas de monstruos también regresaron gracias a cierta lagartija radioactiva y un mono gigante, pero creo que deben sentarse con sus guionistas y tratar de hacer algo bueno, con estos personajes, no solo respetando lo que hicieron en su momento y tratar de adaptar esas cosas a un público moderno. Uno que ya ve a los vampiros como pederastas que brillan enamorados de muchachas poco expresivas que asiste a una escuela promedio estadounidense entre muchos y nuevos estereotipos en los que, tristemente, han metido a sus personajes.

Si el plan pretende seguir, creo que lo mejor será hacer bien la siguiente película. Una que haga olvidar todo el mal rato que hicieron con esta entrega, de hecho eso le funcionó a la Casa de las Ideas concretamente con su Coloso Esmeralda por citar un ejemplo. Pero las cosas son diferentes con los monstruos señores y espero que este desastre sea la señal que necesitan para darse cuenta, ya que hay un problema de fondo con la buena idea que quieren hacer. El género del terror se encuentra estancado, moverlo hacia lo que se hacía en los días pasados no es una buena idea ya que, en su momento lo hicieron bien con esos personajes aunque, a riesgo de equivocarme, si les funciona la jugada podrían sacar del abismo al mencionado género con un regreso a las raíces y alejarlo el shock barato que lo tenemos desde los ochenta al presente.

Una de las opciones que podrían considerar es irse a lo seguro, irse al clásico monstruo contra monstruo, una tendencia que ustedes mismos comenzaron y que les funcionó bastante bien en su momento. De lo contrario, lo mejor sería crear un buen guión, uno que funcione como una película que no solo de rendimiento financiero sino que la gente pueda hablar de ella, no por el desastre que fue, sino por todo lo contrario.

 

Anuncios