Creo que debo hacer la correspondiente bienvenida (otra vez) a uno de los grandes autores de uno de mis géneros favoritos, la ciencia ficción. Así que don Asimov, sea usted bienvenido nuevamente a esta pequeña esquina del internet. Aunque debo dejar en claro que esta es la primera entrega de una saga llamada Robots y Alien en la cual el autor ya mencionado, conocido como el padre de la robótica y fundador de las famosas tres leyes de la robótica se junta con diferentes autores para contra una aventura como ninguna otra.

Recuerdo que me compré este libro hace mucho tiempo, de hecho poco recuerdo de la primera lectura que le hice, pero como ando en una especie de redescubrir no solo mi biblioteca sino también la que tengo más cerca, la de mis viejos algo que podemos ver con ese famoso libro llamado Libertad de Elegir  por dar un ejemplo, me tocó buscar entre los libros que compré y que tengo agarrando polvo y revisar que me motivó a comprarlos.

Si bien es cierto que el nombre de Asimov está plenamente expuesto en la portada, como creo que ya mencioné, el mencionado autor solo colocó ideas ya que el resto fue obra de otro llamado  Michael P. Kube Mcdowell, quien se comportó a la altura del compromiso y que me pareció que don Isaac jugó bien las cartas, ya que las entregas posteriores repetía la jugada pero cambiaba de autor. Algo que hizo en varias ocasiones Tom Clancy con cierta saga, pero eso es otro relato.

Dejando de lado tanta palabrería ¿De qué trata esta obra? Pues primeramente parte de una idea bastante interesante, las tres leyes de la robótica ¿Se pueden aplicar a seres comúnmente conocidos como extraterrestres? Si ya de por si esos tres enunciados ya dejaban un amplio margen para relatos donde se muestra como es la interacción entre humanos y los seres mecánicos, aquí se le agregó al coctel marcianos y el manicomio parece que explotará. Así que, puedo decir, que Derec, es un ingeniero que padece de una fuerte amnesia que despierta en un sitio demasiado disparatado como para ser verdad, en una cabina de salvamento y en un asteroide donde la mayor parte de la población son robots.

Sí, todo comienza como un extraño en tierra extraña pero se complica el asunto con la llegada de piratas espaciales, que no son humanos y de paso nuestro querido protagonista  solo cuenta con sus conocimientos técnicos (posteriormente con la ayuda de otro pasajero en aquella nave pirata llamada Katherine) hasta el punto de llegar a un planeta donde toda la población local son robots y el misterio empeora, ya que ellos dos son los principales sospechosos de un asesinato y la identidad de nuestro protagonista sigue en el limbo.

Anuncios