Yo creo que la primera vez que vi al hechicero supremo de la Casa de las Ideas fue en uno de los muchos episodios de la serie animada de los años noventa del amigable vecino, así que creo que las vestiduras de gala de las reseñas intermedias y nos adentramos en los confines de unos mitos de la mencionada casa editorial y uno de sus personajes más representativos de ese singular mundo.

Considerando que recientemente al buen doctor le dieron su respectiva película y ya dejó de ser uno de esos personajes mejores, a pesar que fue creado por ni más ni menos que Stan Lee y Steve Ditko para el año de 1963, era ya hora que tuviese un merecido reconocimiento. Aquellos años en que la casa de las ideas estaba buscando nuevos temas para sus personajes mientras, si mi memoria no me falla, aun se batallaba con la fuerte censura en los medios impresos.

Y ¿Qué nos relata aquí? En esta singular novela gráfica, en todo sentido desde su aspecto visual y narrativo, pues un día le llega una amarga noticia al buen Stephen, su mentor ha muerto. Pero le dejó un extraño regalo, uno que le dará un pequeño dolor de cabeza, el cual es tan extraño como parece una broma de mal gusto, ya que con esto llamado el futuro de la humanidad simplemente no se juega.

See Your Space Cowboy

Anuncios