Seguimos con la estela dejada por el autor Matt  Wagner dejada en el homenajeado del presente especial. En lo personal, esto de meter elementos sobrenaturales en las historias del Caballero de la Noche no es un mal recurso; de hecho uno de sus villanos llamado Grundy tiene un origen sobrenatural, pero ¿Qué hay de vampiros?

Un villano de días pasados, tal como buena parte de los personajes que usó el autor de esta obra que es una secuela de, ni más ni menos, que Batman y los hombres monstruos; ambas obras formaron parte de una pequeña saga que hizo Don Matt con el murciélago. Pero dejando de lado tanta palabras y pasemos a la reseña en cuestión. Pues resulta que los hechos de la mini serie anterior dejaron en muy mal estado, tanto económico como anímico, al padre de Julie y a ella misma; pero las cosas empeora no sólo con un cargamento de drogas que se ha salido de las manos de una de las familias criminales de la ciudad. Ahora ha llegado a la ciudad un extraño culto que ha estado dejando a su paso cadáveres con heridas el cuello y sin sangre.

Un rastro que, como es evidente, deja pensando y con las manos atadas a la policía y que prefiere dedicarse a asuntos más importantes y terrenales. Al punto que el buen comisionado de la policía tiene una de las mejores tramas secundarias, sólo siendo opacada por la de Julie y su padre así como ese final. Lo interesante es como aborda el tema sobrenatural el cruzado encapotado y como siempre aborda lo referente al crimen. De una forma temporal, pero lo que hay que destacar, aparte del dibujo y el guión, son esas referencias que hace (mejor dicho hizo) a los mitos del personaje en el viejo universo de la Distinguida Competencia.

 

See Your Space Cowboy

Anuncios