Publicado en El Fanático del Anime, La Tribuna del Amargado

El regreso de don monopolio.


Si, tal como lo digo en el título de este mar de letras, el estatus de “Monopolio” regresó a la ciudad jardín, quizás la definición económica de esa palabra aquí no aplica de forma plena, personalmente creo que es lo más cercano al regreso de ese escenario ya conocido ampliamente por algunos. Es decir, el regreso a ser una especie de ciudad en la cual solo hay una convención friki  por muchas cosas diferentes que haga la joya de la corona, no deja de ser un monopolio.

Si bien no es un escenario nuevo, como dije anteriormente, simplemente no hay muchos ánimos de hacerle la competencia; quizás la misma situación del “mercado” salga otra mal llamada convención que le haga la contra, aunque debo reiterar el hecho que el intento de hacerle frente sigue siendo una excelente idea el detalle es que al no haber una propuesta serie o medianamente coherente para tratar de bajar el número de boletos vendidos, solo queda esperar que doña inflación y su esposo don agotamiento eventualmente hagan de las suyas.

Honestamente dudo mucho que a la joya de la corona le vaya a pasar lo mismo que le sufrieron las otras mal llamadas convenciones que se hicieron en la ciudad jardín, dudo mucho que la ya mencionada vaya a tener una entrega que vaya a ser recordada por el hurto de alguna pertenencia de uno de los asistentes y convirtiendo eso en el hecho que marcó el final de una carrera; de hecho, con la llegada de esta nueva generación y de la diáspora nacional, parece que el mundo friki perdió mucho de ese empuje que en años pasados tenía.

Calcular exactamente cuánto va a durar la joya de la corona en el trono regional es un asunto complicado, seguramente hay una cantidad enorme de factores y de variables que podrían servir para la caída, pero también para que puede aferrarse a ese trono por un rato más. Quizás la idea de hablar el mismo idioma de los asistentes y mantener las pautas publicitarias adornadas con los animados japoneses del momento nunca fue una mala estrategia del todo; esa sensación que le venden a los asistentes que los organizadores son cercanos no es tan mala como pensaron muchos. Quizás el responsable de la joya de la corona tendrá sus comentarios sobre sus clientes, pero hasta donde sé, no ha sido tan abiertamente mordaz en uno de sus comentarios si se trata de los ya mencionados. No es como los previos organizadores que por un lado decían que sus clientes era la peor cosa de la sociedad, para luego tildarlos de traidores cuando demostraban poco interés en ir a su sarao.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.