Mientras escribo estas líneas, no solo me encuentro meditando el hecho si es necesario que tengan la extensión de las mil palabras o quizás hacerla un poco más breve. Pero lo que si tengo claro es que debo distanciarme un poco sobre el tema que normalmente escribo por esta sección y que mientras mis compañeros de labores no están presentes, sobre algo tengo que escribir y mantener esta cosa activa, más ahora que está cerca de la meta.

Bueno, la primera serie que reseñé tenía la extensión de 26 episodios, un formato que si bien no sé aun lo siguen usando en la animación nipona, pues creo que está de sobra decir que en su momento fue bastante bueno en vista que debían procurar contar bien todo y dedicarse a lo importante. Pero comencé la serie de los hermanos alquimistas, considerada una de las muchas vacas sagradas en la afición, pero que parece que (como muchas otras series buenas) al tener un final ya parece que es asunto olvidado.

El regreso no solo del monito peleador así como de otras series me terminan de confirmar lo evidente, algo muy malo y serio ocurre en aquella industria, de hecho si yo me comencé a sentir con flojera cuando comencé a reciclar las reseñas que había hecho antes, creo que lo que sucede ala es algo que se limita a unos asuntos muy puntuales.  Pero creo que eso lo he dejado claro, las reseñas amargadas así como las series que estoy viendo (quizás quede para otro fin de semana regresar a esto de verlas) ya que en muchas ocasiones me ha dado un poco de flojera; más ahora que decidí agregar otra al catálogo. Pero creo que tendré que moderar, no vaya a ser que me pase lo mismo que me pasó tiempo atrás y que me extraña que a unos cuantos no le haya pasado lo mismo, saturación. Quizás ese es el problema de fondo, basta con que veas una serie de un determinado género de anime y ya viste buena parte del resto.

Y con eso en mente, la saturación llega en poco tiempo, de hecho, a mí me pasó y mantengo la idea que nunca veremos el anime del momento o del año ya que, las que rompen un poco con el molde eventualmente se convierten en el nuevo molde a seguir, entonces quedamos en las mismas. Pero no por eso, no soy quien para criticar esas series, de hecho en ocasiones sale mejor verlas y juzgar cuales fueron las razones por las cuales tiene ese estatus, ya sea obra conocida o no.

Anuncios