We are The Thor Corps











Bien, revisando las estadísticas de visitas de esta cosa me atrevo a decir una cosa y es que ¡Llegamos a la meta! Sí, me toma por sorpresa todo el asunto considerando el hecho que no estaba actualizando a la velocidad que quería, el especial va lento y puedo contar con los dedos de las manos y los pies la cantidad de artículos nuevos que he hecho hasta la fecha. Pero creo que no es momento para eso, ya que hay que celebrar un poco a pesar que (muy posiblemente) mi situación personal/laboral vaya a ser diferente al momento en que estoy escribiendo esto.

Honestamente, pensé que esta cosa llegaría a las doscientas diez mil en algún momento de la mitad del año, pero en vista que marzo se ha comportado bien conmigo y quiero creer que algo bueno vendrá conjuntamente con este pequeño logro. De hecho, un rincón del internet que tiene el mismo tiempo que esta cosa y que habla de muchos temas, pareciera que pudiera llegar más lejos, pero en vista que no escribo precisamente cosas bonitas del gobierno venezolano, de la industria de la animación japonesa y que mis especiales de reseñas apenas me han generado visitas, aquí sigo y con los otros responsables que han variado un poco el asunto.

¿Quieren que les comente algo personal? Pues, a pesar que al momento en que escribo estas líneas, posiblemente mi situación laboral va a ser la de regresar a ver qué hago con mi título universitario; hay dos compañeras que me agradan mucho, en especial al ojo y a pesar que tengo la costumbre de romper nexos con los compañeros de labores, esta ocasión si todo sale mal, voy a romper con esa costumbre. Alejándome del asunto personal, voy a intentar alearme un poco del tema político en el aparto de general, ya que poco tengo que decir sobre la situación de la cuna de libertadores, ya que es un tema que cansa bastante pero es uno que tengo que mantener activo.

Adicionalmente, para ir cerrando este mar de letras tengo que comentar que a pesar de mis ausencias aquí y las de los nuevos responsables de esta cosa, personalmente voy a seguir escribiendo aquí, quizás sea tiempo de considerar un cambio más serio en el blog y concretamente con el contenido. A partir de ahora, la meta será llegar a las doscientas veinte mil visitas, así de simple.

 

See Your Space Cowboy

Anuncios


{01/04/2018}   Casa Número 86 16

Prácticamente al otro lado de la ciudad, en un humilde campus de la ciudad Lucrecia se encontraba tecleando la última parte de su artículo para un trabajo de una de las tantas materias teóricas que estaba cursando ese semestre. En esas materias le iba muy bien, pero en las contadas numéricas, era otro relato; a su lado se encontraba Oswaldo; un muchacho de buenos modales quien simplemente no podía negarse a todo lo que le pidiese su compañera de clases.

—Te noto más tensa de lo acostumbrado ¿Te sucede algo?

— ¿Se nota mucho?

—Creo quien te lo puede decir mejor es el teclado de tu laptop. Creo que mejor te hago la suplencia; además te sale mejor irte a beber algo a menos que quieras hablar sobre lo que te aqueja. Dudo que sea algo relacionado con el cine club.

Lucrecia se levantó de su silla y le encargó el resto del trabajo, sacó su fiel termo de agua y después de beber un poco comenzó a hablar. Por supuesto, Oswaldo a escuchar atentamente.

—Hoy llega a la residencia donde vivo quien fuese la prometida del nieto de la dueña. Si lo sé, ese título es digno de una telenovela.

—Y ¿Qué es lo que te tiene comiéndote las uñas? Aparte del hecho que es una visita plenamente anunciada.

—Me toca compartir habitación con esa persona, así como el hecho que…digamos que he estado creando buenos lazos con el nieto de la señora Marín. Un republicano de Texas.

Oswaldo recordó que su compañera no tenía las mejores palabras para referirse a Arthur, al escuchar todo aquello se quitó los lentes y dejó de teclear de inmediato. En su rostro solo había seriedad y era evidente.

—Simplemente no sé qué sucede en esa cabeza tuya; tampoco sé si lo que te voy a decir vaya a entrar allí, pero creo que  en un momento dejaste muy claro que no querías fraternizar con esa persona ¿Qué pasó con esa convicción?

—Simplemente hablamos, de hecho no está metido en las carreras clandestinas de autos. Aunque, tampoco ha dicho algo en concreto sobre lo que está haciendo como trabajo, aunque no resultó ser tan republicano como pensé que era.

Oswaldo se colocó sus lentes nuevamente, regresó a teclear, hacía lo que podía para ocultar que estaba molesto. Allí estaba, callado, con el rostro fruncido.

—Y ¿Ahora a que se debe que estés callada? Digo, es raro cuando estas así y es algo que es digno de resaltar.

—Vamos Ozz, ahora el tenso eres tu ¿Quieres que te haga la suplencia?

—Lo siento, pero no. Si quieres que me calme, te sale traerme algo de comer. Ya que me dio hambre.

—Podemos compartir el desayuno que me traje; no es mucho pero es algo. Además que no queda mucho para finalizar esta cosa ¿No lo crees? Al menos eso quiero creer.

—Igual deberías usar todo tu esfuerzo para la prueba de estadística que vamos a tener dentro de poco; debes tener la mente despejada de tanta telenovela o darle mejor uso a esa facilidad de inventarte cosas de un día para otro. Aunque, en otros temas ¿Has pensado cual va a ser la primera actividad del cine club?

—He estado pensando en que deberíamos comenzar con una comedia. Quizás algo clásico, Chaplin.  O quizás esa película llamada “El Cantante de Bodas” con eso podemos comenzar y atraer a la gente, he estado pensando que es una excelente idea. Lo que suceda después de eso, creo que depende del éxito de esa primera actividad.

Por dentro, Oswaldo estaba aún más furioso. No era para menos, ya que tenía planeado usar la famosa película de Drew Barrymore y Adam Sandler (en los roles protagónicos) para hacerle entender a Lucrecia lo que sentía por ella. Aquella singular amistad, entre una de las articulistas del periódico del campus y el lanzador estrella del equipo de beisbol de la universidad era un tema medianamente recurrente entre los conocidos de ambos.

De repente el teléfono de Lucrecia sonó, era el tono de un mensaje de texto. Mientras leía aquel mensaje, abrió de par en par sus ojos y se llevó su mano a la boca en varias ocasiones. Por otro lado, el lanzador estrella quería intervenir, pero ¿Ya no había hecho demasiado? De hecho, solo quería calmarse antes de cometer un error del cual podría arrepentirse. Tampoco podía arriesgar lo que había logrado con Lucrecia; ya que aún no estaba comprometido eso, simplemente ya Lucrecia (al menos eso quería creer) no iba a pelear tanto en su residencia.

Tampoco le hacía bien alterarse tanto, en vista que dentro de pocos días le tocaba demostrar las razones por las cuales era el lanzador estrella de su equipo y que debía mantener no solo la parte académica de su beca, sino también debía hacer un buen papel en la parte deportiva. En uno de sus bolsillos estaba una entrada para ese juego tan importante, recordó de inmediato y creía que se sentía con el deber de dársela a aquella muchacha, por eso se interesaba tanto en el cine club y su nueva presidente, ya que si dependiera de él, abandonaría su equipo deportivo y se uniría a ella, al menos en ese club.

Marín había anunciado a sus inquilinos que aquella persona que, sin quererlo ni saberlo, ya estaba causando un mal rato a aquel singular grupo de personas.

—Déjame adivinar una cosa ¿No tienes ganas de irte a casa?

—Eso es correcto. Además que parece que la señora Marín se vio obligada a buscar a esa persona, mientras su nieto anda usando el auto de ella para quien sabe que cosas.

— ¿No crees que hay cosas más importantes por las cuales ponerte en modo de angustia?

Oswaldo volvió a meter su mano en el bolsillo donde tenía la entrada para ese esperado juego ¿Qué debía hacer con esa entrada? no era una situación con la cual estaba familiarizado en afrontar; era algo diferente a estar ante una audiencia o sobre el montículo y preparando su brazo para sacar al bateador. No le quedó otra opción y se arriesgó, no había un equipo que lo apoyase si la jugada salía mal.

—Sé que esa cabeza tuya no anda en su mejor momento, justamente cuando más necesito que esa cabeza se encuentre centrada. Aunque no soy yo quien te necesita calmada. Así que toma,  una entrada para el esperado juego entre nuestro equipo y los Escarabajos del Campus vecino, el juego será este sábado en la tarde. Me gustaría que estuvieses en las gradas.

Aquel gesto dejó sin palabras a Lucrecia, fue como un  brusco regreso a la realidad. Ciertamente había cosas más importantes por las cuales preocuparse, además ¿No le había dado su palabra a su buen amigo que lo iría a ver en un juego?

No ganaba nada estando angustiada por algo que si bien estaba por suceder, tenía mucho tiempo en pensar cómo afrontar ese dilema. Había alguien, justo a su lado, que necesitaba de su presencia y de su vuelo lírico, además que debía hacer lo posible para mantener su beca, incluso manteniendo ese buen desempeño con las materias teóricas.

Si bien aún había un deje de molestia no solo en las palabras de Oswaldo, en el brazo extendido donde tenía la entrada también había tensión. Con mucha calma, Lucrecia tomó la entrada y respondió.

—Muchas gracias, puedes contar con mi presencia en ese juego. Pero ¿es muy importante para ti?

—Si ganamos, pues pasamos a la clasificatoria y cerca de la esperada final. De lo contrario



Allá en la feria de comida de un centro comercial pequeño pero siempre lleno, se llevó a cabo hace ya tiempo una reunión tenía por finalidad acabar con lo que los asistentes consideraron la conjura de los necios. Una larga serie de sucesos los habían puesto en evidencia y peor aún, en un mal momento, ya que se acercaba el gran evento y había que cerrar de una buena vez todos esos comentarios de pasillo a raíz de la última reunión nacional.

Había un tercer involucrado en aquella reunión, previamente considerado como uno de los tantos necios responsables de aquella conjura; pero aquellas circunstancias, lo había puesto también contra las cuerdas y todo parecía que podría servir de algo para los fines de aquellos que estaban llevando a cabo la reunión. Había un inconveniente y uno que podría ser bastante serio para las partes reunidas, aquellas voces estaban diciendo cosas que comprometían todo.

Por extraño que se lea, aquellas voces no fueron invitadas en aquella mesa, pensando que  mantener una distancia de aquellas personas que rompían mucho su visión de aquel valle, aquel que comenzó a demostrar que ya no podía seguir siendo la fortaleza de una decadente organización que estaba dando señales de un final para nada feliz. Pero el argumento de terminar aquella conjura no se limitaba a los confines de aquella fortaleza, ya que el oriente del país y buena parte del centro estaban agitando aquellas ideas.

Todo había comenzado dentro de aquella fortaleza, algo que era una ofensa de tal tamaño que hasta el tercer involucrado en aquella reunión estaba sometido de forma constante a probar su fidelidad o plegar alianza hasta que la tormenta se fuera, todo se iba a ver en agosto de aquel año y que cada día que pasaba estaba acercándose y había una larga lista de asignaciones que hacer. Pero en un giro del destino, aquellos que gritaron consignas y eran tildados de necios, habían cambiado la situación a su favor.

Semanas antes del gran festejo, los residentes de la fortaleza comenzaron un conflicto interno de tales proporciones que el mentado festejo fue llevado a duras penas, por apenas por tres personas que buscaron apoyo lejos de aquella fortaleza; a la final, aquella reunión no cumplió con su propósito. Eventualmente se demostró que la unión en aquella fortaleza hace tiempo se había ido. No importaba cuántos reconocimientos otorgaron, todo estaba cayendo.



et cetera
Instituto Mises Cuba

Economy and Freedom: Tu ne cede malis, sed contra audentior ito.

Fernando Díaz Villanueva

Política | Economía | Historia

El Criticón

Opinión de cine y música

Neuronaliberal

«El estado es la gran ficción por la cual todo el mundo busca vivir a costa de todos los demás.»

Blog de Jack Moreno

Un blog de Joaquín Moreno sobre recursos, literatura y ciencia ficción

Series Ciencia Ficción

Ciencia Ficción, Fantasía y Terror en TV

El liberal escandalizado

Escritos indignados y otras cosas

Punto de Vista Economico

"There is only one difference between a bad economist and a good one: the bad economist confines himself to the visible effect; the good economist takes into account both the effect that can be seen and those effects that must be foreseen." Frederic Bastiat

Death Detective Blog

Una pequeña cueva de reunión friki

Tomos y Grapas

Tu sitio de Cómics!

Caribe Libertario

La voz de la Libertad, desde el Caribe para el Mundo

Comic Play

Hablamos de tus intereses sin censura

Tomos y Grapas

Tu programa de Cómics

El Blog de Martín |x|

Notas, lecturas, apuntes e intereses...

Quiero ser presidenta

Politóloga y administradora publica en formación/UNAM/Pro la mujer/DDHH/Desarrollo sustentable/Seguridad pública.

TERRALBA

Inspiration, comics, art

Logos Podcast

Pensamientos, Cyberpunk y Tecnología.

Cautivos de un Sistema

Just another WordPress.com site

El Mundo de Shiku

THE WordPress.com weblog

Don Charisma

because anything is possible with Charisma

ComicCriticon

ComicCriticon es un Blog de criticas y valoraciones sobre cómic y manga

Historias Siniestras

Escritores, Cuentos y Poemas Macabros

David Gaughran

Let's Get Digital

Vegeta Rukawa's Corner

Un blog sobre... no sé, lo que se me ocurra escribir ^^

Western Corner

Dos Pistoleros, un blog y muchas opiniones

Komic's Custodies Klub's Weblog

Viaja entre Universos

Todo y nada

Welcome to my world

Bloguionistas

La voz de los guionistas en castellano

The pfff blog

Nuestra misión en la tierra es descubrir nuestro propio camino. Nunca seremos felices si vivimos un tipo de vida ideado por otra persona.