Publicado en Crónicas Blogueras, El Escritor

Sobre las actualizaciones domingueras, los nuevos artículos y más.

Lo he estado pensado por un buen tiempo y creo que es tiempo que esa idea que tenía en mente, de las tantas cosas que he querido hacer con esta cosa, finalmente vaya a ser una de las tantas que vayan a tener algo concreto. Así que, en un intento de homenajear esas historietas que leía los domingos que venían en los periódicos de la cuna de libertadores, quiero hacer algo especial para las actualizaciones que hago los días domingos.

Así que, creo, que lo mejor que puedo hacer es una serie de relatos (veré en el camino el tipo de extensión) que se verán publicados aquí, posiblemente a partir después de la publicación de este mar de letras y de (seguramente) el episodio correspondiente a uno de mis tantos intentos de comedia costumbrista. Honestamente, ya no siento la misma emoción en publicar en lugares como WTTP o FP; pareciera que los cruzados de lo políticamente correcto ya no pululan por ahí y que parece ser el mejor momento no solo para dar a conocer mis relatos y hasta opiniones, creo que llegó el tiempo que le dé una segunda (y merecida) revisión a muchos de mis relatos y creo que esta cosa es el mejor lugar.

También aplicaré la etiqueta de nuevos artículos para los nuevos mares de letras, eso que han estado saliendo últimamente que, a mi modo de ver, no merecen ni ser comentarios intermedios ni mucho menos ni tan largos ni tan extensos. Más que todo por el hecho que tengo tiempo sin usar la última etiqueta que me saqué de la manga; al momento en que escribo esto, estoy dando cabezadas en un intento de mantenerme despierto pero con muchos ánimos para escribir.

Al momento en que escribo esto, me queda poco para terminar una serie que tengo en DVD y que le había dado demasiadas largas para culminar y me gustaría empezar otra, el detalle es que necesito considerar algunas cosas para dedicarme a bajar una y no creo que valga la pena comprar una. De hecho, el sitio en donde me gustaría comprar unas cuantas, no sé si siga activo y un viaje a la ciudad venezolana de Valencia saldría demasiado costoso en este momento. Unido al hecho que muchos de los conocidos que tengo en esa ciudad, si bien se merecen que les haga una visita, quizás se les haga complicado esto también de salir.

También algo me está pasando, no he dejado de pensar en mis compañeras que hice en mi antiguo trabajo y he mantenido el contacto con algunas. De hecho, sigo pensando que en algún momento de este año nos veremos en persona otra vez; entre ellas hay una chica que me gusta y algo me dice, que a pesar que a dos de ellas las cambiaron de departamento, creo que necesitan de mi ayuda. Quizás ya hice lo que podía hacer no hace mucho, cuando la nueva supervisora me pidió eso, una ayuda y vamos a ver si la dejan mantener lo que le queda de equipo después del mes de mayo y si ella misma estará allí, en tan singular empresa, que parece que no tiene bien claro lo que debe hacer con sus equipos de trabajo.

 

See Your Space Cowboy

Anuncios
Publicado en Libros

Anochecer

No, antes que alguien se lleve las manos a la cabeza, no estoy reseñando algún libro de la saga de los vampiros que brillan bajo la luz del sol. Creo que se hace evidente que la mencionada saga no estará por aquí y creo que su estadía en el ojo público ya pasó a mejor vida. La presente reseña está enfocada en una de esas obras de la ciencia ficción que parece que si bien marcaron época, poco la he visto mencionada, de hecho, del autor se menciona más Yo Robot o Fundación que esta. Yo recuerdo haber escuchado sobre esta obra en un documental de HC hace ya tiempo y fue ese pequeño comentario que hicieron de la misma y de su autor, cosa que me motivó a buscar material sobre el mismo.

Basada en un cuento breve del autor y sacada al mercado allá en el año de 1990, con la ayuda de otra persona, esta densa obra nos relata todos los sucesos que acontecen en un planeta con una sociedad muy parecida a la nuestra con una particularidad, existen varios soles y se acerca ese momento en que  esos soles se van a desparecer del cielo. En muchos puntos, el descenso a la locura por parte de la sociedad y hasta de los científicos que sirven de protagonistas me recordó un poco a los relatos del señor H P Lovecraft, aunque aquí la locura humana parece más (a mi parecer) un regreso a ese estado primitivo que a algo salido de la imaginación de don H P.

Es un libro, que a diferencia de las otras obras que he leído del autor e incluso de esas obras en las que colabora con otros autores, se siente densa. Quizás el ritmo lento le sirve en muchas ocasiones y se comprende, pero es una lectura pesada, bastante, eso sí cuando comienza a agarrar vuelo, es bastante interesante y creo que dice mucho la obra sobre los cultos tanto religiosos como el culto que unos le hacen a la ciencia.