Escarcha y oro 1/4

La alarma de su teléfono  había hecho su trabajo, con pereza Érica se sacudía las sábanas y decidió darle uso al humilde televisor que tenía. Un comentarista anunciaba a todo pulmón la llegada de dos magos a la ciudad, justamente ese dúo que tanto le gustaba ver a Érica, Escarcha y Oro. Pero allí estaba ella, animada por el anuncio, pero dando tumbos por su cuarto y posteriormente por el departamento de su tía.

—¿Quieres comer “tigrillo”? Yo también, pero ahora mismo me entusiasma más ir a la presentación de esos dos magos.—le comentó al enorme gato de su tía, el único residente que la acompañaba cuando se despertaba temprano o se quedaba hasta tarde trabajando.

Tomó los audífonos de su teléfono, encendió la radio del mismo buscando alguien más que estuviera hablando de la llegada de aquel par de magos, quienes se encontraban haciendo su segunda gira por el país.

—¿Cuántas veces te comenté que me gustaría hacerles unos trajes a esos dos, “Tigrillo”? Hasta yo perdí la cuenta de eso, las academias de modelaje pagan bien, pero nuevamente me siento estancada.

La maestra de Érica le envió un mensaje de texto, le explicaba que le había llegado un singular cliente y pensó que ella era la indicada para atenderlo. Y si bien su maestra era muy capaz de hacerlo, seguramente estaba ocupada con esto de mantener la escuela al día.

—Voy a tomar el asunto, ya que ¿Qué es lo peor que puede suceder? Dudo mucho que sea un mal pago, ya que si estamos en esos temas, quiero terminar de pagar la tarjeta de crédito y quiero unos nuevos lápices para diseñar así como nuevas libretas.

Ella tenía ya dos años en aquella ciudad, había dejado colgado su título universitario luego de unos cuantos años ejerciendo aquella carrera y con la cual, ya no estaba tan plenamente a gusto, aunque aún mantenía el contacto con sus amigos de aquellos días.

 El mundo de la moda le caló muy hondo y simplemente no quería dejarlo de lado; a pesar del hecho que aquel cambio en su vida como profesional lo había hecho años después de graduarse y haber acumulado varias experiencias laborales, usando aquel dinero para pagarse su nueva profesión.

—Y ya no me queda mucho dinero de aquel trabajo que me llegó con el asunto ese del equipo de beisbol local. Puede que aguante con lo que queda unas cuantas semanas más, cuando mucho.  Y en momentos como estos, no sabes cuánto envidio tu estilo de vida “Tigrillo”, ya que lo peor que te puede suceder es que te quedes sin arena para hacer de tus necesidades.

 

See Your Space Cowboy

The Beatles Help

Siguen las reseñas de la obra musical de los cuatro grandes de ese pueblo inglés llamado Liverpool, esa banda que marcó una época y que no me da pena comentar que es una de esas muchas bandas que marcaron mi vida y que al sol de hoy me inspiran a escribir, ya sean estos intentos de reseña o simplemente están de fondo mientras hago mis intentos de artículos.  Quiero intentar hacer una reseña un tanto diferente a la que siempre hago, quizás con el hecho que es una banda a la que siempre menciono o de alguna forma, creo que se hace muy notoria la influencia que ha tenido en mí.

El quinto disco de estudio de los cuatro de Liverpool salió al mercado en el año de 1965 y que muestra una madurez que se estaba gestando (a falta de una mejor palabra) desde discos anteriores, de hecho también es uno de esos discos donde salieron canciones que siempre estarán asociadas a la banda, como por ejemplo la que le da el título al mencionado disco.  Creo que escuché este disco cuando existía el tocadiscos en mi casa, ya que formaba parte de la colección de esos primeros discos que tienen mis padres; aunque insisto en el creo, ya que una cosa eran las caratulas de los mismos y otra el contenido de las mismas, ya que parece que mi difunto abuelo hizo algunos cambios en algún punto.

A todas estas, es un buen disco, la verdad pero como ando escuchando la discografía de esta gran banda de modo aleatorio y no en el orden cronológico (que es lo que debería estar haciendo) es un asunto que no se ve de forma tan plena; pero ciertamente hay una madurez en las letras, debo agregar que es un disco que me agradó más que el último que coloqué en mi teléfono relacionado con esta banda.