Ha pasado el tiempo desde la última reseña que le hice a algún disco de la banda japonesa tan singular, lo extraño del asunto es que si bien es un disco de estudio y que salió en el mismo año que usó en el título del mismo, pero parece que aquí hay una que otra cosa bastante diferente al resto de los otros discos que había reseñado de esta banda.

Como no encontré algo que me oriente en relación a la creación de esta obra, me sale improvisar un poco; algo que seguramente no le gustará a algunos. Creo que este disco se hizo durante la etapa de la banda que quería llegarle al mercado estadounidense, etapa en la que logró uno que otro éxito por allá, aquí se nota (al menos eso quiero creer). Pero también es un disco con el cual la banda quiere distanciarse un poco del sonido que siempre solía hacer, sino tratar de experimentar un poco más.

Aquí se hace más evidente una de las características que cualquier persona puede asociar a esta banda y es el hecho que su música se le puede meter más en un desfile de modas medianamente relacionado con el mundo friki que con alguna serie de anime. Y ¿Qué puedo agregar más a esta reseña? Yo creo que esta disco parece que estaba dando señales que la banda al salir del mercado japonés estaba haciendo lo posible para mantenerse fuera de su zona de confort;  no es un mal disco, pero creo que los primeros que reseñé son los mejores ya que aquí también hay señales que la banda ya estaba un poco cansada y quizás desde aquí ya estaba dando señales que no quería seguir, con todo y eso es un disco al cual recomiendo que le den un oído, eso sí, durante un prolongado momento de calma en tu sitio de trabajo.