En el pasado, hice un (intento de) reseña sobre un disco que recopilaba las grandes canciones del solista llamado Lenny K, ese cantante de rock que, al menos personalmente, me agrada bastante y que insisto en un punto. No hay mejor forma de conocer la carrera musical de un músico que una recopilación de sus canciones más conocidas, así mismo, aprovecho la oportunidad en agradecerle a un querido amigo haberme pasado estos discos de este artista, si bien dudo mucho que lea estas líneas, el presente disco es uno doble y siendo honestos, mis planes era reseñar ambos discos y no por separado. Pero las cosas nunca salen como uno quiere.

Y bueno, tendré que apelar por las reseñas breves para salir de esta extraña situación. En fin, dejando eso de lado, es un disco que comienza con mucha energía, extrañamente, a mitad del mismo (personalmente, alrededor de la canción número ocho) se desinfla un poco y todo se recupera para el final, la propia montaña rusa musical; quizás eso era lo que quería hacer Lenny, al menos eso quiero creer, con esta primera parte de esta recopilación.