Finalizando con: Kimagure Orange Road 16

Aunque estamos muy cerca de la recta final de la serie, ya casi dos números, parece que al autor principal de la obra le dio por mejorar bastante. Más allá del apartado del dibujo en el cual no voy a negar el hecho que el autor aquí es uno en donde siempre ha tenido una mejora o por lo menos ha sabido mantener un buen nivel en este apartado. Eso sí, el autor no ha descuidado esto de meterse de una u otra forma dentro de su obra, algo curioso dentro del medio.

Pero también que mencionar el hecho que el guión en esta oportunidad si ha dado unas mejoras destacables y quiero creer que, considerando el hecho que estamos hablando de que estamos a nada de darle cierre, hay también mejores chistes y mejor uso del drama. Sin desperdicio alguno son los episodios conectados de la serie dedicado al cantante pop (conocidos como Idol) y todo lo que trajo, así como el asunto del viaje en el tiempo, ciertamente puntos muy altos en la serie que pudieran haberse puesto e otros tomos y si bien no hubieran tenido el mismo impacto, es aquí donde los protagonistas tienen un poco más de madurez en donde funcionan.

Aunque quiero aprovechar estas líneas generales para comentar que posiblemente sean en los dos números que quedan, el autor puede apresurarse en darle fin a ciertas tramas secundarias que necesitan ser atendidas y honestamente, no pienso ponerme tan quisquilloso con el tema de cómo les dio cierre. Quizás por el hecho del género en el cual está metida la serie y siendo una de esas obras que parece que su fama y aprecio es bien merecida, creo que le ayudó mucho su versión animada.

See Your Space Cowboy

Finalizando con: Kimagure Orange Road Vol. 15

Dos tomos seguidos en los cuales me ha gustado mucho lo que han planteado, quizás haya algo que sirva para darle un hilo argumental que sirva para darle final a la serie. Y este tomo que comenzó como uno más, con las habituales fallas que ha tenido la serie estos, al menos en esta oportunidad, sirven para ni más ni menos que establecer algo más serio. Así que creo que está reseña no será tan fácil de hacer, aunque tampoco será como las anteriores, que fueron un tanto más serias.

Así que nuestro torpe protagonista parece que va a repetir año escolar, finalmente una consecuencia directa y que en el tiempo que llevo leyendo manga y viendo series anime este tipo de cosas son contadas como parte de un argumento de las series de corte escolar. Aunque también el tema de los poderes que tienen los integrantes de la familia del protagonista sirven para mucho, si bien se les pueden catalogar como conveniencias argumentales, fueron los que sirvieron para explorar a fondo a nuestro torpe protagonista.

Aunque si hay que agregar algo muy acertado, es el hecho que si bien el dibujo mantiene su alto nivel, pues finalmente es en la parte del argumento que comienza a mostrar potenciales. Aquí es en donde los personajes que integran el triángulo amoroso aquí, en este tomo, muestran mucho de la madera de la que están hechos y más lo que se ve en las historias que sirven como acto de apertura y cierre de este tomo. Aquí, finalmente, el autor mostró el potencial que tenía para convertirse en alguien de renombre en el mundillo.

Finalizando con: Kimagure Orange Road Vol 13

Posiblemente el tomo que más me ha gustado de la serie y el que más me he demorado en leer, aunque creo que esta serie y la que le hace compañía se me ha ido de las manos esto de hacerles reseñas. Pero regresando al punto, ya que tengo una sección dedicada a los temas personales, considerando el hecho que finalmente es aquí donde se ve la comedia romántica en acción y con unos chistes que hacen efecto, no es de extrañar que sea una buena entrada en la serie.

Aquí parece que nuestro amigo parece ya convencido de la relación que tiene con el lado más débil del triángulo amoroso, pero no deja de intentar acercamientos con el lado que es evidente desde el principio en donde se va ir todo. Aunque parece que los resultados de agregar a los episodios la aparición de algunos familiares de nuestro protagonista aquí se sienten más naturales, vean los episodios del abuelo y su loro así como el de la prima y su admiradora para mayor detalle del tema.

Eso sí, la insistencia en aparecer una antagonista sería del personaje llamado Sayuri, la cual hizo su entrada en tomos pasados y pensé que sería uno de tantos secundarios que no volveríamos a ver, sigue siendo aquí notoria y más con esto de ajustar sus cuentas personales con Ayukawa. Considerando eso, como uno de esos focos de conflicto secundario que podría estar mejor planteado, pero recuerdo que está obra tiene un componente escolar y se me pasa.

El dibujo mejoró, aunque sólo para darle entrada a algo un tanto común en el género pero que sienta un poco fuera de lugar, algunas que otras escenas subidas de tono y otras que son de ese estilo y que no aportan mucho al respecto.

See Your Space Cowboy

Finalizando con: Kimagure Orange Road 12

A pesar de la demora y mira que le he dado largas a esta serie, así como al especial en que anda metida, me agradó mucho esta entrega. Aunque me sorprende ver que aquí se retoma esa trama secundaria sobre el lado más débil del triángulo amoroso que le da vida a esta obra.

Después de esa extraña introducción a esta reseña, me toca comentar una que otra cosa. Hay una mejora interesante bien notoria con el dibujo, llegando a verse escenarios más dinámicos, del otro lado de la balanza pues el guión sigue con los tropiezos y tópicos normales en las series de corte comedia romántica escolar.

Pero me tomó por sorpresa la historia que le da cierre al tomo, nuevamente debo sacar a relucir el tema del lado más débil de ese triángulo amoroso pero también hay algo de desarrollo relacionado con las hermanas del protagonista, teniendo un episodio dedicado a una de ella la que ejerce como figura materna. También hay otro medianamente relacionado con la otra hermana de nuestro protagonista y que toma como base una celebración, si mal no recuerdo el día de los inocentes.

Aunque también hicieron apariciones los primos de nuestro protagonista, quienes pasaron de ser personajes cuyas apariciones eran agradables y bienvenidas, aquí no aportaron mucho a la historia, más allá de servir como esos personajes que sirven para molestar a nuestro protagonista en su vida cotidiana.

Honestamente pensé que no se iba a tomar tanto tiempo para hacer avanzar en edad así como en formación académica a los protagonistas, pero que eso se vea en las últimas páginas de una entrega es más extraño aún. Creo que es una serie que no sé si el autor en su momento se estaba tomando su tiempo para buscar agregar algo en la trama, algo que se agradece pero aquí generó opiniones encontradas, al menos por mi parte.

Finalizando con: Kimagure Orange Road Vol 11

Si me toca ponerme la mano en el corazón con respecto a la reseña del presente tomo, primero debo comentar que estoy haciendo lo posible para tratar de no sólo darle fin al especial que acompaña esta serie sino también el hecho de tratar de enmendar mis pésimas introducciones a estas reseñas. Más si consideramos el hecho que estoy reseñando una obra que marcó la historia de muchas personas en su momento y que siempre fue siempre puesta en un pedestal o quizás era el lente de la nostalgia que estaban usando, ya que parece ser que está obra es la que le dio base a sus pares más modernas, aunque no voy a negar que los personajes están bien hechos y se les hace fácil ganarse el aprecio del lector. Y pensar que estoy escribiendo sobre una obra que fue publicada en la misma revista donde años más tarde aparecerían los monos peleadores, algo que podría decir funcionó como gancho.

Y siguiendo con la tónica de comentarios honestos, debo mencionar el hecho que si hay un tomo en que las historias que lo componen me han gustado mucho, pues ha sido este. Quizás parezca exagerado pero luego de unos tomos de un avance lento, aquí si hay uno hacia adelante, finalmente.

Parece que el lado más débil del triángulo no se quiere rendir tan fácilmente y que hará todo lo posible para evitar ese final que se hace notar. Pero allí sigue ella, aunque también el elemento de la comedia romántica sigue presente, veo que hay mucha naturalidad entre nuestro protagonista torpe pero de buen corazón y la misteriosa chica de quien está enamorado perdidamente.

Aquí hay una excelente evolución del dibujo por parte del autor, algo que se agradece mucho y si bien el amargado en mi diría con razón que llega tarde, mira que queda poco para terminar la serie; es bueno ver eso. Honestamente creo que la historia que le da cierre al presente tomo es una de las mejores, aunque la que se lleva el premio es la relacionada con el pueblo de esquiadores, aunque parece que no van a tocar el tema de la graduación.

Siendo un relato que se escapa de la época en la que fue escrito y que calza perfectamente en la actualidad, habrá que dar gracias a nuestro querido protagonista por ser así de despistado y no aprovechar la situación en la que estaba metido, aunque lo referente a los poderes que tiene es un asunto que pensé sería más explotado aquí en el contexto original de la obra ya que es aquí, en la que el autor dice mucho más.

Y hablando de graduación, parece que esos años mozos parecen que quieren tomarse en serio, aunque el desempeño académico de no sólo nuestro protagonista es digamos, promedio, ni muy bueno ni muy malo. Pero quiero ver que más está por llegar en los próximos tomos de la serie, espero que algo tan bueno como lo que vi por aquí.

Finalizando con: Kimagure Orange Road Vol 10

Regresa una de esas series que marcó época entre sus lectores y entre la gente que vio su adaptación a la pantalla pequeña, ese extraño triángulo amoroso color naranja. Tengo en mente que el molde o influencia de las comedias de situaciones estadounidenses marcaron profundamente a ciertas tendencias del manga japonés, concretamente la comedia romántica.

Y eso lo digo por la abundancia de episodios que, al menos aquí, poco aportan a la trama principal de la serie, si con antelación se había visto que uno de los lados estaba por romperse, siendo el lado más débil del mentado triángulo, aquí parece que eso se olvidó para darle más espacio a los chistes, muchos de ellos no funcionan bien; pero no todo es malo en este tomo que marca el regreso de esta serie al blog, hay una mejora en el dibujo considerable, concretamente en las portadas internas, hay propuestas interesantes con la trama secundaria relacionada con los poderes del protagonista y algunas facetas nuevas de los secundarios.

Concluir está entrega con una historia cómica, es sin duda, un buen detalle. Pero es uno que si bien se agradece, puede ser uno con el cual es predecible que sirva para cerrar tomos.

See Your Space Cowboy

Finalizando con: Legend of Mother Sara Vol.11

Listo, finalmente puedo decir que me pude terminar esta obra. Y creo que ese estatus que tiene como obra de culto, pero que no ha tenido el mismo reconocimiento que otras obras del autor, el verdadero mensaje que quería dar se da aquí. El orgullo que en muchas ocasiones ha conducido a la humanidad a llevar a cabo los peores y más atroces actos, quizás lo más interesante es que las conversaciones de paz en esta obra de ficción estaban plenamente plegadas a lo que se estaba buscando, la paz.

La reunión familiar no se dio, digamos con los hijos ya que desde esa operación militar dentro de la colonia que cayó del cielo todo se fue a peor, también fue un acercamiento a ver las horribles medidas que decidió tomar esos que estaban a cargo de la misma así como el resto de las personas que allí vivían. Claro, todo tenía un plan de fondo y uno muy bueno que quizás podría ayudar a muchos que estaban siendo las víctimas de un prolongado conflicto. Aunque aquí se vio otro afectado en el conflicto, nuestro planeta, en algún momento nos tenemos que dar cuenta que nuestras peleas de alguna forma también le afecta.

Lo interesante aquí, a mi parecer, es el hecho que ambas partes involucradas tenían muchos aspectos negativos o actos realmente cuestionables, aunque unos los mostraron de forma más notoria que el otro, pero también mostraron a esa parte que siempre se lleva la peor parte de los conflictos armados, los civiles. Dejando eso de lado, me sorprendió el hecho que está obra mantuvo desde su primera entrega hasta el final todo lo referente al alto nivel del dibujo, aunque no es obra de don Katsuhiro Otomo aunque me arriesgo a decir que es de alguien de su plena confianza.