Publicado en Música, Reseña de Discos

With The Beatles

Ahora me percato de una cosa, que estas últimas reseñas en esta sección parecen una especie de doble especial musical, entre los cuatro de la ciudad de Liverpool (la banda que me presentó mi padre) y Van Halen, esa banda de rock pesado a la cual vengo a escuchar con calma es ahora, ambas comparten un punto. Algo más del hecho que son parte de ese gran catálogo de bandas que vengo a escuchar recientemente  y más influencia y que están haciendo aquí una especie de competencia.

Pero de alguna forma, debo llegar a alrededor de las trescientas palabras con estos intentos de reseñas y también debo agradecer a un buen amigo, quien me pasó buena parte de los discos de los cuatro de Liverpool y creo que no importa el género o el nombre de la banda, la mejor forma de conocerla es escuchando cada uno de sus discos. Y ya que estamos en esa, este fue uno de los discos que me ayudó a superar el ambiente laboral tóxico donde me encontraba.

El segundo disco de estudios de esta banda, lanzado al mercado allá en el año de 1963, parece que fue el que movió todos los engranajes para que la banda se diera a conocer a nivel mundial, aunque con sus respectivos cambios de nombre para el mercado canadiense y el de los Estados Unidos. Pero bueno, no sé si la revista R.S lo haya metido en su conteo de los mejores quinientos mejores álbumes, llegando con el número 419 aunque tampoco creo que fue para tanto; pero bueno, yo creo que vale la pena escucharlo no solo por el mero hecho que sea uno de esos discos que marcó época (a pesar de los años que han pasado desde esos días), es también una de esas obras musicales que es un reflejo de la música de aquellos días.