Hablemos un poco sobre ser guerrero del teclado.

El primer comentario intermedio llega, en lo que considero, el mejor de los momentos. No es un secreto para los que vivimos en la cuna de libertadores que ambos bandos del bipartidismo político han usado el término guerrero del teclado a modo de descalificativo para personas que prefieren las palabras a formar parte de una masa sin orientación.

Considero que la pluma es más poderosa que la espada, pero la herida que abre es a largo plazo, es decir, sus resultados posiblemente no los vas a llegar a ver, pero estoy más que seguro que esa persona a la que llegaste con tus palabras poco a poco puede que cambie; considero que el trabajo de las personas que no creemos ni el socialismo del siglo XXI (que es el mismo que el original, no nos hagamos los tontos) y su variante llamada socialdemocracia poco o nada quieren que pienses como individuo.

Aunque cabe preguntarse ¿Cuántos gobiernos han hecho sucumbir esos que se suben a tarimas con micrófonos y emiten largos discursos? Pueden hacer sucumbir al gobierno de turno,  pero dudo mucho que el efecto que tengan sobre las personas que van a ese show tenga el mismo impacto que las palabras que emiten los guerreros del teclado, así que lo mejor que se puede recomendar, es tratar de llevar la fiesta en paz ya que tenemos un enemigo en común.

Hemos visto como ese pacto de la socialdemocracia ya no funciona como antes y las consecuencias que ha traído, así como también estamos viéndolas consecuencias que está trayendo a nivel mundial. Por un lado, al sur del viejo continente con un estallido de partidos de extrema izquierda o amebas políticas o de plano (pero ya en otras partes de Europa) el nacionalismo también se está levantando; irónicamente es en la cuna de libertadores donde la socialdemocracia le muestra un poco los colmillos a sus primos, aunque se hace evidente que ya no tienen la misma popularidad que antes. Siendo así, un extraño caldo de cultivo para llevar nuevas ideas a una sociedad que ha estado muy influenciada por las ideas de corte socialista en todas sus variaciones, matices y colores, les guste o no a unos admitir esa realidad tan notoria.

Ya no tendremos a los Estados Unidos

Posiblemente cuando estas líneas salgan a la luz ya se sabrá quién va a ser el nuevo dirigente de la Casa Blanca. Es decir que el uno de los representantes de lo peor que ha generado el sistema fuertemente bipartidista del gigante del norte ya cumplió su cometido. Pero no importa quien haya sido declarado ganador, el hecho es que el mayor perdedor de todo ese asunto no es otro que el ciudadano de aquel país.

Así que durante esa administración, vamos a ver más intervencionismo militar quien sabe en donde, así como más intervencionismo local que azotará a los ciudadanos de quien sabe de qué forma así que en pocas palabras vendrá una debacle que tendrá resonancia y ahora que recuerdo, durante la guerra de Vietnam muchos ciudadanos estadounidenses se fueron al vecino llamado Canadá.

Honestamente, apostar la libertad no es muy buena idea y más sabiendo la situación en la que está el sistema bipartidista lo mejor que se puede hacer  es buscar una opción que sea sensata y que no vaya a convertirse en un dolor al momento de que se le acabe su cuota de poder; aunque eso puede suceder en ese país, a diferencia de otros que están medianamente cerca. Gane quien gane, la lista de perdedores es enorme y no necesariamente va a ser una con diferentes nacionalidades.

¿Se van a caer los patrones de consumo del gigante del norte al igual que muchas de las innovaciones que han salido en los últimos años? La verdad, quien sabe. Pero estamos viendo la llegada, por todo lo alto, de uno de los episodios más oscuros y grotescos en la historia de ese país y que, como cosa rara, puede tener serias consecuencias y secuelas más allá del vecindario. Así que ¿Cuál es la recomendación que puedo dar? Sale mejor ir a buscar un valle en el cual esconderse.

Con toda esta situación, no me queda de otra que decirles a los estadounidenses que ¡Bienvenidos al populismo! Un club cuya membresía es eterna y como los nuevos integrantes del club, van a tener que aprender mucho de todos los integrantes, buena parte de Latinoamérica, pero hay que preguntarse una cosa ¿Qué tan válida eran las teorías de que el trompa le hablaba a cierta parte de la población del gigante del norte que estaba descontenta y olvidada? Creo que el resultado es más que evidente y se hace verdad tal teoría, aunque si bien es el inicio de unos de los episodios más grotescos y oscuros en la historia de ese país, formando parte de esa larga tendencia que ha estado ocurriendo de apoyar extrañas tendencias (el caso de Inglaterra y su salida de la Unión Europea) a las que nadie aseguraba ser un caballo ganador.

Si bien es cierto que no debo preocuparme, ya que eso sucedió bien lejos de donde vivo, el caso es que nos debería preocupar a todos por igual; estamos hablando de una persona que va a estar a cargo del país que marca la tendencia económica del mundo, nos guste o no esa realidad, hablamos de la social democracia más grande del mundo (por mucho que digan que es lo mejor del capitalismo encarnado) así como el hecho que cualquier desastre que sucede allí va a tener repercusiones a nivel mundial.

Aunque siendo honesto, tampoco creo que vaya a ser un desastre de las proporciones que nos imaginamos que ese señor puede hacer, va a ser un atraso en muchos temas pendientes así como temas necesarios, así de sencillo;  si bien hay que tenerle miedo al panorama, ya que buena parte del senado estadounidense está en manos del trompa, así como otras instancias del poder público que quedan en manos de republicanos; el caso es que se puede usar la fractura que ha hecho el nuevo residente de la Casa Blanca para tratar de frenar sus locos planes.  Claro, es una faceta demasiado optimista con una falla enorme en su planteamiento, pero la fractura sigue presente y para algo hay que usarla además que no hay que dudar de lo que pueden hacer los republicanos que no apoyaron al trompa.

Si todo el panorama no es una señal clara de que el bipartidismo no funciona como hacía y que la gente votante de esa nación es en buena parte responsable de la falla, de que alternativas a los dos partidos no sean otra cosa que un chiste o que deban conformarse con menos o en su defecto, convertirse en el blanco de los medios de comunicación y vender sus ideas como imposibles; muchas de las propuestas que ambas partes tenían que ofrecer se han implementado en la cuna de libertadores y no han dado solución y creo que el mejor ejemplo de eso es el aumento del sueldo mínimo.

Así que ¿Es válido tener miedo? Por supuesto, no es para menos, pero que esta situación sea una demostración de que apoyar la noción de votar por el menor de los males es un tanto errada y que buscar una verdadera alternativa que se adapte a la sociedad y sus demandas puede ser una opción; tratar de buscar una plataforma con la cual alejar al Estado de los asuntos de la sociedad.

See Your Space Cowboy

Sobre intercambio de ideas en buenos términos, o el debate sin groserías

No hace mucho, ya que no sé para cuando estas líneas van a ver publicación, se vio un pequeño debate en un (intento) de artículo de mi autoría sobre la situación de la industria del anime y sus dos mercados (el legal y el ilegal) son casi iguales; pero en otro lado de las redes sociales tuve uno relacionado con las elecciones del gigante del norte y sobre ese engendro llamado Estado y todo lo que hace (para mal) en la sociedad.

¿Cuál de los dos temas tiene mayor peso en la sociedad? Mientras uno se reduce a opiniones subjetivas de una notoria realidad del entretenimiento, aunque la realidad que vive la industria responsable de uno de los productos de exportación japoneses más consumido por la juventud (sea de forma legal o ilegal) desde los noventas; mientras el otro tema no tiene una arista agradable, ya que las dos opciones con mayor reconocimiento de los medios, mientras las otras opciones a la presidencia no han tenido tanta relevancia en los medios de comunicación o son vistos como, por mucho que duela admitirlo, opciones menores, aunque en muchos aspectos mejores que los dos representantes de un vencido bipartidismo.

Es raro, de hecho no recuerdo cuando fue el último debate que tuve así en tan buenos términos no solo en mi cuchitril ya que desde hace algún tiempo, pues las ofensas, los sobrenombres y groserías han sido una constante, al igual que unas pequeñas discusiones que he tenido en la red social del pajarito azul.  Y si hablo de que discutir con un venezolano, lo normal es que todo eso termine en improperios o en las otras palabras que mencioné anteriormente; creo que muchos de los comentarios que hay en esta cosa son prueba de ello; pero también es prueba de los pájaros que tienen muchos en la cabeza y que cuando un tercero le cuestiona sus gustos o lo que ellos ven como la realidad, lo mejor que se les sale son los insultos y nada de argumentos.

Mi comentario sobre como veo la política en el gigante del norte y el voto castigo

Ah, el gigante del norte también conocido como Estados Unidos te guste o no, esa nación ha marcado la historia del mundo desde que nació. No es para menos, desde su gesta independentista, pasando por sus aportes científicos, grandes escritores, industria del entretenimiento así como su industria militar han dejado su huella; pero no todo lo brilla es oro aquí ya que si bien para uno es el emblema del capitalismo, en realidad su doctrina económica es fuertemente influenciada por las ideas del economista Keynes, las cuales tienen más puntos en común con la doctrina social-demócrata que con las ideas menos intervencionistas de economistas como Hayek o Milton Friedman.

Les recuerdo que las presentes líneas no son más que una opinión personal, así como el hecho que los mamertos internacionales defensores de revoluciones socialistas, que cuando fallan dicen que no lo eran, no están invitados a la tertulia que será extensa con ganas.

Debo concordar con lo expuesto por un analista, estamos viendo (finalmente) que a ese gigante le está pasando lo mismo que le pasa a sus amigos tales como el país del sushi o la Unión Europea, hay mucha gente con avanzada edad lo que ha comenzado a resentir en el asunto económico; lo que ha llevado (a mi parecer) a la encrucijada en la que se encuentra política actualmente; si, al igual que la cuna de libertadores, ya se hace evidente que el bipartidismo llegó a lo máximo que podía llegar generando así dos engendros, Hillary Clinton y Donald Trump.

Esos dos candidatos saben llegar a las personas que al sol de hoy los apoya, por un lado tenemos a los crecientes socialistas en el gigante del norte, los que apoyaron a Bernie Sanders, latinos que escaparon de gobiernos socialistas y que quieren que el país que los recibió pasen lo mismo y los intelectuales de panfleto; por el otro lado tenemos a un señor que le ha llegado a todos esos cuellos rojos, extremistas, los que aún creen en “América para los Americanos” que se creen todas las teorías de conspiración posible y que con el ascenso de esperpentos como Maduro, Chávez, Putin y más recientemente el loco de las Filipinas es notable que el miedo rojo aún tiene víctimas en ese país.

No es de extrañar que ambos engendros hayan llegado tan rápido a la cima de sus partidos, aunque uno tiene poder mediático gracias a la polémica (Trump) y es notorio que debatir a largo plazo no es lo suyo, mientras el otro esperpento pues si bien lo suyo es el debate a largo plazo parece que tiene más esqueletos en su armario y polémica en relación a su marido (Clinton). Como dije anteriormente, representan lo mal que está el bipartidismo en ese país, al igual que los dos debates que han tenido solo demuestran que esas dos personas no son las más idóneas para gobernar un país cuya economía (en caso de caer) lejos de servir para “salvar a las pequeñas economías y liberarlas de la opresión”, sino que el verdadero efecto va a ser una crisis que afectará a todos por igual.

 Los debates, tantos de estos dos como de los que los que van con los dos ya mencionados pero para el cargo de vicepresidente, han sido (cuando mucho) aburridos y ambas partes quieren vender las mismas políticas económicas que han llevado a Venezuela al desastre que es hoy. Es decir, aumentar el gasto público, la intervención estatal, más impuestos, más dinero inorgánico no son precisamente buenas ideas y lo peor del asunto es que derivan de las ideas de Keynes; aunque lo único bueno que ha traído todo esto, al menos a un nivel personal, ha sido poder comunicarme con la gente del partido Libertario, los únicos que tienen una propuesta medianamente decente, la tercera opción que (por mucho que me duela admitirlo) difícilmente pueda llegar a la presidencia.

La noción del voto castigo es algo normal en “sociedades” de este lado del Misisipi, pero con el creciente descontento dentro del bando republicano con su candidato, puede existir la posibilidad que la opción libertaria pueda convertirse en una opción que puede ser tomada más por castigo que por voluntad propia. Aunque considerando que ese partido está conformado por ex republicanos, si saben manejar bien esto puede ser su carta de la victoria. Partido que es recientemente que tiene algo de luz pública, la fórmula que lanzaron consiste en dos gobernadores que han hecho muy bien su trabajo y que a pesar de las metidas de pata en algunos asuntos, su postura ante el tema de la emigración, los impuestos, el intervencionismo y el tamaño del Estado es bastante clara.

 Hablo de un gobierno pequeño pero eficiente, de impuestos reducidos, de leyes de emigración flexibles que permiten integrar al que se escapa de su país a la sociedad estadounidense de forma armónica, de apoyo a la iniciativa privada y de sacar del subsuelo a regiones que no se encontraban muy bien en asuntos como el desempleo.  Pero esas son ideas difíciles de vender a los que apoyan a ese par de joyitas, al menos a mi parecer, no comprenden que prohibir lejos de ayudar empeora el problema.

El gigante del norte, como toda sociedad humana, tiene sus fallas y por ende sus problemas. Las masacres estudiantiles, el embarazo adolescente o precoz, los guetos, el racismo que no ha marchado del todo, la obesidad, la destrucción del medio ambiente son apenas una pequeña parte de los problemas que está enfrentándose ese país. Es una sociedad que también se enfrenta, como dije arriba, a un proceso similar al que vive Japón o Europa, de un decrecimiento de la natalidad fuerte  y no tener sangre joven en el mercado laboral para impulsarla o la que hay tiene unas ideas un poco erradas sobre la economía y que países como Cuba o Venezuela no son precisamente, el mejor modelo a seguir.

Las propuestas de esos candidatos no van a mejorar esa situación, de hecho se van a aprovechar de la misma, cual político latinoamericano, creando más de esos problemas lo cual no es lo mejor que se puede hacer. Lo mejor que se puede hacer es darle herramientas así como la oportunidad de salir de la situación en la que se encuentran, por sus propios medios y sin necesidad que el gobierno/estado interfiera en ese proceso.

Y a todas estas, el segundo debate fue pésimo, así que de mi parte, ando esperando el segundo vicepresidencial (si es que llega a darse) así como el tercero y último para ver que puede suceder. Si saben inglés, les recomiendo que le den un ojo a mí cuenta en la red social del pajarito azul, ya que voy a estar limitando mis opiniones a algo menos de 140 caracteres con algunos partidarios Libertarios.

See Your Space Cowboy

Mi opinión de la política actual de Estados Unidos

Quise tomar un descanso temporal de la política venezolana, su notorio caudillismo y acercamiento a ser un triste espectáculo similar a la lucha libre me motivó a verme el primer debate presidencial del gigante del norte y el posterior debate para el cargo de vicepresidente.
Y la sorpresa que me llevé fue mínima, era escuchar las mismas burradas de los políticos de la cuna de libertadores con la diferencia de que Trump le había bajado un poco a sus improperios, mientras que Clinton seguirá sin convencerme.
Insisto en lo que comentó uno de los analistas invitados al primer debate por parte de Cnn para esta parte del río Misisipi; no había un adulto en la habitación; los libertarios , los que tienen ideas sensatas. Unas leyes migratorias inteligente que busca integrar a los que llegaron ilegalmente al país, reducción de los impuestos y un estado/gobierno pequeño que no interviene en la vida cotidiana de la gente. Pero esas ideas no les han llegado a los blancos de cuello rojo y extremistas a los que le habla el Trump, es una noción demasiada extraña para los socialdemócratas y los llamados milenarios que han caído en los cantos de sirena de la Clinton.
No comprendo, en el caso del debate para el cargo de vicepresidente, como hablaron de aumentar el sueldo mínimo y el gasto público sin las consecuencias que eso trae, la inflación, Venezuela es un excelente ejemplo de todo lo que no se debe hacer en materia económica así como el bipartidismo ya no sirve. Y ¿Voy a ver el segundo debate? Por supuesto, de hecho lo haré mientras uso la red social del pajarito azul como lo hice la primera vez ; aunque sé que será algo bien aburrido.

See Your Space Cowboy