La Balada de la Curva 18

Quince minutos en total, superar o igualar el tiempo de BMW no iba a ser sencillo; Héctor quería entrar a la pista nuevamente, había fuego en sus ojos.

—Escúchame bien campeón, si vas a salir a la pista quiero que hagas lo que te ordene ¿Queda claro? Mi experiencia y tus agallas nos van a servir de mucho en el duelo.

—Entendido.

— ¡Ahora, sal monta al Leopardo!

Alfa Romeo pidió ser los segundos en salir. No habían pasado segundos de haber sido dada la orden de salir cuando el vehículo de la automotriz italiana salió acelerando.

—Buena salida, campeón. Te estas acercando a la primera curva del circuito, quiero que repitas la maniobra que hiciste con el bólido la primera vez que lo montaste.

— ¿Solo para esta curva?

—Eso es correcto.

Aquella maniobra fue tomada con sorpresa entre los espectadores, era una fiel copia de las maniobras militares de los aviones, pero no por ello le quitaba espectacularidad. El bólido seguía su ritmo, estaba realizando un excelente tiempo, existía la posibilidad de igualar el tiempo que hizo BMW.

—Campeón, estoy viendo que vamos bien de tiempo. Así que te hago una pregunta ¿Te es familiar el término llamado Pelea de Perros?

— ¡Claro que sí! ¿Qué tiene en mente, Coach?

— ¡Que destruyas a los de BMW, que conviertas en sushi a su Mantarraya! ¿Queda claro, campeón?

— ¡Como el agua, Coach!

Y así, salió a relucir las habilidades como piloto de Héctor, que era alguien de cuidado y que si bien lo que le faltaba en la refinación en el deporte lo compensaba con la malicia de su viejo oficio; así salió a salir el viejo Héctor, apodado como “El Azor de la Muerte” un piloto caracterizado por la velocidad y ferocidad, cuya especialidad era no ser un peleador amable, las tácticas de “Pelea de Perros” las usaba para someter a sus enemigos.

La bandera a cuadros anunciaba el fin de la participación de Alfa Romeo, igualando a cinco minutos el tiempo de BMW, aunque con una diferencia en quince décimas.

Anuncios

La Balada de la Curva 17

“Al frente del Volante. Programa del Canal ESPN

— ¡Esto es increíble, señores! El polémico vehículo La Mantarraya se encuentra ya en la primera curva del circuito y apenas lleva consumido siete segundos de su tiempo.

—Parece que estamos por ver un record digno de la ingeniería automotriz alemana y en concreto BMW; lo que me sorprende es que esas dos turbinas del vehículo es ahora que muestran todo su potencial, Walter.

—Creo que si querían silenciar a los críticos, pues debo felicitar lo que han hecho con este espectacular arranque. BMW parece caballo ganador o en su defecto, va a estar en la vanguardia. Pero dime una cosa ¿Qué sabemos del singular vehículo y sus pilotos?

—Para ti y los espectadores, Walter, te puedo decir que el BMW Mantarraya serie 1 originalmente fue diseñado para ser una nave biplaza de combate; pero el agrado fue tal en la empresa que decidieron adaptarlo para que fuese un bólido. A pesar de lo que se diga, cumple plenamente con los parámetros para participar en la F1 siendo el primer vehículo biplaza en la historia del deporte. Y sobre los pilotos, Jean Pierre Káiser y Francisco Segovia ex combatientes de la amarga guerra, sirvieron en el escuadrón 86 de las Fuerzas Aéreas de la Unión Europea, como dato curioso, ambos volaron en un avión biplaza durante una operación militar conocida como “El asalto a Nueva París”.

—Y ¿Qué me dices del contrato que le hicieron en BMW?

—Extrañamente, firmaron contrato mucho antes que otro militar. El piloto de Alfa Romeo, pero estamos viendo una dupla que anda causando problemas en la competencia. Y esta vuelta, es una clara demostración de ello. Me atrevo a decir que BMW es un fuerte competidor y que demostró algo que las otras escuderías lo han hecho de forma modesta, tienen hambre de ser los campeones.

—Pues queridos televidentes, como pueden ver, la Mantarraya se encuentra en la última curva del circuito. Estamos a punto de ver cuál va a ser el tiempo empleado por esta máquina; tiene un límite máximo de quince minutos para completar el circuito, pero me atrevo a decir que necesitó mucho menos de eso para llegar a la meta.

—Pues Walter, tenemos un tiempo de cinco minutos con tres décimas. Un tiempo a batir que significará todo un reto para el resto de las escuderías; debemos ver cual escudería va a tomar el pañuelo dejado en el suelo. Televidentes, espero que tengan activa la función de grabación de sus decodificadores, ya que estamos viendo una carrera que pasará a la historia más allá de que es apenas el preámbulo de todo.”

La Balada de la Curva 13

Durante el breve receso, Fangio y su pupilo se encontraban conversando con algunos reporteros menores quienes admitían abiertamente que eran partidarios de su escudería.

— ¡Fangio! ¿Será que me permites que hable contigo unos minutos?

—Por un viejo amigo como Tulio Alonso, lo que sea. Ciertamente, tenemos tiempo que no nos vemos las caras mi estimado amigo.

—Aunque quiero que tu protegido se una a la conversación.

Tulio Alonso, posiblemente uno de los contados rivales amistoso que tuvo Fangio durante carrera y nunca le molestó ser el segundo en aquellos días; ahora hacía las mismas labores de Fangio, pero para la empresa hermana, Ferrari.

—Considero que no debería haber tanta aversión entre nuestras escuderías, somos casi que hermanos—comentó Tulio—, así como el hecho que debemos mantener el título que unos le han dado a nuestro deporte. Pero también quiero presentarle a Sandra Croquer, posiblemente uno de los pilotos “legado” menos pedante que tendremos.

— ¿A qué se refiere con el término legado?—preguntó Héctor.

—Al hecho que soy hija de un piloto y quiero seguir sus pasos, señor Alférez condecorado—respondió la piloto de la escudería Ferrari—; realmente impresionante el desempeño en esas vueltas de prueba con el vehículo.

—Gracias por lo que me toca y viniendo de usted, más.

—Que la mejor escudería filial de Fiat se alce ganadora, entonces.

Después de aquella breve reunión Fangio y su protegido decidieron regresar a la habitación donde se estaban quedando.

—Nos conocen muy bien, desde que se filtró el video. Es más sabía que tenías una condecoración, pero nunca me dijiste tu rango.

—Creí que no era necesario eso. Y ¿A qué se refiere con eso?

—A que hay que buscar la forma de regresar al factor sorpresa de nuestra parte; aunque dos vueltas no dicen nada, la verdad. Pero, debemos prepararnos para la Pole, es lo mejor que podemos hacer.

— ¿De regreso al simulador?

—Posiblemente, ya que dudo que nos dejen usar la pista para las practicas.

Carta abierta a Panamá

Antes que nada, sí creo que lo que diré a continuación es un tanto importante, es raro aunque no es la primera vez que lo hago. Pero si hay un país que se merece una carta abierta, que más que todo va dirigida a sus ciudadanos, redactada (torpemente) por mí, ese es Panamá. No es para menos, ya que (creo) ha sido uno de esas naciones que ha vivido en carne propia todos los efectos negativos de la diáspora venezolana. Pero quiero aclarar una cosa, primeramente que yo sigo encerrado en la Cuna de libertadores y si bien consideré Panamá como destino para mi exilio, ahora me lo pienso.

Tengo que irme por el cliché, no todos los venezolanos somos un desastre andante. No, de hecho detesto todo el asunto de la viveza criolla y los malos ratos que eso causa;  considero que eso es la peor parte de ser venezolano, tanto dentro y fuera del país, es una de esas cosas que merece que la envíen a un paredón. No pueden juzgar toda una nación cuando un buen porcentaje de la misma le encanta comportarse mal, incluso ya lo hacían cuando estaban aquí. Existen contados venezolanos que, lo que queremos ya dentro o fuera de la tierra donde nacimos, la oportunidad de ser prósperos ya sea con un empleo o emprendiendo.

No voy a salir con el recurso barato de que ustedes sean solidarios conmigo en vista de algún evento histórico, ya que si mis conocimientos en dicha materia no me fallan, contados han sido los panameños que han venido a quedarse en Venezuela y seguramente los que estaban tomaron sus maletas y se fueron. Ciertamente el desastre que hay aquí no solo es político, sino también cultural y creo que llevar ese problema como parte del equipaje ha sido una de esas metidas de pata que vamos a estar pagando por una buena cantidad de años.

Toda sociedad humana tiene problemas, comencemos por ahí y quizás yo esté pecando por ignorante al desconocer esos malos ratos que ustedes en ese pequeño istmo están pasando. Muy posiblemente alguna de las oleadas de los venezolanos lo que hicieron fue empeorar todo el asunto; me atrevo a decir que en algún momento del éxodo, ese extraño sector de la población venezolana que se llena la boca diciendo que este es el mejor país del mundo, que les encanta la cuna de libertadores por que pueden estar en un auto bebiendo cerveza en una carrera clandestina y sobornar un policía fue lo que llegó. Y lo hicieron pegando gritos, colocando música a todo volumen tal como lo hacen aquí, o lo hacían mejor dicho; con ello también todo el conflicto político interno cambió de escenario.

Ese fue un error, de hecho se cometió sin quererlo, ya que ¿Qué culpa tienen ustedes de lo que sucede en Venezuela? la verdad, ninguna. Creo que entre los comentarios racistas vertidos por muchos venezolanos sobre los panameños y todo esto arriba mencionado, hasta yo me sentiría ofendido por todo lo que han traído estos engendros que se la pasan hablando maravillas de un país que por un lado hablan maravillas, pero por el otro escaparon parcialmente.  Y con un escape racial me refiero a algo que dije en párrafos anteriores en el presente documento, si físicamente ya no están en el país, pero el mal comportamiento venezolano lo siguen teniendo.

Soy de los que creen que cuando emigras, no eres más que un invitado en una nación con costumbres diferentes a las que ya conoces; por ello, no es muy inteligente comportarte como lo hacías en tu país natal. Claro, quiero creer que entre tantos venezolanos que llegó a Panamá hay gente que se ha comportado bien, pero que tristemente son una pequeña minoría en comparación con la que deja mucho que desear y eso mismos pasa fronteras adentro. Unos andan apelando por un sentimentalismo barato, digno de telenovela, eso es otra cosa que me molesta a título personal y que todas las naciones del continente llamado Sudamérica nos deberían de ayudar, ya que en días pasados pues fueron los venezolanos los que le dieron la independencia o le dimos asilos durante oscuros momentos en su historia.

El hecho que días atrás les ayudamos con su independencia o darles asilo durante alguna dictadura (del corte que sea) implicaba algún tipo de contrato que en el futuro nos deberían recibir en caso que Venezuela le fuese mal. Esta desgracia nosotros mismos nos la buscamos, la llegada de la mal llamada revolución venezolana no es más que una consecuencia de creer en cuando loco decía que iba a arreglar todo. Es un problema que cada venezolano debe afrontar, ya sea tomando sus maletas o la calle, con todo lo que eso implica para los suyos.

Yo, como dije anteriormente, no me he ido del país aunque no voy a negar que tenga muchas ganas de hacerlo. De hecho si bien no me considero un ciudadano modelo, no me gusta ensuciar las calles, no me gusta colocar la música a todo volumen y siempre trato de tener una conducta medianamente aceptable tanto fuera como dentro de mi hogar; pero considero que las calles de un país se hicieron para el tránsito, no para las carreras clandestinas, que no hay mejor lugar para beber unas cervezas en la seguridad de tu casa, que sobornar funcionarios públicos es lo peor que se puede hacer (a pesar que detesto todo lo que tenga que ver con el Estado) y denigrar a otro dice mucho de la persona que sale con esas ofensas.

Desde un tiempo para acá, el considerarse como “lacra” es algo bueno entre los venezolanos, algo ciertamente deplorable. La mal llamada revolución lo que hizo fue aprovecharse de eso y convertir en el ejemplo a seguir a los “lacras”, con el pésimo argumento que siempre han sido ellos los oprimidos por los malos de la historia. De hecho, los que tenemos un comportamiento diferente, ahora somos los criminales solo por tener una dicción medianamente buena y haber leído una que otra cosa, eso nos hace villanos de alto calibre.

 

See Your Space Cowboy

La Balada de la Curva 9

Héctor seguía entrenando, para él aquel nuevo empleo era una mezcla singular. De algo nuevo con algo conocido, quizás aquel vehículo no estaba diseñado para volar, pero para la velocidad salvaje, casi incontrolable que desarrollaba era la que estuvo buscando.

—Creo que aprendes mejor directamente con la fiera que con el simulador, mocoso—comentó el ingeniero Hans, suplantando a Fangio en aquella sesión—; esto es lo más cercano a lo que creemos que será la primera entrega de la Pole y la primera competencia, las quinientas millas de Indianápolis.

—Estos circuitos ovalados son un poco monótonos, una vez donde sabes dónde están las curvas y las rectas se pierde la emoción—respondió el piloto con un tono confiado.

— ¡Me haces el favor y bajas el tonito, mocoso! Debes mantenerte alerta—el ingeniero al escuchar esa respuesta trataba de contener la risa, pero al mismo tiempo ese semblante de hombre serio—; detente en el pit, hay algo que no me gusta mucho en el sonido del motor.

“Lo bueno del mocoso, es que sabe acatar bien las órdenes como todo soldado y no es un niño mimado como algunos pilotos.” Pensó Hans mientras veía llegar al “Leopardo”.

El personal mecánico hacía su trabajo también, mientras el piloto contaba los segundos para regresar.

—Cómo lo supuse, el pistón número ocho no está trabajando en armonía con sus hermanos. Es algo que debemos atender y es bastante serio—aquellas palabras dejaron fríos a todos de la Escudería, era algo que estaba bastante mal.

— ¿Cuánto tiempo puede demorarse en reparar eso?

—No te va a gustar esa respuesta mocoso, créeme ¡Muchachos, el ejercicio se terminó! Quiero todo el personal llevando a “Leopardo” y por si acaso mocoso, eso es una orden para ti también. Regresa a tu casa y prepárate para mañana, que toca clases teóricas.

— No entiendo a qué se debe que la sesión usted quiera terminarla así de rápido.

En teoría, mientras más cilindros un pistón tiene más espacio y más robustez para hacer sus funciones, pero para el perfeccionista de Hans, un pistón que no trabaja en armonía con el resto es una señal que ese motor tan poderoso era una bomba de tiempo a la que había que desarmar a tiempo y no durante la competencia. Pero ¿Era cosa del piloto y sus exigencias alejadas del contexto del automovilismo lo que causó tal problema?

La Balada de la Curva 8

“Tribuna Deportiva ¿Polémica a toda velocidad? Por Amílcar Trejo

Quizás no sea la mejor forma de introducir un artículo de mi autoría; pero el otro día me encontraba hablando con mi colega Aquiles Suarez, sobre todo el asunto que se generó con el video filtrado de las dos vueltas de prueba del vehiculó ensamblado por la Escudería Alfa Romeo y todo lo que eso ha causado con el regreso del evento deportivo de la Fórmula 1.Sí, ciertamente el video filtrado hizo acelerar al resto de las Escuderías en dar a conocer sus vehículos; pero creo que lo que hizo BMW es, al menos para mí, un asunto que genera verdadera polémica ¿De qué ando escribiendo con estas líneas? Pues la rueda de prensa en la que han dado a conocer su vehículo llamado La Mantarraya.

Si fuese otra ramificación del deporte del automovilismo no hubiese problema, un vehículo biplaza en una competencia que siempre se ha caracterizado por vehículos monoplaza, eso sí es algo que hay que debatir. Al igual que Alfa Romeo, BMW es una vieja Escudería que ha estado en la Fórmula 1 y no sé qué tipo de chiste quieren tratar de hacer. Pero, en lo personal, se asoma como un chiste de mal gusto.

No me importa si Ford está apostando por Cecotto Jr., tal como fue anunciado la semana pasada conjuntamente con Ferrari y Sandra Croquer días después así como el hecho, confirmado, que el piloto de la Escudería responsable de todo este asunto así como los dos de la BMW sean militares retirados (de la aviación, para ser exactos) al igual que mucho del personal que ha entrado en el deporte recientemente (como lo mencioné en mi artículo pasado) pero me parece un intento desesperado para llamar la atención.

Y no señores, no me molesta que los nuevos vehículos tengan motores de las naves monoplaza militares así como tengan la capacidad de volar apenas unos metros sobre el suelo, de hecho me parece una propuesta interesante al asunto. Esas son las modificaciones que debieron hacerse, para mantenerse relevantes, de hecho, es normal ver ahora que los autos de uso cotidiano apenas toquen el suelo ¿Cuándo veríamos competencias con autos con esas características? Y pregunto ¿Cuántos accidentes no pudieron ahorrarse si esa tecnología no hubiese sido puesta a prueba como se hacía en los días pasados?

Tampoco me molesta que los hijos de las grandes estrellas del deporte quieran seguir el legado de sus padres, de hecho eso es lo que deben enfocarse la Asociación en promocionar, si es que quieren convertir esto en una modalidad del circo romano,  un conflicto entre automovilistas consagrados y entrenados a la vieja usanza contra una nueva sangre que encontró un nuevo uso a sus habilidades bélicas. En el papel, suena como una contienda épica, digna de seguirse ya que hay unas habilidades muy diferentes en el tapete que crean un contraste nunca antes visto en la historia del deporte.”

La Balada de la Curva 7

Aquel piloto había completado las dos vueltas en un tiempo record, superando a los profesionales que habían tratado de manejar aquel bólido en un simulador.

—Héctor muchacho, creo que debo presentarte a nuestro ingeniero responsable de nuestro monoplaza ganador. El señor Hans Benz. —fue la presentación dada por el piloto retirado.

— ¿Hans Benz? ¡El responsable de la nave monoplaza “Gavilán”! ¡Es un gusto enorme conocerlo señor! Con razón el motor de ese modelo, el uso de los alerones de frenado—el militar retirado no pudo ocultar su alegría.

—Entonces sabes muy bien una cosa, mocoso. Estoy más que seguro que mi nave de guerra te fue fiel y fue la responsable de tus condecoraciones; siendo honestos, estaba un poco desconfiado que podrías domar a la bestia ¡Pero lo lograste!—una fuerte palmada recibió el piloto en uno de sus brazos, quizás la demostración más honesta de aprecio que había hecho aquel serio ingeniero desde su llegada la Escudería.

—Creo que tenemos el indicado, Hans. Así que dime una cosa Héctor ¿Contamos contigo? No te preocupes por lo de tu viejo empleo, conozco a tu jefa y podríamos llegar a un acuerdo con ella.

— ¿Qué quieren que les diga? ¡Pueden contar conmigo plenamente para manejar al “Leopardo”!

—No me queda otra opción que decirte ¡Bienvenido a la Escudería Alfa Romeo!

Finalmente, Héctor tenía un empleo digno de sus habilidades así como el hecho que había recuperado esas dosis de adrenalina que sentía cuando manejaba su nave, así como el hecho que por primera vez en mucho tiempo sentía que le había sacado una larga ventaja a esa sombra que desde su llegada  a la vida civil lo atormentaba. Y esperaba tenerla así por un buen tiempo.

—Pero ¿No falta mucho para que comiencen los preparativos?—preguntó el nuevo piloto del vehículo.

—Claro que sí, muchacho. Pero ese tiempo lo tomaremos a nuestro favor, no tendrás mucha experiencia en el automovilismo, pero lo compensas con algo mucho mejor. Entiendes a la perfección el diseño de mi máquina, lo demás lo tendrás que aprender sobre la marcha.

Allí estaba Héctor, con una sonrisa de oreja a oreja, aunque entre las sombras estaba alguien más, haciendo de las suyas y que no fue visto por todo aquel personal que estaba trabajando para la Escudería.