Archivos de etiquetas: cartas abiertas

Carta abierta a Panamá

Antes que nada, sí creo que lo que diré a continuación es un tanto importante, es raro aunque no es la primera vez que lo hago. Pero si hay un país que se merece una carta abierta, que más que todo va dirigida a sus ciudadanos, redactada (torpemente) por mí, ese es Panamá. No es para menos, ya que (creo) ha sido uno de esas naciones que ha vivido en carne propia todos los efectos negativos de la diáspora venezolana. Pero quiero aclarar una cosa, primeramente que yo sigo encerrado en la Cuna de libertadores y si bien consideré Panamá como destino para mi exilio, ahora me lo pienso.

Tengo que irme por el cliché, no todos los venezolanos somos un desastre andante. No, de hecho detesto todo el asunto de la viveza criolla y los malos ratos que eso causa;  considero que eso es la peor parte de ser venezolano, tanto dentro y fuera del país, es una de esas cosas que merece que la envíen a un paredón. No pueden juzgar toda una nación cuando un buen porcentaje de la misma le encanta comportarse mal, incluso ya lo hacían cuando estaban aquí. Existen contados venezolanos que, lo que queremos ya dentro o fuera de la tierra donde nacimos, la oportunidad de ser prósperos ya sea con un empleo o emprendiendo.

No voy a salir con el recurso barato de que ustedes sean solidarios conmigo en vista de algún evento histórico, ya que si mis conocimientos en dicha materia no me fallan, contados han sido los panameños que han venido a quedarse en Venezuela y seguramente los que estaban tomaron sus maletas y se fueron. Ciertamente el desastre que hay aquí no solo es político, sino también cultural y creo que llevar ese problema como parte del equipaje ha sido una de esas metidas de pata que vamos a estar pagando por una buena cantidad de años.

Toda sociedad humana tiene problemas, comencemos por ahí y quizás yo esté pecando por ignorante al desconocer esos malos ratos que ustedes en ese pequeño istmo están pasando. Muy posiblemente alguna de las oleadas de los venezolanos lo que hicieron fue empeorar todo el asunto; me atrevo a decir que en algún momento del éxodo, ese extraño sector de la población venezolana que se llena la boca diciendo que este es el mejor país del mundo, que les encanta la cuna de libertadores por que pueden estar en un auto bebiendo cerveza en una carrera clandestina y sobornar un policía fue lo que llegó. Y lo hicieron pegando gritos, colocando música a todo volumen tal como lo hacen aquí, o lo hacían mejor dicho; con ello también todo el conflicto político interno cambió de escenario.

Ese fue un error, de hecho se cometió sin quererlo, ya que ¿Qué culpa tienen ustedes de lo que sucede en Venezuela? la verdad, ninguna. Creo que entre los comentarios racistas vertidos por muchos venezolanos sobre los panameños y todo esto arriba mencionado, hasta yo me sentiría ofendido por todo lo que han traído estos engendros que se la pasan hablando maravillas de un país que por un lado hablan maravillas, pero por el otro escaparon parcialmente.  Y con un escape racial me refiero a algo que dije en párrafos anteriores en el presente documento, si físicamente ya no están en el país, pero el mal comportamiento venezolano lo siguen teniendo.

Soy de los que creen que cuando emigras, no eres más que un invitado en una nación con costumbres diferentes a las que ya conoces; por ello, no es muy inteligente comportarte como lo hacías en tu país natal. Claro, quiero creer que entre tantos venezolanos que llegó a Panamá hay gente que se ha comportado bien, pero que tristemente son una pequeña minoría en comparación con la que deja mucho que desear y eso mismos pasa fronteras adentro. Unos andan apelando por un sentimentalismo barato, digno de telenovela, eso es otra cosa que me molesta a título personal y que todas las naciones del continente llamado Sudamérica nos deberían de ayudar, ya que en días pasados pues fueron los venezolanos los que le dieron la independencia o le dimos asilos durante oscuros momentos en su historia.

El hecho que días atrás les ayudamos con su independencia o darles asilo durante alguna dictadura (del corte que sea) implicaba algún tipo de contrato que en el futuro nos deberían recibir en caso que Venezuela le fuese mal. Esta desgracia nosotros mismos nos la buscamos, la llegada de la mal llamada revolución venezolana no es más que una consecuencia de creer en cuando loco decía que iba a arreglar todo. Es un problema que cada venezolano debe afrontar, ya sea tomando sus maletas o la calle, con todo lo que eso implica para los suyos.

Yo, como dije anteriormente, no me he ido del país aunque no voy a negar que tenga muchas ganas de hacerlo. De hecho si bien no me considero un ciudadano modelo, no me gusta ensuciar las calles, no me gusta colocar la música a todo volumen y siempre trato de tener una conducta medianamente aceptable tanto fuera como dentro de mi hogar; pero considero que las calles de un país se hicieron para el tránsito, no para las carreras clandestinas, que no hay mejor lugar para beber unas cervezas en la seguridad de tu casa, que sobornar funcionarios públicos es lo peor que se puede hacer (a pesar que detesto todo lo que tenga que ver con el Estado) y denigrar a otro dice mucho de la persona que sale con esas ofensas.

Desde un tiempo para acá, el considerarse como “lacra” es algo bueno entre los venezolanos, algo ciertamente deplorable. La mal llamada revolución lo que hizo fue aprovecharse de eso y convertir en el ejemplo a seguir a los “lacras”, con el pésimo argumento que siempre han sido ellos los oprimidos por los malos de la historia. De hecho, los que tenemos un comportamiento diferente, ahora somos los criminales solo por tener una dicción medianamente buena y haber leído una que otra cosa, eso nos hace villanos de alto calibre.

 

See Your Space Cowboy

Carta abierta a una camarada revolucionaria radical española.

Querida camarada:

Seguramente ya ni me recuerdas, pero yo sí. Posiblemente todo hombre blanco heterosexual capitalista merece la muerte o ser enviado a un Gulag, pero ¿Qué pasa con un hombre mestizo latinoamericano que es capitalista? Creo que eso fue lo que te dio corto circuito cuando tuvimos nuestro primer cruce de palabras. Pero bueno, de seguro ese hecho ya es cosa del pasado para ti y si bien dudo que vayas a leer estas líneas, igual te las escribo.

¿Cómo un latinoamericano puede ser capitalista? Simple, quiere algo mejor en la vida, algo que se aleje de las famosas ayudas sociales de un gobierno, sea cual sea, en la búsqueda de su bienestar ayudando a su prójimo. No es algo complicado de entender, si en mis días como partidario de Keynes lo tenía claro, ahora como liberal-libertario me es más evidente.

Yo te pregunto, si el estado es una institución fastidiosa tal como lo expuso Marx ¿Cómo es eso de usarla para derrocar a la burguesía usando su mismo títere apelando por la “lógica proletaria”? que yo recuerde, la lógica es igual para cada ser humano en el planeta, sin distinción alguna de la clase social.

Ahora bien,  en ese momento recuerdo que defendías al gobierno del fiambre cósmico y aseguro que te sentías identificada con ese show man devenido en político, pero seguramente ahora dices que lo que hay en Venezuela no es verdadero socialismo;  creo que no estas clara, camarada. De hecho el socialismo en Venezuela tiene rato llevándose a cabo y con el fiambre sideral la receta se ha estado implementado de forma textual, te guste o no verlo así. Y comienzo con lo siguiente ¿Cómo puedes sentirte identificada con un cambio social que te agarra un poco lejos? Si bien es cierto que Venezuela y España comparten mucho culturalmente hablando, somos sociedades diferentes ¿No será que caíste en una trampa solo con escuchar los típicos gritos de anti-imperialismo, anti-guerra y pueblo? No quiero poner en tela de juicio tu formación académica, a diferencia de como tú lo hiciste en su momento, ¿Sabes en dónde queda Venezuela en un mapa?

Posteriormente, puedes leer mucho a Chomsky y a Michael Moore por su postura anti-capitalista, pero cuando consumes sus obras, le estas pagando dinero. Continuando ese círculo vicioso, en donde se identifican dos tipos de “progresistas”, el que lee a Marx con fervor y cree sus ideas cual dogma incuestionable y los que se lucran a costa de los primeros. De hecho, los discos de ska-punk anti sistema, las biografías del Che y los barbudos de Sierra Maestra no te los donan, por muy baratos que los consigas sigues contribuyendo a mantener el sistema que tanto odias.

Y te pregunto ¿Cómo un hombre casado con una Baronesa puede entender los padecimientos de la clase obrera? Marx estaba tan comprometido con los pobres que los multiplicaba, sino pregúntale a su chica de servicio o a su buen amigo que era dueño de empresas textiles. Es que, si te soy honesto, las revoluciones deben hacerse con la tripa llena y de eso saben mucho tus ídolos, por mucho que lo niegues, los revolucionarios españoles no comprendían el padecer de los obreros, el Che y Fidel eran de la clase media, esa que tanto odias y cuando tus ideas se deben imponer a la fuerza, usando la coacción pues de verdad hay algo malo en ella.

La planificación central de la economía, una de las etapas del socialismo, conlleva a un gasto público desmedido y a una recaudación de impuestos agresiva y eso, simplemente, no hace mejorar la vida del “pueblo”, de hecho todo lo contrario. Creo que el mejor ejemplo actual de eso es ese país con el cual te identificas tanto con su revolución, alegando que hay guerras imaginarias en contra de una nación pequeña para justificar la pésima administración de los recursos así como los resultados de las expropiaciones y demás medidas. Aparte de eso ¿Acaso esas ideas no estaban enfocadas en destruir las clases sociales? Y ¿Cómo es que terminó manteniendo las diferencias entre los que gobiernan y los gobernados?

Digo, yo no gozo de los mismos privilegios de la clase dirigente venezolana ni siquiera de los hijos o familiares de los mismos. De hecho, cada vez que salgo de mi casa es un riesgo enorme que corro. No vaya a ser que la inseguridad, esa medida de control social del gobierno venezolano, me convierta en otra estadística de hurto o de difunto. Y todo el asunto de la repartición a partes iguales de la riqueza me lo tomo como lo que es, un chiste; ya que nunca se ha cumplido y no me soluciona de fondo los problemas, esos problemas de burguesía que tanto anhelo tener, como un auto propio, un departamento propio y miles de proletarios a explotar en una fábrica. Así que me queda explotarme a mí mismo como profesional, ya que trabajo por mi cuenta y el dinero que hago con esa explotación, a duras penas me alcanza para algo.

No sé, debe sentirse extraño ver fallar al nuevo timonel del socialismo para luego salir con el cuento de que no era verdadero socialismo. Claro, todos apoyaban al fiambre cósmico cuando la cotización del barril del petróleo estaba en los cien dólares; ahora que ese precio está bajo y que se murió ¿Ahora a quien apoyaras? Dudo mucho que a sucesor, ya que de seguro lo tildas de traidor del legado. Cuando todo lo contrario, lo está siguiendo al pie de la letra. De hecho la promesa de terminar con la programación basura de la caja idiota creó un problema mayor, lejos de empoderar al “pueblo” lo que creó fue una serie de seres que dependen de una beca, la cual tiene tiempo sin recibir y el problema de un pueblo inculto sigue presente, ya que el regueton sigue siendo un género musical que arrasa por estos rumbos y el tema de la violencia está más que presente, ahora quieren lograr sus fines por las armas en caso de que no se les dé por vías más civilizadas.  Además que el fiambre sideral llegó a la palestra política por un golpe de estado, uno que fue un fracaso y que dejó un reguero de sangre que aun hoy causa problemas.

Me despido camarada, pero no sin antes recordarte que Chávez está muerto al igual que Fidel Castro y que allá donde no pasa la cooperación voluntaria y el comercio solo pasan las balas, así como el hecho que fue el comercio lo que nos llevó a estar civilizados, ya que lo que tus ideas proponen es el desastre asegurado.

 

See Your Space Cowboy

Instituto Mises Cuba

Economy and Freedom: Tu ne cede malis, sed contra audentior ito.

Fernando Díaz Villanueva

Política | Economía | Historia

El Criticón

Opinión de cine y música

Neuronaliberal

«El estado es la gran ficción por la cual todo el mundo busca vivir a costa de todos los demás.»

Blog de Jack Moreno

Un blog de Joaquín Moreno sobre recursos, literatura y ciencia ficción

Series Ciencia Ficción

Ciencia Ficción, Fantasía y Terror en TV

El liberal escandalizado

Escritos indignados y otras cosas

Punto de Vista Economico

"There is only one difference between a bad economist and a good one: the bad economist confines himself to the visible effect; the good economist takes into account both the effect that can be seen and those effects that must be foreseen." Frederic Bastiat

Death Detective Blog

Una pequeña cueva de reunión friki

Tomos y Grapas

Tu sitio de Cómics!

Caribe Libertario

La voz de la Libertad, desde el Caribe para el Mundo

Comic Play

Hablamos de tus intereses sin censura

Tomos y Grapas

Tu programa de Cómics

El Blog de Martín |x|

Notas, lecturas, apuntes e intereses...

Quiero ser presidenta

Politóloga y administradora publica en formación/UNAM/Pro la mujer/DDHH/Desarrollo sustentable/Seguridad pública.

Minerva de Terralba

Just a gal and her dreams

Logos Podcast

Pensamientos, Cyberpunk y Tecnología.

Cautivos de un Sistema

Just another WordPress.com site

El Mundo de Shiku

THE WordPress.com weblog

Don Charisma

because anything is possible with Charisma

ComicCriticon

ComicCriticon es un Blog de criticas y valoraciones sobre cómic y manga

Historias Siniestras

Escritores, Cuentos y Poemas Macabros

David Gaughran

Let's Get Digital

Vegeta Rukawa's Corner

Un blog sobre... no sé, lo que se me ocurra escribir ^^

Western Corner

Dos Pistoleros, un blog y muchas opiniones

Komic's Custodies Klub's Weblog

Viaja entre Universos

Todo y nada

Welcome to my world

Bloguionistas

La voz de los guionistas en castellano

The pfff blog

Nuestra misión en la tierra es descubrir nuestro propio camino. Nunca seremos felices si vivimos un tipo de vida ideado por otra persona.