¿Qué pasó con la Producción Nacional Independiente? Y al otro lado de la auto censura

El sexto (intento de) de artículo de la nueva línea editorial si bien sigue con ese tema de lo que sucede en la cuna de libertadores, en la presente oportunidad voy a intentar comprender las razones por las cuales buena parte de los medios de comunicación criollos decidieron ponerse una mordaza. Además que otras secciones de este rincón merecen su cuota de cariño; no todo debe centrarse en dos secciones en concreto.

Los ciudadanos, por usar una palabra, hablamos del tema y a riesgo de equivocarme, considerando la realidad en la que estamos, es evidente que tenemos una visión de ese feo asunto de la censura que existe en los medios así como hemos visto la mordaza que estos voluntariamente se pusieron. Y ya saben que no hay peor mordaza que la que uno mismo se pone, ya que no solo te pone en entredicho ante la sociedad que en algún momento de la historia nacional, aunque esto de emitir una falsa sensación de alegría con programas estilo telenovelas o el chavo mientras algo totalmente diferente sucede en las calles de las ciudades, pues no los deja muy bien parados, si somos honestos. Es decir que ver al Zorro cuando realmente hay represión en las vías, se acerca o confirma mucho el miedo que le tienen al gobierno, ese ente que tiene un monopolio en el tema de las comunicaciones dentro de la cuna de libertadores.

Pero al otro lado del espectro radioeléctrico, muy poco sabemos de los problemas que están pasando esas personas. Al igual que el resto de los habitantes de Venezuela, esas personas hacen lo que pueden para llevar comida a sus casas, pero se le empeora el panorama cuando le toca lidiar con ni más ni menos, la Inquisición del Gobierno. Suponerse que aquello que mencioné es difícil, creo que me estoy quedando muy corto, así como el conflicto interno que debería causar eso, entre el asunto de sobrevivir y la formación académica que recibieron o al menos eso quiero creer; ya que el presente problema, al igual que la procesión, se lleva por dentro.

Yo me hago la pregunta que le da título a este (intento de) artículo, ya que no tengo otras palabras para preguntarme ¿Qué pasó con esas promesas de una programación un poco menos acartonada? Lo cierto es que, si bien voy a parecer un disco rayado, el asunto sigue en las mismas. Ya que ¿De qué sirve una programación que trate a la audiencia como seres inteligentes cuando solo basta a un director en robar el presupuesto de un año de la televisora? O ¿Puede darse el hecho que ese proyecto que quiera ver a la audiencia con otros ojos simplemente no sale a luz por alguna razón subjetiva de algún burócrata?

Ciertamente la hipocresía es notoria, el actual gobierno es dueño de buena parte de los medios de comunicación del país o en su defecto los ha convertido en sus cómplices, gracias a dos engendros llamados censura y autocensura; el caso es uno de los graves y que el actual gobierno diga que le están aplicando una “guerra mediática” desde adentro, cuando la realidad es otra. Pero el asunto de fondo, al menos el relacionado con la audiencia, sigue presente ya que esos palacios en el cielo sobre la programación nunca llegaron; ya que por mucho que se escriba sobre la finalización de las telenovelas o que la inquisición hace de las suyas con las multas, el caso es que le conviene al gobierno que se mantenga la situación, poco importa los cambios prometidos.

Por mucho que unos defiendan los “programas nacionales de metal” o sobre que esos canales “del pueblo” que ahora emiten anime ya que “les parece bien”, pero bueno con tal es un logro que debe aplaudirse ante una situación de conspiración mundial en contra de la cuna de libertadores y sus enlatados. Pero bueno ¿Cuáles enlatados? Cuando apenas hay para comer ¿Cómo puede haber enlatados televisados cuando ni siquiera hay para comer o hay medicamentos? Honestamente, poco puedo esperar, ya que han logrado lo imposible; dañar más una sociedad.

See Your Space Cowboy

¿A dónde vas a ir si todo es del señor rojo?

Otro comentario intermedio que quiero soltar y en la presente ocasión, quiero hacerlo apoyado por un supuesto. Supongamos que todos los medios de comunicación de un lugar pertenecen al señor rojo, uno que ha prometido que ahora con esos medios en sus manos una nueva era no sólo en las comunicaciones, sino también en el entretenimiento así como en la divulgación de información ha llegado; simplemente las diferentes líneas editoriales de la prensa, radio y televisión se deben ahora a un solo interés.

Pero ¿Qué pasaría si el señor rojo le violenta los derechos a un simple habitante? ¿A dónde irá para dar a conocer tal atropello? De buenas a primera, no puede ir a los medios de aquel lugar, ya que todos están en manos del señor rojo y muy posiblemente no van a dar a conocer tal hecho o en el peor de los casos, lo van a dar a conocer pero alterando la situación, posiblemente cambiando los roles y dejando al afectado como el malo del cuento. Así mismo, personas que quieran tener sus propios medios pues van a tener que enfrentarse a un enorme monopolio o a un mercado con un nivel muy alto de barreras para entrar, sino también a una serie de organismos que los tendrá arrinconado hasta el punto de hacerlos desaparecer.

Cambien el señor rojo y coloquen el actual gobierno de la cuna de libertadores y se darán cuenta que la mentada guerra mediática es realmente interna. Se tolera un poco las líneas editoriales de otros medios siempre y cuando puedan pagar al matón que no les quite su espacio en el espectro radioeléctrico, todas aquel voces que sólo sirven para alabar a un legado destructivo son bienvenidas en todos los medios de comunicación y si es posible hasta se le da papel gratis para que publiquen toda esa verborrea, se pone en nombre del pueblo todo, pero eso sí, todo es administrado por un burócrata. Eso sí, se insiste en vender la idea que todo lo malo que sucede es culpa de alguien más y que el problema de la falta de información forma parte de una conspiración; además puedes culpar a tus propios medios de comunicación cuando todo salga mal y así cerrar el círculo.

See Your Space Cowboy

Cuando un CNN se cierra, la Inquisición aparece.

Posiblemente, las presentes líneas quedarían mejor para el especial de noche de brujas ya que el asunto de hablar de la censura en los medios de comunicación venezolanos es, prácticamente, hablar de algo parecido a un engendro salida de la imaginación de un Lovecraft o Poe (sin ánimos de ofender a esos autores). Todo lo que se ha dicho con respecto a la salida de CNN de las cableoperadoras de la cuna de libertadores es un tema que ya se ha abordado con antelación. Y así comienzan los comentarios intermedios en esta sección, creo que es un buen comienzo.

Y es que la libertad de expresión es buena solo para cuando hay unas cuantas alabanzas dentro de las noticias a un gobierno revolucionario que, si no notan el sarcasmo, creo que lo mejor es exclamar que pensé que esto era Venezuela, la verdadera tierra de la libertad, una democracia digna de emular en el sur del viejo continente y alrededor del mundo y no una dictadura populista que poco o nada tiene que envidiarle a la de Corea del Norte.

Si son ciertos los alegatos a los que se le imputa el flamante nuevo vicepresidente de la república ¿Qué le impide el uso del derecho a la réplica o la defensa? Es decir, irse hasta allá y defenderse de tales acusaciones, siempre apelando por la diplomacia, pero dudo mucho que eso sea una palabra en el diccionario de los funcionarios venezolanos ¿Qué les molestó también el asunto de los pasaportes? Insisto en el derecho a defenderse, así de simple así como reitero una pregunta ¿Cuál es el miedo de irse hasta allá y decirle sus cuatro cosas al Trompitas? ¿Dónde están esas consignas de que eran un pueblo valiente?

Pero vayamos por partes, una cosa es una amonestación o congelación de bienes a un funcionario de un gobierno y otra cosa muy diferente sancionar a un país completo, algo que (difícilmente) van a entender unos cuantos en la cuna de libertadores, sean o no funcionarios públicos o de plano uniformados. Pero creo que al censurar solo van a confirmar lo que es un secreto que ya no es tan escondido, que comienza a salirse de control ya que (según) esta misma gente era el comediante supremo quien los controlaba. Si bien es cierto que hay cosas más importantes por las cuales preocuparse para los que aún estamos dentro de la cuna de libertadores, como lo es la falta de alimentos y medicamentos, pero creo que ya es tiempo de preguntarse ¿Y esto no era una democracia digna de emular?

See Your Space Cowboy

¿Qué se puede esperar de la caja boba criolla?

Mucho se ha dicho y he dicho de quien fuese la niñera de muchos venezolanos; pero en días recientes y desde la llegada del comandante sideral, la caja boba siempre ha estado en una buena parte de las polémicas.
Por un lado era azotada por el partido de gobierno hasta la promulgación de la ley de responsabilidad de radio y televisión, ley que le dio otro nivel a su acartonado formato y programación. Aunque, ironías de la vida, el mismo sector oficial la acusa de ser parte de las mentiras y de la manipulación.
Actualmente me pregunto, considerando que buena parte de los medios de comunicación están en manos del gobierno y la censura está más fuerte que nunca ¿No creen que ese argumento de culpar a la caja idiota está como gastado?
Si se sigue usando, a mi parecer, no es más que algo que ya a esta altura del campeonato carece de sentido y si a eso le sumamos el hecho que, lo que se prometió que se lograría con la ley anteriormente mencionada no creo que se pueda hacer algo.
De hecho, me atrevo a decir, que no se puede esperar mucho de un medio de comunicación de un país que se la pasa de crisis en crisis, donde hay dinero para panfletos y pancartas con consignas políticas pero no hay dinero para la cultura y educación. Posiblemente, sea la televisión nacional y su programación de cartón uno de los mejores reflejos actuales que se tiene de la cuna de libertadores.
Y no lo digo como algo que busque el chiste, que el programa llamado “la hojilla” y sus derivados, sigan al aire ya es algo que genera cierta matriz de opinión y que debería hacerlo no solo en mi, sino en muchos venezolanos. Además ¿De que ha servido la tan hablada hegemonía comunicacional? Cuando censuran y cierra emisoras de radio, periódicos y canales de televisión por tener una línea editorial muy diferente a la que quiere el gobierno de turno. Quizás todo sea parte de un plan (que anda cayendo) de mantener ignorantes de muchas cosas a la sociedad o también conocido con el nombre clave de “el pueblo mismo”.
Y e un tanto irónico, ya que los propios canales de la caja idiota adeptos al gobierno presentan telenovelas y programación basura, solo que con otro color. Y unos me dirán que en donde dejo ese programa que apoya al rock criollo y al mejor exponente de una cultura oprimida desde hace tiempo en el país y mi respuesta es bastante simple; ese señor nunca ha representado el rock criollo, solo representa a sus intereses personales.

La Censura Colorada

Hablar de censura no es sencillo, más si esta viene como orden de un gobierno ya sea directa o indirecta. La censura en los medios de comunicación venezolanos es un tema que dice mucho del mismo; por un lado tenemos la ley de responsabilidad social en radio y televisión, esos extraños cambios en la prensa nacional pero sorprende que una página de Internet, quién ha estado en el ojo del huracán recientemente, ahora esté notando la censura y ahora sea esta página y sus responsables los que estén metidos en la nueva cacería de brujas. Algo me dice que es efecto Boomerang. Aporrea se ha mostrado bastante crítica con el sucesor del magnánimo presidente anterior, con su manejo del país y sucesos más recientes, tildados de esbirros de la derecha, yo no me aguanto la pregunta ¿Qué se siente estar ahora en el otro lado de la Inquisición? Por mucho que invoquen a las figuras de Bolívar o el guerrillero de su adoración, están sembrando lo que cosecharon. El fenómeno de la disidencia en los «seguidores» de la «revolución venezolana» es algo digno de estudio más si consideramos el hecho que consideran que el proyecto ya no es el que era ¿Ahora si ven el populismo grotesco y salido de las peores comedias? Con el cierre de uno de los muchos canales adeptos al gobierno, el caso de la tele, y la evidente crisis presupuestaria de la caja boba criolla no se necesita ser un genio para ver el desastre que estaba por llegar, ciertamente las regalías que recibían unos por los acuerdos bajo mesa ya no deben ser las mismas. El canal de la colina creyó que al salir del aire su rival, ese aumento en la audiencia iba a ser prolongado, pero cuando comienzan los refritos y las repeticiones, ya se acabó la magia. Es evidente que las costuras del gobierno ya comienzan a ser evidentes para los seguidores de esta mentada revolución, en especial para ese sector de personas que ahora están en ese predicamento de aceptar el sucesor y sus decisiones.

¿Sobre que escribir?

Quería escribir sobre convenciones de anime, pero vendrían unos a decirme que mi opinión no es válida por el hecho de no hacer una y que mi visión como cliente o asistente a la misma no vale mucho; después quise escribir sobre mi descontento de lo que sucede en mi país, pero luego vendrían extranjeros enamorados de las palabras del actual mandatario a insultarme y diciéndome cosas en su jerga. Quise suponer las obras que algún día escribiría, pero eso ofendería a un integrante de los intelectuales de la internet de esos que te piden, al igual que los otros mencionados, que te calles o que fundamentes tus ideas con algún estudio superior pero que se rompen las vestiduras por la libertad de expresión, aunque solo para las ideas que ellos consideran importantes y se apeguen a sus ideales de un mundo mejor.

Ahora a todos les ha dado por ponerse sensibles e insultar a diestra y siniestra a todo aquel no que piense como él, o ella, si no piensas como ellos eres un Troll, si haces lo que quieres eres un Troll, si les dices lo que opinas de que su obra no es más que una versión de un “show de realidad” de la cadena MTV aparecen largos testamentos en tu cuenta de correo electrónico.

Quería escribir sobre mi negativa de seguir tocando el romance como género, pero de seguro unos se ofenderían, quería escribir sobre el hecho de que dejaría de mostrar mis relatos en ciertas páginas de la red de redes pero de seguro a nadie le interesaría, apelando por “nadie en esta comunidad de escritores nóveles intelectuales le da importancia a los ninjas llorones.”

Si viajo o leo comics es mi problema, si quiero que mis amigos lo sepan es asunto nuestro, no creo malo bromear con eso de vez en cuando.

Si te molesta como escribo, no me leas ya que no te obligo a leerme, si consideras como un acto de “ignorancia y egocentrismo” que considere madera del mismo árbol los gobiernos totalitarios de izquierda y derecha ¿Vas a mandarme a golpear defensor de la libertad de expresión? Pero déjame hacerte unas preguntitas ¿Crees que amenazando a la gente vas a hacerla que piensen como tú quieres que piensen?  ¿Acaso no eres de aquellos que griten que todos deben tener su forma de pensar individual?

Creo que en últimos años hay mucha gente en la internet deseosa de atención a como sea lugar, gente que quiere pisotear opiniones desconocidos o conocidos solo para verse como “intelectualmente superiores” al resto de los mortales. El mundo no gira alrededor de nadie, simplemente estamos en la vida de paseo, te guste o no la idea ya que a la final del día, hasta a las divas y “escritores transgresores” se les acaba la fama.

Así que escribiré sobre lo que yo quiera, y si te ofende, puedes irte a un sitio donde encuentres escritos que estén a tu agrado, si te ofendes con mis ideas, respira profundo y apela por esa idea que tanto dices defender, así sea por unos segundos que dure tu paseo por la internet. Si no te gusta lo que leo, lo que escucho y como escribo de seguro en la ancha red de redes habrá algo de tu agrado, así que no hagas berrinches ni pidas apelando por las viseras algo que alguien  que se toma tu opinión a risa, con tal tú harías lo mismo.