Ochenta días de protestas

Sí, estoy usando como parodia el título de una famosa y deficiente obra “erótica” para usarlo a modo de título del presente mar de letras, a falta de uno que me salga de la cabeza, ya que debo comentar que para los títulos de mis (intentos de) artículos. Eso unido al hecho que la charla que di en el salón de fiestas del edificio donde vivo, alertando sobre la amenaza de la constituyente fue un lleno, aunque uno paradójico, ya que asistió más personas de las cercanías que de mi propio sitio de residencia.

La barrera de los cincuenta días ya fue sobrepasado hace rato, ya que ahora ya se anda hablando de unos ochenta días saliendo a las calles y por motivos demasiado variados como para hacer una lista de los mismos; ciertamente debo comentar que un cambio en las leyes no va a cambiar la situación en la que estamos ¿Queda claro? Pues parece que no muchos quieren comprender eso.

Si un cambio de leyes sirviera para mejorar todos los problemas que vemos en la cuna de libertadores, bastaría con derogar la ley de la gravedad para evitar la caída de la moneda venezolana y decretar que con una ley todo mejorará, sería un asunto muy fácil ¿No lo creen? Las leyes no son otra cosa, que las reglas del juego, este juego de vivir en sociedad. Pero lo que propone el gobierno, de forma ilegal e irrespetando el debido proceso expuesto por la propia constitución que ellos ahora quieren cambiar ¿Esta no era la mejor carta magna del mundo?

Digo, si todo lo que quiere hacer el actual portador de la banda presidencial es defender el legado del antecesor ¿Cuál es el empeño de enmendar la carta magna que el mismo comediante sideral mando a redactar? Así como debo reiterar la pregunta, si realmente tienen “al pueblo” de su lado ¿Cuáles son las excusas de atrasar las elecciones de gobernadores? Pero la realidad es diferente, ciertamente le ha estado  una muestra de que no todo es una que les da un beneficio político. Ya sabemos que la maquinaria de votos, también conocidos como votantes, no le anda respondiendo como se debe quien sabe desde que día. Y a los hechos me remito, ese polémico audio filtrado del presentador de un famoso ¿show? De la televisión nacional ya se lo advertía al nuevo portador de la banda presidencial.

De hecho queda en evidencia que el nuevo portador carece de algunas cosas que el anterior supo usar.  Aunque no importa si el anterior estuviese en su puesto hoy, el desastre en el que está metida la cuna de libertadores es el mismo, así que ese cuento que esto no estaría pasando si el sideral estuviese vivo tiene la consistencia de una galleta de soda. Así que las protestas y sus consecuencias, es decir los caídos, serían los mismos al sol de hoy.

Pero ¿Qué trae esta constituyente? Pues  algo que unos venían advirtiendo y que nadie les hizo caso en su momento, ni más ni menos que la conversión de Venezuela a una república soviética, pero no en los Urales, sino en el trópico a la usanza de una de las Antillas españolas donde aún gobiernan los barbudos de Sierra Maestra, a pesar de la muerte de uno de los que quedaban, pues ese modelo sigue siendo admirado por cuanto progre y mamerto queda en el mundo, pero extrañamente por mucho que hablen de esos lugares, no viven en esos sitios y no pasa por sus cabezas el hecho de mudarse a ese paraíso proletario.

Ochenta días de protestas y el partido de gobierno comienza a hacer aguas no es una buena mezcla para los que tienen el poder hoy, cada caído, cada negocio saqueado es una evidencia más en su expediente es otro clavo en su féretro. El problema está en que los que tienen que entrar en el féretro no quieren hacerlo y aún quedan personas que los apoyan y que van a votar cuando llegue esa fatídica fecha. No quieren comprender, de la misma forma en como no lo comprendió el fiambre cósmico, que esas modificaciones a la carta magna que querían agregar nunca la hemos querido y que todo este berrinche, aparte de ilegal, es algo que no vale la pena, así de simple.

Una de las fiscales se ha rebelado, ni hablemos de las órdenes cruzadas en las casas militares y la renuncia de uno de los de esa nefasta cosa, muy cercano al presidente. Las ratas comienzan a saltar del barco, quizás son las que pueden salvarse un poco ya que el resto de los integrantes del partido de gobierno seguramente están temiendo por sus vidas, ya que la soga sobre su cuello debe sentirse bastante apretada.  Y no dejo de preguntarme ¿Acaso esta gente va a seguir vendiendo que son del pueblo? Digo ¿Es una persona con notorios lujos un defensor del obrero? Aunque eso viene de rato, ya que los pilares del socialismo marxista no eran precisamente obreros, que les interesaba mucho multiplicar a los pobres (usando a las muchachas de limpieza de su casa) y que por cosas del destino hay que pagar para visitar su tumba.

¿Cómo puede ser bonita una revolución que mata en represiones a los jóvenes y cuya política acostumbrada es la impunidad de los criminales? Ciertamente eso de deshumanizar al que no piensa igual que el presidente ha calado no solo dentro de la cuna de libertadores, sino también a los pocos defensores que les queda en el extranjero. Para muchos de estos defensores internos, la única represión que debe contar es la de años pasados, la de la malvada cuarta república. Pero esos mismos que hablan de esos días, se desentienden de la represión actual, para ellos, esos muchachos no son más que mercenarios de algún servicio secreto internacional; así como no quieren rememorar aquellos días en que cantaron en Sábado Sensacional o en el Miss Venezuela y, extrañamente, viendo el desastre ahora ya no son tan amigos del presidente, el sucesor del fiambre sideral.

Pd: Ya sé que esa barrera se pasó, ahora está alrededor de los cien días

Anuncios

Entonces ¿Hay o no hay socialismo en Venezuela?

Posiblemente cuando estás líneas se publiquen, todo lo relacionado con la visita de un socialista español al paraíso terrenal que creyó que era Venezuela se habrán convertido en noticia vieja, pero el comentario que hizo «Eso no era el verdadero socialismo» siendo la respuesta habitual para cuando las ideas que defienden se aplican y no generan los resultados que ellos alegan tener.

Aunque, hay que admitir una cosa. Finalmente uno de esos defensores extranjeros de la revolución venezolana ha visto con sus propios ojos a lo que llevan sus ideas, pero es mucho pedir que al menos  una pequeña reconsideración sobre lo que apoya y que ese paraíso proletario, pues no es como lo pintan.

Dudo mucho que ese revolucionario quiera lo que vio en Venezuela en su provincia, también pongo en tela de juicio que vaya a dejar de ser un socialista y siempre alegrará que sus ideas nunca hayan sido aplicadas de forma correcta en algún rincón del mundo. Siempre será así, van a alegar algo con lo cual van a negar los hechos y los problemas en los que, en caso de la cuna de libertadores, las ideas de Marx y del comediante han traído a esa nación.

No es la primera vez en que un defensor de las ideas de Marx, Chávez y otros engendros habla sobre Venezuela o de algún que otro país que aún mantiene esas ideas pero raro es ver que esa gente decida mudarse o confirmar como se vive en esos lugares. No por nada, el socialista alegre es aquel el que vive en un país no socialista;  así que es válido preguntar ¿Para cuándo se van a mudar a Caracas los de Podemos?  Digo, yo creo que deberían venir cuando su relevancia política comience a menguar, ya que todo buen hijo pródigo siempre regresa a su casa. Yo con gusto, les doy mi ciudadanía venezolana por si quieren quedarse. Eso sí, no hay derecho de devolución en todo el trato, una vez que acepten vivir en ese paraíso que ustedes tanto defienden, no hay marcha atrás.

See Your Space Cowboy