Pasó Enero

Vuelvo a escribir alejándome un poco, solo un poco, del asunto que generalmente escribo en la sección de general, ya saben la política. Pero creo que el mes de enero fue uno de esos meses que lo sentí que pasó muy lentamente y de paso un tanto decepcionado, en vista que mis expectativas de cambiar de empleo se enfriaron; si, desde finales de noviembre estoy en un organización bastante toxica y en un departamento que no se queda atrás.

De hecho, aparecieron nuevamente las ganas de colgar el título de licenciado en administración y quizás buscar en otros horizontes lo que la primera carrera que saqué ya no me ha dado; claro la situación de la nación no es la mejor, de hecho mi idea de seguir ejerciendo por mi cuenta nuevamente se encuentra en el refrigerador ya que no hay mucho que hacer pateando la calle.

Así pasó enero, llevándose con él buena parte del peso que tenía y me ando quedando en los huesos y la idea de emigrar cada día se complica así como el hecho que creo aún hay cosas que tengo que hacer por aquí. Quizás lo único bueno fue que me la línea crediticia de mis dos tarjetas de crédito fueron aumentadas, quizás la de la segunda fue un poco mejor en esto de ese aumento ya que la primera sigue quedando por debajo de lo que medianamente se puede comprar aquí.

Lo interesante del tema es que enero fue un mes bastante fuerte para buena parte de los venezolanos, pero me refiero a los de a pie, ya que como es normal en esta cosa que no es nación pues a los políticos el mal rato no les pega muy duro que se diga. Enero, el primer mes del año, va a dar señales de cómo será el 2018 y que las nuevas secciones del blog me han ayudado a acercar un poco los números a la meta.

 

See Your Space Cowboy

Anuncios

Sobre el nuevo billete de la cuna de Libertadores.

No soy economista y todo el asunto relacionado con teoría monetaria no es precisamente uno que me interese mucho. Pero lo que voy a decir es bastante evidente, la desesperación revolucionaria venezolana no conoce límites así como han logrado uno de sus objetivos, destrucción de la moneda nacional desde el primer día de su llegada al poder; quizás unas trescientas o cuatrocientas palabras sean lo suficiente para decir una cosa; todo lo que han hecho responde a una agenda bastante clara.

Simplemente no les puedes pedir a unos socialistas de línea Marxista que se adhieran a una política medianamente decente, eso va en contra de todos los controles que quieren imponer en cada aspecto de la sociedad, la tragedia de perder la libertad económica no sólo se ve en que cada vez se puede comprar menos, sino también en el hecho que emprender una empresa es algo bastante complicado.

En nombre del «pueblo» hoy y en el pasado «proletariado», unos que simplemente no son de los grupos que dicen representar ya que la revolución se debe hacer con algo de comida asegurada, se han estado cometiendo los peores crímenes y lejos de acabar con la «burguesía», se ha instalado otra que se debe más a un discurso necesario para asegurar votos mientras disfrutan del saqueo con sus cuentas suizas y compras en las Antillas.

Así llegamos al nuevo billete, que con el cual no puedes comprar mucho, si es que lo consigues y pueden decir lo que quieran, pero es una forma de admitir que no les importa la inflación en el país y que lo que están haciendo es apagar un incendio con gasolina. Y ¿Cuál billete les causa más ansias de tenerlos entre sus manos a los revolucionarios venezolanos? Pues ese que es el emblema del Imperio del mal. O si no lo consiguen, pues unos cuantos Euros podrá bastar para calmar la ansiedad. Que los obreros vean que hacen con esos billetes que parecen salidos de una mala imitación del famoso juego monopolio.

El nuevo billete de cien mil bolívares no es más que otro de los tantos recordatorios que en la cuna de Libertadores el partido de gobierno juega a la destrucción así como a vender al país, dejando de lado a esa palabra que siempre usaban llamada soberanía. Una palabra que gusta a unos cuando se trata de dar un discurso y esperar el aplauso fácil.

 

See Your Space Cowboy

La Gasolina en Venezuela

Desde hacía tiempo la gasolina en la cuna de libertadores se ha unido a la larga lista de los productos a los cuales hay que hacer una fila para comprarlo. De hecho, no hace mucho se ha puesto en evidencia que el asunto de la “soberanía energética” es de la boca para afuera, ya que fue comprometida como parte de pago a cierto gobierno eslavo; nada de lo que vaya a decir a partir de ahora, no es muy diferente a lo que ya se sabe. Ese hecho, que el país está endeudado hasta las cejas y con los gobiernos revolucionarios que aun apoyan al desastre nacional.

No importa si muestro fotos o los artículos que se ha escrito sobre esos empeños, unos cuantos tanto nacionales como internacionales no van a creer eso; apelando siempre por la vieja confiable del montaje. De hecho, si en realidad hay tanto sabotaje ¿Cómo es que el gobierno venezolano no se anticipa a todo? Digo, prácticamente son dueños de todo lo que hay y no se mueve un grano de arroz sin su conocimiento y permiso. Y esto último, es una verdad que es una realidad en la que los venezolanos vivimos a diario.

La gasolina, ese derivado del petróleo y uno de los recursos que si bien hay bastante en la cuna de libertadores se ha convertido en una verdadera maldición; de hecho, estamos viendo lo que se le puede llamar la maldición del excremento del diablo. De hecho ¿De qué nos ha servido tener tanto petróleo si no hay comida y no hay gasolina? Señores, el oro negro no se come y si el gigante del norte ya hubiese puesto sus manos aquí.

Pero si somos honestos, les debo repetir el hecho que el oro negro que se encuentra la cuna de libertadores se le considera pesado y hasta extra pesado. Y ¿Qué implica todo eso? Pues que es un recurso que no es fácil de extraer ni mucho menos fácil de refinar (por ende) sacar derivados. Entonces ¿valdrá la pena mandar soldados a un objetivo militar fácil por un recurso que sale más costoso extraer y procesar que vender?

Si bien es cierto que la tecnología de los motores eléctricos  todavía se encuentra en pañales, pero es una señal que indica que los días del uso del petróleo como combustible se encuentran contados y la cuna de libertadores como exportador de ese recurso también se hallan contados así como los otros socios de la OPEP; pero esto solo confirma el hecho que una empresa petrolera manejada por el Estado no tiene un buen final.

 

See Your Space Cowboy

El asunto del transporte en la cuna de libertadores, ni tan cortos, cortos, breves

No sé si alrededor de mil palabras o la nueva tendencia, alrededor de cuatrocientas palabras, en mis artículos sea la indicada para comentar sobre el problema con el que estamos lidiando en la cuna de libertadores; como se puede notar, nuevamente el gremio de los transportistas  ha estado haciendo varios paros. Creo que, a riesgo de equivocarme, las peticiones siguen siendo las mismas que se remiten a repuestos, el mentado precio justo del pasaje, la inseguridad y me arriesgo a decir que agrego el asunto de mejorar las vías.

Si bien, repito, las peticiones son justas creo que en parte buena parte de muchos de los problemas que tienen las unidades de transporte que usan para ganarse el pan de cada día están en mal estado también se debe a ellos ¿Cuándo fue la última vez que las mandaron a hacerse esa revisión de mantenimiento? Digo, creo que cuando estaba el comediante sideral vivo y el flujo de dinero ¿No pudieron mandar la unidad a darle la merecida revisión? Ya que mejorar una unidad no se limita a ponerle  un escandaloso equipo de sonido.

Ciertamente, el problema es bastante denso y tiene muchas aristas; pero creo que se hace evidente que las viejas unidades de transporte llegaron al final de su vida útil, no tengo una cifra concreta pero, se hace evidente que buena parte de esas unidades están ya retiradas. Se hace evidente  en las largas filas de personas esperando un bus, una de los nuevos elementos en los paisajes urbanos.

Si a todo eso arriba mencionado le sumamos el hecho que las vías no están en las mejores condiciones y que los choferes simplemente no saben si esa persona que se está subiendo a su unidad sea un ladrón, pero como siempre le hablan en esa jerga “en banda” pues se le da el beneficio de la duda. Es todo un dilema que se debe atender, pero mientras sigan creyendo que el que lleva la banda presidencial es un obrero que los representa bastante bien.

Ciertamente, la solución a unos no les va a ser del todo agradable oír, pero lo cierto es que el mercado relacionado con el servicio de transporte tiene una particularidad en la cuna de libertadores; es el hecho que primeramente hay una buena parte de intervención estatal y con una larga serie de regulaciones que lejos de ayudar a mejorar el asunto, huelen a rancio y que eran medidas que se tomaron en algún momento de nuestra historia y que ya deben pasar a mejor vida.

Ni tan extensos. Conjuntamente con otros temas.

En vista que me dieron ganas de hacer mares de letras que no lleguen a las mil palabras, me dieron ganas también de retomar los comentarios intermedios así que decidí mezclar ambas cosas en una sola tendencia pero con etiquetas diferentes, con la esperanza que para lo que queda de año pueda llegar a las doscientas nueve mil visitas.

Pero ¿A cuántas palabras van a extenderse esos nuevos artículos? Creo que la cifra de cuatrocientas palabras es un buen número y que me sirve para resumir un poco las ideas y si se me queda algo en el tintero, sacar uno de mis artículos con los cuales puede extender ese tema con mayor comodidad y así no me desgasto tanto con el asunto de escribir con tanta extensión.

Entonces ¿En qué quedamos con el asunto de la política venezolana? Si, comienzo con los otros con uno que si bien uno ya no sabe qué tan bajo pueden caer, siempre hay una demostración que uno estaba medianamente equivocado; en el presente caso, las negociaciones entre los “bandos antagónicos” se están retomando y confirmando así la complicidad que hay entre las partes. Yo espero que la nueva agrupación sea un poco más serie en ese sentido, que lo único que se puede negociar con ambas partes sea la salida que deben tener del país.

Si bien es cierto que un cambio en quien lleva la banda presidencial no asegurará cambios en los habitantes de la cuna de libertadores, quiero creer que va a ser ese primer paso necesario para que se tomen las medidas necesarias para enmendar el rato que se encuentra muy prolongado en nuestra historia. Si quieren evitar el éxodo, lo mejor que pueden hacer es cambiar las políticas económicas que imperan y buscar soluciones a la inseguridad.

Voy a hacer lo posible para escribir un poco más en la sección relacionada con la caja boba y la gran pantalla, lo que pasa es que creo que no tengo mucho que decir en relación con la caja boba criolla ya que todo ya está dicho y simplemente no tengo el estómago suficiente para soportar la programación imperante. Una de esas cosas que son tan acartonadas que simplemente uno no se lo cree.

En el mundo friki, creo que dentro de poco la tribuna del amargado le voy a dar apertura en vista que no solo necesito más artículos y creo que si bien esta nueva etapa voy a seguir escribiendo sobre unos temas ya conocidos, también le daré una apertura a una sub-sección de ese apartado dedicado al mundillo ya mencionado.

Sobre el Plebiscito en Venezuela

See Your Space Cowboy

Un nada breve comentario intermedio

Tenía tiempo sin escribir un comentario intermedio, de hecho pensé que lo mejor sería dejarlos de lado, pero creo que lo mejor que puedo hacer es escribir y mantener la nueva tendencia de que los mares de letras deben llegar a las mil palabras. Tendencia que estoy comenzando y que parece un ejercicio bastante complicado.

Dejando eso de lado, ya que para eso está mi sección de crónicas blogueras, todo el asunto de la mesa mentada constituyente en la cuna de libertadores es un asunto denso, que dejó de ser una amenaza escondida ya que ahora es una que está de frente. Podemos argumentar que la única libertad que existe es esa la que no tiene un apellido, pero es un tema que pone en angustia a todos.

Si hay un tema en el cual siempre ha usado el Gobierno para sentirse como innovador y que busca una sociedad mejor, es el asunto de la educación. Ciertamente es uno delicado y lejos de formar personas que busquen gobernarse a sí misma, lo que quieren es tener borregos a quienes manipular a su antojo; de hecho si las mencionadas misiones fuesen algo tan bueno ¿Qué pasó con el pago de las becas de esas misiones? Y seamos honestos, esos que egresan de tales no terminan trabajando en algún sitio en manos del gobierno, de hecho siempre buscan a gente con formación académica de esas casas de estudios que, como cosa rara, siempre han estado pisando.

Se hace evidente cuales son los planes de esta gente, el desesperado intento de concretar más su control sobre la sociedad. Pueden decirme que ando actuando como profeta del caos, pero cuando sus hijos sean convertidos en los soldados de un régimen socialista, no se quejen ya que lo advertí y muchos más lo hicieron; eso es una ofensa muy grave, ya que la educación de tu descendencia es una responsabilidad que debes asumir ya que nadie más puede hacerlo.

Pero para unos estos no es un verdadero socialismo, cuando han seguido el plan creado por Marx al pie de la letra y cuando esas medidas causan el efecto esperado, una debacle económica, vienen a buscar como enmendar un sistema que sólo trae problemas; todos apoyan al caballo socialista ganador, pero cuando pierde el impulso, salen a decir que eso no era verdadero socialismo.

Buena parte de lo que plantea el gobierno, es decir concretar el salto hacia atrás, no va a dar los resultados que ellos quieren. Comenzando que lejos de romper el sistema de clases sociales, pues lo profundiza ya que sólo habría dos, los pobres y esos que están en la nomenclatura que gobierna que viven por todo lo alto. Y no dejó de preguntarme ¿Quieren que sus hijos sean quienes los delaten ante el gran hermano?

Yo recuerdo que uno de esos barbudos que tanto admiran el Gobierno comentaba que eso de pensar como un individuo es algo inaceptable, que es mejor pensar como colmena. Pensar como colmena y adorar el gobierno de turno es lo que nos ha llevado a un desastre, así que prefiero mantener mi mente como una entidad individual ya que, no soy un insecto estilo abejas. Eso es evidente, ya que no tenemos mecanismos biológicos que permitan concretar todo el asunto de ser una mente colmena, ya que abandonar esto de la auto supervivencia y preservación son elementos que no van a quitarse.

Mutilar la libertad individual es mutilar cada aspecto de nuestra acción humana, no estoy hablando de que al quitar del medio la libertad económica, por decir una, todo lo demás va a seguir igual. Creo que la respuesta es negativa y se hace evidente al sol de hoy allá donde estas nefastas ideas fueron aplicadas. Así que todo lo referente a la batalla en contra de una burguesía, realmente se convirtió en el cambio de unos por otros, sólo quiero exponer el problema.

 

See Your Space Cowboy