Publicado en El Fanático del Anime, La Tribuna del Amargado

¿Qué disparate es este?

Siempre hay cuentos en los que se hace mención a esos proyectos que nunca se llevaron a cabo en el mundo friki tanto nacional como regional. Las presentes líneas recopilan, de forma muy general, uno de tantos proyectos que no se llevaron a buen puerto.

Era uno de esos proyectos que, de haberse convertido en realidad, ciertamente nos hubiera tomado por sorpresa a todos. No era lo que siempre se esperaba de ese equipo que se manejaba de una forma tan errática, el mismo parámetro con el que manejaban su famoso portal web. Pero era uno que, si bien daba indicios de ser su entrega final,

Pero aquel proyecto tenía que pasar por un tortuoso primer paso y era uno que suponía que el equipo creativo diera su brazo a torcer. Pero era una torcedura que, si bien, llegaba tarde era necesaria en vista que no estaba en los mejores momentos con la gente que podría ayudarles. Así que el proceso de limpiar las asperezas era uno fundamental por si querían ejecutar el proyecto.

Si querían ir por todo lo alto, debían también comprender que primeramente debían empezar por debajo y comprender que debían ganarse nuevamente la confianza no sólo de sus pares sino también la de sus asistentes. Eso sí, no iba a ser un asunto sencillo, ya que los años pasados habían creado una barrera de desconfianza bastante fuerte y que era uno de los tantos factores que era importante atender.

Pero vendieron aquel proyecto como ese que podría dejar una marca en la historia del movimiento friki criollo; era uno que estaba jugando en la misma liga que los eventos recién llegados que le estaba quitando no sólo asistencia, sino también relevancia y muy concretamente en esa región del país que siempre se le hizo difícil de conquistar, la capital.

Pero aquel proyecto no se concretó, tristemente, ya que no había gente dentro de aquel grupo que quería llevar a cabo esas ideas y más para limpiarse el nombre, ya que era algo necesario ya que debieron tener un espacio en la historia diferente al que la realidad le dieron.

Anuncios