Carta Abierta a unos y a otros

Antes de comenzar, debo aclarar una cosa y es ¿A quiénes me refiero con unos y otros?  A todos esos que decidieron votar, unos, así como los que no, otros, ya que todos tenemos vela en este funeral el cual debería tener ya un final así como el hecho que hay muchas ideas que deberían considerar entender. Con todo eso dicho, me toca comenzar aunque también debo agregar que está carta va ir para largo, tengo que completar unas mil palabras para sentirme bien aunque sé que difícilmente se la vayan a leer completamente.

Hayas votado o no, tus papeles van a mantener una palabra llamada venezolano. De la noche para la mañana eso no va a cambiar y culpar a unos por no haber ejercido su derecho es, ciertamente, nada inteligente; pero ¿Se acuerdan a quienes nos enfrentamos? Tienen todo el poder en las manos, se confirma lo evidente, esto es una dictadura. Lo peor del asunto es el hecho que el que lleva la banda presidencial en varias ocasiones se ha llamado a si mismo dictador y que lo hace en nombre no del «pueblo» sino de la camarilla a la que representa.

Ahora la presión internacional sobre el gobierno va disminuir, por mucho que no nos agrade la idea así como el hecho que la coalición política mal llamada oposición tiene rato muerta y no son los mejores en esto de colocar candidatos en los diferentes estados del país. En el caso que me corresponde, el Estado Aragua, el candidato ganador por parte de la Mesa de la Unidad Democrática dejó mucho que desear y ni hablemos del ahora ganador del Estado Carabobo.

Parece que mientras el candidato parezca más paciente de un hospital psiquiátrico, es un noble representante de la clase trabajadora venezolana. Y yo me pregunto ¿Puede un señor que tiene vehículos blindados o que disfruta de las mieles de formar parte de la nomenclatura comprender al obrero? Mi respuesta es que no, así de simple. Si en su momento, ni Marx y su compinche no lo hacían no hay que esperar mucho de sus seguidores actuales. Es que esto de ser revolucionario se tiene que hacer con la barriga llena y tener el suficiente dinero para no sólo comprarse esas ediciones más recientes de El Capital sino también toda la mercancía derivada de la iconografía revolucionaria, el discurso de un lado pero negando la realidad en otro; parece que eso siempre ha sido una constante histórica de gente que se cree muy inteligente pero se le sale el glamour cuando se le pregunta cómo va a funcionar el socialismo en su país, pero cuando se implementa y fracasa, no era verdadero socialismo.

Pero quiero que tanto unos como otros entiendan que la suerte ya había sido echada así como la cuestionable elecciones de sus candidatos iba a causar este resultado. Pueden decir lo que quieran sobre sus parámetros de quienes deberían votar en el país así como hacer un recordatorio sobre la historia del voto en la Cuna de Libertadores, creo que es tiempo de comprender que está gente va a salir como llegaron. Honestamente, es una idea bastante fuerte de entender pero es al panorama al que nos han llevado; una vez que han disfrutado de las mieles del poder, difícilmente van a querer dejarlo.

Mientras el gobierno tenga a sus esbirros en los puntos claves, la situación no va a cambiar y no importa cuántos voceros use la mal llamada oposición para pedir votos mientras ellos tampoco comprendan que sus errores les ha costado el apoyo de la gente vamos a vernos igual. A esta altura del campeonato, el eje principal del diálogo debería ser ¿Cuándo se van ambas partes del país? La propuesta que manejaba la mesa de la unidad no era plenamente abierta a cambiar la página, sino que iba a mantener muchas de las políticas ya dejadas por el gobierno; en criollo, los temas de fondo como los controles en la economía nacional tenían en mente dejarlos y cambiar el color. Eso no es un cambio para mejor, es una cortina de humo y muy mal hecha.

Tanto unos como otros deben comprender que elegir al menos malo es lo que nos llevó a este abismo, que mientras el juego siga estando lleno de trampas no va a darse un cambio significativo en el panorama y que al limitarse la libertad económica de cada ciudadano no vamos a ningún lado. Hay que demandar que se limiten los impuestos, ya que nos ahorcan, hay que demandar que el gasto público sea moderado y que el gobierno sea nacional o regional se limite a las funciones de seguridad y justicia ya que todo lo demás, la sociedad con la acción humana puede hacerlo.

Pero tanto al gobierno como a su oposición no les conviene que existan ciudadanos libres, ya que de esa forma no hay como controlarlos y de paso ¿Cómo lo controlas para sacar votos? Es un asunto complicado además que el discurso populista no tiene como instaurar al próximo faraón; honestamente no sé qué tanto puede ascender la cifra de muertos así como los años de retraso que hay en la cuna de Libertadores, pero seguramente es una cifra que nos podría dejar la mandíbula en el suelo.

La relación entre Estado y población la cual siempre ha parecido una de esas en donde una parte le pega a la otra y otra lo soporta en nombre del amor y patriotismo más barato. Si es válido agregar el comentario de que es una relación estilo las sombras de Grey en lo abusiva; pero quiero creer que unos y otros quieren que esto deba cambiar ya que ¿Hasta cuándo va a durar todo esto? Unos dicen que aún falta llevar golpes, ya que una buena parte de la población nacional simplemente está contenta o conforme con todo lo que le dan; todo en nombre del pueblo y en las ideas fracasadas que allá donde las implementaron, sólo lo que dejaron fue miseria y hambre.

Anuncios

Ha Muerto la República

Originalmente estas líneas iban a ser un comentario intermedio, en vista que tengo tiempo sin hacer uno de esos. Pero este funeral llega tarde y es ahora que nos damos cuenta, honestamente hay muchas bajas en la cuna de libertadores y se acumulan a un ritmo atroz y entre los que destacan entre las tumbas es la famosa Cuarta República. Sus asesinos, los mismos que la crearon, aunque para muchos, había nacido muerta.

No es una práctica nueva en Venezuela enterrar las Repúblicas así como sus marcos legales, de hecho esa es una de las muchas debilidades de nuestra sociedad, si es que se le puede llamar así, nos gusta ver las Repúblicas y sus constituciones como elemento que la única forma de renovación es con la sangre de unos y otros. La mal llamada segunda independencia le colocó dinamita a los restos de un país que no pedía más que Libertad.  Lo grotesco de este tema es que lo hicieron en nombre del pueblo, son demasiado descarados en hacer eso en el propio.

Trato de buscar algo medianamente positivo en todo esto, así como en los últimos sucesos políticos, pero no veo el panorama completo; quizás por la decepción que tengo, por el hambre que cargo o por el hecho que el futuro de muchos para unos es equivalente a una caja de comida que apenas dura meses.

¿Te sientes tan mal con tu propia vida que quieres que alguien más la controle? Si es por ti bien, pero no me metas en ese juego; quizás no quieres asumir la responsabilidad por tus acciones, pero me parece deplorable que quieras que terceros sean quienes deben pagar esos platos rotos. El nuevo escenario para el circo político está puesto, todo gracias a ti que quieres depender de un subsidio; no te quejes el día cuando tus propios hijos sean quienes te delaten con el gran hermano en el futuro cercano.

Quiero creer que a partir de ahora, los contados que queremos algo diferente vamos a pelear o sumarnos al asunto del éxodo venezolano. Con una mal llamada oposición que recibió una estocada fatal y que vuelven a estar encerrados personajes como Leopoldo López y Antonio Ledesma.

Cualquier cosa que uno haga a modo de pasatiempo se ha convertido en un lujo, para unos es demasiado importante el asunto de “volver a las raíces” pero a la fuerza. Si bien todo indica que la mejor opción es combatir desde las sombras, el panorama tampoco está bueno para eso. Los panfletos los rompen los esbirros, protestar si bien es un derecho, es exponerse a algo peor.

No se puede construir un país en el cual un tirano está a sus anchas y los valores andan al revés. Cuando ser estudiante es sinónimo de burgués y un criminal es de pueblo libre, algo anda muy mal en esa sociedad que prefiere el conflicto a comportarse bien.

Se completó la transacción, nos guste o no eso, quizás el valor del oro negro en el mercado internacional no es el más alto pero ya está empeñado a China y Rusia, la soberanía de Venezuela no es más que un chiste para alegrar a unos que romper el comercio es lo mejor que se puede hacer en este mundo. Esto es ir más lento con la esperanza de alcanzar a los más rápidos en algún momento de la carrera. Se hace evidente que esa forma de pensar no es correcta, tampoco es que tenga mucho sentido ya que para alcanzar a los que van rápido, debes acelerar, no quedarte inmóvil.

Sale batallar así sea por inercia y en automático, con tal ya no se puede empeorar el panorama más de lo que ya está aunque, conociendo el Gobierno de Venezuela, pues va a buscar una forma de seguir cayendo y decayendo. Seguramente ahora tendremos al Poliedro de Caracas constantemente repleto de personas que apoyan la revolución, tal como se evidenció el treinta y uno de julio en palabras de un famoso vocero revolucionario que se creé el caudillo del Rock nacional, elegido por obra y gracia de su Majestad el difunto Comediante Fiambre Cósmico.

La República ha muerto, tenía rato así y no nos queríamos comprender incluso los que no tenemos las mejores palabras acerca de este desastre estamos en el cortejo fúnebre. Somos unos novatos en temas de éxodo y diáspora, los judíos nos podrían dar clases al respecto. Pero seguramente unos no van a querer esas clases y seguir comportándose como lo hacían en la cuna de libertadores; donde el futuro de la población está, irónicamente, a la venta en nombre del socialismo. Pero el capitalismo es malo, ya que trabajar por tu cuenta o ayudar a otro es opresión, nadie entiende mejor el padecimiento de los obreros que un burócrata clase media que engorda cuando el resto de la gente baja de peso. Y es que la revolución se difunde mientras el revolucionario tenga con que comer, de lo contrario no hay revolución; lo demás son cuentos chinos que quieren vender.

Gracias camaradas, esos que votaron por el fraude, confirmaron que la razón no les va a llegar tanto como un discurso de odio, mientras ese discurso tenga las palabras pueblo, anti imperialismo, soberanía y patria ustedes lo compraran. A esa gente le comprendo que compren ese discurso, pero a los euro comunistas, me cuesta entender su posición; que sabroso es defender algo que no sucede en tu país y ni loco te mudas a ese paraíso que tanto defienden, cuando hay dinero para comprar apoyo; cuando el caballo ganador ya no es el mismo, salen con la confiable de que eso era falso socialismo.

Ha muerto otra República con su constitución, otro episodio en esta obra de un país tropical que no ha entendido muy bien esto de ser independiente, libre y soberano. Y con el funeral, que va a pasar sin pena ni gloria va a seguir el hambre, desespero y clamor de un cambio. Pero, uno que debe comenzar por la gente.

 

See Your Space Cowboy

 

Y ¿Qué le pasó a la revolución otaku?

Si hay algo en lo que estaba claro el Napoleón friki venezolano, ese personaje con nombre de un personaje de una popular serie de videojuegos de pelea, era en el hecho de que la revolución friki era un hecho que lo había comenzado ese estudio de animación nipona cuya gallina de los huevos de oro es la serie de los noventa. Ciertamente, una de las cosas a los que los detractores nunca les prestaron atención dado el historial de charlatán que tenía el ya mencionado.

Lo cierto es que el mencionado estudio y una de sus obras más conocidas fueron la señal de partida para lo que es la situación actual de la industria y que ha sido señalada, en varias ocasiones, por varias eminencias del medio; como cosa rara, desmeritadas por el mercado consumidor ya que el resultado salta a la vista. Ya no hay obras en las cuales cualquier ajeno pueda entrar al mundillo, hay un lenguaje que solo es entendido por la nueva sangre, sus pares han tomado la industria por asalto con sus consecuencias.

Por mucho que ese estudio quiera lavarse la cara, ahora que se ha metido con un proyecto con los personajes de Leiji Matsumoto una cosa que me parece detestable y que no me convence en lo absoluto, ya el daño está hecho. De hecho, se hace evidente con todo lo referente al nuevo ídolo de barro así como el hecho que el hijo del que recientemente se fue quiera tomar el legado confirman mi opinión.

No me molesta ser el que quiera arruinar la fiesta, pero Napoleón sabía muy bien esto y por eso su “convención” siempre daba de que hablar y pudo aguantar tanto tiempo. No quería aislarse de la sangre nueva, como lo hicieron los responsables del magno evento friki nacional, todos esos cuentos chinos de que estaban haciendo eso por amor al arte; cuando el dinero en los bolsillos siempre es un argumento más honesto ya que, si lo hacen las empresas productoras ¿Qué les impide que lo hagan los responsables de los mercadillos?

Ahora bien, la forma en como lo hizo el Napoleón dejó mucho que desear, de hecho enfocándose más en la polémica y en el conflicto que manteniendo a la asistencia contenta. De hecho, les guste o no a unos, dicho mercadillo siempre estuvo en los comentarios del mundillo capitalino y había como una especie de espera morbosa alrededor del mencionado. Como si se esperase su llegada para ver con qué nuevo chisme de pasillo iba a salir. De hecho, en ese aspecto siempre logró superarse con creces desde lo acontecido en la cancha de la UCV hasta todo el asunto del becado.

Pero lo que estaba promoviendo si bien llegó a un cierre, ya que eventualmente la gente se cansa de todo la polémica, parece que su legado de admitir abiertamente que lo hace por el dinero le ha dado una bocanada de aire a esta “revolución”. Se hace evidente en la joya de la corona en la ciudad jardín, es que al igual que las empresas que hacen las series animadas algo adictivo debe tener el dinero friki. Sabes que puede ser un mercado que te puede perjudicar, pero tiene la ventaja que como siempre pide lo mismo no debes matarte mucho la cabeza para ofrecerle un mercadillo, donde no solo se pueda ver con sus pares sino también consumir todo lo que le tengas que ofrecer.

Y llegamos al punto, sin querer, de las razones por las cuales el magno evento friki venezolano murió, el no comprender bien lo que estaba pasando, de hecho darle la espalda al mercado con la esperanza que este mejore es una de esas estrategias que no tienen ni pies ni cabeza y hemos visto el resultado de eso, el que fuese uno de los pioneros en el tema, ahora es una página en una red social dedicada a hablar del mentado cronograma nacional y los estrenos de temporada. En un punto de la historia, el Waterloo criollo y el magno evento llegaron a estar al mismo nivel, pero es que el paso acelerado del primero en ser mencionado con esto de la baja asistencia  es un caso digno de estudio. Y ¿Para qué? Simplemente para evitar que alguien siga ese sendero, ya que es mejor irse en un buen momento que desinflarse así de mal situación que parece se está repitiendo.

No quiero decir que hay que agradecerle al señor lo que trajo desde el lejano país del sushi, de hecho todo lo contrario, ya que eso fue el comienzo de una tendencia en la que aún estamos viviendo. Si bien ya la etapa de una afición que se cree al margen de la sociedad aún no se ha superado; lo cierto es que el comportamiento es el mismo desde los días pasados, incluso cuando yo estaba en ese mundillo. Las ideas ya habían sido sembradas, solo que para aquellos días estaban dando sus primeros pasos, no era algo que se hacía notorio, ya que los resultados de las mismas se vienen a ver hoy.

Cuando los patrones de consumo tanto en este lado del mercado, como los que consumen de forma legal el anime se parecen tanto y la fiesta de solo sacar reseñas complacientes sabes que el trabajo va bien, sino también que posiblemente (y de forma indirecta) va a seguir ya que no importa quienes estén en la parte más alta de la palestra. O en el mejor de las situaciones, pues del otro lado de  la puerta que da entrada al mercadillo.

Y ¿Qué me queda por agregar a todo esto? pues, algo muy simple. Los responsables del mercadillo se han hecho adictos al dinero friki, por mucho que se quejen de ellos tanto abiertamente como lo hagan puertas adentro, una tendencia que inició con el Waterloo criollo que todos han asimilado sin querer. Por mucho que aceptemos que murió, de alguna forma la nueva generación ha estado siguiendo una tendencia que podría jugarle en contra en algún momento.

 

See Your Space Cowboy

Días agitados

El presente comentario intermedio no será como los otros, quiero hacerlo lo más extenso posible; ciertamente se lo merece ya que han sido días agitados para la cuna de libertadores. Tres de los hechos que han agitados las cosas son temas complicados, lo digo por el hecho que se le han dado muchas interpretaciones a los mismos, al menos dos de ellos, pero por el momento, quiero centrarme en el tercero. Más que todo por el hecho que se desarrolló en mi ciudad.

Para el momento en que estás líneas vayan a ver luz, seguramente las consecuencias de la reunión de los usuarios de YouTube en mi ciudad, Maracay, estarán en esa fase de seguir levantando comentarios pero en vista de que es un tema el cual sé que unos no le darán la importancia que realmente merece, siento que es necesario dedicarle unas líneas al respecto. Si hablo de todo lo malo que sucedió en Maracay en un supuesto foro de usuarios reconocidos de YouTube por la muchachada que se estaba reuniendo en mi ciudad.

Se puede decir muchas cosas, pero creo que es necesario comenzar con una pregunta ¿Son una mala influencia estas personas arriba mencionadas? Se pueden dar muchas respuestas al respecto,  pero creo que lo que sucedió ese día habla por sí solo. No estamos en el mejor momento como sociedad y creo que el término se está quedando grande para decir lo que tenemos en esta región del mundo; pero ver una juventud que se comporta de la misma forma de una turba, deja mucho que decir.

Y es momento de regresar a la pregunta anteriormente hecha, las respuestas son muchas, pero creo que lo mejor será comentar algunas cosas al respecto. La fama en esa red social ¿Cuánto puede durar? Estas personas, dentro de la geografía en la que están, pueden mover masas pero ¿Pueden mover la materia gris de las personas que lo siguen?  Estamos hablando de gente joven, gente a la que se le puede dar buenas ideas y no motivarlos a que irrespeten la propiedad privada así como los contados minutos de calma de personas que estaban ese nefasto día en el centro comercial.

Se me hace difícil creer que no todos los jóvenes de la cuna de libertadores son así de frívolos, que prefieren considerarse a sí mismo como lacras y no como ciudadanos; pero es que las imágenes captadas en los vídeos sobre el asunto hablan por sí solas, cuando uno de los invitados a aquel bacanal hizo un vídeo sobre lo orgulloso que hay que sentirse de ser lacra. Creo que deben considerar una cosa, el país nos necesita a todos, pero en especial a sus juventudes. Pero qué lástima que esta juventud no quiera entender eso, que el futuro se vea tan oscuro en este momento y hay un enorme sector de la población más preocupada por otras cosas.

See Your Space Cowboy

¿Qué funcionó en Transformers pero no en Jem?

Dejemos de lado los argumentos del Patriarcado, que los juguetes para niños varones son más memorables (para los productores de Hollywood) que sus rosadas y tiernas contrapartidas así como el hecho de que también ya se escribió bastante al respecto del fracaso de Jem en la gran pantalla, con el fin de seguir el desarrollo del presente mar de letras. Es válido preguntarse ¿A qué se debió el fracaso de una y el éxito de la otra?
Comencemos por el fracaso de una.

La película de Jem ¿Estaba destinada a ser lo que fue? Pues, si consideramos que su director quiso repetir la fórmula de los dos documentales que hizo sobre el niño castor cantante canadiense, así como la reacción negativa que causó el primer tráiler y sumando el hecho que la película tenía un grave problema de identidad ya que ¿Fue una película nostálgica, un replanteamiento o un acto de malas ideas juntas en un solo paquete?
Muchos han argumentado que la película no captó la mística de la serie animada, mientras otros alegan que al no estar involucrada la guionista Christy Marx, quien fuese la responsable de las historias de la serie ya mencionada, pues era de esperarse ese resultado. Si soy honesto, Jem es muy de su época, considerando el hecho que siguió la tendencia de los vídeos musicales de MTV y que llevarla a días modernos le dada la posibilidad de tocar nuevos temas, aunque también pudo tomar la dirección de los GI Joe en las viñetas, de plantearse como un vehículo válido para argumentos más serios y maduros.

Actualmente, la industria musical ya no se enfoca en vender el talento de los artistas, sino en su imagen, la aparición del circuito de la nostalgia y el dudoso criterio de algunas instituciones a la hora de entregar premios a los cantantes y músicos; esta franquicia tenían una enorme carta blanca que hacerle a ese mundo, una crítica muy necesaria a un mercado que prefiere la imagen sobre el talento y que en los últimos años arrastró a muchos artistas a ser parte funcional de la situación. Jueces en los shows de talento, donde no les queda de otra que elegir a sus sucesores que en algún momento van a hacer los mismos excesos.
J encontró, como muchas franquicias de Hasbro, un nicho en el cual puede seguir viviendo, en las viñetas de su propia serie a manos de la editorial IDW.

¿Es un éxito lo que vive Transformers?

Estar siempre «reconocida» por los premios anti Academia, un director famoso por sus películas llenas de explosiones, racismo y el más rancio nacionalismo pro estadounidense así como las caóticas escenas de acción como las «marcas de la casa», que hacen un fuerte contrapeso a una larga lista de series animadas con diferentes apreciaciones en cuanto a la calidad de las mismas.

Michael Bay hizo lo que quiso con la «mitología» de la franquicia y como único punto positivo es el que creó una nueva versión de esos muy conocidos personajes así como una ramificación que, a pesar de lo mal vista que está, de alguna forma se las ingenia para sacar dinero a la audiencia, vender juguetes y ahora una nueva entrega para la gran pantalla.

Aunque no todo es bueno, es posible que se encuentra cerca de su ocaso ya que, cual vampiro, el infame director encontró una nueva franquicia de la misma época a la cual meterle mano, así que es válido preguntarse ¿Cuál será la próxima? Se habla de una película nueva sobre un príncipe y la espada mágica que lo convierte en un guerrero bárbaro y que monta un tigre gigante, también se habla de una película con actores sobre la rubia muñeca y el calvario de las feministas, a pesar de que tiene una larga lista de películas animadas. Creo que estamos viendo el primer tropiezo de una tendencia que podría irse como llegó, ya que dudo que puedan conseguir algo que valga la pena llevar a la gran pantalla en esos extensos comerciales hechos para vender juguetes.

¿Volveremos a ver una “guerra de convenciones”?

Honestamente, no sé si el término “guerra de convenciones” sea del todo correcto. Primeramente, es por el hecho que lo que ocurrió con las primeras “convenciones” pues básicamente fue una serie de episodios finales de ciclos que coincidían con el ciclo de nacimiento de otras; si bien es cierto que tanto a nivel nacional como regional las cosas han mejorado un poco, llamar a lo que se hace aquí como “convenciones” es algo (a mi parecer) errado, pueden tener convocatoria antes impensable, pero si se les compara con lo que se hace en países vecinos, se queda muy atrás.
Con todo esto expuesto ¿Puede que se repita? De verdad, no lo creo. Lo que no pudo hacer la insuperable, la triple C tomó la idea y la anda ejecutando; ni más ni menos que una franquicia dedicada al estado Zulia.
A pesar de los dimes y diretes actuales, dudo mucho que la organización de la triple C se contagie de la misma enfermedad que le dio a sus años finales a la insuperable y hasta da risa el mito urbano del supuesto regreso del magno evento del manga y anime en Venezuela ya que nunca se concretó.
Yo me sigo preguntando si algún día llegaremos a ver en la ciudad jardín una “convención” como se hace en la capital, aunque si han leído unos cuantos artículos anteriores de esta cosa, sabrán que aun la masa no está para bollos. Y eso es lo triste señores ¿Cuánto tiempo no ha pasado desde ese ciclo de desastres que vivieron tanto los dueños de tiendas como la colmena cuando se fotocopiaban eventos a diestra y siniestra? Mucha de esa gente se ha ido o como su servidor, se ha vuelto un mero ermitaño que escribe unas líneas al respecto. Estamos ante una oportunidad enorme para entrar a un panorama mejor, alejarnos de la conducta estilo inquisición de que lo que no se pudo hacer en días pasados se haga ahora, con gente mejor enfocada y dedicada a lo que sabe.
Pero, también debemos pisar tierra, el malvado “mundo real” sigue diciendo lo contrario y aunque para uno sea cuento chino o algo que “no le importa”, es algo que a los organizadores y algunos (como yo) si. Cada día que pasa la moneda pierde su valor, por ende las compras de los clientes es menor, los permisos y demás asuntos burocráticos suben de precio y los organizadores son los que deben pasar ese trago amargo y buscar compartirlo con sus clientes. Incluso conseguir los artículos de limpieza que se usaban como parte del contrato de alquiler para cierto edificio de Maracay no se consiguen así que es posible que la única “convención” de entrada gratis pueda que se una a esa larga lista de caídos.
Lo que si veremos, es una proliferación de reuniones frikis en todo el territorio nacional. Tal como pasó hace ya algún tiempo; veremos más cosas hechas a las carreras, los llamados eventos fantasmas. Me atrevo a decir que los tendremos por montones lo que queda de año; pero no creo que su reinado dure mucho. Dudo mucho que las facilidades con las que disponen hoy los eventos fantasmas se mantengan a la vuelta del próximo año, de nuevo la situación del país no creo que aguante un cronograma friki como el de este año. Que en una sola ciudad, hay diez de estas cosas, pero solo dos con trayectoria.
Pero me pregunto ¿Qué ganan estos desorganizadores con esta polémica? Así como me pregunto ¿Creen que así se podrá cambiar la visión que se tiene del mundillo? Ni con campañas ni con fantasmas esa visión cambiará, mucho menos con otras de las cosas que normalmente dejan, a modo de secuelas, para muchos y en especial los dueños de los sitios donde se llevan estos saraos.