And we are the law here

Archivo de la etiqueta: escribiendo

Honestamente, no sé si el presente (intento de) artículo vaya a llegar a más de las mil palabras; elemento que ya comienza a gastarme pero creo que es uno de esos cambios que debo mantener en el blog quien sabe por cuánto tiempo. En su momento, estuve escribiendo sobre lo que me pasaban durante los meses del año y septiembre se llevó el premio en esta oportunidad.

Septiembre de 2017, al menos personalmente, fue uno de esos meses que me sentí bastante mal conmigo mismo. En vista que la situación laboral es bastante tensa, por un lado mi carrera ejerciendo por mi cuenta no fue ese mes que pude sentirme plenamente hecho, así que decidí buscar nuevamente empleo en lo que queda de empresa privada. Pero fue un amargo recordatorio de las razones por las cuales decidí ejercer por mi cuenta.

Y siempre ha estado ahí la pregunta que me hago ¿Qué voy a hacer con mi vida? Es una de esas preguntas que te haces y que te dejan sin dormir; ya que te, te guste o no, la respuesta puede marcar tu futuro inmediato. El libre ejercicio de una carrera no es asunto fácil, más si consideramos que es la alternativa que generalmente toman unos profesionales ya veteranos, no uno como yo que si bien ya no es tan joven, tampoco tiene tanta experiencia. Y después te asalta otra pregunta ¿Has pensado en irte? Es un tema que lo puedo resumir con una frase, cambiar un problema por otro.

Irse es prácticamente un borrón y cuenta nueva, debes analizar que muchas de las cosas que haces como profesional en tu país muy posiblemente no la vayas a hacer en ese país que te va a recibir. Irse de tu país no es solo dejar de lado todos los aspectos negativos de Venezuela, es también dejar de lado lo poco bueno y rescatable de tu círculo de amigos y familiares. Quizás sea la opción que deba tomar, en vista que de un tiempo para acá me siento como un extranjero en su propia nación.

Muchos se van, sabiendo muy bien todo lo que dejan atrás, así como otros se van con un marcado espíritu de aventura incluso atreviéndose a irse del país sin su título profesional y sin dinero para mantenerse esos primeros meses que son tan complicados en tierras extranjeras y criollas. La fuga del capital humano en la cuna de libertadores debe convertirse en una de las tanas cargas morales que deberá atormentar a los revolucionarios venezolanos.

Pero el asunto del libre ejercicio estaba en un mal momento, en vista que la situación del país es bastante grave y que lo más parecido a un socio aparece y desaparece a su voluntad; en una de esas desapariciones que hizo, dignas de un mago estilo David Copperfield, anda ausente y que se fue sin terminar de pagar por uno de mis servicios. Pero, si bien es cierto que se debe seguir adelante ya que, como dijo mi padre, en algún momento un empleo en el cual me voy a sentir a mis anchas puede estar por llegar.

Quiero creer eso, la verdad. Pero lo cierto es que para mí, el asunto de ejercer en libre ejercicio de mi profesión es una de esas cosas que decidí hacer con mi vida profesional que disfruto plenamente; quizás no preste los servicios de otros colegas y que me hace falta mucha formación para tener (algún día) una pequeña oficina en la cual poder ejercer tranquilamente. Pero, quiero creer que eventualmente las cosas en la cuna de libertadores y a nivel personal vayan a ir para mejor, ya que esta angustia que cargo me está comiendo todo.

Cambiando de tercios, estoy considerando el reciclaje de material que en su momento le hice una reseña y que no me encuentro del todo satisfecho con el resultado. Creo que esta tendencia comenzó temprano, con la serie de reseñas que comenzaron sobre la obra llamada Leyenda de la Madre Sara, pero quiero expandir esa tendencia con otro material que no necesariamente se limita al arte secuencial.

Posiblemente a esta altura del campeonato ya parece que ando con el padecimiento del mal del reseñador, que siento que me ando quedando sin mucho material que reseñar cuando la realidad es otra. Pero quiero, hacerle justicia a esas obras que merecen una segunda reseña de mi parte, en vista que no creo que hice una buena labor en aquella oportunidad.

Quizás todo esto también se deba al hecho que con el cierre de la tribuna del amargado ya que tampoco hay mucho que comentar en ese tema. Aunque veremos estas reseñas recicladas en el especial de noche de brujas que estará dentro de nada comenzando y en el próximo especial  que haré va a estar dedicado a una serie (y su serie ramificación) de una casa editorial que está teniendo un renombre bastante grande en el mundo de las viñetas.

El especial de noche de brujas va a seguir por otro año, creo que no tendrá la misma extensión de los anteriores en vista que aún no he terminado con el especial del murciélago y que debo ponerme al corriente con la producción de mis acostumbrados mares de letras.  Eso si, creo que la sección de reseñas de libros va a volver a agarrar telarañas por un buen momento, eso sí, no creo que vaya a modificar mis hábitos de lectura, ahora que leo dos libros casi al mismo tiempo y en ocasiones siendo de temas diferentes.

También ando pensando en modificar el tamaño de los artículos, quizás llevarlos a una cifra más considerable, algo como setecientas palabras. Pero creo que esos textos con algo más de mil palabras han estado funcionando, ya que el indicador de visitas no anda tan mal como pensé que estaría. Mientras escribo esto, septiembre comienza a preparar sus maletas y yo debo ponerme al día no solo con el blog sino también con los libros, música, relatos así como con otras obligaciones que tengo mientras trato de no perder la poca cordura que me queda

Anuncios

Escribo, a medio camino de la terapia acostumbrada que llevo haciendo con esta cosa desde aquel día en que comencé con esto, pero tengo una mala mezcla en la cabeza. Angustia con furia, al punto en que no sé si después del temido día, el treinta de julio vaya a estar disponible el Internet en la cuna de libertadores así como, por si acaso, iré pensando en cerrar esta cosa para evitar que me pase algo.

A lo mejor me estaré contradiciendo, en muchos mares de letras había dicho lo contrario, pero cada día que pasa el bigote aprieta más la pinza y el panorama no se ve muy alentador. Originalmente tenía en mente muchas cosas para ese rincón que manejo mantener esta nueva línea editorial y arriesgar todo con un siguiente especial del cómics. Pero como hay unos idiotas diciendo que lo mejor es regresar a la edad de piedra, que han empeñado su talento sólo por un fin político y un espacio que tiene una fecha de vencimiento.

Si bien debo mantener mi idea que el final de esta pesadilla está cerca, lo cierto es que se va a seguir cobrando vidas y amargando la existencia de muchos. Yo sigo preguntando ¿Quiénes son más carentes de luces los que están pendiente del nuevo escándalo entre celebridades o los que defienden una dictadura como la que hay en Venezuela? Pero luego escucho que estas personas dicen que lo que hay aquí no es verdadero socialismo y se aclara todo el panorama.

Las sirenas de determinados vehículos ahora las asocio con represión. Las nobles ambulancias ahora son usadas para derribar barricadas para que pasen esos represores, ciertamente ¿Necesitan más prueba que la represión viene del Estado? Si esto es una democracia, yo soy astronauta consagrado, la verdad. Así que, a pesar que no sé qué va a pasar después de ese día así como el hecho que no sé si estás líneas van a tener una publicación.

Quedarme con estas palabras va a ser peor, la verdad, de hecho espero que algo contundente suceda y que sea de tales magnitudes, que simplemente sea lo que se necesita para darle la merecida estocada final; el fenómeno de la diáspora venezolana llegó a tal magnitud que ahora cada ciudadano venezolano es alguien que tiene un comportamiento cuestionable, extrañamente tanto fuera como dentro de cualquier nación del globo. La viveza criolla es un lastre que vamos a tener que seguir lidiando por un buen rato nos guste o no admitir; así como el hecho que enmendar todo ese mal hecho no va a ser algo sencillo, se hace evidente que el mal ejemplo está muy arraigado.

El fraude de doble, ciertamente, pero como la burocracia roja está buscando como defender todo lo que han robado, no quieren perder esos botines que han obtenido de forma fraudulenta. Ni tontos que fuesen en dejar ese dinero en las arcas de algún banco venezolano o uno de los tantos adefesios que hicieron. Eso es para los borregos que aún creen en socialismo, la congelación de cuentas bancarias en Suiza, Panamá y Estados Unidos y yo que pensaba que esos discursos en contra del mentado Imperio, que tanto odian pero como les encanta la moneda de ese país, así como tener unas cuantas propiedades, pero nunca es así lastimosamente.

En todos los años que ha estado haciendo de las suyas la mal llamada revolución, una que condenó a toda una nación y unas cuantas generaciones a la peor de las condiciones de vida. Pero gracias a la chequera llena de ceros por la venta de oro negro y un discurso del más rancio socialismo, simplemente capturó la imaginación de todos esos que tienen una frustración tan grande que se inventan tanto guerras como enemigos; me gustaría ver a esos intelectuales, esas feministas radicales y euro comunistas viviendo en ese país que mientras el comediante supremo estaba vivo, todos estaban apoyando a ese corredor; pero ahora que el precio bajó hasta su sucesor no es muy querido ya el apoyo no es tan sólido.

Y ese ciclo va a seguir, ya que no importa cuántos deben morir en nombre de una idea que no tiene como sostenerse, es una de esas estafas intelectuales que uno no se explica cómo es que aún hay gente que cree que suprimiendo la libertad individual y la búsqueda de la felicidad de cada individuo es el mejor camino para que la sociedad cambie para bien. Simplemente, al menos por mi parte, no importa dónde apliques una mala idea, el resultado final de las mismas no van a cambiar y debo insistir en las preguntas ¿Cuánto nos cuesta mantener todos esos medios de comunicación comunitarios y eventos culturales con un marcado tono político? ¿Cuánto nos ha costado mantener no sólo a los descendientes del comediante sideral así como el séquito? Mientras ellos tienen cuentas en el extranjero y otros activos, nosotros aquí pasando hambre y de paso debemos pagar con huesos rotos, heridas y hasta miseria el hecho que estamos hartos de este predicamento.

No creo que con esos cambios que plantea esta gente vayamos a ir a algún lado, muchos de ellos con una cualidad de oratoria dudosa y que no dejó de preguntarme ¿Alguien se siente identificado con ellos? Quizás el camino al que realmente nos quieren llevar es al cementerio y todo en nombre del pueblo y del bien común. No hay nada peor que eso, ya que así es que comienzan a engañar esos seres llamados los abusadores. Dicen que todo cae por su propio peso, aquí hay mucho de lo primero y quizás la caída se está produciendo y quizás la velocidad no es como la que queríamos, pero ahí están las pruebas, esos anaqueles vacíos, esos estudiantes asesinados, esos desastres ecológicos y sociales que nos han dejado a modo de legado de unas pésimas ideas; una mezcla de ideas que no tienen como encajar, ya que en nombre de Marx y Bolívar una pandilla de criminales engordan.

 

See Your Space Cowboy


Antes que nada, sí creo que lo que diré a continuación es un tanto importante, es raro aunque no es la primera vez que lo hago. Pero si hay un país que se merece una carta abierta, que más que todo va dirigida a sus ciudadanos, redactada (torpemente) por mí, ese es Panamá. No es para menos, ya que (creo) ha sido uno de esas naciones que ha vivido en carne propia todos los efectos negativos de la diáspora venezolana. Pero quiero aclarar una cosa, primeramente que yo sigo encerrado en la Cuna de libertadores y si bien consideré Panamá como destino para mi exilio, ahora me lo pienso.

Tengo que irme por el cliché, no todos los venezolanos somos un desastre andante. No, de hecho detesto todo el asunto de la viveza criolla y los malos ratos que eso causa;  considero que eso es la peor parte de ser venezolano, tanto dentro y fuera del país, es una de esas cosas que merece que la envíen a un paredón. No pueden juzgar toda una nación cuando un buen porcentaje de la misma le encanta comportarse mal, incluso ya lo hacían cuando estaban aquí. Existen contados venezolanos que, lo que queremos ya dentro o fuera de la tierra donde nacimos, la oportunidad de ser prósperos ya sea con un empleo o emprendiendo.

No voy a salir con el recurso barato de que ustedes sean solidarios conmigo en vista de algún evento histórico, ya que si mis conocimientos en dicha materia no me fallan, contados han sido los panameños que han venido a quedarse en Venezuela y seguramente los que estaban tomaron sus maletas y se fueron. Ciertamente el desastre que hay aquí no solo es político, sino también cultural y creo que llevar ese problema como parte del equipaje ha sido una de esas metidas de pata que vamos a estar pagando por una buena cantidad de años.

Toda sociedad humana tiene problemas, comencemos por ahí y quizás yo esté pecando por ignorante al desconocer esos malos ratos que ustedes en ese pequeño istmo están pasando. Muy posiblemente alguna de las oleadas de los venezolanos lo que hicieron fue empeorar todo el asunto; me atrevo a decir que en algún momento del éxodo, ese extraño sector de la población venezolana que se llena la boca diciendo que este es el mejor país del mundo, que les encanta la cuna de libertadores por que pueden estar en un auto bebiendo cerveza en una carrera clandestina y sobornar un policía fue lo que llegó. Y lo hicieron pegando gritos, colocando música a todo volumen tal como lo hacen aquí, o lo hacían mejor dicho; con ello también todo el conflicto político interno cambió de escenario.

Ese fue un error, de hecho se cometió sin quererlo, ya que ¿Qué culpa tienen ustedes de lo que sucede en Venezuela? la verdad, ninguna. Creo que entre los comentarios racistas vertidos por muchos venezolanos sobre los panameños y todo esto arriba mencionado, hasta yo me sentiría ofendido por todo lo que han traído estos engendros que se la pasan hablando maravillas de un país que por un lado hablan maravillas, pero por el otro escaparon parcialmente.  Y con un escape racial me refiero a algo que dije en párrafos anteriores en el presente documento, si físicamente ya no están en el país, pero el mal comportamiento venezolano lo siguen teniendo.

Soy de los que creen que cuando emigras, no eres más que un invitado en una nación con costumbres diferentes a las que ya conoces; por ello, no es muy inteligente comportarte como lo hacías en tu país natal. Claro, quiero creer que entre tantos venezolanos que llegó a Panamá hay gente que se ha comportado bien, pero que tristemente son una pequeña minoría en comparación con la que deja mucho que desear y eso mismos pasa fronteras adentro. Unos andan apelando por un sentimentalismo barato, digno de telenovela, eso es otra cosa que me molesta a título personal y que todas las naciones del continente llamado Sudamérica nos deberían de ayudar, ya que en días pasados pues fueron los venezolanos los que le dieron la independencia o le dimos asilos durante oscuros momentos en su historia.

El hecho que días atrás les ayudamos con su independencia o darles asilo durante alguna dictadura (del corte que sea) implicaba algún tipo de contrato que en el futuro nos deberían recibir en caso que Venezuela le fuese mal. Esta desgracia nosotros mismos nos la buscamos, la llegada de la mal llamada revolución venezolana no es más que una consecuencia de creer en cuando loco decía que iba a arreglar todo. Es un problema que cada venezolano debe afrontar, ya sea tomando sus maletas o la calle, con todo lo que eso implica para los suyos.

Yo, como dije anteriormente, no me he ido del país aunque no voy a negar que tenga muchas ganas de hacerlo. De hecho si bien no me considero un ciudadano modelo, no me gusta ensuciar las calles, no me gusta colocar la música a todo volumen y siempre trato de tener una conducta medianamente aceptable tanto fuera como dentro de mi hogar; pero considero que las calles de un país se hicieron para el tránsito, no para las carreras clandestinas, que no hay mejor lugar para beber unas cervezas en la seguridad de tu casa, que sobornar funcionarios públicos es lo peor que se puede hacer (a pesar que detesto todo lo que tenga que ver con el Estado) y denigrar a otro dice mucho de la persona que sale con esas ofensas.

Desde un tiempo para acá, el considerarse como “lacra” es algo bueno entre los venezolanos, algo ciertamente deplorable. La mal llamada revolución lo que hizo fue aprovecharse de eso y convertir en el ejemplo a seguir a los “lacras”, con el pésimo argumento que siempre han sido ellos los oprimidos por los malos de la historia. De hecho, los que tenemos un comportamiento diferente, ahora somos los criminales solo por tener una dicción medianamente buena y haber leído una que otra cosa, eso nos hace villanos de alto calibre.

 

See Your Space Cowboy


Ya quitado del medio el tema de la literatura de dudosa calidad y otros temas, creo que me toca dedicarle unas cuantas líneas a otros temas, considerando que el tema del que más estoy escribiendo recientemente, la política, tiene tantas aristas que lo mejor es descansar un momento del mismo. Digo, hasta yo me canso del mencionado tema, pero siento que es mi deber escribir de ese tema para dar a conocer mi punto de vista.

Pero el presente mar de letras no va de ese tema, en los últimos días en los cuales no he escrito mucho mis historias, la idea de alejarme de la ciencia ficción al menos por un instante y como dudo que cierto colega escribidor, esa palabra existe señores, vaya a leer estas líneas creo que es momento de extenderme.

Más ahora que estoy tomando como nuevo objetivo, escribir (intentos de) artículos que tengan un número de mil palabras, en ocasiones con un pequeño margen de llegar a algo más del número expuesto, algo que es bueno, aunque hay días que escribo al menos dos artículos de esa extensión al día, aunque con la consecuencia de sentirme agotado después de todo eso.

No sé si sea correcto equiparar el género costumbrista con el que se le apoda como rebanada de vida, la traducción literal, un género que fue bastante prolífico en el cine adolescente de los años ochenta y que ahora se mudó al país de los kimonos quizás para morir. Así que pensé que sería bueno que algunos que aglomeramos palabras pudieran dar su toque al mencionado género, uno que no debería morir.

Tampoco es que el camino que ha estado tomando con los japoneses sea del todo bueno, no tengo nada en contra de mezclar los géneros de los relatos, pero esto de contar historias que no llevan a nada y englobada en el entorno escolar no es algo precisamente me interese mucho, aunque también tiene que ver con el hecho que buena parte de la población que consume el anime siempre ha sido joven, al punto de que en muchos casos siguen dentro de los confines de escuelas o institutos; a duras penas los universitarios tienen tiempo para ver una serie u otra actividad.

Como no me lo pidieron, considero que los universos ficticios mancomunados o conectados no son una mala idea, siempre y cuando el asunto de la continuidad de las diferentes historias sean respetadas; de hecho  no es una tarea fácil de lograr, aunque extrañamente con el género arriba mencionado, quiero creer, que el manejo de la continuidad es un elemento un poco más fácil de manejar.

Aunque creo que el asunto de manejar una continuidad de sucesos y un abanico creciente de personajes que entran y salen, es un asunto que no cualquiera puede manejar, no por nada las casas editoriales de los que usan supera mallas pasan bastante trabajo con el tema.

A todas estas y gracias a un problema de filtración que está dando de qué hablar en el edificio donde vivo, es uno de esos temas serios (aparte de las recién llegadas rondas de los residentes para proteger el edificio) he estado pensando no solo en regresar a ese extraño género al cual le dediqué buena parte de mis primeros relatos, sino que tratar de tejer un universo mancomunado alrededor de algunas ideas de esa historia y quién sabe si pueda hacer algo más ambicioso.

Debo ser honesto, luego de ciertos episodios en mi vida, pensé que no tenía muchas ganas de regresar al género al que denominaba simplemente como drama, aunque no sé qué tan correcto sea la clasificación que le daba, la ventaja de todo este tema es que no es rock pesado. Mira que clasificar mal una banda de rock pesado te puede pesar, ya que no hay género musical con más ramificaciones que el rock pesado que parece más un conejo en celo que un género musical. De hecho, ese es otro tema, pero el asunto es que nuevamente me ando desviando del tema original, pero creo que como este es mi artículo, yo me hago responsable de lo que aparece; además creo que alguien debía comentarlo, por mucho que se quejen los defensores del mencionado género.

Lo mejor de no solo crear un universo, sino escribir una historia donde la ciencia ficción o el terror no son los géneros predominantes, es un cambio que ciertamente merecía; pero el chiste radica en ¿Cuándo comenzará la producción de dicho relato? Realmente no tengo idea, quizás tenga que tomar el consejo que dio el escritor Stephen King y aplicarlo no a estos mares de letras sino también a mis (intentos de) relato, digo también se merecen algo de cariño y creo que en los últimos días no les doy la importancia que realmente tienen para mí.

Cuando en días pasados, esos relatos eran material que salía de lo que me quedaba de corazón, pero bueno, debe ser por el hecho que este loco sueño de vivir de escribir comencé a desecharlo, aunque si las cosas siguen así, tendré que hacer lo mismo con esto de ejercer por mi cuenta, dada la situación de la cuna de libertadores. Donde, por mucho que hablen unos que están con el pueblo defendiendo al pueblo y a su cultura, lo que salta a la vista es que están por otras razones ajenas a las letras; de hecho no es algo nuevo ya que desde hace tiempo creo que la literatura criolla venezolana la siento como desfasada.

Pero escribir ha sido, desde que comencé a escribir en esta cosa, algo más que una terapia así como también algo más que un pequeño rincón donde doy a conocer mis relatos y mis opiniones de diferentes temas; así que mi compromiso de ahora en adelante será quitarle el polvo a la sección de relatos y mantenerla fresca. Si bien he estado compartiendo material nuevo, lo ideal es que lo repita pero a una escala mucho mayor y de forma más seria.

 


El octavo artículo que se expande de la nueva editorial cae en una sección en la cual creo que aún tiene mucho potencial, una en la que extrañamente he escrito muy poco. Pero, lo mejor es escribir y esperar que algo suceda. Así que decidí escribir sobre algo muy diferente a lo que constantemente hago por aquí.

Espero que para cuando estas líneas vean la luz del sol, el especial mutante se encuentra algo avanzado, es decir las reseñas, así como ya tenga decidido que personaje del mundo del comic va a ser el siguiente en la lista de los especiales y el siempre bien ponderado especial de noche de brujas ya tenga una lista de lo que voy a reseñar.

Debo admitir que ese especial tan relacionado con esa polémica celebración del mes de octubre y que en los últimos años, pues se ha visto opacada por el doce de octubre; no hay problema alguno con la decoración de brujas, pero con la llegada de los españoles a este lado del mundo, pues los comentarios van a seguir dando de qué hablar, mientras la estupidez y el resentimiento sobre un hecho que ya tiene muchos años encima siga, no por nada (en caso de Venezuela) sobra razones para ver que esto no es una nación y solo es un patio de atrás.

Con respecto a mis lecturas, pues con la llegada de la tabla a mis manos, he estado leyendo de todo. Más que todo en el arte secuencial y libros; pero si bien la producción de reseñas ha estado de baja, las lecturas no, me atrevo a decir que los últimos maratones que me he lanzado, con el Resplandor en su idioma original y un libro de teoría monetaria, dentro de poco voy a estar reseñando esos dos libros que forman parte de mi más reciente torneo de lectura.

Hablando de ese tema, desde que conocí una red social dedicada a la gente que lee y a compartir sus opiniones sobre lo que lee, me he metido en sus torneos de lectura; quizás una de las mejores cosas que se puede hacer en la actual crisis lo mejor que se puede hacer después de protestar, es leer un poco.

See Your Space Cowboy


Bueno, al parecer el desastre sigue así como todos los gastos necesarios para ver si de algún lado salen más convencidos del socialismo del siglo XXI o del marxismo cultural reinante; se habla que la ciudad jardín va a ser sede este año del circo que acostumbra hacer el rockero revolucionario y posiblemente tanto adeptos al gobierno así como los no tanto van a matarse para asistir. Es el mismo cuento que se repite desde que el personaje que organiza esos circos se declaró defensor de la dictadura del proletariado (más de una cosa que de otra).

Como cosa rara, pues traerá bandas internacionales, lo que realmente motiva a los asistentes a escuchar esos monólogos ridículos de juventud rebelde que le besa la bota  a su nuevo amo y tratando de negar que en días pasados participó en otros desastres como el Miss Venezuela o Sábado Sensacional.

Hay que ser honestos, El Rock ahora no es de todos, esa banda que bromee sobre el pasado del defensor revolucionario es convertida en un paria y su participación en las radios, televisoras o cualquier otro medio “del pueblo” es nula; ciertamente, todo un ejemplo de participación e inclusión que debe emularse en todo el mundo. Pero yo me pregunto ¿Qué pasó con el argumento de apoyar el rock nacional por sobre todas las cosas?  Y si a eso vamos ¿No van a apoyar a otros géneros musicales que se hace aquí o también hay que pedir carnet de militancia para eso? ¡Yo pensé que esto era Venezuela, la mejor democracia del mundo!

No importa si sea el rockero del pueblo, el esquiador venezolano o quien sea, ya que el desastre y el nepotismo se han convertido en el sello de calidad del todos los gobiernos de la cuna de libertadores, que los revolucionarios del siglo XXI (que parecen más a los bolcheviques burocratizados) ya que es algo tan evidente que simplemente pasó a ser tradición nacional.

Siguiendo con las tradiciones, no importa cuánto dinero se haya mandado a imprimir para los carnavales seguros en Venezuela, dos días libres en una economía que es impresionante ver como se mantiene de pie no es un merecido descanso. La inseguridad y una moneda que no sirve de nada se han convertido en los eternos compañeros de los venezolanos; excepto para los que están bien posicionados en el partido de gobierno (sin importar su posición en esa pirámide) ya que tienen guardaespaldas, pueden usar pasaportes diplomáticos para irse a alguien sitio cercano por estos dos días (pero un lugar donde no le puedan poner los ganchos, cosa que se está acabando)

See Your Space Cowboy


Así que nuevamente estoy escribiendo, extrañamente aparece una pregunta en mi cabeza ¿Hasta cuándo voy  a estar en este asunto? Ya que desde el día 18 de diciembre del año pasado hasta la actualización más reciente, pues estuve sin escribir y que ese tiempo que estuve sin hacerlo, pues seguía escribiendo gracias a la ayuda de mi tabla; tanto que decidí comprarle un forro nuevo.

Pero a pesar de todo, creo que siento que estaré escribiendo a pesar de que en algún momento mi posición geográfica cambie y se termine de confirmar mi relación con la cuna de libertadores; el presente mar de letras también sirve para comentar que he vuelto, a pesar de la tragedia personal/familiar que azotó el año pasado quiero creer que no vuelva a pasar en el 2017. Así como espero que la parca tampoco haga de las suyas con artistas este año, algo que se caracterizó el 2016, llevándose consigo una cantidad exagerada de personas dedicadas a buenas labores.

Eso sí, algunas cosas no se han querido mantener en la tumba, 2016 fue el año en que cierto grupo de locos que manejaban un añorado canal que, ciertamente, para el día de hoy no va tener mucho impacto su regreso así como trajeron de ultratumba a los poderosos guardianes con ellos. Una película que, a mi parecer, llega bastante tarde dado el hecho que hacer un replanteamiento de esa franquicia desarrollando los personajes principales más allá de los colores que usaban es un noble intento, así que debo reiterar que llega tarde. Ya pasó el tiempo en que podían arriesgarse con esta idea, de hecho creo que pudieron haber hecho esto en algún momento después de la saga llamada “En el Espacio” (aunque aún seguía siendo tarde) pero, no, posiblemente lo están haciendo gracias a los avances en la tecnología para la filmación.

La ceremonia y llegada a la casa blanca del nuevo presidente de los Estados Unidos va a dar que hablar por quién sabe cuánto tiempo; podemos decir argumentos sobre cualquier asunto que lo hizo llegar a donde está ahora, que el señor en cuestión tiene lo de presidente de una nación lo que yo de ingeniero nuclear, así como se puede decir mucho sobre las personas que lo apoyaron con sus votos así como todo el desastre que es el tema de los colegios electorales; pero creo que es tiempo de admitir que todo lo políticamente correcto fue lo que llevó a esa extraña victoria.

 



Instituto Mises Cuba

Economy and Freedom: Tu ne cede malis, sed contra audentior ito.

Fernando Díaz Villanueva

Política | Economía | Historia

El Criticón

Opinión de cine y música

Neuronaliberal

«El estado es la gran ficción por la cual todo el mundo busca vivir a costa de todos los demás.»

Blog de Jack Moreno

Un blog de Joaquín Moreno sobre recursos, literatura y ciencia ficción

Series Ciencia Ficción

Ciencia Ficción, Fantasía y Terror en TV

El liberal escandalizado

Escritos indignados y otras cosas

Punto de Vista Economico

"There is only one difference between a bad economist and a good one: the bad economist confines himself to the visible effect; the good economist takes into account both the effect that can be seen and those effects that must be foreseen." Frederic Bastiat

Death Detective Blog

Una pequeña cueva de reunión friki

Tomos y Grapas

Tu sitio de Cómics!

Caribe Libertario

La voz de la Libertad, desde el Caribe para el Mundo

Comic Play

Hablamos de tus intereses sin censura

Tomos y Grapas

Tu programa de Cómics

El Blog de Martín |x|

Notas, lecturas, apuntes e intereses...

Quiero ser presidenta

Politóloga y administradora publica en formación/UNAM/Pro la mujer/DDHH/Desarrollo sustentable/Seguridad pública.

Minerva de Terralba

Just a gal and her dreams

Logos Podcast

Pensamientos, Cyberpunk y Tecnología.

Cautivos de un Sistema

Just another WordPress.com site

El Mundo de Shiku

THE WordPress.com weblog

Don Charisma

because anything is possible with Charisma

ComicCriticon

ComicCriticon es un Blog de criticas y valoraciones sobre cómic y manga

Historias Siniestras

Escritores, Cuentos y Poemas Macabros

David Gaughran

Let's Get Digital

Vegeta Rukawa's Corner

Un blog sobre... no sé, lo que se me ocurra escribir ^^

Western Corner

Dos Pistoleros, un blog y muchas opiniones

Komic's Custodies Klub's Weblog

Viaja entre Universos

Todo y nada

Welcome to my world

Bloguionistas

La voz de los guionistas en castellano

The pfff blog

Nuestra misión en la tierra es descubrir nuestro propio camino. Nunca seremos felices si vivimos un tipo de vida ideado por otra persona.