Busou Renkin Vol. 9

 Finalmente llegó el gran conflicto y todos los promete y otros detalles son sacados a la luz. Pues resulta que el gran rival tenía no sólo un vínculo con los guerreros alquimistas, fue uno de los más respetados en un tiempo antiguo y (como era de esperar) la guerra solo le trajo dolor. Pero también vimos que la investigación que estaban llevando a cabo nuestros protagonistas tuvo sus frutos, aunque lo único malo fue saber que sólo había cura para uno de los dos engendros.

Como detalle curioso, aunque también negativo, es el hecho que la gran pelea comenzó bien, pues resultó que ese esperado enfrentamiento entre los dos Víctor apenas estaba dando comienzo en las páginas finales de esta entrega. Para complicar las cosas, pues pareciera que nuestro protagonista no le salió del todo bien su plan. Aparte de eso, la despedida que le hizo a su hermana y compañeros fue bastante fuerte, aunque también con pocas palabras. Lo que me gustaría resaltar fue la participación de buena parte del elenco, cosa que es raro de ver en este tipo de series, lo normal es que todo el conflicto sea asunto del protagonista y que él deba llevar ese peso, así como la gloria, si es hay un final amable en todo esto. Aunque, espero que así sea, mira que es normal ver finales felices en las historias de peleas con tres mil días duración.

¿Qué sorpresa nos traerá el último tomo de la serie? Yo espero que un desenlace del conflicto planteado en esta entrega así como el hecho que podamos ver si este entrañable muchacho puede cumplir con su palabra. No ha sido un mal viaje pero esta entrega me dejó mucho en que pensar. Ya que, debo reiterar, que estamos ante ni más ni menos que Don Nobuhiro Watsuki  unos de esos contados artistas del manga que hace bien sus labores.

Anuncios

Ha Muerto la República

Originalmente estas líneas iban a ser un comentario intermedio, en vista que tengo tiempo sin hacer uno de esos. Pero este funeral llega tarde y es ahora que nos damos cuenta, honestamente hay muchas bajas en la cuna de libertadores y se acumulan a un ritmo atroz y entre los que destacan entre las tumbas es la famosa Cuarta República. Sus asesinos, los mismos que la crearon, aunque para muchos, había nacido muerta.

No es una práctica nueva en Venezuela enterrar las Repúblicas así como sus marcos legales, de hecho esa es una de las muchas debilidades de nuestra sociedad, si es que se le puede llamar así, nos gusta ver las Repúblicas y sus constituciones como elemento que la única forma de renovación es con la sangre de unos y otros. La mal llamada segunda independencia le colocó dinamita a los restos de un país que no pedía más que Libertad.  Lo grotesco de este tema es que lo hicieron en nombre del pueblo, son demasiado descarados en hacer eso en el propio.

Trato de buscar algo medianamente positivo en todo esto, así como en los últimos sucesos políticos, pero no veo el panorama completo; quizás por la decepción que tengo, por el hambre que cargo o por el hecho que el futuro de muchos para unos es equivalente a una caja de comida que apenas dura meses.

¿Te sientes tan mal con tu propia vida que quieres que alguien más la controle? Si es por ti bien, pero no me metas en ese juego; quizás no quieres asumir la responsabilidad por tus acciones, pero me parece deplorable que quieras que terceros sean quienes deben pagar esos platos rotos. El nuevo escenario para el circo político está puesto, todo gracias a ti que quieres depender de un subsidio; no te quejes el día cuando tus propios hijos sean quienes te delaten con el gran hermano en el futuro cercano.

Quiero creer que a partir de ahora, los contados que queremos algo diferente vamos a pelear o sumarnos al asunto del éxodo venezolano. Con una mal llamada oposición que recibió una estocada fatal y que vuelven a estar encerrados personajes como Leopoldo López y Antonio Ledesma.

Cualquier cosa que uno haga a modo de pasatiempo se ha convertido en un lujo, para unos es demasiado importante el asunto de “volver a las raíces” pero a la fuerza. Si bien todo indica que la mejor opción es combatir desde las sombras, el panorama tampoco está bueno para eso. Los panfletos los rompen los esbirros, protestar si bien es un derecho, es exponerse a algo peor.

No se puede construir un país en el cual un tirano está a sus anchas y los valores andan al revés. Cuando ser estudiante es sinónimo de burgués y un criminal es de pueblo libre, algo anda muy mal en esa sociedad que prefiere el conflicto a comportarse bien.

Se completó la transacción, nos guste o no eso, quizás el valor del oro negro en el mercado internacional no es el más alto pero ya está empeñado a China y Rusia, la soberanía de Venezuela no es más que un chiste para alegrar a unos que romper el comercio es lo mejor que se puede hacer en este mundo. Esto es ir más lento con la esperanza de alcanzar a los más rápidos en algún momento de la carrera. Se hace evidente que esa forma de pensar no es correcta, tampoco es que tenga mucho sentido ya que para alcanzar a los que van rápido, debes acelerar, no quedarte inmóvil.

Sale batallar así sea por inercia y en automático, con tal ya no se puede empeorar el panorama más de lo que ya está aunque, conociendo el Gobierno de Venezuela, pues va a buscar una forma de seguir cayendo y decayendo. Seguramente ahora tendremos al Poliedro de Caracas constantemente repleto de personas que apoyan la revolución, tal como se evidenció el treinta y uno de julio en palabras de un famoso vocero revolucionario que se creé el caudillo del Rock nacional, elegido por obra y gracia de su Majestad el difunto Comediante Fiambre Cósmico.

La República ha muerto, tenía rato así y no nos queríamos comprender incluso los que no tenemos las mejores palabras acerca de este desastre estamos en el cortejo fúnebre. Somos unos novatos en temas de éxodo y diáspora, los judíos nos podrían dar clases al respecto. Pero seguramente unos no van a querer esas clases y seguir comportándose como lo hacían en la cuna de libertadores; donde el futuro de la población está, irónicamente, a la venta en nombre del socialismo. Pero el capitalismo es malo, ya que trabajar por tu cuenta o ayudar a otro es opresión, nadie entiende mejor el padecimiento de los obreros que un burócrata clase media que engorda cuando el resto de la gente baja de peso. Y es que la revolución se difunde mientras el revolucionario tenga con que comer, de lo contrario no hay revolución; lo demás son cuentos chinos que quieren vender.

Gracias camaradas, esos que votaron por el fraude, confirmaron que la razón no les va a llegar tanto como un discurso de odio, mientras ese discurso tenga las palabras pueblo, anti imperialismo, soberanía y patria ustedes lo compraran. A esa gente le comprendo que compren ese discurso, pero a los euro comunistas, me cuesta entender su posición; que sabroso es defender algo que no sucede en tu país y ni loco te mudas a ese paraíso que tanto defienden, cuando hay dinero para comprar apoyo; cuando el caballo ganador ya no es el mismo, salen con la confiable de que eso era falso socialismo.

Ha muerto otra República con su constitución, otro episodio en esta obra de un país tropical que no ha entendido muy bien esto de ser independiente, libre y soberano. Y con el funeral, que va a pasar sin pena ni gloria va a seguir el hambre, desespero y clamor de un cambio. Pero, uno que debe comenzar por la gente.

 

See Your Space Cowboy

 

Sobre el Plebiscito en Venezuela

See Your Space Cowboy

Ochenta días de protestas

Sí, estoy usando como parodia el título de una famosa y deficiente obra “erótica” para usarlo a modo de título del presente mar de letras, a falta de uno que me salga de la cabeza, ya que debo comentar que para los títulos de mis (intentos de) artículos. Eso unido al hecho que la charla que di en el salón de fiestas del edificio donde vivo, alertando sobre la amenaza de la constituyente fue un lleno, aunque uno paradójico, ya que asistió más personas de las cercanías que de mi propio sitio de residencia.

La barrera de los cincuenta días ya fue sobrepasado hace rato, ya que ahora ya se anda hablando de unos ochenta días saliendo a las calles y por motivos demasiado variados como para hacer una lista de los mismos; ciertamente debo comentar que un cambio en las leyes no va a cambiar la situación en la que estamos ¿Queda claro? Pues parece que no muchos quieren comprender eso.

Si un cambio de leyes sirviera para mejorar todos los problemas que vemos en la cuna de libertadores, bastaría con derogar la ley de la gravedad para evitar la caída de la moneda venezolana y decretar que con una ley todo mejorará, sería un asunto muy fácil ¿No lo creen? Las leyes no son otra cosa, que las reglas del juego, este juego de vivir en sociedad. Pero lo que propone el gobierno, de forma ilegal e irrespetando el debido proceso expuesto por la propia constitución que ellos ahora quieren cambiar ¿Esta no era la mejor carta magna del mundo?

Digo, si todo lo que quiere hacer el actual portador de la banda presidencial es defender el legado del antecesor ¿Cuál es el empeño de enmendar la carta magna que el mismo comediante sideral mando a redactar? Así como debo reiterar la pregunta, si realmente tienen “al pueblo” de su lado ¿Cuáles son las excusas de atrasar las elecciones de gobernadores? Pero la realidad es diferente, ciertamente le ha estado  una muestra de que no todo es una que les da un beneficio político. Ya sabemos que la maquinaria de votos, también conocidos como votantes, no le anda respondiendo como se debe quien sabe desde que día. Y a los hechos me remito, ese polémico audio filtrado del presentador de un famoso ¿show? De la televisión nacional ya se lo advertía al nuevo portador de la banda presidencial.

De hecho queda en evidencia que el nuevo portador carece de algunas cosas que el anterior supo usar.  Aunque no importa si el anterior estuviese en su puesto hoy, el desastre en el que está metida la cuna de libertadores es el mismo, así que ese cuento que esto no estaría pasando si el sideral estuviese vivo tiene la consistencia de una galleta de soda. Así que las protestas y sus consecuencias, es decir los caídos, serían los mismos al sol de hoy.

Pero ¿Qué trae esta constituyente? Pues  algo que unos venían advirtiendo y que nadie les hizo caso en su momento, ni más ni menos que la conversión de Venezuela a una república soviética, pero no en los Urales, sino en el trópico a la usanza de una de las Antillas españolas donde aún gobiernan los barbudos de Sierra Maestra, a pesar de la muerte de uno de los que quedaban, pues ese modelo sigue siendo admirado por cuanto progre y mamerto queda en el mundo, pero extrañamente por mucho que hablen de esos lugares, no viven en esos sitios y no pasa por sus cabezas el hecho de mudarse a ese paraíso proletario.

Ochenta días de protestas y el partido de gobierno comienza a hacer aguas no es una buena mezcla para los que tienen el poder hoy, cada caído, cada negocio saqueado es una evidencia más en su expediente es otro clavo en su féretro. El problema está en que los que tienen que entrar en el féretro no quieren hacerlo y aún quedan personas que los apoyan y que van a votar cuando llegue esa fatídica fecha. No quieren comprender, de la misma forma en como no lo comprendió el fiambre cósmico, que esas modificaciones a la carta magna que querían agregar nunca la hemos querido y que todo este berrinche, aparte de ilegal, es algo que no vale la pena, así de simple.

Una de las fiscales se ha rebelado, ni hablemos de las órdenes cruzadas en las casas militares y la renuncia de uno de los de esa nefasta cosa, muy cercano al presidente. Las ratas comienzan a saltar del barco, quizás son las que pueden salvarse un poco ya que el resto de los integrantes del partido de gobierno seguramente están temiendo por sus vidas, ya que la soga sobre su cuello debe sentirse bastante apretada.  Y no dejo de preguntarme ¿Acaso esta gente va a seguir vendiendo que son del pueblo? Digo ¿Es una persona con notorios lujos un defensor del obrero? Aunque eso viene de rato, ya que los pilares del socialismo marxista no eran precisamente obreros, que les interesaba mucho multiplicar a los pobres (usando a las muchachas de limpieza de su casa) y que por cosas del destino hay que pagar para visitar su tumba.

¿Cómo puede ser bonita una revolución que mata en represiones a los jóvenes y cuya política acostumbrada es la impunidad de los criminales? Ciertamente eso de deshumanizar al que no piensa igual que el presidente ha calado no solo dentro de la cuna de libertadores, sino también a los pocos defensores que les queda en el extranjero. Para muchos de estos defensores internos, la única represión que debe contar es la de años pasados, la de la malvada cuarta república. Pero esos mismos que hablan de esos días, se desentienden de la represión actual, para ellos, esos muchachos no son más que mercenarios de algún servicio secreto internacional; así como no quieren rememorar aquellos días en que cantaron en Sábado Sensacional o en el Miss Venezuela y, extrañamente, viendo el desastre ahora ya no son tan amigos del presidente, el sucesor del fiambre sideral.

Pd: Ya sé que esa barrera se pasó, ahora está alrededor de los cien días

¿Estaremos preparados para la libertad de prensa y de otros medios?

Creo que la pregunta que le da título al presente mar de letras es una que es válida, ya que mientras la población se siente abandonada por los medios de comunicación, las redes sociales han suplido bastante bien ese vacío. Esa cosa maravillosa del nuevo milenio no podrán detenerla, por mucho que la censuren o dispongan de una pésima internet. Ciertamente, sería un escenario bien nefasto y que pone en jaque a los medios de comunicación ya que sobrevivir y mantener contenta a la inquisición se ha convertido en un asunto serio.

Pero el asunto de fondo yace, ya que (al menos personalmente lo digo) la sociedad ha estado siempre con el inquisidor encima, de hecho hay un ente que nos regula quien sabe desde que año todo lo referente a los medios de comunicación así como la telefonía y demás avances. Aunque es un temor válido, no es para menos, ya que todo lo referente a las noticias falsas, el famoso amarillismo y demás engendros que han estado en nuestros medios de comunicación pueden cabalgar a sus anchas. Es un miedo que es válido, pero también es libre y creo que lo mejor es irse preparando para el asunto, uno que es bien serio, ya que eso de la centralización no ayuda, pero revertir sus consecuencias es algo que considerar seriamente y con un buen plan de acción, uno que permita que los medios de comunicación no solo recuperen el aprecio de la gente, pero también darles un margen de crecimiento económico sin miedo a represaría alguna, solo por parte de la sociedad.

Lo arriba expuesto, sumado con una sociedad que no se caracteriza mucho por analizar las cosas, esta nueva libertad sería un elemento no solo extraño, sino que hasta podría amenazar todo lo que esté por llegar. Se podría resumir en “libertad, horrible libertad” pero yo quiero creer que será la primera parte y bien amargar de todo el proceso que nos tocará emprender cuando esta pesadilla se termine.

Ciertamente, los monopolios deben terminar y la mejor forma de hacerlo es abriendo el mercado a nuevas personas y que sea la sociedad que los premie (o castigue), aunque para llegar a eso se tendría que tener una sociedad que tenga algo de criterio bien desarrollado para comportarse de esta forma. Y considerando que estamos hablando de la sociedad venezolana, esa que le ha dado unos cuantos tanques de oxígeno no solo al socialismo, sino también a su primo el populismo, queda de parte de la generación de relevo tratar de enmendar todo el desamdre dejado, uno que lo tendremos que lidiar por un buen tiempo y uno de los muchos obstáculos a superar, ya que no solo nos estamos enfrentando a un atraso en los bienes de capital y otros recursos que necesitan estas empresas para seguir adelante, sino también con un aparato gubernamental altamente costoso, torpe pero que es peligroso con ganas.

El asunto de los miles de canales de la caja idiota, las emisoras de radio y periódicos censurados o de plano cerrados deben servirnos de lección, algo que lo mejor es no repetir; aunque no es buena idea dejar que la sociedad asimile el asunto de la libertad de expresión con el famoso “ensayo y error” ya que la mejor forma de entender que una programación es basura, es tratar de asimilar por un rato y después dar las correspondientes consideraciones y opiniones. Quizás no sea la mejor opción, pero creo que tener a alguien diciendo que leer, ver y leer tampoco me parece que sea lo más indicado. Ya que de esa idea nace, a mi parecer, es la que nos llevó a esta situación y creo que nadie quiere pasar por esto de nuevo.

Ya que, regresando a la realidad en la que estamos, pues debemos preguntarnos ¿Cuánto nos cuestan mantener esos nuevos medios de comunicación que llegaron al país? Digo desde el canal de todos los venezolanos, pasando por esas radios comunitarias y esos medios impresos que son de circulación gratuita y que tienen privilegios del gobierno. Es con esa distorsión es con la que se debe terminar, que el gobierno se deba arropar una obligación que no es propia y que lejos de solucionar ese problema, lo empeora.

Ese dinero que se gasta en esos medios que seguramente le van a cerrar las puertas a personas que no comulgan con las ideas del gobierno ¿No podríamos usarlo en otra cosa? Digo, quizás crear un verdadero canal de televisión en donde todos los venezolanos podemos entrar y comentar. Pero como eso es iniciativa privada ¿Es malo? Digo, no tengo problemas con las líneas editoriales, tengo problemas con la programación basura que impera en el espectro radioeléctrico de la cuna de libertadores así como los medios impresos. Por eso, ese cuento de que hay una conspiración de los medios de comunicación criollos en contra del gobierno revolucionario me la tengo que tomar a risa, ya que buena parte de los mismos no esconden su afiliación así como tampoco esconden el miedo que le tiene a la inquisición, pero tristemente buena parte de la población se lo cree.

Las líneas editoriales se eligen por el consumidor, aunque les guste o no, así como no me voy a cansar de comentar que por mucho que prometieron en terminar con la programación basura de la caja idiota nacional nunca lo  lograron. Ya que sigue presente, aunque con unos ligeros intentos de superarla, pero mientras la premura sea otra, la vamos a mantener por largo tiempo, así como el hecho que crearon un problema mayor dado el hecho que si crearon un muerto viviente con las telenovelas y hay un grupo creciente de personas que quieren el regreso del canal RCTV.

El tema de las telecomunicaciones no es uno que se debe tomar a risa, es uno de los tantos que hay que tratar con la mayor de la seriedad, de parte y parte. La sociedad por un lado que voluntariamente debe elegir qué línea editorial de los medios de comunicación quiere consumir y por parte de estos últimos, todo lo referente al manejo de la información y de los sucesos.

 

See Your Space Cowboy

Finalizando con: Maison Ikkoku Vol 9

El noveno y último tomo de la serie es, como era de esperar, una segunda vuelta a la montaña rusa pero ¿Qué tiene de especial? Más allá del evidente hecho que nos narra el final de la serie, también son los últimos enredos así como los cierres de muchas relaciones y de muchas tramas secundarias que, siendo honestos, no era necesario esperar tanto para darles cierre; siendo el mejor caso, la trama secundaria con Kozue, esa despistada compañera de clases de nuestro protagonista.

Aunque si bien todo lo referente al último gran enredo se tornó más dramático entre nuestro singular par de protagonistas, considerando el efecto avalancha de lo arriba expuesto, uno de los puntos más altos del final fue ese momento cuando Kyoko regresa a la casa que administró, luego de esa avalancha de malos entendidos típicos de una comedia romántica. Pero debo admitir una cosa, llegué a pensar que todos esos sucesos, que irrumpieron de golpe, iban a marcar un final amargo. Otro punto bien alto, ya relacionado con el final en sí, fue ver todo lo que sucedió a modo de epílogo, donde vemos todo lo que pasó con buena parte del elenco de la serie y como muchos personajes cambiaron.

Se me olvidó comentar que todo el mal rato que pasó nuestro querido (y despistado) protagonista trabajando en el cabaret y sus consecuencias rindieron sus frutos. Claro, no le cayó de inmediato, pero verlo obtener su licencia como profesor de preescolar fue un punto que merece ser mencionado; al igual que la visita que hizo la pareja a la familia de Godai y los disparates que hizo la abuela (otro personaje al que creí que no volveríamos a ver).

A todas estas, quizás debería dejar algo para el próximo artículo donde comparo esta obra con otra comedia con la que comparte no solo época de publicación, sino que es habitual ver que los lectores estadounidenses hagan ese ejercicio de comparación. Pero no cabe la menor duda no solo del talento de su autora y que es capaz de hacer una obra universalmente comprensible. Tengo entendido que si tuvo su correspondiente adaptación al formato animado, le hicieron una con actores, pero escapa de mi conocimiento el año en que se llevó a cabo. Así que ¿Merece la pena leer esta serie? Claro que sí, ya que a pesar de los años que tiene encima, aun es una obra que sentó antecedente.

Sobre cancelaciones

Cuando estas líneas vean luz, seguramente será noticia vieja la cancelación de una de las tantas “convenciones” capitalinas y la repercusión que tuvo la noticia será agua pasada; pero quiero comentar algunas cosas. Si, ciertamente la situación está grave y al punto que la capital ya padece de la misma situación del interior del país, no me quiero imaginar que tan complicado será el asunto de buscar patrocinio o de sortear a la cada vez más grande Administración Pública.

Planificar a largo plazo es algo reservado a pocos y estos mercaderes no entran en el grupo, explicar la debacle económica es predicar en el desierto. Dicen que todo tiene un final y creo que esta gente sabe muy bien eso, pero parece que hay una diferencia muy significativa que hay un final y entender que debe llegar. Aunque creo que me ando pasando de optimista con esta gente, los asistentes, para ellos el optimismo de cartón es lo único que necesitan en esta vida así como una reiteración más de que el trabajo en equipo, la amistad y otras cochinadas en sus series animadas que provienen del país del sushi, pero no todo la culpa es de ellos, también creo que debemos mirar a los que hacen estos mercadillos; han estado vendiendo la idea que todo estaba de maravillas desde que el rey avalancha murió todo gracias a la siempre confiable inquisición.

Si, la inquisición ha hecho de las suyas ya que como mientras le paguen para decir que esa “convención” fue un éxito; es que si bien hay que tener una fuente de ingresos decente y que para poner letras en las páginas se necesita algo de motivación. Una motivación que va más allá de una entrada preferencial, unas tazas personalizadas o espacios en el cronograma de actividades de la convención,  fueron los responsables de que se apretase el acelerador durante la caída. No tengo nada en contra del hecho que se lucren, pero creo que debieron estudiar un poco el mercado así como el entorno en el que se estaban metiendo.

See Your Space Cowboy