Finalizando con: Red Mass for Mars

En el pasado ya había hablado de como veo a la casa editorial Imagen y si bien es cierto que ya casi esos personajes hipermusculados que solo saben hacer desangrar a sus enemigos ya no están entre sus filas (bueno, cierto engendro infernal sí) poco a poco se ha ido quitando esa imagen; pero quería confirmar eso, así que decidí comenzar a leer alguna que otra cosa del mencionado sello editorial, al que cada día le crecen no solo los admiradores sino también autores.

Y creo que una ópera espacial que narra los esfuerzos, en apenas cinco entregas, de la humanidad para salvarse de una catástrofe así como de otro encuentro (sangriento) con una raza parasitaria de extraterrestres que, dando a entender, estos últimos vienen a cerrar su ciclo de destrucción con los terrestres. En lo personal no me pareció un mal concepto, pero puede ser que la misma extensión de la obra fue la que le jugó en contra; creo que faltó por desarrollar mejor los personajes involucrados, a pesar de que es una épica que se nota que tiene mucha influencia de los comics de la competencia, no conseguí algún personaje con el cual conectarme y estamos hablando del guionista que fue laureado por su etapa con, ni más ni menos, los cuatro fantásticos.

Pero quizás su mayor punto fuerte se encuentra en la narración de la misma, es una obra que desde ese punto de vista, la narración es acertada así como (nuevamente, consideración personal) el arte si bien se siente un poco extraño al comienzo, cumple su cometido en ayudar a la narración. Es una ópera espacial muy diferente, quizás el autor quería hacer llegar un mensaje, posiblemente, pero a lo mejor algo más le pudo jugar en contra a los planes. O posiblemente esto no es más que una secuela a alguna de las obras que hizo el autor para el mencionado sello editorial.

Finalizando con: Maison Ikkoku Vol 2

Seguimos con una de las obras de doña Rumiko Takahashi, riesgo de equivocarme, la que la catapultó a la fama lejos de su país natal. Y siguiendo con los riesgos, pues considero que la presente entrega fue dedicada a ese personaje que tiene a más de uno pensando, ni más ni menos que la responsable del mantenimiento de la casa que le da nombre a la serie. Ciertamente Kyoko es un personaje femenino diferente a los que siempre hace la autora, ya que aquí se nos detalla la relación entre ella con ni más ni menos que con la familia de su difunto esposo así como la disparatada familia suya, en la cual su padre es confundido con un acosador la primera vez que apareció en la serie.

Bueno, también hay un poco de luz en la relación de Godai con su familia, pero los dos episodios que se ambientan en Navidad así como en Año Nuevo sirvieron para acerca al par un poco.

 Si bien todo ha sido hasta ahora risas, el drama ha asomado su cabeza levemente aquí. Aunque, el fuerte, hasta ahora, ha sido la comedia; un género en el cual la autora se siente a sus anchas, siendo la presente obra una de las tantas muestras de lo que digo.

Pero las cosas se complican con la aparición de una compañera de Godai quien lo invita a comer a su casa en dos ocasiones, creando un poco de confusión en la historia, aunque el instructor de tenis se llevó las rosas por crear distorsiones en esta ocasión. Alegando que en tres años podría superar su fobia a los perros para poder seguir avanzando hacia el corazón de Kyoko, relación que tiene la aprobación de muchas vecinas e inquilinas de la mencionada casa.

Quisiera agregar que, siento que si hay un progreso notorio en la relación de los personajes, sin importar que tanto aparezcan, esperemos que algunos no vayan a ser olvidados en algún momento.

See Your Space Cowboy

Finalizando con: Ignition City

 Debo hablar con franqueza sobre esta obra, es la primera que leo de Warren Ellis, uno de los artistas británicos que llegaron a la industria estadounidense del cómics que dejaron su huella en la misma. Aunque no es la primera obra que leo del sello editorial llamado Avatar Press, creo que esta mini serie de cinco episodios es un cóctel explosivo compuesto de muchos elementos que, a simple vista, son del agrado del mencionado autor así como el del resto de las personas que estuvieron involucradas en su realización; en lo personal, creo que Don Warren se va a volver alguien recurrente en este pequeño rincón.

Exactamente ¿De qué trata? Pues sobre una muchacha que va a la ciudad que le da título a la obra para indagar la muerte de su padre, pero en esa ciudad hay personajes que son un homenaje a los viejos aventureros espaciales de días pasados, hay tiroteos que recuerdan al western así como es una historia que recurre al planteamiento de un mundo alternativo, donde razas extraterrestres se involucran en la segunda guerra mundial y no precisamente en el bando de los aliados, aunque esto último es brevemente mostrado, pero lo más interesante es el hecho que es una delicia ese mundo alternativo que el autor y el resto del equipo se crearon para esta obra; un mundo que mezcla elementos de muchos géneros con la ópera espacial, el western, las historias policiales  y los mundos alternativos.

En lo personal, creo que si bien ese mundo da para mucho más que una mini serie, creo que alejar un poco el foco de ese agujero (palabras de los residentes no mías) que le da título a la obra aquí mencionada ya que puede dar para más y plantea una pregunta interesante ¿Cómo llegaron esos pilotos a ese lugar? Digo, ya que tiene las características de que se vendió como una especie de recinto donde esos héroes espaciales vivirían bien, una especie de salón de los héroes.

See Your Space Cowboy

Finalizando con: Maison Ikkoku Vol.1

Doña Rumiko Takahashi vuelve a aparecer en el blog y está vez, a riesgo de equivocarme, con una de las obras más famosas de su autoría o una de las tantas obras que le sirvió para abrirse el camino a nivel internacional. Si han leído las historias cortas de la historia, esta obra mantiene el mismo nivel de calidad aunque abandona un poco ciertos elementos sobrenaturales (al menos en este primer tomo).

Pero ¿De qué trata? Pues son los problemas cotidianos y malos entendidos típicos y tópicos de una comedia romántica a la japonesa, donde un patán de buen corazón se enamora de la nueva casera que administra esa singular casa donde se residencia y, a diferencia de otra obra relacionada con el color naranja, cada capítulo es un pequeño avance en la relación entre los personajes así como se ve una evolución en ellos; al ser el primer tomo, poco hay de un drama, ya que el buen humor y los malos entendidos que se tuercen para la comedia están a la orden del día.

En lo personal, creo que la mejor tanda de episodios de esta primera entrega son esos en los que aparece el instructor de tenis, el cual espero no siga esa tradición de la autora en crear personajes secundarios bien interesantes para luego confinarlos al olvido.

Es una obra que se nota que tiene sus años encima (no por nada comenzó a publicarse en 1980 para la casa editorial Shogakukan), lo delata todo desde el estilo de la autora hasta la ropa de los personajes, pero lo interesante es que sigue funcionando hoy. Eso sí, preparen la mandíbula ya que se van a reír bastante aquí. Según leí, en la nada cuestionable wiki, que esta obra se engloba dentro del género Seinen, vamos a ver si futuras entregas pueden confirmar eso.

See Your Space Cowboy

Finalizando con: La Liga de los Pelirrojos

De nuevo estoy reseñando una obra de Sir Arthur Conan Doyle y su creación más reconocida, el detective privado Sherlock Holmes, esta vez con un relato que conformó parte de los cincuenta y seis que aparecieron en el libro llamado Las Aventuras de Sherlock Holmes; siendo uno de los cuentos que (al parecer) disfrutó mucho el autor en realizar. Ciertamente tiene sus fallas a nivel cronológico, supondré que el autor hizo a toda la velocidad la obra aquí reseñada. Pero bueno, eso no le quita mérito alguno, ya que si bien es el típico caso extravagante  al punto de que no debe recurrir solo a la ayuda de su fiel amigo, el doctor Watson, sino que un viejo conocido suyo de Scotland Yard y un banquero para darle captura a un criminal que se ha creado una Liga de Pelirrojos y ha puesto a un hombre a hacer un trabajo rutinario, mientras el criminal usa el sótano del humilde local del pelirrojo, para llevar a cabo sus fechorías.

Es, al menos personalmente, uno de esos relatos breves del personaje que considero que hubiese funcionado mejor si no hubiese sido concebido como un relato breve, si no siendo un caso que abarcase un buen número de hojas como las otras historias del personaje; pero es un cuento bastante entretenido.

Finalizando con: Weapon X

Las reseñas intermedias se unen al especial mutante y con, ni más ni menos, uno de los más famosos de la franquicia, el canadiense llamado Logan. Uno de los personajes más famosos no solo de la Casa de las Ideas, sino que es uno de los Mutantes a que se le puede sacar mucho provecho tal cual como sucedió con la presente historia, sacada al mercado para el año de 1991 y que, a riesgo de equivocarme, es uno de esos puntos de la mitología de Logan que simplemente ya no se pueden negar, ya que forma parte de su mitología.

En sus primeros años de carrera no se sabía mucho de él, más allá de que su primera aparición fue en un número del coloso esmeralda cuando peleaba contra Wendigo en tierras canadienses; pero aquí con la escolta de Barry Windsor Smith nos relata las penurias de Logan y cómo fue que llegó al proyecto Arma X.

Creo que hubo una suerte de adaptación de esta obra en la famosa serie de los noventa, pero creo que más allá del festival de violencia, aquí vemos que Logan fue forzado a «participar» en el mencionado proyecto y tal experiencia sacó los instintos más animales del mutante, sino también de las personas que estaban involucradas en el proyecto. Aunque, lo más interesante es que no se deja claro las razones por las cuales se estaba llevando a cabo tan grotesco experimento, pero eso no fue motivo para que el proyecto se quedase sin presupuesto para que siga adelante, ya que siguió haciendo de las suyas por mucho tiempo.

Ciertamente es una de esas historias del mutante canadiense que marcaron época y que sigue siendo mencionada entre las historias para conocer  Logan así como otro elemento, toda la bajezas de las que somos capaces los humanos cuando nos dan carta blanca para tratar a otras especies y más cuando tienen algo que las diferencia de nosotros.

Finalizando con: El Prisionero de Zenda

Yo recuerdo el título del presente libro y que si bien una vecina me lo llegó a prestar, lastimosamente por alguna razón y no pude llegar a leerlo. Pasaron los años y esa vecina se fue del país y no fue hasta hace mucho que pude leer esta obra. Considerado como un autor menor dentro de la literatura inglesa, el señor Anthony Hope escribe para el año de 1984 una novela de capa y espada, quizás para hacerle frente a uno de los grandes y amigo de la casa, Alejandro Dumas.

Pero ¿De qué trata esta obra? Pues de un inglés pelirrojo y de familia acomodada que gracias a su parecido enorme con el rey de un país llamado Zenda y que se encuentra en un mortal peligro, dos de los hombres más cercanos al monarca deciden que este viajero debe ser quien suplante al monarca mientras idean una forma de detener las maquinaciones del Duque Miguel el Negro, el antagonista de la obra. Todo esto, de fondo tenemos tramas palaciegas y una coronación inminente mientras se trata de ocultar ese plan que han tenido los hombres de confianza del rey. Eso sí, nuestro protagonista, Rodolfo, tiene una aventura que, prácticamente, era todo lo que quería y más para su vida.

Me atrevo a decir que, es una buena novela dentro del género de capa y espada y que si bien se gasta muy rápido todos los recursos del mencionado género, creo que lo mejor que tiene a su favor es lo referente a la trama palaciega (así como el suspenso que se forma mientras se hace lo posible para que el  impostor haga bien su papel) y al romance (un recurso siempre notorio en estas obras) entre el impostar y la reina. Da un poco de molestia saber que este autor es conocido fuera de su natal, Inglaterra, solamente por esta obra y que dentro de la ya mencionada nación, se le considere (como dije arriba) como un autor menor.