Balada de la Curva 11

Londres tenía un punto en común con pistas del simulador, en la realidad eran otra cosa y Héctor tenía una visión muy concreta de aquella ciudad. Para él, era la metrópolis de Sherlock Holmes, la ciudad natal de un estirado oficial a quien no pudo rescatar del fuego anti aéreo y el punto de referencia que tenia de los soldados de infantería cuando le preguntaba de que parte de la Tierra venían, con quienes habló en una operación.

El imponente Windsor iba a ser la sede de no solo la rueda de prensa de la Asociación de la fórmula 1 en la cual darían a conocer los pormenores del regreso, sino también sería la sede de las ruedas de prensa que darían las escuderías, Ford Motors pidió ser el acto de apertura.

—No importa los cambios, en Ford Motors nos mantenemos cerca de las raíces— comentó Henry Carter Ford, el coach de la escudería—, así como de la gente, por eso nuestro apoyo a Cecotto Jr. es pleno.

— ¿Tienen algo que comentar sobre el hecho que tres pilotos nuevos no tienen formación en el automovilismo?—preguntó uno de la prensa. Una pregunta que recibió con una extraña sonrisa los voceros de la Escudería Ford, como si la estuviesen esperando.

—Son inversiones con un alto nivel de riesgo. Y les digo algo, no van a encontrar un botón en el volante que active un arma—fue la respuesta del hijo del legendario piloto Cecotto.

Aquellas palabras ofendieron a Héctor Castillo de forma personal, no era para menos, Cecotto Jr. abiertamente se estaba burlando de sus habilidades.

—El Ford Mercury—retomó el joven piloto—, es sin duda alguna, la máquina más eficiente en la que he tenido la oportunidad de conducir. No importa el circuito, ni las condiciones climáticas; mi escudería está lista para competir. Y ¿Quieren que diga otra cosa? Me atrevo a decir que la Pole Position definirá temporada y el gran premio de este año.

Fangio se acercó a su pupilo y le comentó.

— ¡Tenemos unos rivales declarados! El que haya disto que esto es un deporte de caballeros, estaba muy equivocado. Dan ganas de decir unos cuantos improperios muy merecidos—Fangio no hizo nada en ocultar con ese comentario su enojo, siendo la víctima del mismo un vaso plástico que estaba en su mano derecha.

La prensa se encontraba satisfecha, había algo de interés que cubrir, una rivalidad anunciada, pero debían tener algo más, otra razón por las cuales tener que llenar las pantallas de los entusiastas que irían a buscar artículos sobre el gran premio así como la temporada estaba dando su primera aceleración.

Anuncios

Y ¿Si hablamos del país que queremos?

Hemos hablado mucho, así como escrito, sobre el país en el que estamos actualmente así como el país que muchos conocieron en días pasados. Pero creo que ha llegado la hora de escribir un poco sobre el país que muchos anhelamos que es el que hay que construir a partir de ahora. Ya que, si somos honestos, la segunda independencia va rumbo al cementerio y el margen de tolerancia que se tiene a la doctrina socialdemócrata corre por ese mismo sendero pero con una duración más breve.

El cambio de brújula se ha hecho, en términos académicos, las ideas colectivistas ya tienen la fecha de vencimiento cerca. Así que es tiempo de describir esa nación y sus características, esas señales que tienen otras que las convierten en el paradero de muchos de los que se van del país. Ciertamente no es una tarea fácil, ya que hay muchos venezolanos con sus ideas ya formadas de cómo tiene que ser el país del futuro.

En el presente mar de letras voy a tratar de venderles lo que yo considero que debe ser el camino que debe tomar la cuna de libertadores cuando la pesadilla revolucionaria llegue a su evidente final y sus primos, la socialdemocracia, sea vista como unas ideas que no sirven de mucho. Primeramente, la base de todo lo que debe venir son los ciudadanos, tienen que abandonar esa noción populista del pueblo y todos sus matices; ya hemos vivido en carne propia los desastres que puede hacer un hombre del pueblo. Hay que dejar de lado ese asco al individualismo y a la búsqueda personal de nuestra felicidad, ya que no hay un mayor ejercicio de nuestra libertad que eso. Eso causa un efecto secundario maravilloso que es la ayuda voluntaria y espontánea hacia tus prójimos, algo que hay que comprender.

Hay que dejar en claro que el Estado no debería meterse en nuestros asuntos personales y mucho menos en nuestros bolsillos, si queremos emprender o buscar un empleo que nos ayude a seguir adelante pues el Estado sólo debe limitarse a las funciones de seguridad y justicia, de resto la sociedad puede encargarse tranquilamente de sus asuntos y problemas. Es decir, que ya está bueno del asunto de que alguien más nos regule lo que podemos hacer así como el hecho que nos diga que es lo mejor para nosotros.

Como expresé anteriormente, no somos tan tontos y entendemos mejor todos los efectos negativos y sus indicadores de buena parte de las políticas que han estado implementando en todos estos años. No me voy a cansar de repetir que la mentada ley de responsabilidad social en radio y televisión no le dio sepultura a la programación deficiente en Venezuela, sólo complicó más el problema. Mucho menos me cansaré de decir que imprimir billetes a lo loco no es producir riquezas, es condenar a la población a una pobreza así como al pago del peor impuesto, llamado inflación.

También es necesario abandonar la noción que somos un país rico, lo que hay es muchos recursos naturales que, por desgracia, no se pueden explotar de forma individual. Es decir, que si un día consigues oro en tu jardín lo ideal es que fuese tuyo y que decidas cual es la mejor forma de aprovechar esa mina de oro; ciertamente sabemos que esos burócratas no tienen la menor idea de cómo hacerlo, sólo quieren crear un círculo vicioso en el cual ellos se ven beneficiados.

Pero no debemos de olvidarnos de la cultura, si bien es algo que despierta polémica, hay que considerar que ha sido la piel de cordero que ha estado usando la mal llamada revolución venezolana para aferrarse al poder así como hacer llegar sus ideas a miles de personas. Pero seamos honestos ¿Cuánto nos ha costado en mantener a todas esas televisoras y emisoras de radiodifusión que dicen ser del pueblo pero en realidad le sirven al gobierno de turno?

Ya que dudo que esos medios de comunicación le quieran abrir las puertas a alguien con unas ideas como las mías o con alguien que si bien puede comulgar con las ideas del gobierno, tiene muchas cosas que objetar y denunciar. La libertad de expresión se asegura con medios privados y que sea la sociedad quien decida que línea editorial va a consumir. Las telenovelas se verían obligadas a salir del aire o a mejorar su contenido, si se le deja crear a sus anchas a nuevos talentos que tengan la pequeña oportunidad de presentar sus ideas.

Debemos motivar a la lectura desde temprano, en eso estoy de acuerdo, pero hay que darles la preparación a esos muchachos que se están formando como quieren conocer la literatura nacional, no sólo a los autores de días pasados, sino también a los nuevos a esos que puede darse la situación con los cuales si puedan conectarse y comprender lo que plasmaron en el papel. Y no me limito a los escritores, sino también a cualquier artista que quiera darse a conocer, pero debe hacerlo con sus medios y no por un subsidio o por la Santa intervención de un gobierno.

Hemos visto que unos, con muy buenas razones, dicen que rock en la cuna de libertadores murió hace ya tiempo. Que ese cadáver ahora es usado para consignas políticas en conciertos de calidad dudosa y que buena parte de su asistencia va por los invitados internacionales. Ya que si dependiese del organizador, no duden que usaría el poder coercitivo del Estado para asegurar llenos y regularidad en las presentaciones.

Si queremos todas estas cosas y más, es necesario un fuerte y profundo análisis de dos preguntas ¿Dónde estamos? Y ¿A dónde queremos ir? Es un proceso personal, netamente, pero lo ideal es que también sea algo que se comparta con el resto de los habitantes, que debemos recuperar no sólo el tiempo perdido buscando revoluciones en ideas fallidas, hay que buscar cambios constantes en la sociedad en base a la convivencia, a nuestro natural espíritu de búsqueda de algo mejor.

 

See Your Space Cowboy

Dada la situación ¿Vale la pena soñar un poco con algo mejor?

La situación de la cuna de libertadores no es alentadora, de hecho es bastante grave y afecta a los que aún estamos allí, como los que se han ido pero tienen a familiares y amigos en ese punto de la geografía. Pero el asunto es que ¿Vale la pena soñar con el país que queremos? Digo, existe la probabilidad muy amplia en la cual esos sueños se vayan a mejor vida.

Pero también existe la posibilidad de que esos sueños vayan a llevarse a cabo, las pesadillas no son para siempre y el final de la misma está cerca así como el innegable hecho que necesitamos el sueño de muchos para hacer un avance hacia adelante, es tiempo de recuperar todo lo que hemos perdido en estos años de la mentada revolución. Pueden decir lo que quieran sobre el legado del comediante sideral, pero lo cierto es que tampoco va a ser un asunto sencillo salir del atolladero.

Necesitamos de los  sueños de esa gente que quiere ejercer por su cuenta su carrera sin importar donde se graduó, necesitamos de los sueños de esas personas que desean tener sus propias empresas, así sean cosas pequeñas. Eso sí, hay que estar preparados que no va a ser un inicio sencillo, de hecho va a ser una de las primeras pruebas de fuego que tendremos que sortear cuando todo esto pase. Va a ser un momento también que tendremos que verlo como una segunda oportunidad que no debemos desaprovechar por cantos de sirena y legados que nos llevaron a un predicamento.

También será tiempo de comprender que esa segunda oportunidad debemos aprovecharla y no dejarla escapar; nos guste o no, debemos enmendar la mayor cantidad de daños posibles, al menos los materiales, ya que el resto no  existe la magia para volver a la vida todos los que cayeron directa o indirectamente.

 

See Your Space Cowboy

¿Nos falta un pedazo de historia como colectivo?

Las líneas que escribiré a continuación son un mero intento personal para hacer reír al lector sea o no venezolano así como le guste o no la animación del país de los samuráis.

Dejemos de hablar de los malos ratos en los parques públicos, del uso que le dan unos a ciertas redes sociales para vender productos y mercancías, ya basta de tanta disputa bizantina que a la larga no da beneficio alguno al colectivo. Se nos ha robado un pedazo de historia, así como un pedazo de la programación en canales nacionales relacionados con  la afición de ver animados japoneses, que tanta audiencia le dio a los canales de nuestro país.

¿A quién le conviene que nos olvidemos de lo arrebatado? Personalmente creo que a nadie, incluso a los divulgadores de oficio que pululan en nuestra fauna como colectivo. Nunca supimos que series nuevas iba a estrenar el único canal nacional que emitía los animados que nos mantenían al borde de nuestros asientos, ni mucho menos que cosas harían los otros canales para tener audiencia y hasta le quitaron material a aquel ponente que para 2004 hablaba sobre la historia de la emisión de series animadas, en general, en nuestro país.

Si bien es cierto que muchos de los canales nacionales hacían lo que les parecía con las series que disfrutábamos, pero fielmente la veíamos sin importar los cambios hechos por capricho en los horarios incluso los cambios en los días en que se emitían.  Sin importar que esta situación se solventó cuando llegó a nosotros la televisión por suscripción, lo cierto es que las cosas ya no serían iguales, ahora vemos con otros ojos a los canales nacionales, a los responsables de los mismos y quizás deberíamos vernos como colectivo con otros ojos.

A alguien, alrededor del 2005, le pareció gracioso quitarnos un pedazo de historia, mutilar también parte de la historia de la caja boba nacional ¿Cómo avanzaremos como colectivo si no sabemos muestra propia historia?  Es posible que esta mutilación sea la culpable de nuestro predicamento actual, aunque unos opinen lo contrario que sea algo relacionado con la formación de cada individuo que conforma al colectivo.

CERO EN PROGRESISMO

Blog de Exprogre

Instituto Mises Cuba

Economy and Freedom: Tu ne cede malis, sed contra audentior ito.

Fernando Díaz Villanueva

Política | Economía | Historia

El Criticón

Opinión de cine y música

Neuronaliberal

«El estado es la gran ficción por la cual todo el mundo busca vivir a costa de todos los demás.»

Blog de Jack Moreno

Un blog de Joaquín Moreno sobre recursos, literatura y ciencia ficción

Series Ciencia Ficción

Ciencia Ficción, Fantasía y Terror en TV

El liberal escandalizado

Escritos indignados y otras cosas

Punto de Vista Economico

"There is only one difference between a bad economist and a good one: the bad economist confines himself to the visible effect; the good economist takes into account both the effect that can be seen and those effects that must be foreseen." Frederic Bastiat

Death Detective Blog

Una pequeña cueva de reunión friki

Tomos y Grapas

Tu sitio de Cómics!

Caribe Libertario

La voz de la Libertad, desde el Caribe para el Mundo

Comic Play

Hablamos de tus intereses sin censura

Tomos y Grapas

Tu programa de Cómics

El Blog de Martín |x|

Notas, lecturas, apuntes e intereses...

TERRALBA

Inspiration, comics, art

Logos Podcast

Pensamientos, Cyberpunk y Tecnología.

El Mundo de Shiku

THE WordPress.com weblog

Don Charisma

because anything is possible with Charisma

ComicCriticon

ComicCriticon es un Blog de criticas y valoraciones sobre cómic y manga

Historias Siniestras

Escritores, Cuentos y Poemas Macabros

David Gaughran

Let's Get Digital

Vegeta Rukawa's Corner

Un blog sobre... no sé, lo que se me ocurra escribir ^^

Western Corner

Dos Pistoleros, un blog y muchas opiniones

Komic's Custodies Klub's Weblog

Viaja entre Universos

Todo y nada

Welcome to my world

Bloguionistas

La voz de los guionistas en castellano

The pfff blog

Nuestra misión en la tierra es descubrir nuestro propio camino. Nunca seremos felices si vivimos un tipo de vida ideado por otra persona.