Especial murciélago.

Deja un comentario

Creo que la nueva línea editorial tiene algo que ver en el presente especial, aunque lo mejor será ir explicando unas cuantas cosas sobre este nuevo especial de reseñas dedicados a un personaje en concreto. Primeramente debo comentar que mi intención no solo se relaciona con el hecho de hacer una serie de recomendaciones sobre personajes en concreto del arte secuencial; sino que también el orden será el siguiente: La Casa de las Ideas, su Distinguida Competencia y posteriormente un cheque en blanco a las otras casas editoriales no solo de los Estados Unidos, sino al arte secuencial de otras latitudes.

La segunda es que originalmente pensé en que entre los especiales que se me habían ocurrido, entre personajes de otras partes del mundo y los usuarios de súper-mallas siempre hubo alguien presente, el caballero de la noche. No importaba si iba a empezar con la casa de las ideas o con su distinguida competencia, Bruce y su alter ego siempre estaban allí al punto de considerar que él debería ser el primero, el que le diese comienzo a los especiales.

Pero, eventualmente los mutantes ganaron esa contienda; aunque fue para mejor, ya que me dio oportunidad para ir recogiendo y buscando fragmentos de esos mitos para recopilarlos en el presente especial; algunos como guerra contra el crimen ya habían sido reseñados, decidí que debía darle un ojo tanto a viejos relatos que ya había leído con anterioridad.

Voy a tratar de no quedarme con las glorias pasadas del personaje, sino que voy a explorar sus andanzas durante N 52, ya que la nueva etapa aun la siento demasiado fresca; así que voy a esperar que baje un poco mi lista de pendientes. Debo agregar que el personaje se merece el presente especial. No es para menos, ya que estamos ante un ícono de la cultura pop moderna y uno de los usuarios de súper-mallas más reconocidos a nivel mundial.

Pero ¿Qué es lo que lo  hace tan interesante? Me atrevo a decir que un día lo puedes ver detrás de la pista de un villano como un detective, al otro emulando a un cazador urbano, luego como algo cercano a James Bond con una amenaza a gran escala y más recientemente como padre biológico. Es un personaje con una motivación sencilla pero igualmente dañada en otros aspectos, por mucho que se le note como una sombría y solitaria figura, buena parte de sus mitos se le relaciona con otros personajes. En ocasiones como un singular socio de la policía, un severo maestro, una extraña figura paterna así como un compañero confiable con un temperamento muy fuerte y que sirve como contrapeso al resto.

De todos esos personajes que salieron durante la era de oro, el caballero de la noche es el que ha tenido unos cambios significativos a lo largo de su estadía, muchos de ellos sirviendo como puntos altos en la historia del medio. Verlo sortear baches en su carrera en diferentes medios es algo normal, es el que más fácilmente se puede adoptar a un mundo cambiante sin que lo que ya se conoce se altere demasiado.

 

See Your Space Cowboy

Escándalo en Bohemia

Deja un comentario

Para el año de 1891 el presente relato salió, conformando una serie de relatos breves del más famoso detective privado que vive en la ciudad de Londres. El presente relato, el cual es el primero donde se ve una faceta extraña y relacionada con Irene Adler, quien se nos muestra lo más cercano de nuestro singular detective a tener sentimientos  hacia una mujer, algo que estaba alejado de su excéntrica personalidad.

Pero ¿De qué se trata este relato? Pues resulta que un monarca de Alemania se enredó con la mujer arriba mencionada y quiere recuperar, a toda costa, una foto que podría arruinarle su vida en el futuro inmediato y ¿Quién mejor que don Sherlock para tal misión?  Aunque va a resultar un relato de detectives de alto nivel, pero como es un relato breve quizás el final no va a tener un final que uno esperaba. De hecho, considero que el final, ese extraño final, lo recibí muy bien ya que muestra a un Sherlock  que considera que se encontró con una persona con la que puede jugar al mismo nivel.

Quiero agregar que esta es la primera obra que leo gracias al apoyo de una tableta que llegó a mis manos, ciertamente es una forma interesante de leer libros, no por nada es el futuro más inmediato con respecto a ese tema. También quiero agregar que se lee con bastante rapidez, a diferencia del Valle del Terror, la cual considero que es la narración más densa del personaje.

Johnny Double

Deja un comentario

Para el año de 1998 el autor Brian Azzarello conjuntamente con el dibujante argentino Eduardo Risso tomaron un personaje de DC y le dieron el tratamiento que Vértigo, siendo ese sello editorial cuyos comienzos no fueron otros que un lugar donde muchos personajes de esa casa editorial que no coincidían mucho con los usuarios de súper mallas, así que ¿Qué podemos esperar del autor de 100 balas que decidió tomar un personaje que es un detective privado mal hablado?

 Pues y ¿si te digo que vive con lo peor que puede ofrecer San Francisco y que entre sus planes está quitarle unos cuantos billetes a la cuenta del famoso criminal Al Capone? En lo que parecía ser un plan en el cual nadie saldría lastimado, ofrecido por una chica cuyo padre le pagó para protegerla mientras se complica, como en toda buena obra policial, ya que nuestro singular detective debe buscar la forma de evitar más sangre derramada así como otros giros argumentales que se quedan contigo hasta el final de la serie.

 Estamos ante una singular historia, así como una singular reseña intermedia la cual no quería hacer, dado el enorme respeto que le tengo al sello editorial. Pero como dentro de poco comenzaré a hablar de la casa de las ideas en un especial, pues me pareció prudente hacer esta reseña.

La Criticona Perdida Ep 4

Deja un comentario

Después del merecido descanso nos acercamos a la casa del web máster del club oficial de “Medianoche”.
—Espero que no nos salga una ama de casa con conocimientos en alguna arte marcial. —comentó Baker.
—Creo que estas traumado por eso. Tranquilo—le dije antes de tocar el timbre.
Luego de tal acción, una madre soltera, para variar, abrió la puerta. Luego vino la presentación.
Un extraño grito salido de la garganta de aquella señora, emitido para llamar a su hija, resonó fuertemente. A mi casi me deja sordo.
—La grandiosa autora nos metió en el mismo saco en el que hay que meter a las fanáticas del insípido mago francés. Admito que Dorothy fue muy dura con su crítica hacia la estupenda adaptación de la novela romántica de vampiros, pero secuestrarla, eso nunca.
Jenny, como se llamaba la chica, cumplía con el perfil de las seguidoras de “Medianoche” que Glenda me comentó. Tan peligrosas que dejarían asustado a cualquier terrorista.
—Nos percatamos que hay otra web dedicada a la mencionada saga, así como otro club ¿Sabes algo al respecto?—le preguntó Baker.
La madre de la joven frunció el rostro, estábamos en el buen camino.
— ¿Ves hija mía que tarde o temprano el sistema viene por ti?
— ¿Señora de que habla?—Le pregunté.
—Madre, los agentes no quieren saber sobre las apuestas ilegales que llevo por internet.
Un silencio. Demasiada información, para ser honestos. Jenny retomó la conversación, explicando un interesante suceso.
—Antes de hacer oficial el club de fanáticas, tuvimos un día muy negro. Muchas chicas fueron expulsadas, pero hubo una, un poco gordita, que juró venganza por la ofensa que le hicimos. Esa chica hizo de todo contra nosotros, tuve que pedirle ayuda a la mafia rusa para que nos protegiera a todas las que formamos el club.
— ¿Algo que agregar sobre la chica?
—Recuerdo que comentó que iba a la Escuela del Distrito 18, pero nada más.
— ¿Puedes darnos más detalles del asunto y de la chica?—pregunté.
—La chica llegó con una actitud un tanto extraña nos trataba como si fuésemos conocidas o amigas de toda la vida. Llegó a comentar que se enteró de la reunión de las seguidoras de “Medianoche” por el foro libre de la página web “Nueva Gente”.
Todo coincidía en cuanto a la descripción de la persona.
—Muchas gracias señora y a ti Jenny—comentó Baker—, la información que nos han brindado es de gran valor.
Baker y yo salimos de aquella casa, buscamos un sitio donde comer y seguir atando los cabos sueltos del caso. El plazo que me había dado la cadena estaba por vencer, pero estábamos más cerca que antes.
— ¿Vas a tomar cartas en el asunto de la mafia rusa y aquella muchacha?—le pregunté a mi compañero.
—Hasta ahora, es un buen dato para un amigo en la DEA. Y ahora te pregunto ¿Vamos por buen camino?
—Creo que si, las descripciones concuerdan. Si sumamos el dato escolar estamos bien encaminados. Aunque lo de la IP sería un gran acierto.
—Mas todo lo que arroje la reunión de hoy con las amiga de la criticona.
— ¿Ahora estas de parte de las locas esas?
—No. Solo digo que es algo ácida en sus comentarios y artículos.
De repente el teléfono móvil de Baker rompió el silencio en aquel restaurante chino. Era el amigo y colega con noticias, y por la cara que hizo, no parecían buenas.
— ¿Qué pasó?—le pregunté.
—Justo en el momento que estaban reuniendo la información para localizar la IP pasó lo peor.
— ¿Entró un virus al computador?
—No. Se fue la luz en donde vive Dorothy.
— ¿Alguna falla con el servicio o sabotaje?
—Eso es lo que nos toca indagar.
Después de pagar la cuenta nos fuimos a la casa de Glenda. Me quedé a ver el cableado eléctrico, al fin estaba usando lo que aprendí con el libro “Electricidad para Dummies”. Alguien había cortado el cable que daba la electricidad para el apartamento, pero ese criminal menor dejó las pinzas que usó para efectuar su acto vandálico.
Subí al apartamento, al abrir la puerta vi a Glenda llamando por el teléfono.
— ¿Qué había afuera? Detective—me preguntó Baker.
—Estas pinzas. Si vas a hacer vandalismo, no salgas son ellas—le respondí.
Glenda culminó su llamada. Estaba molesta.
—Si a los dos se le acabaron los chistes, les recuerdo que deben encontrar a mi hermana.
—El detective fue quien comenzó—dijo Baker, desviando el regaño.
—“Al mal tiempo, buena cara” aparte de esto de la luz ¿Qué ha pasado por aquí?—pregunté, siguiendo con mi tono ligero, un intento de despejar la tensión entre nosotros.
De repente, alguien tocó la puerta, desesperadamente. Era una vecina de Glenda.
— ¿Qué le sucede señora Faraday?—le preguntó la dueña del apartamento.
—He visto algo horrible. El acto más inmoral de todos y a su responsable. Vengo por su ayuda agentes, quiero el apoyo del programa de protección de testigos—comentó la señora alterada.
Y de nuevo hizo un comentario. Uno muy revelador para todos que estábamos aglomerados en aquel pequeño apartamento.
—Esa joven Marisa no era así.
—Momento ¿Sabe quien fue?—le pregunté
—Claro que si. Salió con mi nieto hace tiempo, pero un día la volví a ver y no la reconocía, se unió a la moda del vampirismo. Pobre muchacha, está tan descarrilada.
Todos nos miramos, estábamos asombrados por sus palabras.
Esa señora nos confirmó quien fue el responsable, mucho más rápido que buscar datos por el internet.

La criticona perdida Ep 2

Deja un comentario

“La peor porquería llevada a la pantalla del cine. De seguro el estudio como la autora del libro deben estar disfrutando de las regalías que el marketing les puede ofrecer ¿A quien le importa la calidad, las buenas actuaciones, el hecho de vender una relación entre una chica sarcástica y un vampiro con complejos de inferioridad y de Edipo que busca con urgencia una relación de dependencia emocional? Si es así la película, no me quiero ni imaginar como es el libro”
Esas fueron las palabras que usó en la columna llamada “Gotas ácidas en la pantalla del cine”. Aunque usó peores en el artículo, creo que se le puede decir así, que escribió en su blog. Y no dejo de estar de acuerdo con su hermana, como crítica literaria sería peligrosa, o peor.
Desde ese momento, una tal “Reina Vampiro 12” le dejó comentarios poco halagadores para decirlo de forma aceptable, algo muy normal en estos días y que, por alguna extraña razón, la policía no puede intervenir en este tipo de asuntos. Además ¿Las amenazas de golpes desde cuando son consideradas? Los golpes no se anuncian, se dan. Profundas palabras de mi hermano.
Eso unido al hecho de que Glenda no podía dar una descripción del responsable del secuestro de su hermana, seguía en shock por el asunto, me daba campo para actuar. Un campo demasiado amplio en donde actuar a mis anchas.
Glenda facilitó una lista de las más cercanas lectoras de su hermana, así como daba a conocer sus direcciones y el nombre de sus padres. La lista era tan corta como mi repertorio de chistes sobre beisbol.
Un amigo de mi hermano, el agente Baker, se ofreció en ayudarme. Y decidimos ir a visitar, a pesar de la hora, a la primera chica de la lista, Marie Castle.
— ¿Alguna razón por la cual comenzaremos por la número uno de la lista?— me preguntó Baker.
—Quizás sea la más cercana a Dorothy, luego de su hermana claro está. Puede que nos de una pista que nos facilite el asunto—le respondí.
—Creo que me tendrás que dejar hablar.
— ¿A que debo ese honor?
—Dime una cosa, si fueses un padre de una niña que se ve con una periodista con talento pero mal ubicada laboralmente ¿Le abrirías las puertas de tu casa a un detective privado que solía ser comediante?
Baker tenía un buen punto, de nuevo mi faceta como comediante hacía que no tomasen en serio.
Fuimos de inmediato a la dirección donde vivía la joven Marie. Era una casa de dos plantas, bastante clase media.
Luego de tocar el timbre, una mujer de medina edad nos recibió con estas palabras.
— ¡Por favor no me arresten! Por error tomé la pluma del oficial de tránsito, cuando la encontré, nuestro perro la mordió dejándola en mal estado ¡Es la verdad!
—No venimos por eso señora Castle. Queremos hablar con usted y con su hija.
Aclarado el mal entendido, la señora llamó a su esposa e hija a la sala.
—Buenas noches, soy el agente Baker y él es el detective privado Kevin Clancy. Venimos a hablar con su hija sobre el secuestro de Dorothy Miller.
—La verdad es que no pude asistir a la reunión cuando secuestraron a Dorothy. Estaba estudiando para un difícil examen de trigonometría—nos dijo de una vez la joven Marie.
—Lo certifico, a mi me tocaba llevarla ese día—comentó el padre de la joven—, verán, mi esposa no puede conducir por el momento. Y con esto del secuestro es mejor no salir.
— ¿Quieren algo de beber señores?—preguntó la dueña de la casa
—Café—respondió Baker.
Sentí como si me estuviese dando el turno para hablar. Ordené mis ideas rápidamente y esto fue lo que me salió.
—Señor Castle ¿Qué opina que su hija se reúna con una columnista?
—Al principio no me creí ese cuento, ya sabe con tanto loco suelto. Pero Dorothy resultó un buen ejemplo para nuestra hija. Y es algo innovador lo que hizo.
Fue la respuesta del señor Castle. Luego le hice la misma pregunta a la joven.
—Ella me motivó a crear un periódico en mi instituto. Me hizo ver que no hay nada de malo en opinar. Aunque se lea como una persona muy ácida en sus críticas, en persona es muy amable.
Hasta ese momento, todo normal.
— ¿Notaste algo extraño en alguna reunión?
Marie quiso responder, pero su madre se le adelantó.
—En una reunión noté algo raro. Recuerdo que la llevé, ya que mi esposo le tocó trabajar ese día. Una muchachita llegó, así como si nada. Trataba al resto como sus amigas de toda la vida. Y no parecía la hermana o prima de las otras niñas.
— ¿Puede explicarse mejor?
—Verá, siempre fuimos las mismas personas a las reuniones. Hasta que apareció esta chica rara. Creo que deja en otra escala a mi prima segunda canadiense Sarah—matizó la joven.
— ¿Algo que resaltar?
Hubo un silencio. Señal que el indicio estaba por llegar.
—Dorothy nos habló de la película “Medianoche” y eso emocionó a la chica rara. Recuerdo que dijo que fundó el club de fanáticas de la franquicia. Pero bruscamente se puso loca, histérica cuando Dorothy dio su opinión sobre la franquicia.
Sorprendente, realmente sorprendente. Pensé que los fanáticos de las Guerras de las Galaxias no creían en el vampirismo. Aunque mi primo Dylan, un gran seguidor de la saga espacial, ya no reacciona así, hasta donde recuerdo ya no pide que lo llamemos Gran Maestro Jedi.
—Hasta tuvimos que llamar a la seguridad del parque para sacar a la muchacha—comentó la madre de la joven—, tuve que hacerle una llave de judo para inmovilizar a la loquita.
—Inés es maestra de judo, aunque no lo crean—matizó el padre.
— ¿Alguna seña o característica particular de la joven?—pregunté nuevamente.
Y la respuesta no se tardó. Aunque me sorprendió un poco quien me la dio.
—Unos 1.75 metros de altura, entre setenta y ochenta y cinco kilos, un poco gordita, no tiene una buena condición física, cabello negro aunque descuidado, blanca y con pequitas.
Esa detallada respuesta la dio la señora Castle.
—Muchas gracias y disculpen las molestias—dijo mi compañero—, y no se preocupe por la pluma del agente de tránsito señora Castle.

La criticona perdida Ep 1

Deja un comentario

Debo agradecerle a mi último caso unas cosas: El dinero, la publicidad y otra oportunidad para hablar con Josh. La invitación a comer, dice mucho de él, considerando que su jefe me contrató, no hace mucho, para investigar sobre su “enfermedad”, lo cual deja ese “detalle” en el olvido.

Me citó en su restaurante favorito, aunque me asusté un poco cuando me comentó que su novia, la misma que le voló unos dientes a su jefe, temí un poco por mi vida. Las mujeres perdonan pero no olvidan. Una de las cosas que aprendí en este caso tan particular.

Llegué al mencionado lugar. Y luego del saludo, Josh me comenta.

—Ya ordenamos; Mal se molesta un poco cuando anda hambrienta.

—Eres un exagerado, Josh. No le hagas caso—le refutó.

Me senté, vi la carta. No voy a negar que me temblaban un poco las manos, para ser honestos era demasiado obvio mi nerviosismo.

—Tranquilo Kevin ¿Si?—me comentó la novia de Josh.

—Este bien. Sin resentimientos, Melisa—le respondí.

—Solo dime “Mel”—agregó ella—, mi madre era la única que me llamaba por mi nombre completo, y lo hacia para regañarme o para que dejara de golpear al vecino.

—Entendido—fue lo que pude articular como respuesta.

Josh tosió, quizás buscando romper con tan incómoda situación. Poco sutil, pero efectivo.

—Te citamos por muchas razones, los fastidiosos de los paparazzi han estado indagando sobre tu investigación sobre mí. Dudaron tanto que nos entrevistaron.

— ¿Aceptaron la entrevista?—le pregunté.

—Estábamos cortos de dinero, se acercaba la fecha para pagar el alquiler del apartamento, mi auto se le dañó el motor y a eso súmale que quería traer a este sitio a Mal —respondió Josh.

—Comprendo, yo hubiese hecho lo mismo. —respondí nuevamente.

—Además que no comprendemos mucho lo que pasó en el último caso en el que involucraste —dijo Mel —, y bueno lo mejor es ir a la fuente.

“Aquí vamos otra vez”, pensé. Habían alterado tanto los hechos, como siempre lo han hecho este gremio de entrometidos, que uno no sabe donde comienza la realidad y termina la fantasía, o el amarillismo puesto para crear morbo en los lectores consumidores de esos productos que engordan el cerebro de las personas que lo consumen. El propio McDonald visual.

La historia es simple: Un integrante del jurado de los Premios MTV, los dedicados a las películas en específico, estaba perdido y en mal momento, faltaban semanas para la ceremonia y era un riesgo cancelar la ceremonia, ya que le habían pagado al elenco de Jersey Shore, un poco tarde para retractarse, y no querían caos absurdo fuera de sus cámaras, solo dentro de las mismas, lo que se llama el caos controlado.

¿Qué tenía de especial esta persona? Respondía al nombre de Dorothy Miller, una egresada de una escuela de cine que escribía una columna en la revista de quinceañeras, dedicada a reseñar obras de la pantalla grande en general. Destetaba las películas de terror para adolescentes, las de romance nos escapaban a su desprecio, poco del cine actual enfocado a ese mercado le parecía bueno. Por otro lado, hablaba maravillas del cine juvenil de los ochentas ¿Cómo sabía de ella? Aparte de la información que me brindaron los de la cadena, las hijas de mi amigo Chester me complementaron la información. Además que su blog se ganó un premio no hace mucho, según lo leí en un periódico mientras estaba en el seguro por un accidente que sufrió mi querida moto.

El punto era que alguien se la llevó, típico, un secuestro. Según testigos oculares y vecinos. Pero lo interesante es que describen a la persona como una joven o como un rockero de cabello largo que llevaba una larga camisa de color negro con un extraño estampado en el frente de la misma, algo pasado o pasada de peso, cabello alborotado, fue la vaga descripción que dieron de la persona responsable del secuestro.

Según, siempre recibía visitas de sus lectoras, así como de algunos de sus padres. Dorothy era una persona muy tratable, por muy severa que podía parecer en sus artículos. Era bastante dura y complicada para complacer como crítica de cine. Aunque estando en su puesto, cualquiera se cansaría de ver películas hechas por el simple motivo de sacarle el dinero a los adolescentes sin sustancia alguna, que consumen cualquier cosa en estos días, sin importarles la calidad o que tan trillado esté el tema.

Me contrataron para encontrarla lo más pronto posible y por otra razón. Una simple razón, por la misma por la que tuve a ese loco productor como cliente, era el más barato de la larga lista de detectives privados de las páginas amarillas. A veces pienso que mi estrategia de entrar al mercado le faltaba algo Dios ¿Quién me mandó a dejar las clases de marketing? Ahora es que les veo la utilidad en mi vida como profesional, creo que es un poco tarde para arrepentirme de dejarlas.

En la jefatura y con uno de mis clientes de compañía, conocí a la hermana de Dorothy, Glenda. Ambas compartían un humilde apartamento en Los Ángeles, además de ser un testigo clave en el caso. Prácticamente vio todo, con detalles con el costo de salir del asunto con moretones y una posible fractura en su brazo izquierdo. Me senté a hablar con ella y me presenté como un detective privado contratado por los jefes de su hermana para encontrarla lo más pronto posible.

—Sé que te lo han pedido muchas veces pero ¿Qué pasó Glenda esta tarde? No omitas detalles—le pedí lo más amable posible.

—Como todos los sábados, mi hermana se reunió con algunas de sus lectoras de la revista y su blog en el parque localizado en la esquina de donde vivimos para hablar y pasar un rato agradable.

Glenda hizo una pausa para ajustarse al asiento y su postura con el brazo incapacitado, hasta que un médico diera su opinión.

—Fue una semana un poco tensa para ella. La llamaron para ser jurado de esa entrega de premios de MTV; quizás para hacerla un poco más respetable y tanto sus superiores como algunas de sus lectoras de la columna que escribe para la revista no tomaron muy bien su opinión de “Medianoche”.

— ¿Alguna razón en particular para causar tal relevo?

—Su artículo salió en el número especial de esa película y del libro de donde todo salió.

— ¿Qué tan mal se lo tomaron?

—Sus jefes no muy bien, de repente les importaba la consistencia de los artículos que se hacían y el club de fanáticas hicieron de las suyas en su blog. Aunque recibió una buena paga por la polémica que generó su crítica a la primera película.

— ¿Primera película?

—Si, menos mal que no es crítica literaria, si no la hubiesen catalogado de hereje. Esas fanáticas de la mencionada franquicia son muy peligrosas. Más bien, creo que con lo locas que están, un secuestro no es algo tan grave.

— ¿Estás segura de lo que dices? No creo que sean tan extremas estas muchachas.

—Claro que sí. Una vez, en una convención de comics, un amigo encendió su mechero cerca de un afiche de tamaño completo. Y no se lo tomaron muy bien que digamos, hasta estaban afilando sus cuchillos.

Instituto Mises Cuba

Economy and Freedom: Tu ne cede malis, sed contra audentior ito.

Fernando Díaz Villanueva

Política | Economía | Historia

El Criticón

Opinión de cine y música

Neuronaliberal

«El estado es la gran ficción por la cual todo el mundo busca vivir a costa de todos los demás.»

Blog de Jack Moreno

Un blog de Joaquín Moreno sobre recursos, literatura y ciencia ficción

Series Ciencia Ficción

Ciencia Ficción, Fantasía y Terror en TV

El liberal escandalizado

Escritos indignados y otras cosas

Punto de Vista Economico

"There is only one difference between a bad economist and a good one: the bad economist confines himself to the visible effect; the good economist takes into account both the effect that can be seen and those effects that must be foreseen." Frederic Bastiat

Death Detective Blog

Una pequeña cueva de reunión friki

Tomos y Grapas

Tu sitio de Cómics!

Caribe Libertario

La voz de la Libertad, desde el Caribe para el Mundo

Comic Play

Hablamos de tus intereses sin censura

Tomos y Grapas

Tu programa de Cómics

El Blog de Martín |x|

Notas, lecturas, apuntes e intereses...

Quiero ser presidenta

Politóloga y administradora publica en formación/UNAM/Pro la mujer/DDHH/Desarrollo sustentable/Seguridad pública.

Minerva de Terralba

Just a gal and her dreams

Logos Podcast

Pensamientos, Cyberpunk y Tecnología.

Cautivos de un Sistema

Just another WordPress.com site

El Mundo de Shiku

THE WordPress.com weblog

Don Charisma

because anything is possible with Charisma

ComicCriticon

ComicCriticon es un Blog de criticas y valoraciones sobre cómic y manga

Historias Siniestras

Escritores, Cuentos y Poemas Macabros

David Gaughran

Let's Get Digital

Vegeta Rukawa's Corner

Un blog sobre... no sé, lo que se me ocurra escribir ^^

Western Corner

Dos Pistoleros, un blog y muchas opiniones

Komic's Custodies Klub's Weblog

Viaja entre Universos

Todo y nada

Welcome to my world

Bloguionistas

La voz de los guionistas en castellano

The pfff blog

Nuestra misión en la tierra es descubrir nuestro propio camino. Nunca seremos felices si vivimos un tipo de vida ideado por otra persona.