Batman Mad Monk

Seguimos con la estela dejada por el autor Matt  Wagner dejada en el homenajeado del presente especial. En lo personal, esto de meter elementos sobrenaturales en las historias del Caballero de la Noche no es un mal recurso; de hecho uno de sus villanos llamado Grundy tiene un origen sobrenatural, pero ¿Qué hay de vampiros?

Un villano de días pasados, tal como buena parte de los personajes que usó el autor de esta obra que es una secuela de, ni más ni menos, que Batman y los hombres monstruos; ambas obras formaron parte de una pequeña saga que hizo Don Matt con el murciélago. Pero dejando de lado tanta palabras y pasemos a la reseña en cuestión. Pues resulta que los hechos de la mini serie anterior dejaron en muy mal estado, tanto económico como anímico, al padre de Julie y a ella misma; pero las cosas empeora no sólo con un cargamento de drogas que se ha salido de las manos de una de las familias criminales de la ciudad. Ahora ha llegado a la ciudad un extraño culto que ha estado dejando a su paso cadáveres con heridas el cuello y sin sangre.

Un rastro que, como es evidente, deja pensando y con las manos atadas a la policía y que prefiere dedicarse a asuntos más importantes y terrenales. Al punto que el buen comisionado de la policía tiene una de las mejores tramas secundarias, sólo siendo opacada por la de Julie y su padre así como ese final. Lo interesante es como aborda el tema sobrenatural el cruzado encapotado y como siempre aborda lo referente al crimen. De una forma temporal, pero lo que hay que destacar, aparte del dibujo y el guión, son esas referencias que hace (mejor dicho hizo) a los mitos del personaje en el viejo universo de la Distinguida Competencia.

 

See Your Space Cowboy

Anuncios

Doctor Strange into Shamballa

Yo creo que la primera vez que vi al hechicero supremo de la Casa de las Ideas fue en uno de los muchos episodios de la serie animada de los años noventa del amigable vecino, así que creo que las vestiduras de gala de las reseñas intermedias y nos adentramos en los confines de unos mitos de la mencionada casa editorial y uno de sus personajes más representativos de ese singular mundo.

Considerando que recientemente al buen doctor le dieron su respectiva película y ya dejó de ser uno de esos personajes mejores, a pesar que fue creado por ni más ni menos que Stan Lee y Steve Ditko para el año de 1963, era ya hora que tuviese un merecido reconocimiento. Aquellos años en que la casa de las ideas estaba buscando nuevos temas para sus personajes mientras, si mi memoria no me falla, aun se batallaba con la fuerte censura en los medios impresos.

Y ¿Qué nos relata aquí? En esta singular novela gráfica, en todo sentido desde su aspecto visual y narrativo, pues un día le llega una amarga noticia al buen Stephen, su mentor ha muerto. Pero le dejó un extraño regalo, uno que le dará un pequeño dolor de cabeza, el cual es tan extraño como parece una broma de mal gusto, ya que con esto llamado el futuro de la humanidad simplemente no se juega.

See Your Space Cowboy

Peacemakers

Dejamos de lado, al menos temporalmente, a nuestro querido homenajeado para centrarnos no sólo en ese guionista llamado Dennis O Neal así como un singular dúo de héroes que escribió así como una guerra en un lugar lejano del continente asiático y, finalmente, una saga llamada leyendas.

Sí, creo que la referencia a la guerra de Vietnam aquí es más que notoria pero lo interesante es la participación del gladiador esmeralda y el arquero del mismo color. Personajes que si bien, es recientemente que han llegado al estatus de ser considerados como héroes mayores, en su momento eran héroes menores y se podía jugar con ellos con todo tipo de situaciones.

Aquí ambas partes están involucradas en el conflicto armado, una es quien llevó las últimas naves para atacar por aire mientras la otra directamente trajo las minas que arrastraron a los civiles a un destino terrible. Lo interesante es que primero no hay un villano así excéntrico al que nos tenían acostumbrado el viejo universo de la Distinguida Competencia, sino un corrupto militar que quiere prolongar el conflicto lo más que pueda con tal de no perder sus privilegios.

De hecho, esto genera no sólo roces evidentes entre los dos héroes, quienes a pesar de tener marcados puntos de vista encontrados, pudieron hacer de lado sus diferencias para buscar un acuerdo y un cierre al conflicto en el país donde se encontraban. De hecho, es una historia bastante sencilla, pero dudo mucho que no hubiese encontrado un mejor guionista para la misma así como su maestría en manejar a esos dos dispares personajes.

Creo que no todo lo que hizo la Distinguida Competencia en aquellos años donde el código de censura en los cómics era plenamente de calidad cuestionable, aquí considero que aún tenían un cierto margen con los cuales dar a conocer la postura de sus equipos artísticos que buscaban llevar un mensaje para una juventud que disfrutaba de estos personajes y sus aventuras.

Batman Prey

Seguimos con el especial y como cosa rara, también repetimos villano. Con ni más ni menos que con el Doctor Hugo Strange; la presente historia fue publicada en la revista Legendas del Caballero Oscuro, entre los números del once al quince. Pero ¿Qué tiene de interesante? No sólo es por el hecho del villano, sino también todo lo que hizo para llegar al homenajeado del especial.

Aquí se nos mezclan una historia de secuestro de ni más ni menos que la hija del alcalde de la ciudad así como uno de los tantos intentos de las fuerzas de la ley en detener a ese personaje que pasó a ser algo serio y no un mito urbano recurrente en el bajo mundo. Así que al famoso Comisionado de la policía se le da la misión de detener a su colaborador, sin importar el coste así como la inclusión del villano arriba mencionado.

El mencionado psiquiatra se une a esa fuerza especial, mientras James decide emplear personal al que no le tiene tanta simpatía. Un grave error de su parte, ya que la trama secundaria de los contrabandistas de armas es rápidamente superada y ahora comienza el ajedrez mental entre el caballero de la noche y el singular doctor, que es igual de peligroso que cualquier otro villano.

Es un arco argumental que, a mi parecer, puede llevarse tranquilamente a la gran pantalla y daría a conocer a otros villanos de nuestro vigilante. Uno que realmente es un problema, dado su amplio conocimiento en la mente humana por un lado así como por el hecho que también es un demente.

Quizás, como único punto negativo, la aparición leve de cierto personaje femenino relacionado con los gatos pudo dar para más y no dejarlo como un secundario que regresa de forma oportuna ya en el final.

BatGirl Year One

Los mitos del murciélago no necesariamente se centran en él y sus aventuras, extrañamente es una figura que no combate sola en esa cruzada. Así que llegamos a un personaje que siempre ha estado en los mitos del caballero de la noche, sea de forma activa o como parte del elenco de soporte, ni más ni menos que Bárbara Gordon y su alter ego. Introducida para el año de 1961, por ni más ni menos que Bob Kane, una de las pocas cosas buenas que trajo el código de censura ya que fue el responsable de la aparición de uno de esos personajes que al sol de hoy, tienen relevancia dentro de la mencionada casa editorial, siendo el interés romántico de ni más ni menos que el primer Robín, relación que siempre estuvo ahí.

Nuevamente, esta obra sirve para refrescar la primera aparición de Bárbara y como se ganó el respeto del homenajeado en este especial así como todo lo referente a quien es esa persona bajo la máscara. Un punto que me gustó bastante fue ese empuje que mostró Bárbara para salir de la sombra de su padre  ni más ni menos que el Comisario de Ciudad Gótica, todo el potencial que tenía y todo lo que debía hacer para ganarse el respeto del detective oscuro y su socio; un empuje que la llevó a buscar apoyo en el primer equipo de héroes de La Distinguida Competencia.

Pero, para completar todo, los villanos aquí merecen su reconocimiento ya que estamos hablando de unos villanos menores llamados Polilla Asesina y Luciernaga, villanos menores en esa amplia galería de rivales que aquí mostraron una particular saña en contra de Bárbara. Villanos que quieren brindar el mismo servicio que hace el caballero de la noche, pero para el mundo del crimen de esa ciudad, un ingenioso cambio de motivación para un dúo de villanos menores.

Batman Dark Victory

Es extraño, quien fuese recordado por ser el peor guionista que cayese en La Casa de las Ideas, tuvo un buen momento en la Distinguida Competencia escribiendo novelas gráficas de los personajes más reconocidos; la presente es una secuela de una que ya fue reseñada, el largo halloween, pero esta sirve a modo de secuela. Se ambienta en aquellos primeros cuatro años de carrera de nuestro murciélago.

Nuevamente, hay un asesino haciendo de las suyas aunque sus víctimas no se limitan a los integrantes de las familias criminales de la ciudad donde el caballero de la noche merodea, sino que a los uniformados de la Policía están también en la lista. No es para menos, los archivos que pertenecían al anterior fiscal de distrito ahora convertido en un criminal, sirven como base de investigación para la Policía así como da señales de quienes son las víctimas. Si bien el asesino comienza con un patrón similar, es decir que las muertes están relacionadas con alguna festividad.

Quizás en un momento eso se sienta ya cansino, pero las tramas secundarias ayudan bastante aquí, siendo  revisiones a detalles que simplemente debas saber cómo va a concluir todo. De hecho, las apariciones de villanos más reconocidos de nuestro vigilante tienen unos buenos momentos, como el juicio civil que le hacen a Harvey, por dar un ejemplo. Los nuevos personajes que se agregaron en ese magnífico relato llamado año uno y los que este autor fue agregando; pero esta serie de trece entregas es una muestra de lo que una vez fue el talento del señor Loeb.

He visto esta obra reseñada entre las mejores del personaje en cuestión, quizás se sienta derivada de la ya mencionada historia, así como del maravilloso año uno, también sirve para revisar y refrescar ciertos elementos de los mitos del murciélago, que ciertamente se lo merecían, en concreto la relación entre Bruce y su primer pupilo, una historia que ciertamente merecía un retoque.

Batman Crimen y Castigo

Quizás tomar el título de una famosa obra de la literatura rusa es como demasiado, pero  a pesar de todo, encaja de forma perfecta con esta primera reseña del especial del murciégalo, empezar con una obra del guionista J.M de Matteis no es malo, la verdad. Un autor que si bien es famoso por formar parte del equipo creativo que dirigió a la famosa Liga de la Justicia Internacional, también se le reconoce por ser uno de esos autores que hace buenas historias donde se profundiza a un personaje en concreto.

Para el año de 1995, salió un pequeño trabajo que si bien no tiene el mejor dibujo y que (a mi parecer) aún sigue esa estela dejada por los años noventa, tendencia que dejó cierta empresa; pero aquí no molesta, la verdad, al ser un mero recurso estético. Pero dejando de lado eso, pues es una de esas historias que toma a uno de los muchos villanos del caballero de la noche, Harvey Dos Caras Dent, quien hiciera su debut allá en el año de 1942. Ampliamente conocido como un ex fiscal de distrito, uno de esos antagonistas que poco a poco se fue ganando un espacio en esa amplia galería.

Si bien todos los recordamos en su aparición en la trilogía del señor Nolan, la verdad es que tanto en esa famosa serie animada y en las viñetas no era alguien ajeno. Así que aquí se trata de profundizar más en esa mente tan bipolar suya, así como todo lo referente a su pasado. Y no precisamente ese momento cuando es desfigurado durante un juicio, no, su mente estaba mal desde mucho antes, desde la niñez. Así que aquí, el criminal quiere buscar al responsable de todos sus pesares, su padre y descargar su furia. Siguiendo el ciclo que el mencionado señor creó cuando quedó viudo y golpeaba a su hijo, sin saber el monstruo que estaba creando para el futuro. Eso sí, el mensaje que da el villano con relación a esos habladores de la caja boba es bastante bueno, quizás algo que quiso dejar el autor para que el lector le diera vueltas en su cabeza.