El show electoral.

Según, el presente año son las mentadas por unos y esperadas por otros, las elecciones presidenciales en la cuna de libertadores y todo parece que, va a seguir las negaciones entre el gobierno y la mal llamada oposición, el espectáculo electoral ya no tiene tanto impacto y creo que eso viene a bien. Ya que, la gente se encuentra bastante descontenta ya que se están dando cuenta que con votos, esta plaga no va a salir. Es un hecho que muchos no han querido comprender de forma plena, debo admitir que es una de esas ideas que se hace complicada de asimilar, pero considerando la forma en que esta gente llegó a la palestra, es la única forma en la que entienden cómo será su salida. Así que con un intento de llegar a las mil palabras, voy a exponer una que otra cosa sobre el próximo show electoral y todo lo que eso puede traer y todo lo que podemos aprender de eso; creo que es tiempo de comprender alguna que otra cosa sobre ese mal hábito de creer que con votos las dictaduras se pueden terminar.

Pero ¿Cómo se puede explicar que tanto descontento y hambre no han hecho que agarren sus maletas? Es una pregunta que hasta yo me hago y no puedo concretar una respuesta sólida y si me toca revisar la historia de la cuna de libertadores pues por mucho menos de eso, se han derrocado a presidentes.  Al menos, eso nos ha hecho creer la historia, de hecho la historia que me tocó estudiar hace ya tiempo, no sé si la historia que escribió la revolución cuando llegó diga algo totalmente diferente, ya sabemos que a los revolucionarios les encanta reescribir todo, siempre y cuando eso les haga ver como los redentores de los obreros; cuando las cosas no son así. Y el fracaso económico venezolano es una prueba de eso.

Yo creo que no es del todo inteligente votar, por muy grandes e importantes que te vendan las elecciones presidenciales, ya que sabemos que mientras tengan en su poder todos los poderes públicos, no hay mucho para donde correr; quizás la opción es, si decide la persona votar, hacerlo por un tercero. Pero es que hasta los independientes tienen ese tufo que no convence plenamente. Creo que el bipartidismo rancio no solo es un problema que se encuentra muy presente en el Gigante del Norte, ya que en la cuna de libertadores también se encuentra presente y quizás no tan notorio y rancio como el otro, pero presente al fin y al cabo.

Honestamente, no importa mucho si esas elecciones presidenciales se hacen en marzo o en algún otro mes del 2018; quizás me encuentre contradiciendo ya que en (intentos de) artículos pasados he dicho que estas elecciones, si la gana alguien diferente a la plaga roja, podría ser la chispa necesaria para el cambio de mentalidad que necesita el venezolano. Pero bueno, en mi defensa puedo reiterar que está complicado que se gane esas elecciones ya sabemos los motivos, que muy difícilmente una tercera opción pueda arrastrar tantos votos.

Es muy posible que el descontento sea tal que la gente simplemente no salga a votar y deje de creer ese cuento relacionado con la importancia y magnitud de esas elecciones, en vista que no importa cuántas veces la gente vote o deje su firma, la mal llamada oposición va a buscar una nueva forma de decepcionar a la gente y eso ya está cansando a muchos y si agregamos a la mezcla todo lo referente al dialogo, pues no es bonito lo que veo en el horizonte. Claro, no seré un asesor en temas políticos, pero hay que tener tres dedos de frente y ver que el escenario es adverso para ambas partes y que la salida electoral no es la mejor opción; algo que comprendió la formación nueva que está dando de qué hablar.

Debo agregar algo más al asunto, es el hecho que tampoco la gente se encuentra con los mejores ánimos para ir a unas elecciones y eso incluye a los votantes que defienden a la plaga roja, es el hecho de que estamos todos pasando hambre y estamos molestos; de hecho el dinero ya no alcanza para nada, salir a comerse un dulce en alguna panadería cercana (si bien te va) te puede consumir buena parte de la quincena y ni hablemos de los gastos de transporte. De hecho, todo pareciera estar premeditado, cada detalle y cada respuesta que dan, dando la impresión que están plenamente convencidos de todas las mentiras que dicen.

Y es que decir que no estamos en el mejor momento de nuestra historia no se dice a la ligera, la verdad es que las guerras imaginarias de los revolucionarios, sus hurtos, el descaro con el cual mienten a toda la población va a ser una de esas facturas que van a tener que pagar por un largo rato. Ciertamente, mil palabras que escriba no van a bastar para describir todo el daño que le han causado a la misma nación que dicen defender con celo, la verdad es que sus acciones dicen todo lo contrario. Y de esa hoguera tampoco se salvan sus mal llamados opositores y quizás por eso, muchos nos atrevemos a decirles que son algo peor que cómplices en todo el desastre.

De hecho, mientras la fecha del mentado asunto no sea expuesta, voy a seguir comentando  y meditando si esto de salir a votar va a servir de algo; quiero creer que es algo que todos los residentes venezolanos deben hacer y comprender, que esta gente (hablo de las dos partes del bipartidismo criollo) ya deberían estar pensando en esto que tienen que irse y no precisamente por la puerta grande. De verdad no es algo que se lo merecen, tampoco merecen que se les deje tranquilo cuando las cosas cambien (en algún momento, que ya toca) y es que ya está bueno de seguir desangrando a los venezolanos, sin distinción alguna de sus ideas políticas.

Anuncios

Estas mil palabras

Con el presente (intento de) artículo no solo busco alcanzar el número de las mil palabras aglomeradas, sino también tratar de aclarar unas cuantas cosas. La meta del blog para el presente año es llegar a las doscientas diez mil visitas y todo indica que puede que suceda mucho antes de lo que tenía planeado; aunque pareciera que solo tengo un lector, quiero creer que es mejor tener uno lector que siempre comenta a gente que prefiere mantener el silencio y si bien respeto eso, un comentario de vez en cuando no caería mal.

Mientras escribo esto, los problemas con el internet en la cuna de libertadores se volvieron nuevamente una molestia y han atrasado mis actualizaciones no solo de esta cosa, sino de otros lugares que manejo; lo bueno es que mi lectura sigue igual y ando pensando en ver si para el 2018 puedo aumentar el número de libros que puedo leer en inglés. Tanto los que tengo en papel como los que tengo en el formato electrónico, por mucho que mi padre ahora comenzó con esa tradición de leer los libros que tengo, al parecer cerrando el ciclo que comenzó hace tiempo de cuando yo llegué unos libros de su biblioteca.

Pensé es escribir un (intento de) artículo explicando las razones por las cuales el gobierno venezolano no debería expropiar la empresa llamada INTERCABLE, la cual presta el servicio de televisión por suscripción (vulgarmente cable) y el de internet. Todo gracias a un comentario vertido por un ¿Amigo? En la famosa red social. No tengo mucho que agregar o en lo cual extenderme en el tema, es bien sabido que empresa que toma el gobierno venezolano, empresa que deja de ser productiva y que se convierte en una sombra de lo que fue y el servicio que presta es bastante deficiente; no niego el hecho que sea deficiente de por sí, pero que la tome el gobierno va a causar un efecto que deberían conocer unos. Se aumenta el gasto público, los impuestos en un asunto en el cual ya de por si el gobierno nacional tiene las manos bien metidas con esto de las telecomunicaciones y su ente que sirve como inquisidores.

Lo arriba expuesto creo que sería uno de esos mares de letras que no llegaría tener más de doscientas cincuenta palabras y eso que lo escribiría de tal forma que no tendría la necesidad de hacer tanto uso de términos técnicos, pero quizás me anime a convertir eso en un artículo o si no lo dejo expuesto aquí; lo último que se puede esperar ahora es crear más desempleados y agregar otra empresa a la lista. Creo que la solución es evidente, que cada persona que decide abrir una empresa en el mundo de las telecomunicaciones sea dueña plenamente del espectro radioeléctrico  y trate de ganarse a “el pueblo” prestando un buen servicio y no a la fuerza.

Cambiando de temas, no importa el precio al que “acuerden” el gremio de los transportistas y el gobierno, mientras esa negociación se haga espaldas de la gente así como se mantengan elementos tales como la intervención en la economía nacional y que los transportistas decidan que es prioritario invertir en equipos de sonido para el bus y no en los repuestos, frenos, no dejar montar más personas a las que puede soportar el vehículo y tener un ojo más entrenado para ver a los criminales no va a ser mucho por mejorar la situación.  Los primeros responsables que tienen los mentados buses en mal estados son los mismos que los manejan, así de simple, así que dudo que vaya lejos esa negociación, si los primeros en negar el servicio a estudiantes y ancianos (quienes son los que lo usan más) y son un grupo que, para variar, no pagan el pasaje completo. Así que pueden hacer todas las triquiñuelas que les gusten, la deuda que tiene el gobierno con los transportistas va a seguir sin cancelación por un buen rato, así que espero que tengan hambre de cable y sal señores transportistas. Y si bien todo indica que este año es, posiblemente, un año electoral si bien hay muchos elementos en contra del gobierno y el paro de transporte es una daga en su cuello. Pero creo que el asunto de que este año sea uno electoral se merece sus propias líneas, aunque sale esperar pacientemente si se ponen de acuerdo con esto de concretar la fecha de la farsa y quienes piensan participar; no me voy a cansar de decirlo, pero la solución aquí no es electoral ya que esta gente no entró al poder precisamente con votos.

Me preocupa un poco el mundillo friki, en serio, hasta los optimistas ya no están tan alegres de un tiempo para acá; quizás por el hecho que la diáspora venezolana también se está llevando integrantes de ese mundillo o quizás sea por el hecho que los mejores días ya pasaron. Generalmente los primeros meses del año están ausentes, pero ya no hay cronogramas abultados como en días pasados y ni hablemos de la polémica, quizás se moderaron con la misma o el cambio generacional trajo algo que vale la pena mantener.  Quizás sea una mezcla de cada cosa, ya que ese desagradable asunto que vivimos  muchos, ser una afición en donde buena parte de los integrantes se conocían, no era precisamente un jardín de rosas.

Pero la debacle es notoria, la última vez que pasé por el centro de la ciudad la crisis se había cobrado dos tiendas frikis  y si bien aún es temprano para verter algún comentario sobre la joya de la corona, vamos a ver si el 2018 va a ser un año favorable o si los constantes cambios en la receta vayan a funcionar este año que se perfila como uno igual o más oscuro que el pasado. Pero la ciudad jardín ya no es fortaleza de algún grupo, esos días parecen ya muy distantes y pensar que hace diez años aquí se llevó a cabo la entrega final del magno evento friki nacional, la que de verdad cuenta como el episodio final al menos para mí.

Mis nuevas tradiciones de fines de semana.

Desde hace algún rato, en vista que  buena parte de mis amigos y conocidos se han ido del país o gracias a una toxica idea  políticamente correcta he puesto la distancia, he desarrollado alternativas para soportar los fines de semana y alejarme unos minutos de mi casa; en vista que también el costo del pasaje del transporte público se encuentra impagable y de verdad no vale la pena, sale mejor gastar un poco la suela de los zapatos. Pero ya no camino tanto como antes, así que si me toca salir a pasear lo hago en las cercanías de mi casa, más que todo por un por si acaso.

Así que salgo con un pequeño bolso, dentro del mismo se encuentran mis lentes, un portaminas, un borrador, un libro, uno de los pocos block rayados que me quedan y de escolta algunas ideas que me llegan en la semana para algún relato o intento de artículo y busco alguna cafetería o lugar tranquilo donde escribir un rato. En vista que ya ni sé qué pasó con la comunidad de MTG que estaba en mi ciudad, me salió improvisar y creo que lo último que escuché de ellos era que se reunían en un centro comercial de las afueras. Y cuando digo las afueras de la ciudad, es en serio.

Puede sonar barato eso que expuse arriba, pero la cafetería más cercana no lo es y en vista que el sueldo que me estoy ganando en un empleo tóxico no me alcanza para dos pedazos de pizza, pues me sale mantener lo poco que me queda de dinero conmigo; también, no vaya a ser que esa moneda fiat devaluada y sin valor alguno dentro de la cuna de libertadores en algún momento me vaya a ser de utilidad, como pagar las mensualidades del karate u otro gasto personal un poco más serio.

Salir todos los sábados con ese equipaje y esconderse en una cafetería o en un centro comercial es una nueva tradición, una que parece que hacen muchos criollos venezolanos. Aunque para unos, es el argumento para soportar su idea que en el país no hay crisis; uno de esos argumentos que aún siguen usando unos cuantos para ¿Apoyar el desastre? De verdad no sé a qué quieren llegar con eso.

What is wrong with the economy of Venezuela? The second part

Well, I am here writing again about the economy of my country, because I need to write about that topic mostly I think I need to do it. What do you need to understand why Venezuela is a disaster? There are many proofs, but I need to use only one, find a bottle of Coca Cola (Coke) is the new item in the list of products missing in our supermarkets.  Adding sodas in that list is something odd, really; you don’t need big inputs to make Coke.

Everything I see, as a Venezuelan citizen, is the result of the controls of the government in the economy. Plus, the ancient idea of Venezuela is a very rich country, idea we are paying right now. Because one question. If we have oil why there is a problem with the gasoline?  The wealth of a nation lies inside the mind of their citizen, but in Venezuela there aren’t citizens.  Venezuela is rich but in natural resources, but in the wrong hands; the hand of the Estate is the one who controls the business of the oil, steel, gold and many others.  Those resources, aren´t in the hands of the people right now, like many often scream.

If I find gold in my garden, I have to sell my garden to the Estate because the laws said so. I don’t have the choice to use that gold to make a small business selling jewelry or something like that; I have to be honest, those laws are dead weight of the Spanish laws during those days where Venezuela was part of the Spanish Empire. In the name of the Republic you simple can´t open your small oil or gold business in the new land of the free called Venezuela. This is a very big disaster, a mixture between the wrongs ideas and the socialism. Because, the opposition in Venezuela is social democrat (Liberal) and is trying to make something with their cousins and we can see now with the dialogue outside Venezuela and showing something, we don’t care about this problem. The inflation, the hunger and many other problems we are dealing right now, is the result of the politics and politicians. No matter how many times we vote, they are negotiating their spot in the power.

 

See Your Space Cowboy

Carta abierta a los productores nacionales independientes.

Cualquier ciudadano de a pie que habita la cuna de Libertadores sabe que hay cosas más importantes por las cuales tener una opinión que la programación de la caja boba criolla. No hay mucho que la presente carta abierta puede plantear, más que todo considerando el hecho que ya he dicho bastante sobre lo que nos prometieron que iba a ser una nueva era en la caja boba en el tema de la programación.

Espero que uno de esos tantos productores pueda leer esta carta abierta y pueda comprender lo que le voy a comentar aquí. Si bien es cierto, que la crisis que a unos no les afecta, si esos que están en lo alto de la burocracia política, no hay mucho que se pueda hacer. Pero se puede escribir guiones, con la esperanza que embargan las ansias de verlo convertido en la próxima serie o en esa obra que, finalmente,  puede cambiar la historia y dejar de lado ese estereotipo tan marcado.

Pero esa epopeya tiene que estar bien estructurada, ya que tampoco el presupuesto que hay tanto en la televisión pública y lo que queda de televisión privada no es muy alto; en la primera muy posiblemente, el presupuesto pueda ser hurtado y nadie dirá nada al respecto. Pero quiero creer que entre muchos de ustedes hay gente que se encuentra maquinando algo que puede tomar por sorpresa a los televidentes.

En la Venezuela del futuro, no te puedo asegurar el hecho que ese título de productor nacional independiente puede significar algo, lo que te puedo comentar es que tu talento va a ser necesario si queremos dejar de lado la programación deficiente de lado, aunque debo ser honesto en una cosa. Tampoco espero producciones que dispongan de altos valores de producción como cualquier serie estadounidense o franquicias que duren lo mismo que las producciones japonesas dedicadas a los trajes de látex y explosiones de talco. Quiero obras que no vean a los televidentes como tontos ¿Es mucho pedir?

Yo creo que no, pero ese esfuerzo tiene que venir con la escolta de una población que se encuentre dispuesta a ver algo diferente en la caja boba criolla alejado de lo que sabemos. Gente que pueda comprender que ellos mismos pueden elegir lo que quieran ver sin la necesidad de que un ente que actúa como Inquisición le dicte lo que debe ver. La programación basura existe por el mero hecho que hay gente que la consume y no se limita a gente haciendo estupideces; también hay programas basura que se venden como los guerrilleros mediáticos que se venden al mejor postor, la seguridad de estar con el gobierno de turno.

Las líneas editoriales se venden, no se imponen al menos así lo creo; seguramente es una de esas ideas que se hace difícil vender al grueso de los venezolanos, pero si le damos la oportunidad de elegir lo que quieren ver, nos podríamos ahorrar muchas cosas.

Finalizando con: Legend of Mother Sara Vol 10

Finalmente ¡A tiro de piedra para el final! Y como es habitual en las obras, todo debe ponerse más denso justamente tan cerca de ese momento cumbre. Luego que las conversaciones de paz y el asalto al cuartel general de la pandilla de Harato sirvieron para unificar a los bandos en conflicto, la llegada de las colonias a la tierra elevaron nuevamente las tensiones, en tiempos de guerra y con un enemigo en común, el chiste se cuenta solo.

Si bien parece que uno de los hijos de nuestra querida viajera va tener por lo que queda de serie una etapa de rebelde y negarse a la esperada reunión familiar, lo cierto es que los bandos en conflicto han encontrado otro objetivo para trabajar en conjunto de la misma forma en que Sara encontró a su marido, o al menos eso creo.

Pero Sara y su compañero de viaje no son los únicos que se han reunido alrededor de la mencionada nave espacial, ya que otras personas de alrededor de lo que queda de civilización quiere convertirse en los nuevos residentes de lo que parece, gente que trae nuevas ideas. Algo que no le gusta mucho a unos, llegando al punto de organizar una visita militar a las instalaciones de la nave con todo el riesgo que eso causa.

Aunque hay unos detalles sobre estos astronautas que han querido regresar que no me agradan mucho, al punto que me toca compartir opiniones con los asquerosos militares, llegaron hablando de paz y de traer una nueva etapa en la tierra; pero su nave espacial está fuertemente armada y han condicionado las instalaciones de la misma a las fuertes condiciones del espacio, es decir que el oxígeno que ellos respiran es diferente al de la tierra. Aunque la reunión familiar parece que esconde algo aunque el hijo rebelde parece que tiene en mente algo.

What is wrong with the economy of Venezuela?

The short answer of the question I used as a title of this (lame) article, is simple, everything. But if you want a long answer, well the only thing logical you have to do is read about the current events in my country and use the libertarian ideas (the Austrian economics point of view) in order to explain the situation. Venezuela isn’t a rich country, because the wealth of a nation is inside the brains of every citizen.

Of course, my country has a lot of natural resources to make the economy fly high, but again, the private property is something hideous and this workers utopia is sinking. Thanks to the recent low prices of oil and many years focusing around oil, the only resource the country has to offer to other countries; but again, central planning is cutting the efforts of people with more taxes and minimum wages. We are here now in the end of the yellow brick road, broken and with a dark future upon us.

Let mi tell you something dear reader, everything that lies beneath the soil in Venezuela belongs to the Estate, if you find something like gold, oil or something else you bet everything you have in one thing, in a few days the government is going to take away that no matter if you are going like it or not. We have progressive taxes, the business owners lives with fear when the president scream in television about raising the minim wage and announcing new public spending in military exercises and I don’t know about a new crap. In this workers utopia, there are a lot oil leakage but nobody blame about that, because the only oil company belongs to the state but ecology is a theme many people don’t care about.

Caracas is one of the most dangerous places of earth, but the right to wielding a gun is something like a taboo theme, because the thieves, killers and others friends of the state need those things in order to spread fear in the people. The government is in control of everything, but it finds the way to blame the opposition and the common foes in its imaginary wars to fill those blanks. In order to stay close to those countries in which the common citizen is the real owner of everything he had, you don’t need socialism.