Sobre estas líneas.

Escribo, a medio camino de la terapia acostumbrada que llevo haciendo con esta cosa desde aquel día en que comencé con esto, pero tengo una mala mezcla en la cabeza. Angustia con furia, al punto en que no sé si después del temido día, el treinta de julio vaya a estar disponible el Internet en la cuna de libertadores así como, por si acaso, iré pensando en cerrar esta cosa para evitar que me pase algo.

A lo mejor me estaré contradiciendo, en muchos mares de letras había dicho lo contrario, pero cada día que pasa el bigote aprieta más la pinza y el panorama no se ve muy alentador. Originalmente tenía en mente muchas cosas para ese rincón que manejo mantener esta nueva línea editorial y arriesgar todo con un siguiente especial del cómics. Pero como hay unos idiotas diciendo que lo mejor es regresar a la edad de piedra, que han empeñado su talento sólo por un fin político y un espacio que tiene una fecha de vencimiento.

Si bien debo mantener mi idea que el final de esta pesadilla está cerca, lo cierto es que se va a seguir cobrando vidas y amargando la existencia de muchos. Yo sigo preguntando ¿Quiénes son más carentes de luces los que están pendiente del nuevo escándalo entre celebridades o los que defienden una dictadura como la que hay en Venezuela? Pero luego escucho que estas personas dicen que lo que hay aquí no es verdadero socialismo y se aclara todo el panorama.

Las sirenas de determinados vehículos ahora las asocio con represión. Las nobles ambulancias ahora son usadas para derribar barricadas para que pasen esos represores, ciertamente ¿Necesitan más prueba que la represión viene del Estado? Si esto es una democracia, yo soy astronauta consagrado, la verdad. Así que, a pesar que no sé qué va a pasar después de ese día así como el hecho que no sé si estás líneas van a tener una publicación.

Quedarme con estas palabras va a ser peor, la verdad, de hecho espero que algo contundente suceda y que sea de tales magnitudes, que simplemente sea lo que se necesita para darle la merecida estocada final; el fenómeno de la diáspora venezolana llegó a tal magnitud que ahora cada ciudadano venezolano es alguien que tiene un comportamiento cuestionable, extrañamente tanto fuera como dentro de cualquier nación del globo. La viveza criolla es un lastre que vamos a tener que seguir lidiando por un buen rato nos guste o no admitir; así como el hecho que enmendar todo ese mal hecho no va a ser algo sencillo, se hace evidente que el mal ejemplo está muy arraigado.

El fraude de doble, ciertamente, pero como la burocracia roja está buscando como defender todo lo que han robado, no quieren perder esos botines que han obtenido de forma fraudulenta. Ni tontos que fuesen en dejar ese dinero en las arcas de algún banco venezolano o uno de los tantos adefesios que hicieron. Eso es para los borregos que aún creen en socialismo, la congelación de cuentas bancarias en Suiza, Panamá y Estados Unidos y yo que pensaba que esos discursos en contra del mentado Imperio, que tanto odian pero como les encanta la moneda de ese país, así como tener unas cuantas propiedades, pero nunca es así lastimosamente.

En todos los años que ha estado haciendo de las suyas la mal llamada revolución, una que condenó a toda una nación y unas cuantas generaciones a la peor de las condiciones de vida. Pero gracias a la chequera llena de ceros por la venta de oro negro y un discurso del más rancio socialismo, simplemente capturó la imaginación de todos esos que tienen una frustración tan grande que se inventan tanto guerras como enemigos; me gustaría ver a esos intelectuales, esas feministas radicales y euro comunistas viviendo en ese país que mientras el comediante supremo estaba vivo, todos estaban apoyando a ese corredor; pero ahora que el precio bajó hasta su sucesor no es muy querido ya el apoyo no es tan sólido.

Y ese ciclo va a seguir, ya que no importa cuántos deben morir en nombre de una idea que no tiene como sostenerse, es una de esas estafas intelectuales que uno no se explica cómo es que aún hay gente que cree que suprimiendo la libertad individual y la búsqueda de la felicidad de cada individuo es el mejor camino para que la sociedad cambie para bien. Simplemente, al menos por mi parte, no importa dónde apliques una mala idea, el resultado final de las mismas no van a cambiar y debo insistir en las preguntas ¿Cuánto nos cuesta mantener todos esos medios de comunicación comunitarios y eventos culturales con un marcado tono político? ¿Cuánto nos ha costado mantener no sólo a los descendientes del comediante sideral así como el séquito? Mientras ellos tienen cuentas en el extranjero y otros activos, nosotros aquí pasando hambre y de paso debemos pagar con huesos rotos, heridas y hasta miseria el hecho que estamos hartos de este predicamento.

No creo que con esos cambios que plantea esta gente vayamos a ir a algún lado, muchos de ellos con una cualidad de oratoria dudosa y que no dejó de preguntarme ¿Alguien se siente identificado con ellos? Quizás el camino al que realmente nos quieren llevar es al cementerio y todo en nombre del pueblo y del bien común. No hay nada peor que eso, ya que así es que comienzan a engañar esos seres llamados los abusadores. Dicen que todo cae por su propio peso, aquí hay mucho de lo primero y quizás la caída se está produciendo y quizás la velocidad no es como la que queríamos, pero ahí están las pruebas, esos anaqueles vacíos, esos estudiantes asesinados, esos desastres ecológicos y sociales que nos han dejado a modo de legado de unas pésimas ideas; una mezcla de ideas que no tienen como encajar, ya que en nombre de Marx y Bolívar una pandilla de criminales engordan.

 

See Your Space Cowboy

Anuncios

¿Por dónde comenzar a reconstruir?

Cuando la pesadilla bolchevique Bolivariana llegue a su final tendremos una pregunta muy seria que atender ¿Por dónde  comenzar? No es para menos, el paso destructivo de esa cosa ha tenido repercusión en muchos aspectos de nuestra vida cotidiana. La respuesta tampoco va a ser sencilla, mucho menos las soluciones a aplicar posiblemente generen rechazo. Quizás, deberíamos comenzar ese proceso de forma lenta, pero sin pausa y en un plazo que no es del agrado de muchos políticos y ciudadanos venezolanos,  a largo plazo.

Considero que uno de los puntos a abordar será todo lo referente al individuo, esa minoría que más golpes se ha llevado en todo esto; no es para menos, ya que todo lo que debe hacer esa minoría es sacrificar todo lo que aspira por el bien colectivo, algo que no ha generado los resultados esperados. Asegurar que sus derechos más básicos, como lo son la libertad, el derecho a la propiedad y la búsqueda de su felicidad, no sean comprometidos es más que suficiente, ya que lo demás llega tranquilamente por añadidura.

Pero luego llegamos al asunto de la educación, uno que puede generar comentarios encontrados. Yo creo que la educación debe servir para hacer ciudadanos, no borregos que defienden ciegamente a su propio verdugo; suena difícil, pero se comprueba que estos mal llamados programas sociales enfocados a la educación en Venezuela, también conocidos como misiones, sólo han servido para coaccionar a un sector de la población y asegurar un flujo de votos.

Y lo mismo sucede con el sistema de pensiones, la asignación de viviendas, los espacios culturales y al punto donde quería llegar. Los medios de comunicación en el país. Seamos honestos, después del sector empresarial el ya mencionado sector ha sido uno de los que ha tenido que lidiar con dos engendros y uno de ellos, generado por ellos mismos en vista del panorama en que estamos.

Se ha escrito mucho con respecto al tema de la censura y de su hermana la auto censura, en nuestros medios de comunicación y si bien no la necesitan implementar en la red de redes, basta con prestar un servicio barato pero de calidad dudosa para hacer el trabajo de ahorcar el Internet. Pero lo que hay que empezar a escribir desde ya es saber si vamos a estar a la altura de la libertad de expresión, sin un ente público que actúe como la Inquisición.

Podemos quitar buena parte de los controles al mercado, es decir el control de precios y cambiario, así como el hecho de otros controles sociales tal como la mentada ley de responsabilidad social en radio y televisión; aunque eso que mencioné es apenas una pequeña parte de todo el aparato que tiene aplastada no sólo a la sociedad, sino a cada ciudadano de la cuna de libertadores. Lo más extraño del asunto, es que es una ofensa que no tiene distinción alguna entre los ciudadanos, sean o no adeptos al gobierno y su extraña mezcla de ideas.

Pero ¿Cómo se convirtió este ejemplo a seguir en todo lo contrario? Es una pregunta válida si queremos superar el problema, ya sabemos que el Gobierno (o el Estado) no es precisamente alguien indicado para encargarse de todos los asuntos de la sociedad; hemos visto hasta las peores consecuencias que no genera una mejora en el problema sino que lo empeora. Así mismo, hay ejemplos alrededor del mundo en el cual todo ese asunto de la propiedad comunal y propiedad estatal no impulsa a la sociedad a un mejor estadio. De hecho, lo que es de todos a la final no es de nadie ya que un problema con esa propiedad, por ejemplo una avería, no sólo empeora sino que se multiplica ya que es “problema de alguien más”.

Y esto de buscar un líder no ha servido de buena idea. A la final el líder quiere convertirse en una figura que debe ser adorada y que se necesita de su aprobación para manejar nuestras vidas, en ocasiones no se convierte sino que la misma sociedad lo pone en ese sitio y lo peor del asunto con la ayuda de algunos quienes el término de intelectuales les queda muy grande. Creo que la sociedad venezolana está tan acostumbrada al desastre, a la rapiña y al mal comportamiento que por eso no ha entendido bien el mensaje de libertad.

De hecho, creo que si dejamos de escuchar los cantos de sirena así como a esos que se venden como el elegido del pueblo para enmendar sus problemas lo mejor es dejarlos hablando solos; no sólo sería regresar al problema el cual vamos cerca de salir; sino también una señal de que no entendió bien las razones por las cuales muchos se sacrificaron. Dudo mucho que quiera una persona volver a caer en una fantasía que no es otra cosa que una estafa intelectual, cuyos resultados dejan mucho que desear y que sólo llevan a la violencia desmedida.  Como cosa rara, ejemplo de eso también la historia está repleta y es triste ver como Venezuela es uno de esos ejemplos y todo esto se lo busco la misma gente ya que puso por encima la revancha y no la calma.

Considero que los primeros pasos para una Venezuela libre y mejor no van a ser sencillos, de hecho por cada buena idea que se debe implementar y otorgar más libertad al individuo, de seguro muchos van a poner el grito en el cielo cuando, por ejemplo, se decida prescindir de los servicios de algún Ministerio o de alguna otra institución. Pero no pongamos en duda que eso es lo que va a pasar, cada uno de nosotros podemos pensar cuáles serían las primeras instituciones van a desaparecer pero se debe ver como una liberación, como una cadena que se rompe y que ese hecho lejos de llenarnos a la barbarie, nos llevará a una  mejor sociedad, una que pone por encima la cooperación voluntaria y espontánea ante cualquier delirio de convertir al individuo en una masa al servicio de un líder.

 

See Your Space Cowboy

Tercera parte de mi propuesta. Todos son necesarios y cambios ineludibles.

Primero debo comentar que voy a hacer lo posible para que esta entrada sea lo más extenso posible, ya que creo que me hace faltan más artículos de más de trescientas palabras en el blog en general. Así que, para ir arrancando todo esto debo indicar que si bien son necesarias las protestas, no vamos a conseguir mucho si las ideas del socialismo sigan presentes. Es decir, me parece bien que ya estemos hartos de estas ideas, pero seguir apoyando a los primos socialdemócratas no va a servir de mucho para el cambio, ya que seguiríamos en un ciclo destructivo y vicioso del cual nunca vamos a salir, de estar en una perpetua montaña rusa que nos obliga a estar con los nervios de punta y no precisamente por gusto.

A la final, prohibir las ideas socialistas lo que van a hacer es darle más fuerzas, hay que dejarlas libres ya que tienen algo muy singular, tienen la particularidad que después de tan nefastas experiencias en la realidad a la gente no les da por seguir con ese cuento. Yo, honestamente, espero que eso ocurra aquí y entendamos que apoyar las ideas de tío Marx y sus defensores, es una pésima idea.

Pero, por paradojas de la vida, para concretar el cambio que la cuna de libertadores necesita debemos buscar el apoyo en aquellos que una vez defendieron la “segunda independencia” y que hoy no están del todo contentos con lo que pasa en la nación. Si, necesitamos una idea que nos arrope a todos por igual y sin distinción alguna en base a las ideas y posturas que tomamos y que, para el momento cuando se acabe esta pesadilla, las manos de todos van a tener que ser requeridas. Quizás, la idea de tender un puente con quien en el pasado nos dijo injurias o nos agredió ya a nivel físico se pasa de noble.

Yo soy partidario de una reforma bien seria a la carta magna de la cuna de libertadores, ya que es la máxima representación de un problema que ha estado muy presente en la sociedad venezolana, el cual puedo resumir en un solo calificativo, Caudillismo. En algún momento de nuestra historia le dimos demasiada importancia a la fuerza, a lo militar, a dar órdenes y ver a esa persona que no está de acuerdo con lo anterior como un traidor a la patria; así que es momento en darle importancia a estas nociones, a los actores civiles, al debate de ideas, a la solidaridad voluntaria y espontánea, la paz y ver al otro como un igual y no como un traidor así como entender que el individuo es la minoría que debe defenderse con pasión.

Cuando se termine la pesadilla bolivariana será un momento de alivio, pero debe ser el momento para comprender una cosa,  el atraso económico, social e intelectual que ha tenido el país no va a ser un obstáculo fácil de sortear; podemos hablar todo lo que quieran de los programas sociales del gobierno revolucionario de Venezuela, pero debemos preguntarnos ¿Han valido la pena? Digo, difícilmente cualquier dirigente del gobierno va a meter a sus hijos o algunos de los suyos en tales programas y que los egresados “del pueblo”, se encuentran en el mismo predicamento que sus homólogos de otras casas de estudios. En el desempleo. Se debe entender de una buena vez, que el gobierno no puede ni debe absorber todos los egresados, la población activa, que hay que dejar que tomen dos opciones. Buscar empleo en el sector privado o que se arriesguen en emprender y abrir sus propios negocios; lo que hay que asegurar es que los competidores tengan un inicio de la carrera igual, más no que todos lleguen a la meta a base de subsidios y amiguismos con algún burócrata.

Si la meta de aquel que sueña en ser presidente y  anhela que los exiliados regresen, pues tendrá que ofrecer algo más que bonitas palabras, algo a lo que ya deberíamos renunciar como sociedad, que queremos hechos y no castillos en el cielo. A mi juicio personal, tendrá que mantener el aparato llamado gobierno lejos de los bolsillos de los ciudadanos, permitir la libre asociación y la libre empresa, limitarse a las tareas de justicia y seguridad, consultar a los ciudadanos si están de acuerdo con las leyes que estén redactando los políticos, regresar a los cuarteles a los militares, eliminar cuanta oficina pública que interfiera en la vida cotidiana y la economía, exonerar el pago de impuestos a los ciudadanos sería un buen paquete para captar mi atención. Tampoco debemos olvidarnos de la libertad individual, de nuestro derecho a la propiedad y que el comercio fue uno de los factores más importantes en nuestra historia, ya que fue eso los que nos llevó a ser civilizados.

 

See Your Space Cowboy

Primera parte de mi propuesta. No somos tan tontos

Comienzo comentando que la gente no es tan tonta como creen que somos los políticos, estén o no en el poder; ciertamente no me estoy limitando al contexto de las promesas electorales que siempre exclaman y que, como cosa rara, nunca cumplen.  A todo esto, sumemos lo que sucede en Venezuela, la cuna de libertadores y su actual gobierno ¿Qué tenemos como resultado?

Pues hemos visto como guerras imaginarias no solo se han vuelto un argumento constante que usan no solo los grandes burócratas, sino también sus defensores; así mismo ¿Qué puedo decir de los graves errores en tema geográfico? Digo, lo del Estado Margarita es una prueba de eso. Así como esta, quien sabe cuántas más estafas están llevando a cabo, todo en el nombre de “el pueblo”.

Yo no sé con qué cara hay gente que sigue apoyando  esta cosa llamada Socialismo del siglo 21, ya que si es tan eficiente ¿Cómo es que está fallando? Digo, se hace evidente que venía en picada desde algún punto, ese momento cuando se rechazó el primer intento de enmendar la mejor constitución del mundo y nuevamente estamos viendo la misma jugada; bastó con un fuerte descenso en los precios del petróleo y tenemos el escenario actual.

¿Aún creen que todo esto no estaría sucediendo si el comediante sideral estuviese vivo?  Creo que les sale pensar mejor ese argumento. El gasto público desmedido, la impresión de dinero sin soporte alguno,  la administración pública no puede ni debe absorber toda la fuerza laboral de una nación y si me lo preguntan tampoco debería convertirse esa oportunidad de empleo en un motivo para coaccionar a los empleados por una causa política.

A todo, debo sumar que quiero creer que la sociedad venezolana, ahora conocida como el pueblo, no es tan tonta o quizás no debería dar más pie a que se le considere como tal.  Podemos manejar nuestro propio dinero, así que no es necesario que esta gente maneje en nuestro nombre todo lo referente a las pensiones, nuestras aspiraciones laborales así como todo lo referente a lo que queremos ver, oír, leer e incluso comer.

 

See Your Space Cowboy

¿Qué le pasó al gran revolucionario?

Se leía, pero simplemente no se podía creer; uno de los más aguerridos defensores de la revolución venezolana había roto todo nexo con su formación marxista. Ya no quería saber nada del segundo (y verdadero) libertador de Venezuela, no quería nada que ver con su sucesor y mucho menos con los guerrilleros de Sierra Maestra.

Tal rompimiento tomó por sorpresa a muchos, pero lo que más causó impacto en las redes sociales y entre amigos así como conocidos era que todo indicaba que estaba medianamente abrazando las ideas de libre mercado, gobierno lejos de los asuntos privados y falta de la inversión en Venezuela, ideas a las no hace tiempo había criticado pero nunca había dejado atrás.

Había muchas teorías que recorrían las redes sociales así como los pasillos de las convenciones y grupos de conversación en aplicaciones, pero casi todas apuntaban al mismo blanco. En algún momento cuando se hizo el testamento y la asignación de la banda presidencial, hubo una baja en los contratos que siempre le daban a uno de sus familiares, uno de esos contados empresarios socialistas de la cuna de libertadores, lo que vio mermado en algo más que en las mercancías que podía comprar. Otros apuntaban a ese horrible hecho en el cual la parte proletaria de su familia se había visto afectada directamente por la inseguridad, tema que era igual para todos los ciudadanos y el cual siempre negó que hubiera en Venezuela. Pero al no ser el verdadero sucesor del presidente, tal como hizo vender (irónicamente) a su base y tropa, no le quedaba de otra que ver la realidad del desastre.

Le dijo adiós a Marx, a Lenin, Mao pero no había dado la bienvenida a Milton Friedman, Hayek o Von Mises. Posiblemente seguía pensando que al apoyar una idea había cosas que podía dejar de lado, siempre y cuando nadie le pusiera peros a sus argumentos nuevos y pudiera recuperar su estilo de vida y recuperar su carrera política y convertirse en un político.

See Your Space Cowboy

Sobre intercambio de ideas en buenos términos, o el debate sin groserías

No hace mucho, ya que no sé para cuando estas líneas van a ver publicación, se vio un pequeño debate en un (intento) de artículo de mi autoría sobre la situación de la industria del anime y sus dos mercados (el legal y el ilegal) son casi iguales; pero en otro lado de las redes sociales tuve uno relacionado con las elecciones del gigante del norte y sobre ese engendro llamado Estado y todo lo que hace (para mal) en la sociedad.

¿Cuál de los dos temas tiene mayor peso en la sociedad? Mientras uno se reduce a opiniones subjetivas de una notoria realidad del entretenimiento, aunque la realidad que vive la industria responsable de uno de los productos de exportación japoneses más consumido por la juventud (sea de forma legal o ilegal) desde los noventas; mientras el otro tema no tiene una arista agradable, ya que las dos opciones con mayor reconocimiento de los medios, mientras las otras opciones a la presidencia no han tenido tanta relevancia en los medios de comunicación o son vistos como, por mucho que duela admitirlo, opciones menores, aunque en muchos aspectos mejores que los dos representantes de un vencido bipartidismo.

Es raro, de hecho no recuerdo cuando fue el último debate que tuve así en tan buenos términos no solo en mi cuchitril ya que desde hace algún tiempo, pues las ofensas, los sobrenombres y groserías han sido una constante, al igual que unas pequeñas discusiones que he tenido en la red social del pajarito azul.  Y si hablo de que discutir con un venezolano, lo normal es que todo eso termine en improperios o en las otras palabras que mencioné anteriormente; creo que muchos de los comentarios que hay en esta cosa son prueba de ello; pero también es prueba de los pájaros que tienen muchos en la cabeza y que cuando un tercero le cuestiona sus gustos o lo que ellos ven como la realidad, lo mejor que se les sale son los insultos y nada de argumentos.

El primer comentario intermedio que abarca varias secciones. Sobre la realidad virtual y una propuesta.

Tal como lo dice el título, el presente mar de letras será un comentario intermedio con el cual trataré de hablar de los famosos MMORPG, tema que ya había abordado con anterioridad, pero quiero tocar varios temas al mismo tiempo. Y si, considero que la realidad virtual se encuentra muy cerca así como creo que podría servir de mucho para la humanidad si no se limita su uso para los videojuegos; también considero que desde la llegada de ciertas obras de anime (animación japonesa) que abordan el tema de quedarse encerrados en un videojuego de estos se ha convertido en una idea demasiado recurrente, como bien sabemos, cuando esas empresas encuentran a quien venderle sus animes y las bases de los mismos; vamos a tener miles de copias de los mismos por un buen tiempo y con cambios menores aquí y allá.

Por un lado, debo admitir que los mentados juegos se están adaptando a un mercado cambiante y con las  micro transacciones así como una creciente demanda del mercado en las opciones para probar los juegos gratuitamente antes de pagar la afiliación; claro, ahora esos jugadores quieren ser considerados como una variante de deportistas, ESPN  en el gigante del norte le ha estado dedicando horas de su programación a los torneos no solo de MMORPG sino de videojuegos en general, trayendo consigo controversia. No es para menos, un canal de la caja idiota que se ha estado dedicando a emitir toda clase de deportes ahora debe afrontar una realidad en donde los nuevos deportistas solo están dando botonazos ante una computadora, supondré que lo mismo les pasó con la llegada de los deportes “extremos” y las artes marciales mixtas.

Pero lo interesante es que, al menos en el cine de occidente, ya no se ha vuelto a tocar el tema de estar encerrados en una realidad virtual, supondré que se deberá al hecho que desde las secuelas de Tron pasando por la saga Matriz, esa idea pasó a donde debería estar a estas alturas, disfrutando el retiro en un geriátrico. Si bien aún tiene con que defenderse, gracias a los avances tecnológicos, creo que sería más plausible quedarse encerrado en esos juegos como consecuencia de un ataque de unos piratas informáticos que por los delirios de querer jugara ser Dios de alguno de los programadores; así con todo este contexto de seguro hay muchas ganas de seguir usando la idea ya mencionada y es aquí donde hago mi propuesta.

 

Propuesta

 ¿Qué les parece si en vez de personajes que solo son una tendencia o un vehículo para que los espectadores se proyecten sino que son personas que pueden hacer actos increíbles en esos mundos virtuales pero en el mundo real descuidan su salud por unas horas de juego, solo hablan de dicho juego cuando no están ante el computador entre otras cosas? Y ¿Qué me dicen del hecho que no están del todo encerrados y que esta gente usa esos juegos de la misma forma que los lectores del comic, el mero escapismo pero lo llevan a otro nivel?

See Your Space Cowboy