Archivos de etiquetas: Libertad

¿Por dónde comenzar a reconstruir?

Cuando la pesadilla bolchevique Bolivariana llegue a su final tendremos una pregunta muy seria que atender ¿Por dónde  comenzar? No es para menos, el paso destructivo de esa cosa ha tenido repercusión en muchos aspectos de nuestra vida cotidiana. La respuesta tampoco va a ser sencilla, mucho menos las soluciones a aplicar posiblemente generen rechazo. Quizás, deberíamos comenzar ese proceso de forma lenta, pero sin pausa y en un plazo que no es del agrado de muchos políticos y ciudadanos venezolanos,  a largo plazo.

Considero que uno de los puntos a abordar será todo lo referente al individuo, esa minoría que más golpes se ha llevado en todo esto; no es para menos, ya que todo lo que debe hacer esa minoría es sacrificar todo lo que aspira por el bien colectivo, algo que no ha generado los resultados esperados. Asegurar que sus derechos más básicos, como lo son la libertad, el derecho a la propiedad y la búsqueda de su felicidad, no sean comprometidos es más que suficiente, ya que lo demás llega tranquilamente por añadidura.

Pero luego llegamos al asunto de la educación, uno que puede generar comentarios encontrados. Yo creo que la educación debe servir para hacer ciudadanos, no borregos que defienden ciegamente a su propio verdugo; suena difícil, pero se comprueba que estos mal llamados programas sociales enfocados a la educación en Venezuela, también conocidos como misiones, sólo han servido para coaccionar a un sector de la población y asegurar un flujo de votos.

Y lo mismo sucede con el sistema de pensiones, la asignación de viviendas, los espacios culturales y al punto donde quería llegar. Los medios de comunicación en el país. Seamos honestos, después del sector empresarial el ya mencionado sector ha sido uno de los que ha tenido que lidiar con dos engendros y uno de ellos, generado por ellos mismos en vista del panorama en que estamos.

Se ha escrito mucho con respecto al tema de la censura y de su hermana la auto censura, en nuestros medios de comunicación y si bien no la necesitan implementar en la red de redes, basta con prestar un servicio barato pero de calidad dudosa para hacer el trabajo de ahorcar el Internet. Pero lo que hay que empezar a escribir desde ya es saber si vamos a estar a la altura de la libertad de expresión, sin un ente público que actúe como la Inquisición.

Podemos quitar buena parte de los controles al mercado, es decir el control de precios y cambiario, así como el hecho de otros controles sociales tal como la mentada ley de responsabilidad social en radio y televisión; aunque eso que mencioné es apenas una pequeña parte de todo el aparato que tiene aplastada no sólo a la sociedad, sino a cada ciudadano de la cuna de libertadores. Lo más extraño del asunto, es que es una ofensa que no tiene distinción alguna entre los ciudadanos, sean o no adeptos al gobierno y su extraña mezcla de ideas.

Pero ¿Cómo se convirtió este ejemplo a seguir en todo lo contrario? Es una pregunta válida si queremos superar el problema, ya sabemos que el Gobierno (o el Estado) no es precisamente alguien indicado para encargarse de todos los asuntos de la sociedad; hemos visto hasta las peores consecuencias que no genera una mejora en el problema sino que lo empeora. Así mismo, hay ejemplos alrededor del mundo en el cual todo ese asunto de la propiedad comunal y propiedad estatal no impulsa a la sociedad a un mejor estadio. De hecho, lo que es de todos a la final no es de nadie ya que un problema con esa propiedad, por ejemplo una avería, no sólo empeora sino que se multiplica ya que es “problema de alguien más”.

Y esto de buscar un líder no ha servido de buena idea. A la final el líder quiere convertirse en una figura que debe ser adorada y que se necesita de su aprobación para manejar nuestras vidas, en ocasiones no se convierte sino que la misma sociedad lo pone en ese sitio y lo peor del asunto con la ayuda de algunos quienes el término de intelectuales les queda muy grande. Creo que la sociedad venezolana está tan acostumbrada al desastre, a la rapiña y al mal comportamiento que por eso no ha entendido bien el mensaje de libertad.

De hecho, creo que si dejamos de escuchar los cantos de sirena así como a esos que se venden como el elegido del pueblo para enmendar sus problemas lo mejor es dejarlos hablando solos; no sólo sería regresar al problema el cual vamos cerca de salir; sino también una señal de que no entendió bien las razones por las cuales muchos se sacrificaron. Dudo mucho que quiera una persona volver a caer en una fantasía que no es otra cosa que una estafa intelectual, cuyos resultados dejan mucho que desear y que sólo llevan a la violencia desmedida.  Como cosa rara, ejemplo de eso también la historia está repleta y es triste ver como Venezuela es uno de esos ejemplos y todo esto se lo busco la misma gente ya que puso por encima la revancha y no la calma.

Considero que los primeros pasos para una Venezuela libre y mejor no van a ser sencillos, de hecho por cada buena idea que se debe implementar y otorgar más libertad al individuo, de seguro muchos van a poner el grito en el cielo cuando, por ejemplo, se decida prescindir de los servicios de algún Ministerio o de alguna otra institución. Pero no pongamos en duda que eso es lo que va a pasar, cada uno de nosotros podemos pensar cuáles serían las primeras instituciones van a desaparecer pero se debe ver como una liberación, como una cadena que se rompe y que ese hecho lejos de llenarnos a la barbarie, nos llevará a una  mejor sociedad, una que pone por encima la cooperación voluntaria y espontánea ante cualquier delirio de convertir al individuo en una masa al servicio de un líder.

 

See Your Space Cowboy

Y ¿Si hablamos del país que queremos?

Hemos hablado mucho, así como escrito, sobre el país en el que estamos actualmente así como el país que muchos conocieron en días pasados. Pero creo que ha llegado la hora de escribir un poco sobre el país que muchos anhelamos que es el que hay que construir a partir de ahora. Ya que, si somos honestos, la segunda independencia va rumbo al cementerio y el margen de tolerancia que se tiene a la doctrina socialdemócrata corre por ese mismo sendero pero con una duración más breve.

El cambio de brújula se ha hecho, en términos académicos, las ideas colectivistas ya tienen la fecha de vencimiento cerca. Así que es tiempo de describir esa nación y sus características, esas señales que tienen otras que las convierten en el paradero de muchos de los que se van del país. Ciertamente no es una tarea fácil, ya que hay muchos venezolanos con sus ideas ya formadas de cómo tiene que ser el país del futuro.

En el presente mar de letras voy a tratar de venderles lo que yo considero que debe ser el camino que debe tomar la cuna de libertadores cuando la pesadilla revolucionaria llegue a su evidente final y sus primos, la socialdemocracia, sea vista como unas ideas que no sirven de mucho. Primeramente, la base de todo lo que debe venir son los ciudadanos, tienen que abandonar esa noción populista del pueblo y todos sus matices; ya hemos vivido en carne propia los desastres que puede hacer un hombre del pueblo. Hay que dejar de lado ese asco al individualismo y a la búsqueda personal de nuestra felicidad, ya que no hay un mayor ejercicio de nuestra libertad que eso. Eso causa un efecto secundario maravilloso que es la ayuda voluntaria y espontánea hacia tus prójimos, algo que hay que comprender.

Hay que dejar en claro que el Estado no debería meterse en nuestros asuntos personales y mucho menos en nuestros bolsillos, si queremos emprender o buscar un empleo que nos ayude a seguir adelante pues el Estado sólo debe limitarse a las funciones de seguridad y justicia, de resto la sociedad puede encargarse tranquilamente de sus asuntos y problemas. Es decir, que ya está bueno del asunto de que alguien más nos regule lo que podemos hacer así como el hecho que nos diga que es lo mejor para nosotros.

Como expresé anteriormente, no somos tan tontos y entendemos mejor todos los efectos negativos y sus indicadores de buena parte de las políticas que han estado implementando en todos estos años. No me voy a cansar de repetir que la mentada ley de responsabilidad social en radio y televisión no le dio sepultura a la programación deficiente en Venezuela, sólo complicó más el problema. Mucho menos me cansaré de decir que imprimir billetes a lo loco no es producir riquezas, es condenar a la población a una pobreza así como al pago del peor impuesto, llamado inflación.

También es necesario abandonar la noción que somos un país rico, lo que hay es muchos recursos naturales que, por desgracia, no se pueden explotar de forma individual. Es decir, que si un día consigues oro en tu jardín lo ideal es que fuese tuyo y que decidas cual es la mejor forma de aprovechar esa mina de oro; ciertamente sabemos que esos burócratas no tienen la menor idea de cómo hacerlo, sólo quieren crear un círculo vicioso en el cual ellos se ven beneficiados.

Pero no debemos de olvidarnos de la cultura, si bien es algo que despierta polémica, hay que considerar que ha sido la piel de cordero que ha estado usando la mal llamada revolución venezolana para aferrarse al poder así como hacer llegar sus ideas a miles de personas. Pero seamos honestos ¿Cuánto nos ha costado en mantener a todas esas televisoras y emisoras de radiodifusión que dicen ser del pueblo pero en realidad le sirven al gobierno de turno?

Ya que dudo que esos medios de comunicación le quieran abrir las puertas a alguien con unas ideas como las mías o con alguien que si bien puede comulgar con las ideas del gobierno, tiene muchas cosas que objetar y denunciar. La libertad de expresión se asegura con medios privados y que sea la sociedad quien decida que línea editorial va a consumir. Las telenovelas se verían obligadas a salir del aire o a mejorar su contenido, si se le deja crear a sus anchas a nuevos talentos que tengan la pequeña oportunidad de presentar sus ideas.

Debemos motivar a la lectura desde temprano, en eso estoy de acuerdo, pero hay que darles la preparación a esos muchachos que se están formando como quieren conocer la literatura nacional, no sólo a los autores de días pasados, sino también a los nuevos a esos que puede darse la situación con los cuales si puedan conectarse y comprender lo que plasmaron en el papel. Y no me limito a los escritores, sino también a cualquier artista que quiera darse a conocer, pero debe hacerlo con sus medios y no por un subsidio o por la Santa intervención de un gobierno.

Hemos visto que unos, con muy buenas razones, dicen que rock en la cuna de libertadores murió hace ya tiempo. Que ese cadáver ahora es usado para consignas políticas en conciertos de calidad dudosa y que buena parte de su asistencia va por los invitados internacionales. Ya que si dependiese del organizador, no duden que usaría el poder coercitivo del Estado para asegurar llenos y regularidad en las presentaciones.

Si queremos todas estas cosas y más, es necesario un fuerte y profundo análisis de dos preguntas ¿Dónde estamos? Y ¿A dónde queremos ir? Es un proceso personal, netamente, pero lo ideal es que también sea algo que se comparta con el resto de los habitantes, que debemos recuperar no sólo el tiempo perdido buscando revoluciones en ideas fallidas, hay que buscar cambios constantes en la sociedad en base a la convivencia, a nuestro natural espíritu de búsqueda de algo mejor.

 

See Your Space Cowboy

De protestas y elecciones

Debo comenzar diciendo que originalmente la dicha del tercer artículo en la nueva línea editorial iba estar en otra sección de este rincón, pero cómo la situación en la cuna de libertadores sigue igual de tensa decidí escribir al respecto. Aunque, debo admitir que estas líneas se pueden leer más como un mero ahogo personal, más que un intento de artículo de los que siempre hago aquí.

 Honestamente, no es para menos comentar que para unos el llamado a elecciones podría ser una válvula, pero no. Debemos ver un poco más allá, ya que las condiciones para elecciones no están puestas, mucho menos sabiendo que el resultado va a ser olímpicamente desconocido por el Gobierno, ya que sabe que le va a ser desfavorable.

Así que, lo mejor que podemos hacer es no aceptar esa manzana envenenada ni mucho menos permitir que el Gobierno y la mal llamada oposición vayan a sentarse en una mesa de diálogo; aún es tiempo de enmendar la situación, de echar para atrás la transacción y convertir eso en una transición.

Una hacía algo mejor, ya que es evidente que al actual gobierno no le molesta mucho lo que sucede dentro de las fronteras de la nación, prefieren buscar desesperados el apoyo internacional que antes contaban. Y debo reiterar que las elecciones no son la salida al predicamento en el estamos, hay un montón de asuntos que debemos atender como sociedad, pero no los vamos a atender bien mientras no tengamos los insumos más básicos para afrontar lo cotidiano.

Ya que eso que acabó de exponer, no va a cambiar con elecciones mis estimados, ya que el cambio comienza primeramente de forma interna si es que queremos que perdure en el tiempo. Quizás para unos no hay marcha atrás y lo mejor es abandonar el barco y desde afuera ayudar a los que se quedan, pero quedarse tampoco es de cobardes.

See Your Space Cowboy

La ética de la libertad

Para el año de 1982 el economista e historiador llamado Murray Rothbard publicó el libro que le da título al presente (intento de) artículo, en el cual expone su particular visión de cómo sería una sociedad libertaria así como, al menos así lo entendí, como podría ser una filosofía política de las ideas que expone y defiende. Eso sí, a pesar de que parece ser un asunto denso (que lo es) es un libro que se lee fácilmente y que si bien es totalmente diferente a Libertad de Elegir (ya reseñado con antelación); y la versión que leí tuvo un humilde pero muy bonito prólogo hecho por el profesor Jesús Huerta de Soto.

Si bien parece que todo el asunto de la Ley Natural es pesado, que lo es, además que el salto  que hay entre las ideas de Milton y el autor del presente libro parecen irreconciliables, creo que el cambio no es tan pesado; es más, para mí sería muy interesante ver un debate entre ambos autores, aunque es imposible ya que ambos tienen ya rato muertos.  Eso sí, es un libro que te hace pensar que la peor invención que hemos hecho los humanos se llama Estado y que incluso la democracia es una mera cortina de humo en todo el tema de la sociedad puede regularse a sí misma pero con un mercado de bienes y servicios totalmente libre;  eso sí, hay puntos polémicos en el libro que es mejor entender que era la visión del autor.

Es raro que use esta sección para reseñar libros que podrían considerarse técnicos, es decir, que se alejan mucho de lo que normalmente trato de reseñar; pero no me pude resistir a esta oportunidad, así como debo ser honesto y comentar que  también se encuentra el hecho que casi no tengo reseñas ya listas para esta sección.

¿Sobre que escribir?

Quería escribir sobre convenciones de anime, pero vendrían unos a decirme que mi opinión no es válida por el hecho de no hacer una y que mi visión como cliente o asistente a la misma no vale mucho; después quise escribir sobre mi descontento de lo que sucede en mi país, pero luego vendrían extranjeros enamorados de las palabras del actual mandatario a insultarme y diciéndome cosas en su jerga. Quise suponer las obras que algún día escribiría, pero eso ofendería a un integrante de los intelectuales de la internet de esos que te piden, al igual que los otros mencionados, que te calles o que fundamentes tus ideas con algún estudio superior pero que se rompen las vestiduras por la libertad de expresión, aunque solo para las ideas que ellos consideran importantes y se apeguen a sus ideales de un mundo mejor.

Ahora a todos les ha dado por ponerse sensibles e insultar a diestra y siniestra a todo aquel no que piense como él, o ella, si no piensas como ellos eres un Troll, si haces lo que quieres eres un Troll, si les dices lo que opinas de que su obra no es más que una versión de un “show de realidad” de la cadena MTV aparecen largos testamentos en tu cuenta de correo electrónico.

Quería escribir sobre mi negativa de seguir tocando el romance como género, pero de seguro unos se ofenderían, quería escribir sobre el hecho de que dejaría de mostrar mis relatos en ciertas páginas de la red de redes pero de seguro a nadie le interesaría, apelando por “nadie en esta comunidad de escritores nóveles intelectuales le da importancia a los ninjas llorones.”

Si viajo o leo comics es mi problema, si quiero que mis amigos lo sepan es asunto nuestro, no creo malo bromear con eso de vez en cuando.

Si te molesta como escribo, no me leas ya que no te obligo a leerme, si consideras como un acto de “ignorancia y egocentrismo” que considere madera del mismo árbol los gobiernos totalitarios de izquierda y derecha ¿Vas a mandarme a golpear defensor de la libertad de expresión? Pero déjame hacerte unas preguntitas ¿Crees que amenazando a la gente vas a hacerla que piensen como tú quieres que piensen?  ¿Acaso no eres de aquellos que griten que todos deben tener su forma de pensar individual?

Creo que en últimos años hay mucha gente en la internet deseosa de atención a como sea lugar, gente que quiere pisotear opiniones desconocidos o conocidos solo para verse como “intelectualmente superiores” al resto de los mortales. El mundo no gira alrededor de nadie, simplemente estamos en la vida de paseo, te guste o no la idea ya que a la final del día, hasta a las divas y “escritores transgresores” se les acaba la fama.

Así que escribiré sobre lo que yo quiera, y si te ofende, puedes irte a un sitio donde encuentres escritos que estén a tu agrado, si te ofendes con mis ideas, respira profundo y apela por esa idea que tanto dices defender, así sea por unos segundos que dure tu paseo por la internet. Si no te gusta lo que leo, lo que escucho y como escribo de seguro en la ancha red de redes habrá algo de tu agrado, así que no hagas berrinches ni pidas apelando por las viseras algo que alguien  que se toma tu opinión a risa, con tal tú harías lo mismo.

Instituto Mises Cuba

Economy and Freedom: Tu ne cede malis, sed contra audentior ito.

Fernando Díaz Villanueva

Política | Economía | Historia

El Criticón

Opinión de cine y música

Neuronaliberal

«El estado es la gran ficción por la cual todo el mundo busca vivir a costa de todos los demás.»

Blog de Jack Moreno

Un blog de Joaquín Moreno sobre recursos, literatura y ciencia ficción

Series Ciencia Ficción

Ciencia Ficción, Fantasía y Terror en TV

El liberal escandalizado

Escritos indignados y otras cosas

Punto de Vista Economico

"There is only one difference between a bad economist and a good one: the bad economist confines himself to the visible effect; the good economist takes into account both the effect that can be seen and those effects that must be foreseen." Frederic Bastiat

Death Detective Blog

Una pequeña cueva de reunión friki

Tomos y Grapas

Tu sitio de Cómics!

Caribe Libertario

La voz de la Libertad, desde el Caribe para el Mundo

Comic Play

Hablamos de tus intereses sin censura

Tomos y Grapas

Tu programa de Cómics

El Blog de Martín |x|

Notas, lecturas, apuntes e intereses...

Quiero ser presidenta

Politóloga y administradora publica en formación/UNAM/Pro la mujer/DDHH/Desarrollo sustentable/Seguridad pública.

Minerva de Terralba

Just a gal and her dreams

Logos Podcast

Pensamientos, Cyberpunk y Tecnología.

Cautivos de un Sistema

Just another WordPress.com site

El Mundo de Shiku

THE WordPress.com weblog

Don Charisma

because anything is possible with Charisma

ComicCriticon

ComicCriticon es un Blog de criticas y valoraciones sobre cómic y manga

Historias Siniestras

Escritores, Cuentos y Poemas Macabros

David Gaughran

Let's Get Digital

Vegeta Rukawa's Corner

Un blog sobre... no sé, lo que se me ocurra escribir ^^

Western Corner

Dos Pistoleros, un blog y muchas opiniones

Komic's Custodies Klub's Weblog

Viaja entre Universos

Todo y nada

Welcome to my world

Bloguionistas

La voz de los guionistas en castellano

The pfff blog

Nuestra misión en la tierra es descubrir nuestro propio camino. Nunca seremos felices si vivimos un tipo de vida ideado por otra persona.