And we are the law here

Archivo de la etiqueta: línea editorial

La nueva línea editorial finalmente llega a la sección que se encarga, cuando me acuerdo, de escribir sobre el comic de estas latitudes. Nuevamente, debí darle gracias a un amigo español, aunque su padre es argentino, por haberme presentado no sólo esta obra, sino muchas otras de lo que una vez fue una escuela del arte secuencial.

Piedra es un detective privado de lo más singular, sus casos están metidos en ese extraño mundo que es el ambiente musical; así que por eso mismo la obra es en blanco y negro así como escapa de esa narrativa de ver a los músicos y sus admiradores así como detractores como nobles almas; todo lo contrario aquí son expuestos como seres humanos que también sucumbieron a sus bajas pasiones. Pero lo que más me llama la atención es que es una obra que parece encajar muy bien con el formato de la antología así como con el hecho de que los casos en los que se ve involucrado, generalmente son breves, aunque no por ello carezcan de interés; aunque creo que con la primera andanza, relacionada con el legendario John Lennon, pudo haber desarrollado un relato no sólo más extenso, sino uno donde el lector pudiera conocer mejor al personaje.

Sus autores, Alejandro Fried en los dibujos y el señor Guillermo Saccomanno complementan muy bien sus talentos en esta obra, una de esas que parece estar a la sombra de otras, pero le compite en calidad

 

See Your Space Cowboy

Anuncios

Hablar del cine western y concretamente el que se hace en su país natal, ni más ni menos que el gigante del norte, siempre ha estado teniendo uno que otro regreso es decir que de vez en cuando sale una película que hace una revisión del mencionado género. Y en el año de 2015 tuvimos una de esas películas a las que, al menos personalmente, se le puede catalogar como un western a la vieja usanza pero con un toque moderno.

Después de la guerra civil estadounidense, tema medianamente abordado, un soldado regresa a casa después de unos ocho años en servicio, solo para darse cuenta que ese pequeño pueblo natal donde creció cambió drásticamente. Primero su padre, el reverendo del pueblo, no lo recibe precisamente con los brazos abiertos y ese pequeño lugar se encuentra azotado por criminales y todo eso no es precisamente el mejor escenario para enmendar una dañada relación familiar. Una relación familiar que se vio manchada por la muerte de uno de los hijos del mencionado reverendo y que sumió en una profunda distancia al hijo restante y su padre. Pero ¿Qué me dicen de la pandilla que azota el lugar? Pues básicamente lo que hacían previamente era convencer a los dueños de las pequeñas granjas en venderles sus propiedades, hasta ese momento en que el pistolero que tenían asignado no cumple bien su trabajo y todo se va colina abajo desde ese punto.

Quizás no sea el mejor lugar para que un veterano de guerra decida volver a empuñar las armas pero poco a poco la situación se va torciendo para que lo haga, lo que  desata la acción del resto de la película. Es una buena película del mencionado género, quizás no de las mejores y puedo entender las razones por las cuales a muchos críticos les pareció que no cumplía en vista de la buena cantidad de actores de renombre que cargaba, pero es bastante disfrutable.


Posiblemente, estas líneas no son tan necesarias en esta sección ya que en las últimas actualizaciones se ha puesto de manifiesto más reseñas que comentarios. Pero en vista que escuché una opinión donde se mezclaban dos temas muy recurrentes en los últimos años en la cuna de libertadores, la música y la política, pues creo que era hora de soltar unas cuentas palabras al respecto y así aprovechar la oportunidad de  hacer otro de esos artículos que usa varias secciones del blog.

Recuerdo que una locutora de un programa radial comentó que una de las primeras canciones que nos aprendemos de niños es el himno nacional, no sé si es algo que sea recurrente ver en otras naciones del globo. Quizás se puede decir mucho al respecto, que es una de las tantas formas de control mental que usa el Estado para asegurarse adeptos, aunque como en los últimos años  quien más se ha aprovechado del rancio fervor criollo ha sido el gobierno revolucionario pues la carga (según unos) no debe ser tanto en ese tema.

A riesgo de equivocarme o de mencionar lo obvio, el himno nacional ha sido desplazado. Pero ¿Qué cántico pudo haber logrado eso? No es tarea fácil si se analiza con cabeza fría en vista que estamos hablando no solo de una de las primeras canciones que uno se aprende en la infancia y esa canción a la que siempre las tías molestas le piden a sus nietos entonar durante las visitas. La respuesta los puede dejar fríos, aunque en realidad estoy viendo mal el termómetro.  Ya que el asunto no es ir a los polos, sino al trópico y al caribe, en donde todo esto anda sucediendo, ya que Venezuela les guste o no a unos no es más que una República (fallida) del caribe.

El himno nacional con su ritmo lento, letra que da risa con respecto a la situación actual de la cuna de libertadores fue sustituido no por una canción sino por un repertorio de ritmo estridente pero repetitivo, letras groseras pero con mucho sentido en la realidad que se vive hoy. Ni más ni menos que el regueton; si ese ruido molesto ha sustituido el himno nacional así como forma parte normal de las canciones que se escuchan en las fiestas tanto infantiles como las de la juventud.

La generación de oro creció entre los discursos del comediante atómico sideral y las letras que se entonan de forma casi nasal sobre relaciones de una sola noche ¿No es de extrañar que se encuentre así la juventud de estos días?  Ahora es normal ver a las niñas alegando que no quieren ir a estudiar, sino ser bailarinas exóticas, es normal escuchar hablar a la juventud de oro que entre cigarrillos y otros estupefacientes mencionar con quienes han estado y “filosofando” sobre el mundo en el que están metidos. Una generación que hoy tiene dos horizontes, si no se convierten en usuarios de renombre de la red social de videos llamada YouTube, quieren emular el mal comportamiento de los criminales y una sociedad con tal mentalidad no va a llegar muy lejos; ciertamente el convertirse en un profesional en la cuna de libertadores no solo lo han asociado a una persona que pasa trabajo y es alguien mal pagado, lo han asociado al peor ejemplo que se puede dar. Es decir, se han invertido las cosas en favor de esa cosa llamada ser políticamente correcto.

Ciertamente no hay género que se salva de tener letras que dejan mucho que desear, en eso estoy de acuerdo con muchos que critican tanto al regueton como al rock. Pero señores, deberíamos tener también la idea que ni el uno ni el otro son los mejores géneros musicales con los cuales exponer a los infantes; creo que ese gusto tan marcado por el ruido nacido en Puerto Rico, tiene mucho que decir sobre las personas que lo escuchan. Es que no puedes pedirle mucho a una persona que la vida se disfruta metida en una discoteca y despotricando después de la falta de cultura en la nación. Es algo muy básico para gente que, sin importar la formación que tengan así como el estatus económico (aunque esto último no importa mucho en Venezuela ya que todos estamos mal en ese aspecto) lo consideran como algo inofensivo si lo canta un niño.

Lo mismo se dice del rock al sol de hoy, pero creo que desde la llegada del gran Elvis Presley al presente, muchos han mantenido la idea que es un género se mantiene mucho de la juventud de los que la oyen, no por nada sus majestades vestidas de negro cuando llegan a cierta edad en la vida cambian el rock ultra pesado de maquillados noruegos por algo menos estridente y por la búsqueda de un empleo con el cual sostenerse. Siendo un género que, por mucho que aleguen sus defensores, ciertamente no es tan complicado cantarlo; basta con unas letras con un paupérrimo español, unas cuantas groserías la evidencia de ver a la mujer como un mero trofeo y listo. Ya puedes ser un cantante (si es que se le puede llamar así) que puede asegurar unas cuantas copias de discos vendidas.

Es posible que los gustos musicales digan algo de la persona, pero es sorprende ver que estos infantes de hoy prefieren la jerga de esas cosas al que el título de canción le queda grande al himno nacional. Tampoco es que el segundo sea algo bajado por los ángeles, pero es un asunto que te pone a pensar. Quien pueda encontrar una respuesta no tan limita a todo este asunto, espero que la pueda compartir con su servidor, mira que yo solo doy por el factor geográfico y que en muchas ocasiones son esos discos y canciones los que pueden calmar a los engendros a los que se han convertido los niños. Eso sí, esos padres deberían saber muy bien la clase de consecuencias que tal exposición va a traer en el futuro.


En vista que me dieron ganas de hacer mares de letras que no lleguen a las mil palabras, me dieron ganas también de retomar los comentarios intermedios así que decidí mezclar ambas cosas en una sola tendencia pero con etiquetas diferentes, con la esperanza que para lo que queda de año pueda llegar a las doscientas nueve mil visitas.

Pero ¿A cuántas palabras van a extenderse esos nuevos artículos? Creo que la cifra de cuatrocientas palabras es un buen número y que me sirve para resumir un poco las ideas y si se me queda algo en el tintero, sacar uno de mis artículos con los cuales puede extender ese tema con mayor comodidad y así no me desgasto tanto con el asunto de escribir con tanta extensión.

Entonces ¿En qué quedamos con el asunto de la política venezolana? Si, comienzo con los otros con uno que si bien uno ya no sabe qué tan bajo pueden caer, siempre hay una demostración que uno estaba medianamente equivocado; en el presente caso, las negociaciones entre los “bandos antagónicos” se están retomando y confirmando así la complicidad que hay entre las partes. Yo espero que la nueva agrupación sea un poco más serie en ese sentido, que lo único que se puede negociar con ambas partes sea la salida que deben tener del país.

Si bien es cierto que un cambio en quien lleva la banda presidencial no asegurará cambios en los habitantes de la cuna de libertadores, quiero creer que va a ser ese primer paso necesario para que se tomen las medidas necesarias para enmendar el rato que se encuentra muy prolongado en nuestra historia. Si quieren evitar el éxodo, lo mejor que pueden hacer es cambiar las políticas económicas que imperan y buscar soluciones a la inseguridad.

Voy a hacer lo posible para escribir un poco más en la sección relacionada con la caja boba y la gran pantalla, lo que pasa es que creo que no tengo mucho que decir en relación con la caja boba criolla ya que todo ya está dicho y simplemente no tengo el estómago suficiente para soportar la programación imperante. Una de esas cosas que son tan acartonadas que simplemente uno no se lo cree.

En el mundo friki, creo que dentro de poco la tribuna del amargado le voy a dar apertura en vista que no solo necesito más artículos y creo que si bien esta nueva etapa voy a seguir escribiendo sobre unos temas ya conocidos, también le daré una apertura a una sub-sección de ese apartado dedicado al mundillo ya mencionado.


La nueva línea editorial finalmente llega a la sección que se encarga, cuando me acuerdo, de escribir sobre el comic de estas latitudes. Nuevamente, debí darle gracias a un amigo español, aunque su padre es argentino, por haberme presentado no sólo esta obra, sino muchas otras de lo que una vez fue una escuela del arte secuencial.

Piedra es un detective privado de lo más singular, sus casos están metidos en ese extraño mundo que es el ambiente musical; así que por eso mismo la obra es en blanco y negro así como escapa de esa narrativa de ver a los músicos y sus admiradores así como detractores como nobles almas; todo lo contrario aquí son expuestos como seres humanos que también sucumbieron a sus bajas pasiones y eso es uno de los mejores puntos que tiene para su conteo esta obra; nuevamente le agradezco a un amigo por haberme presentado esta obra.

Pero lo que más me llama la atención es que es una obra que parece encajar muy bien con el formato de la antología así como con el hecho de que los casos en los que se ve involucrado, generalmente son breves, aunque no por ello carezcan de interés; aunque creo que con la primera andanza, relacionada con el legendario John Lennon, pudo haber desarrollado un relato no sólo más extenso, sino uno donde el lector pudiera conocer mejor al personaje. Pero todo lo demás, es una de esas obras que no parecen salidas de un autor de estas latitudes, más que todo por el tono fuertemente inspirado por el cine negro que tiene.

Sus autores, Alejandro Fried en los dibujos y el señor Guillermo Saccomanno complementan muy bien sus talentos en esta obra, una de esas que parece estar a la sombra de otras, pero le compite en calidad


El señor Mike Barr creo que tuvo su temporada escribiendo al homenajeado del presente especial y entre esas obras que escribió, se encuentra la presente. Una que se desarrolló entre 575 al 578 de la revista Detective Comics y sí, es una secuela de la afamada año uno. Pero, supongo que es una de esas secuelas que si bien es buena, digamos que la predecesora es bastante conocida; me atrevo a decir que no la he visto mencionada en esas listas que se hacen haciendo un conteo de las grandes historias que forman parte de los mitos del caballero de la noche.

Así que ¿De qué trata?  Pues estamos en el segundo año de las andanzas del murciélago pero lo interesante, creo que es uno de los puntos más altos es el hecho del argumento, es que han pasado ni más ni menos que veinte años desde que hiciera su aparición de un vigilante, este llamado el segador y parece que ha regresado. Eso pone una dinámica interesante, ya que el fenómeno de los enmascarados no es nuevo en esa ciudad azotada por el crimen y queda de parte del nuevo ver si es capaz de detenerlo.

Pero ¿Detenerlo? Si, el Segador no anda con juegos llevando al límite a nuestro homenajeado, al punto de llevarlo a empuñar una pistola y a tener una alianza con el bajo mundo de la mencionada ciudad. Pero, a mi modo de ver, el Segador se mostró aquí si bien como un antagonista de cuidado y considerando el hecho de los años que tiene encima; pues resultó un verdadero dolor de muelas pero ¿Qué hay de malo en la historia? Pues creo que eso de llevar al límite al caballero de la noche para obligarlo a empuñar un arma me pareció forzado.

Si bien es cierto que en sus primeras andanzas así era el personaje, los cambios y revisiones que ha tenido el personaje, el uso de las armas de fuego en un momento fueron un tema que siempre le pareció asqueroso. No es para menos, ya que fueron esas mismas armas las que condenaron a sus padres.


Hago un pequeño paréntesis en los temas más recurrentes en esta sección del blog, la Venezuela que tenemos y la que queremos, para escribir un poco de un tema que me tiene pensando un buen rato, además que siempre es bueno cambiar un poco las cosas. Así mismo, debo comentar que no sé si el presente mar de letras vaya a cumplir con el requerimiento de los nuevos artículos que estoy escribiendo que es llegar a algo más de mil palabras y que, ciertamente, poco tengo que decir sobre la adaptación occidental de la obra del muchacho loco que se consiguió la herramienta de trabajo de un “dios de la muerte” de los mitos japoneses.

Al menos dentro de los confines de la cuna de libertadores, no estamos en la mejor temporada para tener hijos y tampoco es que hay mucho con que asumir semejante tarea. Ya saben, pañales, comida, talcos, escuelas y esto debería ser un indicador para que los embarazos adolescentes no estuviesen por las nubes; pero la realidad es otra. En el peor de los casos, hasta lo políticamente correcto ha llegado a la forma en cómo se instruyen a los niños en las escuelas llegando hasta ser parte de lo habitual en las casas.

Y ¿Con que me refiero a lo políticamente correcto a nivel educativo? Pues el hecho que simplemente no se le puede levantar la voz a un infante ya que puede traumarlo, ni mucho menos darle a conocer no solo a sus padres sino también al resto de sus compañeros que tiene un buen o mal desempeño académico ya que también es otra fuente de traumas mentales. Ya saben, todo este asunto de ser un copito de nieve que debe ser resguardado al punto que debe perder su individualidad.

Si no es eso, pues tenemos padres que esperan que sus hijos sean educados por los medios electrónicos y no es de extrañar que salgan unos verdaderos desastres como personas que solo necesitan gritar y pedir para que tengan en sus manos lo que están pidiendo, generalmente una tableta o una de esas consolas de videojuegos portátiles. Con todo este escenario, creo que es normal el hecho que algunos no quieran tener hijos; yo soy uno de esos, que mientras aún se encuentre dentro de la tierra de gracia el asunto de tener hijos no le anima en lo absoluto.

Después de la desagradable experiencia de ver como los hijos de dos primas se comportan en el día a día, uno llegando al punto de no solo decir groserías sino también recurriendo a la violencia en contra de su padre, pues en mis días eso era  algo que se solucionaba con unos buenos golpes; no importaba si estaba en una fiesta, sitio público o que mostrarle al infante que su comportamiento no es el mejor “le va a causar un trauma” después del merecido regaño que se ha ganado.

Esas son conductas que no se deben dejar pasar, ya que ¿Qué clase de personas estamos dejando en este loco mundo? Ya que el problema de fondo es ese, las personas que dejamos. Si esto sigue así, va a ser mucho más complicado esto de darle la estocada fatal a lo políticamente correcto.  A esa necedad de que todo debe ser una zona de seguridad para que estos copitos de nieve puedan vivir tranquilos; no, el mundo no debería ser un lugar lleno de arco iris y unicornios políticamente correctos, no debería serlo y (si la razón está de mi lado) nunca lo será.

Es por esa razón que vemos a los niños rotando de un deporte a otro, de una actividad a otra ya que los padres no quieren lidiar con el problema y que eso sea asunto de alguien más. Y en ocasiones también eso se ve con las estadísticas (que quieren ocultar) de temas tan delicados como el abuso escolar, el abandono escolar y el ya mencionado embarazo adolescente que son asuntos serios.

No digo que cada nuevo niño que llega a esta tierra de gracia vaya a ser un copito de nieve o en su defecto un abusador, pero el caso es que esas probabilidades son demasiado altas y creo que no cuenten conmigo, hasta nuevo aviso, ya que después de la experiencia que ha sido lidiar con los dos hijos de una prima; quienes por todo están llorando, exigiendo y pidiendo pues en lo personal, no me metan en ese juego de apuestas.

Yo no sé si esta situación puede tener remedio, que lo tiene, pero lo cierto es que a unos no les va a gustar. Aunque quiero dejar en claro que si bien estoy en desacuerdo con los castigos físicos, creo que los niños de ahora deberían comprender que con berrinches no van a conseguir lo que quieren incluso dentro de casa y que el mundo real está muy dispuesto a aplastar sus sentimientos en repetidas ocasiones.

Por mucho que tengamos el sueño de ser médico (menciono la primera profesión que pasa por mi cabeza) si no tenemos un buen promedio académico en bachillerato, no tenemos conocimientos de biología y por sobre todo las ganas de estudiar esa carrera sacrificando  muchas de las cosas que antes te gustaba hacer. No basta con solo desearlo, hay que también un poco de su parte y eso implica dedicación y esfuerzo; así que esperar que por un mandato divino o que a alguien se le ocurra que debes estudiar medicina, sino te formas y si no tienes la vocación es mejor que te dediques a otra cosa.

No todos podemos ser médicos, ya que la vocación y el talento se encuentran en otros aspectos. Tampoco esto de crear zonas seguras para unos, no es otra cosa que una forma refinada de discriminar por una razón de dudoso soporte. Te va a tocar defenderte, te guste o no, te va a tocar un día recurrir a la violencia, ya que esa persona no tiene otra forma de entender que quieres estar tranquilo.



Instituto Mises Cuba

Economy and Freedom: Tu ne cede malis, sed contra audentior ito.

Fernando Díaz Villanueva

Política | Economía | Historia

El Criticón

Opinión de cine y música

Neuronaliberal

«El estado es la gran ficción por la cual todo el mundo busca vivir a costa de todos los demás.»

Blog de Jack Moreno

Un blog de Joaquín Moreno sobre recursos, literatura y ciencia ficción

Series Ciencia Ficción

Ciencia Ficción, Fantasía y Terror en TV

El liberal escandalizado

Escritos indignados y otras cosas

Punto de Vista Economico

"There is only one difference between a bad economist and a good one: the bad economist confines himself to the visible effect; the good economist takes into account both the effect that can be seen and those effects that must be foreseen." Frederic Bastiat

Death Detective Blog

Una pequeña cueva de reunión friki

Tomos y Grapas

Tu sitio de Cómics!

Caribe Libertario

La voz de la Libertad, desde el Caribe para el Mundo

Comic Play

Hablamos de tus intereses sin censura

Tomos y Grapas

Tu programa de Cómics

El Blog de Martín |x|

Notas, lecturas, apuntes e intereses...

Quiero ser presidenta

Politóloga y administradora publica en formación/UNAM/Pro la mujer/DDHH/Desarrollo sustentable/Seguridad pública.

TERRALBA

Inspiration, comics, art

Logos Podcast

Pensamientos, Cyberpunk y Tecnología.

Cautivos de un Sistema

Just another WordPress.com site

El Mundo de Shiku

THE WordPress.com weblog

Don Charisma

because anything is possible with Charisma

ComicCriticon

ComicCriticon es un Blog de criticas y valoraciones sobre cómic y manga

Historias Siniestras

Escritores, Cuentos y Poemas Macabros

David Gaughran

Let's Get Digital

Vegeta Rukawa's Corner

Un blog sobre... no sé, lo que se me ocurra escribir ^^

Western Corner

Dos Pistoleros, un blog y muchas opiniones

Komic's Custodies Klub's Weblog

Viaja entre Universos

Todo y nada

Welcome to my world

Bloguionistas

La voz de los guionistas en castellano

The pfff blog

Nuestra misión en la tierra es descubrir nuestro propio camino. Nunca seremos felices si vivimos un tipo de vida ideado por otra persona.