Finalizando con: Ignition City

 Debo hablar con franqueza sobre esta obra, es la primera que leo de Warren Ellis, uno de los artistas británicos que llegaron a la industria estadounidense del cómics que dejaron su huella en la misma. Aunque no es la primera obra que leo del sello editorial llamado Avatar Press, creo que esta mini serie de cinco episodios es un cóctel explosivo compuesto de muchos elementos que, a simple vista, son del agrado del mencionado autor así como el del resto de las personas que estuvieron involucradas en su realización; en lo personal, creo que Don Warren se va a volver alguien recurrente en este pequeño rincón.

Exactamente ¿De qué trata? Pues sobre una muchacha que va a la ciudad que le da título a la obra para indagar la muerte de su padre, pero en esa ciudad hay personajes que son un homenaje a los viejos aventureros espaciales de días pasados, hay tiroteos que recuerdan al western así como es una historia que recurre al planteamiento de un mundo alternativo, donde razas extraterrestres se involucran en la segunda guerra mundial y no precisamente en el bando de los aliados, aunque esto último es brevemente mostrado, pero lo más interesante es el hecho que es una delicia ese mundo alternativo que el autor y el resto del equipo se crearon para esta obra; un mundo que mezcla elementos de muchos géneros con la ópera espacial, el western, las historias policiales  y los mundos alternativos.

En lo personal, creo que si bien ese mundo da para mucho más que una mini serie, creo que alejar un poco el foco de ese agujero (palabras de los residentes no mías) que le da título a la obra aquí mencionada ya que puede dar para más y plantea una pregunta interesante ¿Cómo llegaron esos pilotos a ese lugar? Digo, ya que tiene las características de que se vendió como una especie de recinto donde esos héroes espaciales vivirían bien, una especie de salón de los héroes.

See Your Space Cowboy

Wolverine Origin

Uno de mis guionistas favoritos, Paul Jenkins, en su estancia en la casa de las ideas escribió historias de varios residentes de ese universo. Pero nadie se puede resistir la oportunidad que te dan de no sólo trabajar con un Kubert (Andy si mal no recuerdo) sino en el mutante canadiense llamado Logan.

Personaje que se había explorado muchas facetas así como ciertos episodios en su vida, pero nunca hasta ese momento en que apareció esta mini serie (allá en 2001) de seis entregas donde finalmente vemos quien era Logan así como su verdadero pasado. Ya que desde su primera aparición en un número del coloso esmeralda e incluso con otras obras que abordaban al personaje con mayor profundidad, realmente se sabía poco de Logan y de su particular

Hijo de una familia acomodada de Canadá, nuestro mutante comenzó siendo un chiquillo muy enfermizo, con un parecido enorme con el capataz de la enorme casa donde vivió y sus únicos compañeros son el rudo hijo del capataz y una niña pelirroja llamada Rose (quien sirve de narrador de la obra y usando el clásico recurso de los diarios); eso sí, el odio a los mutantes en el universo de la casas de las ideas comenzó desde temprano, al parecer.

Después de una serie de malas acciones, vemos como Logan se convirtió en el áspero personaje que es y cómo comenzó la rivalidad entre él y su Némesis (también su gusto por las pelirrojas) así como ciertos detalles de su mutación genética. El dolor que le trajo desde temprana edad esos genes y esas garras que comenzaron siendo de hueso. Lo más interesante de todo es que, si bien el guionista deja entre la duda muchos detalles sobre algunos personajes, sirve para ilustrar como  iban a ser las relaciones de Logan con personajes parecidos a los personajes con quienes tendría relaciones igual de tormentosas en su futuro.

X Men Die by the sword

Entre los días finales de 2007 y comenzando el 2008 se hizo una mini serie dentro de la franquicia de los X Men, con un guionista muy famoso por los conocedores de los mutantes, ni más ni menos que Don Chris Claremont. Así que ¿Qué tiene que decir ese renombrado guionista en esta obra que abarca cinco episodios? Pues comenzó extraño, pues fue durante sus años, creo, pues fue que vimos la Unión del verdadero equipo protagonista aquí, Excalibur y su batalla más reconocida así como nueva etapa en la vida (básicamente, le agregamos un nuevo antes del nombre del equipo y listo)

Pero el capitán Bretaña y sus hermanos de armas se deben enfrentar a un singular  enemigo, un primer ministro con la capacidad de alterar la realidad y al punto que los gantz del universo mutante deben meterse en el teme. Y ¿quiénes son esos locos a quienes comparó con el elenco de uno de los mangas japoneses que siempre va a generar opiniones encontradas? Ni más ni menos que los exiliados, unos mutantes de diferentes zonas del multiverso de la casa de las ideas que se encargan de enmendar desastres que afecten la naturaleza de ese universo con miles de versiones.

Quizás se sienta raro que el mencionado guionista se esté midiendo con los nuevos personajes y antagonistas de la franquicia con todos los problemas que eso siempre va a traer, pero es un recuerdo que no todos los mutantes están en Estados Unidos y buscan terminar el ciclo de odio que trae el racismo.

Batman Four of a Kind

Antes de comenzar con la presente reseña intermedia, debo aclarar que si bien ya el caballero de la noche ya hizo gala de aparición y la obra que (nuevamente) me motivó a escribir estas líneas, lo cierto es que el libro que tengo vino incompleto, de hecho era la primera entrega de dos partes y después de haber leído el resto, gracias a un amigo que me permitió el material, debo decir que hay poco que debo agregar en la presente. Y no, todavía no ando reciclando o todavía no ando volviendo a leer material; aunque no es mala idea, la verdad.
Mini serie de cuatro partes donde se nos narra los primeros encuentros del caballero de la noche con cuatro de sus más singulares enemigos, extrañamente el caballero de la noche es el narrador principal, ya que ese cargo es llevado por los antagonistas y sus motivaciones para tales actos. Eso sí, todo muy influenciado por los eventos de la obra año uno ya que, como cosa rara, esta obra es un complemento de la anteriormente mencionada y que cuenta con un distinguido equipo creativo. Eso si, lo mejor que tiene esta obra es como abordan, de forma tan personal, cuatro villanos singulares de nuestro detective encapotado, villanos que no han sido explotados plenamente (caso de man bat)

Silent Hill Past Life

¿Qué es lo peor que le puede pasar a una persona dentro del universo de Silent Hill? Pues mudarse al pueblo homónimo y que su esposa engendre pues uno de los tantos demonios que azota el mencionado lugar así como los demonios personales del protagonista hagan acto de aparición; con todo y esto, agreguemos un poco de elemento sacados de la mezcla del salvaje oeste con lo sobrenatural y tenemos la presente mini serie; que si bien se encuentra ambientada (de alguna forma misteriosa) en la ya extraña continuidad de los comics licenciados por Konami para que IDW hiciera su aporte para los mitos del ya mencionado pueblo desolado, se siente que fue perfectamente planeada con el propósito de ser una buena mini serie, llena de suspenso y algo de acción.

Jeb (también conocido como el jinete infernal) y su esposa Esther se mudan para Silent Hill, después de la terrible guerra civil de los Estados Unidos y basándose en esa extraña idea llamada el Destino Manifiesto. Su misión personal, comenzar una nueva vida y dejar atrás las sombras del pasado, entre ellas el racismo; pero en ocasiones, esas sombras vuelven a aparecer y quieren que el protagonista pues haga las mismas cosas que hizo anteriormente, esas por las cuales no se encuentra muy orgulloso y que, para los que conocemos el juego, todo eso es una receta para un colapso de esa máquina llamada mente, en concreto la de nuestro protagonista, que no generará buenos resultados.

Realmente ¿Es un comic digno del renombre de Silent Hill? pues es en muchas cosas sí, esa sensación de estar incómodo con una serie de personajes de moral cuestionable, en un ambiente que no le temblará la mano para ponerte los nervios de punta (gracias al dibujo) hasta causarte un quiebre de lo que queda de sanidad mental.

Finalizando con: Green Arrow Long Bow Hunters Libro 1

Personalmente, desde que leí la mini serie del viejo universo DC llamada Crisis de Identidad, en la cual uno de los personajes en los cuales había un notorio foco, era el arquero esmeralda llamado Oliver Queen. Personaje que tuvo su aparición, allá bien lejos, en el año de 1941 y ha sido uno de los héroes fundadores de varias encarnaciones de la Liga de la Justicia y uno de esos héroes menores de la mencionada casa editorial que se ha ganado el aprecio del público con fuerza, ya que no hace mucho tuvo un salta a la pantalla pequeña con una serie de la caja boba.

Para el año de 1987, Mike Grell un veterano de Vietnam quien alejó a nuestro arquero de ciertas notorias características que lo habían acompañado, como las flechas con trucos, lo hizo sentar cabeza con su querida Canario Negro en la tempestuosa ciudad de Seattle, en la cual hay un asesino serial que le gusta acechar a la población nocturna de la mencionada urbe; conjuntamente las cosas indican que un veterano de la guerra mencionada arriba (apodado como la rata de túnel)  también tiene algo que  ver con el asunto, aunque otro arquero (una mujer) también ha aparecido, alterando las cosas.

A todas estas le sumamos la crisis de la mediana edad por la que padece el personaje en esta primera entrega de la mini serie de tres partes que hizo el autor, comenzando así su etapa con el personaje, una que se siente como parte (o que debería) de esa renovación oscura que comenzó con la etapa del arquero con su buen amigo el linterna verde Hal Jordan, hasta la eventual llegada de los Vigilantes y otras obras que querían abordar temas más adultos, una tendencia que sigue al día de hoy y que espero no se difumine.

Finalizando con: The Cape

Cuando se usa el planteamiento de usar a un patán como el héroe improbable generalmente se enfoca todo el asunto para la comedia y su eventual conversión a un héroe hecho y derecho. Pero ¿Qué pasaría si ese patán considera que lo mejor que puede hacer con los dones sobrenaturales que le llegaron es convertirse en un villano? Esa es la premisa de esta obra de Joe Hill (al menos la novela en la cual está basada esta mini serie) en la cual, uno de los hermanos y el protagonista quien siempre fue relegado al papel del villano mientras jugaba con su hermano y quien ha estado viviendo a su sombra y cual patán, cree que alguien más es el responsable de sus desgracias.

Eso sí, la capa a la que se hace referencia no es otra cosa  que una chaqueta que perteneció a su difunto padre devenida en la manta de la suerte del antagonista de turno, un desequilibrado dotado de un don para “ajustar” cuentas con su chica (quien fuese la novia de su hermano), posteriormente con su madre y hermano (sin olvidarse de cuanto inocente y policía de por medio) ya que considera que, finalmente, ha retomado lo que una vez le fue suyo, la condición de ser un “héroe”.

Aquí el sentimiento de inferioridad es lo que mejor se encuentra desarrollado y es un recurso explotado por los responsable de manera magnifica, siendo la motivación negativa que lleva al patán a hacer todo lo que hizo. Creo que la obra habla de forma muy directa el asunto de sentirse menos que alguien cercano, de que no todos están cortados para asumir la responsabilidad de ser un héroe.