Batman Dark Victory

Es extraño, quien fuese recordado por ser el peor guionista que cayese en La Casa de las Ideas, tuvo un buen momento en la Distinguida Competencia escribiendo novelas gráficas de los personajes más reconocidos; la presente es una secuela de una que ya fue reseñada, el largo halloween, pero esta sirve a modo de secuela. Se ambienta en aquellos primeros cuatro años de carrera de nuestro murciélago.

Nuevamente, hay un asesino haciendo de las suyas aunque sus víctimas no se limitan a los integrantes de las familias criminales de la ciudad donde el caballero de la noche merodea, sino que a los uniformados de la Policía están también en la lista. No es para menos, los archivos que pertenecían al anterior fiscal de distrito ahora convertido en un criminal, sirven como base de investigación para la Policía así como da señales de quienes son las víctimas. Si bien el asesino comienza con un patrón similar, es decir que las muertes están relacionadas con alguna festividad.

Quizás en un momento eso se sienta ya cansino, pero las tramas secundarias ayudan bastante aquí, siendo  revisiones a detalles que simplemente debas saber cómo va a concluir todo. De hecho, las apariciones de villanos más reconocidos de nuestro vigilante tienen unos buenos momentos, como el juicio civil que le hacen a Harvey, por dar un ejemplo. Los nuevos personajes que se agregaron en ese magnífico relato llamado año uno y los que este autor fue agregando; pero esta serie de trece entregas es una muestra de lo que una vez fue el talento del señor Loeb.

He visto esta obra reseñada entre las mejores del personaje en cuestión, quizás se sienta derivada de la ya mencionada historia, así como del maravilloso año uno, también sirve para revisar y refrescar ciertos elementos de los mitos del murciélago, que ciertamente se lo merecían, en concreto la relación entre Bruce y su primer pupilo, una historia que ciertamente merecía un retoque.

Anuncios

Especial murciélago.

Creo que la nueva línea editorial tiene algo que ver en el presente especial, aunque lo mejor será ir explicando unas cuantas cosas sobre este nuevo especial de reseñas dedicados a un personaje en concreto. Primeramente debo comentar que mi intención no solo se relaciona con el hecho de hacer una serie de recomendaciones sobre personajes en concreto del arte secuencial; sino que también el orden será el siguiente: La Casa de las Ideas, su Distinguida Competencia y posteriormente un cheque en blanco a las otras casas editoriales no solo de los Estados Unidos, sino al arte secuencial de otras latitudes.

La segunda es que originalmente pensé en que entre los especiales que se me habían ocurrido, entre personajes de otras partes del mundo y los usuarios de súper-mallas siempre hubo alguien presente, el caballero de la noche. No importaba si iba a empezar con la casa de las ideas o con su distinguida competencia, Bruce y su alter ego siempre estaban allí al punto de considerar que él debería ser el primero, el que le diese comienzo a los especiales.

Pero, eventualmente los mutantes ganaron esa contienda; aunque fue para mejor, ya que me dio oportunidad para ir recogiendo y buscando fragmentos de esos mitos para recopilarlos en el presente especial; algunos como guerra contra el crimen ya habían sido reseñados, decidí que debía darle un ojo tanto a viejos relatos que ya había leído con anterioridad.

Voy a tratar de no quedarme con las glorias pasadas del personaje, sino que voy a explorar sus andanzas durante N 52, ya que la nueva etapa aun la siento demasiado fresca; así que voy a esperar que baje un poco mi lista de pendientes. Debo agregar que el personaje se merece el presente especial. No es para menos, ya que estamos ante un ícono de la cultura pop moderna y uno de los usuarios de súper-mallas más reconocidos a nivel mundial.

Pero ¿Qué es lo que lo  hace tan interesante? Me atrevo a decir que un día lo puedes ver detrás de la pista de un villano como un detective, al otro emulando a un cazador urbano, luego como algo cercano a James Bond con una amenaza a gran escala y más recientemente como padre biológico. Es un personaje con una motivación sencilla pero igualmente dañada en otros aspectos, por mucho que se le note como una sombría y solitaria figura, buena parte de sus mitos se le relaciona con otros personajes. En ocasiones como un singular socio de la policía, un severo maestro, una extraña figura paterna así como un compañero confiable con un temperamento muy fuerte y que sirve como contrapeso al resto.

De todos esos personajes que salieron durante la era de oro, el caballero de la noche es el que ha tenido unos cambios significativos a lo largo de su estadía, muchos de ellos sirviendo como puntos altos en la historia del medio. Verlo sortear baches en su carrera en diferentes medios es algo normal, es el que más fácilmente se puede adoptar a un mundo cambiante sin que lo que ya se conoce se altere demasiado.

 

See Your Space Cowboy

El Perro de los Bakerville

Hace ya tiempo había reseñado dos novelas del detective privado, así como el molde que se usó por mucho tiempo para los mismos, el gran Sherlock Holmes. Pero si bien es cierto que el final de todas sus aventuras se dio con el libro llamado El Valle del Terror, el libro que estoy tratando de reseñar aquí fue un pequeño intento del autor original en revivir al personaje, más que todo por presión de sus lectores.

Ambientado en el pasado, es decir antes de los sucesos del Valle del Terror así como de muchos otros casos, aquí vemos como el inteligente detective privado debe salir no solo del “área de confort” que se le ha convertido Londres de la era Victoriana, sino que debe enfrentarse a las profundidades de su nación y a un suceso que se le vende al lector como el primer caso de índole sobrenatural al que deberá medirse Sherlock y fiel compañero de labores.

Y ¿Quién contrata los servicios del singular detective? Pues un doctor nativo del recóndito pueblo donde estará por mudarse el heredero de una familia que, uno de los últimos integrantes de la misma, murió de forma sobrenatural siendo acosado por un perro (el que le da el título de la obra) y que parece que ha puesto sus ojos sobre el sucesor, el nuevo dueño del castillo quien se encuentra en un peligro inminente. Uno que puede tomar mucho tiempo para detener para el singular dúo y que podría ponerle un verdadero reto.

See Your Space Cowboy

Finalizando con: City of Tomorrow

Honestamente, había leído acerca del autor Howard Chaykin y su particular estilo de narrar en el arte secuencial estadounidense cuya mayoría de sus trabajos están en la Distinguida Competencia y que es alguien considerado como autor de culto para los muy conocedores del mundo editorial de las súper mallas. Aunque también el señor ha estado haciendo de las suyas en La casa de las ideas así como en otras casas editoriales del gigante del norte.

Así que un día decidí buscar algo de su autoría que fuese de fácil lectura y me encontré con un plato fuerte, la presente obra de seis entregas para lo que una vez fue una filial de DC (WILDSTORM) sobre una visión retorcida y podrida del sueño americano  mezclado con la historia del niño pródigo que regresa a su casa. Pero su casa, lo que una vez fue una utopía, no es más que un nido de ratas y que se ha convertido en un amargo problema para su Padre, el responsable de lo que una vez fue un sitio idílico. Ahora, avanzados robots cuyos sistemas han sido corruptos por un virus hacen de las suyas mancillando lo poco que queda de Columbia.

Pero lejos de ser esto una reunión familiar esperada, es una muy amarga llena de secretos que a lo largo de los episodios que conforman la serie limitada están repletos de acción, misterios y muchos conflictos familiares así como (me atrevo a decir) otro tema que se nota que es recurrente en las obras del autor, la política. Y a todas estas sumamos un dibujo que cumple, pero con todas las señales de que es un estilo personal y que difícilmente puede ser imitado o replicado ¿Verdad, miles de artistas de Japón en el género del SHONEN de peleas eternas?

Debo agregar que no es un estilo fácil de digerir, incluso para la obra que reseño aquí siendo una obra limitada a seis entregas. Es un estilo bastante denso y que se encuentre plagada de una acción bien llevada y muchos comentarios sociales, complementa muy bien el plato fuerte.

Finalizando con: Big Fat Kill

Volvemos al extraño mundo creado por Frank Miller en lo que muchos consideramos su mejor obra, lástima que el señor no ha querido entender que ya se le pasó la fecha de vencimiento y que esta recopilación de relatos englobados en el género negro/policial hace ya rato la terminó, cuyo estilo quedaba bien en ese mundo, no en sus otras obras.

Dejando todo eso de lado ¿Qué vemos en este relato? Pues el efecto avalancha que puede crear un mal entendido así como estar en el momento menos indicado puede abrir las puertas del infierno; Dwight lo entiende, así que se prepara con sus singulares aliadas en el predicamento, las muchachas de la zona vieja de la corrupta metrópolis.

Así que vemos un conflicto de grandes proporciones entre la policía y ese singular grupo de personas que deben dejar de lado sus diferencias, con tal de darle cierre al conflicto; apelando por la misma estrategia que usaron los espartanos contra los persas en esa famosa batalla y generando una matanza como ninguna. Eso si la auto referencia a la obra de 300, del mismo autor, la sentí que estaba sobrando aunque concordada con todo lo que estaba sucediendo.

Es bastante entretenida y mantiene la coherencia con todas las obras en la que se engloba este relato coral, en donde casi todos están interconectados de alguna u otra forma; así mismo esta fue una de las elegidas para formar parte de la primera adaptación a la gran pantalla de esta franquicia que, a pesar del tiempo que tiene encina,  es una excelente muestra de lo que una vez fue Frank Miller.

Finalizando con: Daredevil: La Caída de Kingpin

La dieciseisava entrada marca la entrada del guardián de un barrio de Nueva York, de día ejerce como abogado (a pesar de su condición de ciego) y por las noches es quien mantiene a raya a los criminales, el guerrero zen de la Gran Manzana, no otro que DAREDEVIL.
Hizo su debut allá por los años de 1964, de la mano de Stan Lee y Bill Everet y no negaré, su éxito fue bien moderado, hasta la llegada de los 80 y Frank Miller quienes definieron mejor al personaje, quizás la sombra que más le a costado superar. Pero fue quien le dio ese toque de héroe urbano, ese que es capaz de cruzar la delgada línea del bien y del mal cuando cree que es necesario hacerlo, una influencia muy marcada del género negro (NOIR) del que bebe directamente el personaje.


Los números del 297 al 300 de la revista del personaje, gracias a la labor de D.D Chichester, Lee Weeks y Al Williamson nos muestran a un Matthew sin su licencia de abogado, a un hombre sin miedo que apela por las ironías y por supuesto, la caída de su mayor némesis, el “hombre de negocios” Wilson Fisk. El alter ego del abogado decide que es tiempo ya de saldar cuentas, que la ofensa de dejarlo como desempleado y opresor de muchos ya no se tolera y decide arriesgarse en grande; atacando sus puntos más vulnerables, el recuerdo casi lejano y sin corromper de Vanesa, la única mujer que amó Wilson y todo lo que tiene a su alrededor. Aprovecharse de las debilidades de su enemigo y explotarlas al máximo es lo que motiva a Matthew, pero le agrega une elemento, si es necesario, disfrutarlas también.
Todos quieren un pedazo de Wilson, SHIELD, Hydra, sus rivales convertidos amargamente en subordinados incluso la fiscal de distrito; todos quieren verlo sufriendo y detrás de los barrotes de una cárcel. Pero verlo derrotado, para Matthew no significa que lo dio y pronuncia las palabras más difíciles de decir después de una pelea, bastante cruenta.

La Criticona Perdida Ep 4

Después del merecido descanso nos acercamos a la casa del web máster del club oficial de “Medianoche”.
—Espero que no nos salga una ama de casa con conocimientos en alguna arte marcial. —comentó Baker.
—Creo que estas traumado por eso. Tranquilo—le dije antes de tocar el timbre.
Luego de tal acción, una madre soltera, para variar, abrió la puerta. Luego vino la presentación.
Un extraño grito salido de la garganta de aquella señora, emitido para llamar a su hija, resonó fuertemente. A mi casi me deja sordo.
—La grandiosa autora nos metió en el mismo saco en el que hay que meter a las fanáticas del insípido mago francés. Admito que Dorothy fue muy dura con su crítica hacia la estupenda adaptación de la novela romántica de vampiros, pero secuestrarla, eso nunca.
Jenny, como se llamaba la chica, cumplía con el perfil de las seguidoras de “Medianoche” que Glenda me comentó. Tan peligrosas que dejarían asustado a cualquier terrorista.
—Nos percatamos que hay otra web dedicada a la mencionada saga, así como otro club ¿Sabes algo al respecto?—le preguntó Baker.
La madre de la joven frunció el rostro, estábamos en el buen camino.
— ¿Ves hija mía que tarde o temprano el sistema viene por ti?
— ¿Señora de que habla?—Le pregunté.
—Madre, los agentes no quieren saber sobre las apuestas ilegales que llevo por internet.
Un silencio. Demasiada información, para ser honestos. Jenny retomó la conversación, explicando un interesante suceso.
—Antes de hacer oficial el club de fanáticas, tuvimos un día muy negro. Muchas chicas fueron expulsadas, pero hubo una, un poco gordita, que juró venganza por la ofensa que le hicimos. Esa chica hizo de todo contra nosotros, tuve que pedirle ayuda a la mafia rusa para que nos protegiera a todas las que formamos el club.
— ¿Algo que agregar sobre la chica?
—Recuerdo que comentó que iba a la Escuela del Distrito 18, pero nada más.
— ¿Puedes darnos más detalles del asunto y de la chica?—pregunté.
—La chica llegó con una actitud un tanto extraña nos trataba como si fuésemos conocidas o amigas de toda la vida. Llegó a comentar que se enteró de la reunión de las seguidoras de “Medianoche” por el foro libre de la página web “Nueva Gente”.
Todo coincidía en cuanto a la descripción de la persona.
—Muchas gracias señora y a ti Jenny—comentó Baker—, la información que nos han brindado es de gran valor.
Baker y yo salimos de aquella casa, buscamos un sitio donde comer y seguir atando los cabos sueltos del caso. El plazo que me había dado la cadena estaba por vencer, pero estábamos más cerca que antes.
— ¿Vas a tomar cartas en el asunto de la mafia rusa y aquella muchacha?—le pregunté a mi compañero.
—Hasta ahora, es un buen dato para un amigo en la DEA. Y ahora te pregunto ¿Vamos por buen camino?
—Creo que si, las descripciones concuerdan. Si sumamos el dato escolar estamos bien encaminados. Aunque lo de la IP sería un gran acierto.
—Mas todo lo que arroje la reunión de hoy con las amiga de la criticona.
— ¿Ahora estas de parte de las locas esas?
—No. Solo digo que es algo ácida en sus comentarios y artículos.
De repente el teléfono móvil de Baker rompió el silencio en aquel restaurante chino. Era el amigo y colega con noticias, y por la cara que hizo, no parecían buenas.
— ¿Qué pasó?—le pregunté.
—Justo en el momento que estaban reuniendo la información para localizar la IP pasó lo peor.
— ¿Entró un virus al computador?
—No. Se fue la luz en donde vive Dorothy.
— ¿Alguna falla con el servicio o sabotaje?
—Eso es lo que nos toca indagar.
Después de pagar la cuenta nos fuimos a la casa de Glenda. Me quedé a ver el cableado eléctrico, al fin estaba usando lo que aprendí con el libro “Electricidad para Dummies”. Alguien había cortado el cable que daba la electricidad para el apartamento, pero ese criminal menor dejó las pinzas que usó para efectuar su acto vandálico.
Subí al apartamento, al abrir la puerta vi a Glenda llamando por el teléfono.
— ¿Qué había afuera? Detective—me preguntó Baker.
—Estas pinzas. Si vas a hacer vandalismo, no salgas son ellas—le respondí.
Glenda culminó su llamada. Estaba molesta.
—Si a los dos se le acabaron los chistes, les recuerdo que deben encontrar a mi hermana.
—El detective fue quien comenzó—dijo Baker, desviando el regaño.
—“Al mal tiempo, buena cara” aparte de esto de la luz ¿Qué ha pasado por aquí?—pregunté, siguiendo con mi tono ligero, un intento de despejar la tensión entre nosotros.
De repente, alguien tocó la puerta, desesperadamente. Era una vecina de Glenda.
— ¿Qué le sucede señora Faraday?—le preguntó la dueña del apartamento.
—He visto algo horrible. El acto más inmoral de todos y a su responsable. Vengo por su ayuda agentes, quiero el apoyo del programa de protección de testigos—comentó la señora alterada.
Y de nuevo hizo un comentario. Uno muy revelador para todos que estábamos aglomerados en aquel pequeño apartamento.
—Esa joven Marisa no era así.
—Momento ¿Sabe quien fue?—le pregunté
—Claro que si. Salió con mi nieto hace tiempo, pero un día la volví a ver y no la reconocía, se unió a la moda del vampirismo. Pobre muchacha, está tan descarrilada.
Todos nos miramos, estábamos asombrados por sus palabras.
Esa señora nos confirmó quien fue el responsable, mucho más rápido que buscar datos por el internet.