And we are the law here

Archivo de la etiqueta: patrones de consumo

Originalmente tenía en mente escribir sobre los dramas que se han estado formando en la red social llamada Youtube, pero en vista que era un tema del cual dudo mucho poderle sacar un mar de letras que pueda tener la extensión de mil palabras, decidí descartar el tema. Creo que hay cosas más interesantes que merecen la pena escribir y si bien los medios de comunicación actualmente son una punta de lanza para todos los cambios que se están dando en la sociedad, me pareció pertinente dedicar un pequeño mar de letras a esa gente que tiene un trabajo, al menos en la cuna de libertadores, bastante fuerte.

Pero debo comenzar por un punto fuerte, ha pasado bastante rato desde la salida del famoso canal venezolano llamado Radio Caracas Televisión y debemos tomar eso como lo que realmente fue, un punto de quiebre en la historia del país; podemos argumentar lo que sea con respecto a su programación así como esas opiniones sobre ese documental que se hizo no hace mucho al respecto de los diez años que han pasado desde su salida del aire. Pero una cosa es cierta y es que hay un largo trecho por recorrer. No va a ser un camino de rosas, ya que el principal deber de estos medios será registrar el acontecer nacional mientras damos los pasos a una mejora, algo que no se hará de la noche a la mañana.

Y debo reiterar la pregunta ¿Cuánto nos cuesta mantener a todas esas emisoras de radio, canales de televisión y prensa que dicen ser del pueblo? Pues bastante, de hecho como son entes que viven de nuestros impuestos y no del patrocinio así como las ventas pues pueden darse el lujo de ser elementos que pueden tener baja audiencia, con tal, el dinero público les sirve para tapar los huecos del presupuesto y en el peor de los casos, solo necesitan suplicar a la Inquisición y se cierra el problema.

Lejos de asegurar la libertad de expresión, cada vez la mordaza se ajusta. Así de simple, ya que ¿A dónde vas a quejarte si buena parte de los medios de comunicación están en manos de la clase política o simplemente asustados? No hay mucho para donde correr y creo que para comenzar a construir la Venezuela del futuro, eso debe cambiar. Pero ¿Basta con sólo demoler la ley de responsabilidad social en radio y televisión así como darle la despedida a la Inquisición?

Creo que la respuesta es un poco más compleja, claro que al eliminar esos dos elementos que mencioné arriba las cosas podrían cambiar, pero no debe venir sola tal medida; ya que si realmente se quiere democratizar el espectro radioeléctrico criollo así como la prensa, lo mejor es que ya no sea feudo del Estado, sino que cada ciudadano se arriesgue en invertir en esa frecuencia. Ese asunto de las licencias se presta para toda clase de barbaridades que se cometen sin consultar a los ciudadanos y se hacen más por un mero capricho de un político de turno. Basta con recordar que los medios de comunicación y su programación siempre han sido los mejores culpables así como, tristemente, los mejores aliados de gobiernos de dudosa reputación. Unos van a estar bajo constante asedio de la Inquisición, mientras otros no tanto. Ejemplos de eso en la nación tenemos bastante y creo que no es del todo bueno recordar eso.

La otra parte del asunto recae en los ciudadanos, quienes se van a convertir en los espectadores así como lectores, oyentes y futuros patrocinadores de los medios de comunicación en el país. Quizás a muchos no les va a agradar que le quiten su espacio en el espectro radioeléctrico así como sus programas; pero creo que le estarán haciendo un favor a la causa. La programación basura si bien es un problema que no va a desaparecer,  no lo va a hacer en base a mandado de la Inquisición eso hay que tenerlo bien claro. Ya que, debo retirar, que empeora el asunto a la final y no importa cuántos intentos, muchos casos fallidos, necesiten ya que los que asumimos el precio de todo eso somos los ciudadanos.

Dudo mucho que estos productores nacionales independientes así como los guionistas altamente conocidos del mundo de las telenovelas vayan a querer ver como sus posiciones vayan a menguando, ya que espero que la gente sea lo suficientemente inteligente para abandonar el formato de las telenovelas entre otros que poco o nada aportan. Creo que hay una generación de guionistas esperando su momento para brillar y ofrecer historias totalmente nuevas, con influencias totalmente diferentes a las que ya estaba acostumbrada la gente.

Claro, el miedo a que todo esto no se cumpla así como el hecho que posiblemente lo que he estado describiendo no lo vayamos a ver es algo real y hasta obvio. No es para menos, también el asunto de abandonar a la censura y realmente democratizar los medios de comunicación no es algo sencillo y va a llevar su tiempo en dar buenos resultados; aunque también todo el asunto de que se va a poner peor la programación creo que no es así. De hecho, si hay canales o emisoras en las cuales no se adapten a las exigencias de los clientes y oyentes simplemente va a desaparecer. No es algo tan complicado de entender.

También está el hecho que buena parte de la gente que laboran en este mundo no tiene los mejores sueldos,  con el entorno que describo podrán dedicarse plenamente a esas labores, con la tranquilidad que no van a perder sus empleos. Deben mirar al horizonte, buscando uno mejor o la oportunidad de crear algo totalmente diferente y que, por supuesto, puedan vivir de esa idea. Si queremos unos mejores medios de comunicación, no hay que tenerle miedo a las líneas editoriales que cada uno vaya a ofrecer, lo que hay que conseguir son a los ciudadanos dispuestos a defender la libertad de expresión así como buscar una línea editorial que más se adecua a sus ideas.

 

See Your Space Cowboy

Anuncios

Si hay algo en lo que estaba claro el Napoleón friki venezolano, ese personaje con nombre de un personaje de una popular serie de videojuegos de pelea, era en el hecho de que la revolución friki era un hecho que lo había comenzado ese estudio de animación nipona cuya gallina de los huevos de oro es la serie de los noventa. Ciertamente, una de las cosas a los que los detractores nunca les prestaron atención dado el historial de charlatán que tenía el ya mencionado.

Lo cierto es que el mencionado estudio y una de sus obras más conocidas fueron la señal de partida para lo que es la situación actual de la industria y que ha sido señalada, en varias ocasiones, por varias eminencias del medio; como cosa rara, desmeritadas por el mercado consumidor ya que el resultado salta a la vista. Ya no hay obras en las cuales cualquier ajeno pueda entrar al mundillo, hay un lenguaje que solo es entendido por la nueva sangre, sus pares han tomado la industria por asalto con sus consecuencias.

Por mucho que ese estudio quiera lavarse la cara, ahora que se ha metido con un proyecto con los personajes de Leiji Matsumoto una cosa que me parece detestable y que no me convence en lo absoluto, ya el daño está hecho. De hecho, se hace evidente con todo lo referente al nuevo ídolo de barro así como el hecho que el hijo del que recientemente se fue quiera tomar el legado confirman mi opinión.

No me molesta ser el que quiera arruinar la fiesta, pero Napoleón sabía muy bien esto y por eso su “convención” siempre daba de que hablar y pudo aguantar tanto tiempo. No quería aislarse de la sangre nueva, como lo hicieron los responsables del magno evento friki nacional, todos esos cuentos chinos de que estaban haciendo eso por amor al arte; cuando el dinero en los bolsillos siempre es un argumento más honesto ya que, si lo hacen las empresas productoras ¿Qué les impide que lo hagan los responsables de los mercadillos?

Ahora bien, la forma en como lo hizo el Napoleón dejó mucho que desear, de hecho enfocándose más en la polémica y en el conflicto que manteniendo a la asistencia contenta. De hecho, les guste o no a unos, dicho mercadillo siempre estuvo en los comentarios del mundillo capitalino y había como una especie de espera morbosa alrededor del mencionado. Como si se esperase su llegada para ver con qué nuevo chisme de pasillo iba a salir. De hecho, en ese aspecto siempre logró superarse con creces desde lo acontecido en la cancha de la UCV hasta todo el asunto del becado.

Pero lo que estaba promoviendo si bien llegó a un cierre, ya que eventualmente la gente se cansa de todo la polémica, parece que su legado de admitir abiertamente que lo hace por el dinero le ha dado una bocanada de aire a esta “revolución”. Se hace evidente en la joya de la corona en la ciudad jardín, es que al igual que las empresas que hacen las series animadas algo adictivo debe tener el dinero friki. Sabes que puede ser un mercado que te puede perjudicar, pero tiene la ventaja que como siempre pide lo mismo no debes matarte mucho la cabeza para ofrecerle un mercadillo, donde no solo se pueda ver con sus pares sino también consumir todo lo que le tengas que ofrecer.

Y llegamos al punto, sin querer, de las razones por las cuales el magno evento friki venezolano murió, el no comprender bien lo que estaba pasando, de hecho darle la espalda al mercado con la esperanza que este mejore es una de esas estrategias que no tienen ni pies ni cabeza y hemos visto el resultado de eso, el que fuese uno de los pioneros en el tema, ahora es una página en una red social dedicada a hablar del mentado cronograma nacional y los estrenos de temporada. En un punto de la historia, el Waterloo criollo y el magno evento llegaron a estar al mismo nivel, pero es que el paso acelerado del primero en ser mencionado con esto de la baja asistencia  es un caso digno de estudio. Y ¿Para qué? Simplemente para evitar que alguien siga ese sendero, ya que es mejor irse en un buen momento que desinflarse así de mal situación que parece se está repitiendo.

No quiero decir que hay que agradecerle al señor lo que trajo desde el lejano país del sushi, de hecho todo lo contrario, ya que eso fue el comienzo de una tendencia en la que aún estamos viviendo. Si bien ya la etapa de una afición que se cree al margen de la sociedad aún no se ha superado; lo cierto es que el comportamiento es el mismo desde los días pasados, incluso cuando yo estaba en ese mundillo. Las ideas ya habían sido sembradas, solo que para aquellos días estaban dando sus primeros pasos, no era algo que se hacía notorio, ya que los resultados de las mismas se vienen a ver hoy.

Cuando los patrones de consumo tanto en este lado del mercado, como los que consumen de forma legal el anime se parecen tanto y la fiesta de solo sacar reseñas complacientes sabes que el trabajo va bien, sino también que posiblemente (y de forma indirecta) va a seguir ya que no importa quienes estén en la parte más alta de la palestra. O en el mejor de las situaciones, pues del otro lado de  la puerta que da entrada al mercadillo.

Y ¿Qué me queda por agregar a todo esto? pues, algo muy simple. Los responsables del mercadillo se han hecho adictos al dinero friki, por mucho que se quejen de ellos tanto abiertamente como lo hagan puertas adentro, una tendencia que inició con el Waterloo criollo que todos han asimilado sin querer. Por mucho que aceptemos que murió, de alguna forma la nueva generación ha estado siguiendo una tendencia que podría jugarle en contra en algún momento.

 

See Your Space Cowboy


No hace mucho, ya que no sé para cuando estas líneas van a ver publicación, se vio un pequeño debate en un (intento) de artículo de mi autoría sobre la situación de la industria del anime y sus dos mercados (el legal y el ilegal) son casi iguales; pero en otro lado de las redes sociales tuve uno relacionado con las elecciones del gigante del norte y sobre ese engendro llamado Estado y todo lo que hace (para mal) en la sociedad.

¿Cuál de los dos temas tiene mayor peso en la sociedad? Mientras uno se reduce a opiniones subjetivas de una notoria realidad del entretenimiento, aunque la realidad que vive la industria responsable de uno de los productos de exportación japoneses más consumido por la juventud (sea de forma legal o ilegal) desde los noventas; mientras el otro tema no tiene una arista agradable, ya que las dos opciones con mayor reconocimiento de los medios, mientras las otras opciones a la presidencia no han tenido tanta relevancia en los medios de comunicación o son vistos como, por mucho que duela admitirlo, opciones menores, aunque en muchos aspectos mejores que los dos representantes de un vencido bipartidismo.

Es raro, de hecho no recuerdo cuando fue el último debate que tuve así en tan buenos términos no solo en mi cuchitril ya que desde hace algún tiempo, pues las ofensas, los sobrenombres y groserías han sido una constante, al igual que unas pequeñas discusiones que he tenido en la red social del pajarito azul.  Y si hablo de que discutir con un venezolano, lo normal es que todo eso termine en improperios o en las otras palabras que mencioné anteriormente; creo que muchos de los comentarios que hay en esta cosa son prueba de ello; pero también es prueba de los pájaros que tienen muchos en la cabeza y que cuando un tercero le cuestiona sus gustos o lo que ellos ven como la realidad, lo mejor que se les sale son los insultos y nada de argumentos.


Si bien dudo que el responsable del artículo vaya a responder mi (intento) de respuesta, quiero adelantarme por si llegase a suceder eso, tengo estas líneas y muy posiblemente pueden ser publicadas en algún momento posterior al artículo que (posiblemente) vaya a generar un aumento de las visitas de algunos de los dos rincones de las internet; considero que va a estar más de una parte que de otra, es decir del rincón con más reconocimiento (es decir, que llevo las de perder)

Y ¿Qué argumentos tengo para mí respuesta? Primero parto del supuesto que el autor de esas líneas haya leído el (intento) artículo en cuestión y debo decirle que no tengo mucho que agregar, creo que es evidente que la industria del anime no anda en su mejor momento y que la forma en que están manejando la situación así como la notoria noción que tienen que el mercado local es el que más le interesa;  en un mundo globalizado, el anime para sus responsables (creadores) están más interesados en el consumo local que el equivalente que hay en otros lugares.

(Al momento en que escribí esto ya la respuesta se hizo, de todas formas voy a seguir) Si bien, alega usted que su artículo va relacionado con la gente y sus argumentos a favor de una u otra serie. Pero considero que ellos mismos son los que generan los patrones de consumo de los que hablé en mi aglomeración de palabras; independientemente si forman parte del mercado legal o del ilegal, si les gusta o no el monito peleador u otro ídolo con pies de barro moderno, el caso es que ¿Cuántas veces vamos a escuchar a esta gente dando enormes elogios a esas series que nosotros consideramos que no dan la talla? Claro, no debo negar el hecho que también han estado saliendo obras dignas de admirar pero, seamos honestos, en una proporción menor a las mediocres.

También hay que preguntarse ¿Cuántos proyectos animados no sacan al mercado los estudios que quedan en la industria de la animación japonesa? Se puede alegar que es el presupuesto, la situación laboral de aquellos empleados, quien sabe si hay un rígido mercado laboral e intervenido por el Estado/Gobierno que ha orillado al sector al predicamento actual o es el mero hecho que el consumidor (es decir la gente) ha estado pidiendo lo mismos desde hace un buen tiempo y confirmando un temor que tenía desde la llegada de Gainax a la palestra, la eventual toma de la industria por parte de los consumidores en los cargos creativos y el desastre que ha traído consigo.


¿Cuándo se publicó el último comentario intermedio en esta sección? De verdad, ya ni me acuerdo aunque de lo que puedo estar seguro es del hecho que muchos van a ver a este (intento de) artículo como una de las tantas reiteraciones de las que siempre hago en esta sección, pero es un tema que de seguro nadie lo quiere abordar ya que es no es otra cosa que una verdad incómoda.

Creo que no soy ni el primero ni el último en decir que el anime para buena parte de las operadores de cable no es otra cosa que una pérdida, en parte por todos los costos que deben tomar para emitir de forma legal dicha serie en otros lados del mundo, la piratería, un público malagradecido que extrañamente grita y grita que debería haber una forma de hacerle llegar el dinero a los estudios pero como les encanta la piratería. Pero también hay que preguntarse ¿Qué sucede con las tiendas especializadas?

De seguro como buena parte de lo que queda de sector privado en la cuna de libertadores, las tiendas de anime están haciendo lo imposible para sobrevivir. Posiblemente las ventas van en picada, no solo gracias a la situación del país sino de las descargas “gracias a los Fansub que quedan” y considerando que buena parte de la mercancía alejada de los DVD, es de importación ¿Hay gente comprando en estos momentos? Aunque yo quiero ir un poco más allá ¿Esos artículos que venden con la etiqueta de “original” realmente lo son?  Digo, las mentadas copias “chinas” de los artículos no todas son deficientes, hay unas que pueden meter muy bien la mentira.

Dejemos de lado los artículos derivados de las series y sus recopilaciones en el formato de video de la preferencia del lector, creo que hay mucho que decir al respecto; la industria de la animación no anda en su mejor momento, las señales son notorias pero como nadie les quiere prestar atención, ya que hay demasiada alegría por las nuevas entregas de las “convenciones” y los ídolos con pies de barro que cada año sustituyen a los anteriores. Así que ¿Qué importa que la industria se vaya al garete? O ¿Qué importa que ya no haya una generación de relevo en el país del sushi? Lo que importa es que la fiesta siga adelante, no importa los costos que deben pagarse.


Después de escribir unas cuentas líneas en esta sección durante el especial de noche de brujas, me estuve preguntando ¿Es prudente escribir en esta sección cada octubre? En lo personal, no me parece. Quizás ya no estoy tan al tanto de lo que ocurre en el mundillo así como de las últimas series pero siempre voy a dedicarle unas cuantas líneas al respecto.

Por mucho que se hable “bien” de las “convenciones”, de los nuevos estrenos yo soy de los que considera que no todo lo que brilla, actualmente, es oro; por mucho que se argumente que unos organizadores (finalmente) están comprendiendo a los asistentes o que se está viendo una nueva de oro en la industria de la animación. Soy un poco pesimista, por eso mi tono es un poco amargado con las presentes líneas.

Así que esperar a octubre me parece una pésima idea, cuando las cosas no tan de color de rosa en mi lado de la cerca. Considero que ese malvado mundo real, concretamente el de la cuna de libertadores, es demasiado insidioso como para que unos minutos de alegría con la cultura pop japonesa pueda superarlo, el escapismo si bien es necesario (en dosis) el mero hecho que tengas que verle la cara a la realidad al salir de la “convención”  es un shock tan recurrente que es raro hablar del mismo.

Así que concluí que no, no voy a esperar a octubre para dedicar unas cuantas líneas, solo que voy a moderarme un poco con las líneas que escribiré; ya que si bien puede ser algo molestas para unos, aunque por mi pueden irse a buscar otros que escriben algo que les complazca más. Yo estoy aquí dando mi opinión, eres libre de compartirla, de ignorarla o de debatirla.

En lo referente a la respuesta que quiero dar, concretamente a un artículo que salió publicado en un portal web con nombre de asociación criminal oriunda del país del sushi. El artículo, de forma resumida, cree que en algún momento va a salir una serie de anime con tales características que dejará en el olvido a sus hermanas que presentan varios puntos mediocres. Honestamente, considero tal escenario bastante complicado de ocurrir, señor responsable del ya mencionado artículo. Y aquí le dejo mi humilde opinión sobre el asunto.

Primeramente quizás considere el hecho que como no ando al día con los últimos estrenos usted pueda considerar que esta contestación que no tiene sustento, a lo que yo le pregunto ¿Cuántas series sobre personas encerradas en un mundo virtual no han salido en los últimos años? ¿Cuántas adaptaciones de novelas ligeras no se han llevado a cabo desde la llegada de cierta serie y su protagonista de cartón piedra? ¿Cuántas series sangrientas sin necesidad no han salido desde lo que se conoce como “la edad de dorada del anime”?

El shock barato vende, por eso la serie “que no es sobre robots gigantes” aún es recordada y reeditada; el problema de fondo (a mi parecer) tiene un culpable con dos indicadores, el aficionado con el patrón de consumo y la piratería. Tanto de forma legal así como ilegal, el aficionado está acostumbrado al mismo “estándar” de calidad de dibujo y guion en el anime; esto quiere decir que no  querrán ver algo nuevo por un buen tiempo, ya están muy bien acostumbrados a las fórmulas (ya vencidas) del anime. Ya sabe, los discursos de amistad, trabajo en equipo, la violencia sin sentido, el protagonista que sirve como avatar del espectador, los desnudos por poner y un guión que no sabe cómo usar las ideas que tiene.

Las industrias de animación japonesa dependen mucho del consumo local, en concreto de los aficionados que compran legalmente cuanta cochinada relacionada salga (al igual que algunos en occidente que también usan el mercado legal) y mientras tengan sus dosis de monitos peleadores, ninjas llorones, personas encerradas en mundos alternos y argumentos pretenciosos, muy difícilmente vayan a querer salir de esa zona de confort ya que como son las series que los motivan a escribir en foros, redes sociales, hacer videos e incluso sus primeros intentos “literarios”, que un día esta misma gente (sin importar nacionalidad) alcen sus voces para pedir un cambio sustancial en la industria, es cuando mucho un sueño ¿Para qué arreglar algo que no está roto sabiendo que está roto pero da algo de dinero? Eso se lo debe preguntar a los japoneses y en cómo han estado manejando esa industria hasta la actualidad.

Con respecto a la piratería, por mucho que se hable que el dinero que se paga en Crunchy Roll cae directamente en las arcas de los estudios, parece no ser suficiente argumento para unos; así que la urticaria va a seguir por un buen rato ya que para esta gente, Crunchy Rull se encuentra matando esa larga lista de sus amigos que traducen  sus series y que dicen claramente “por fans y para fans.” Pero eso no impide a que unos cuantos se lucren con vender ese material o lo mismo que la gente que pone los episodios por internet; además, muchas personas que conocen hoy el anime han dependido de la piratería. Y mientras ambos mercados tengan comportamiento similar, patrones de consumo similares la tesis de que una serie aparezca y rompa el ciclo, nuevamente le digo, va a ser imposible mientras el monito peleador, sus sucesores y demás recursos sigan sirviendo como respirador artificial a una industria que se está quedando atrás.

Por si sienten curiosos

See Your Space Cowboy



Instituto Mises Cuba

Economy and Freedom: Tu ne cede malis, sed contra audentior ito.

Fernando Díaz Villanueva

Política | Economía | Historia

El Criticón

Opinión de cine y música

Neuronaliberal

«El estado es la gran ficción por la cual todo el mundo busca vivir a costa de todos los demás.»

Blog de Jack Moreno

Un blog de Joaquín Moreno sobre recursos, literatura y ciencia ficción

Series Ciencia Ficción

Ciencia Ficción, Fantasía y Terror en TV

El liberal escandalizado

Escritos indignados y otras cosas

Punto de Vista Economico

"There is only one difference between a bad economist and a good one: the bad economist confines himself to the visible effect; the good economist takes into account both the effect that can be seen and those effects that must be foreseen." Frederic Bastiat

Death Detective Blog

Una pequeña cueva de reunión friki

Tomos y Grapas

Tu sitio de Cómics!

Caribe Libertario

La voz de la Libertad, desde el Caribe para el Mundo

Comic Play

Hablamos de tus intereses sin censura

Tomos y Grapas

Tu programa de Cómics

El Blog de Martín |x|

Notas, lecturas, apuntes e intereses...

Quiero ser presidenta

Politóloga y administradora publica en formación/UNAM/Pro la mujer/DDHH/Desarrollo sustentable/Seguridad pública.

TERRALBA

Inspiration, comics, art

Logos Podcast

Pensamientos, Cyberpunk y Tecnología.

Cautivos de un Sistema

Just another WordPress.com site

El Mundo de Shiku

THE WordPress.com weblog

Don Charisma

because anything is possible with Charisma

ComicCriticon

ComicCriticon es un Blog de criticas y valoraciones sobre cómic y manga

Historias Siniestras

Escritores, Cuentos y Poemas Macabros

David Gaughran

Let's Get Digital

Vegeta Rukawa's Corner

Un blog sobre... no sé, lo que se me ocurra escribir ^^

Western Corner

Dos Pistoleros, un blog y muchas opiniones

Komic's Custodies Klub's Weblog

Viaja entre Universos

Todo y nada

Welcome to my world

Bloguionistas

La voz de los guionistas en castellano

The pfff blog

Nuestra misión en la tierra es descubrir nuestro propio camino. Nunca seremos felices si vivimos un tipo de vida ideado por otra persona.