The last Jedi

El 2018 comienza fuerte, a pesar de que seguramente esta reseña no se verá en enero pero espero que comprendan lo que quiero decir, con la presente sección. La famosa saga galáctica hace gala otra vez y con su nueva entrega, planteando cosas con el nuevo canon desde la compra por parte de la Casa del Ratón. Creo que siempre tendremos una entrega de la mentada saga que será catalogada como la oveja negra de la familia y esta ha sido tomada como tal.

Pues nos quedamos a poco tiempo de lo sucedido en el despertar de la fuerza y el combate ha tomado tal escala que la Primera Orden tiene en contra de las cuerdas a lo que queda de resistencia, al punto que se quedaron sin mucha flota y prácticamente contra las cuerdas. Por un lado tenemos que se puede guardar algo de esperanza, considerando el hecho que el famoso Luke se encuentra aún con vida y podría cambiar la balanza a  favor de los rebeldes; por otro lado un pequeño grupo de rebeldes (solo tres) planean un ataque a la base enemiga, pero con el agravante que necesitan los códigos de seguridad de la misma para llevar a cabo y así enfrentarse a la peor parte de la película, la habladuría política, mientras que Rey tratará de convencer a Luke para que deje de lado su aislamiento y tenga en mente entrenarla.

No la considero una mala entrega, de hecho mantiene muy en alto el listón, pero sufre de los mismos problemas que ha estado padeciendo la saga desde la llegada de los temas políticos comerciales si bien necesarios, en ocasiones los sentí sobrecargados  y toda la parte del casino pudo haber estado más dinámica. Aunque la mejor parte, a mi parecer, es todo lo referente al Luke y el cierre que tiene como personaje, de héroe a mentor, siendo uno de los mejores puntos de esta entrega.

 

See Your Space Cowboy

Anuncios

Ni tan extensos. Conjuntamente con otros temas.

En vista que me dieron ganas de hacer mares de letras que no lleguen a las mil palabras, me dieron ganas también de retomar los comentarios intermedios así que decidí mezclar ambas cosas en una sola tendencia pero con etiquetas diferentes, con la esperanza que para lo que queda de año pueda llegar a las doscientas nueve mil visitas.

Pero ¿A cuántas palabras van a extenderse esos nuevos artículos? Creo que la cifra de cuatrocientas palabras es un buen número y que me sirve para resumir un poco las ideas y si se me queda algo en el tintero, sacar uno de mis artículos con los cuales puede extender ese tema con mayor comodidad y así no me desgasto tanto con el asunto de escribir con tanta extensión.

Entonces ¿En qué quedamos con el asunto de la política venezolana? Si, comienzo con los otros con uno que si bien uno ya no sabe qué tan bajo pueden caer, siempre hay una demostración que uno estaba medianamente equivocado; en el presente caso, las negociaciones entre los “bandos antagónicos” se están retomando y confirmando así la complicidad que hay entre las partes. Yo espero que la nueva agrupación sea un poco más serie en ese sentido, que lo único que se puede negociar con ambas partes sea la salida que deben tener del país.

Si bien es cierto que un cambio en quien lleva la banda presidencial no asegurará cambios en los habitantes de la cuna de libertadores, quiero creer que va a ser ese primer paso necesario para que se tomen las medidas necesarias para enmendar el rato que se encuentra muy prolongado en nuestra historia. Si quieren evitar el éxodo, lo mejor que pueden hacer es cambiar las políticas económicas que imperan y buscar soluciones a la inseguridad.

Voy a hacer lo posible para escribir un poco más en la sección relacionada con la caja boba y la gran pantalla, lo que pasa es que creo que no tengo mucho que decir en relación con la caja boba criolla ya que todo ya está dicho y simplemente no tengo el estómago suficiente para soportar la programación imperante. Una de esas cosas que son tan acartonadas que simplemente uno no se lo cree.

En el mundo friki, creo que dentro de poco la tribuna del amargado le voy a dar apertura en vista que no solo necesito más artículos y creo que si bien esta nueva etapa voy a seguir escribiendo sobre unos temas ya conocidos, también le daré una apertura a una sub-sección de ese apartado dedicado al mundillo ya mencionado.

En ese sentido, debo comentar.

Si, nuevamente me siento a escribir un mar de letras sobre varios temas y tengo que comentar que me sentí tentado en abrir nuevamente la tribuna del amargado en vista que se llevaron a cabo dos pequeños sucesos que si podría darme material con el cual podría llenar mil palabras. Pero quiero mejor hacer unos comentarios al respecto, ya que sólo juntando esos dos sale mejor ya que quiero creer que sale mejor esperar a ver qué pasa en ese mundillo para el año próximo. Si, me pareció extraño que nuevamente uno de los últimos artículos que hice sobre el Magno evento friki venezolano ha estado levantando algunos números en las estadísticas de visita. Ciertamente es un tema que da para algo de que escribir pero bueno, también es uno que plantea una serie de buenas preguntas que, seguramente, sólo yo me hago y que no es otra cosa que una mera casualidad medianamente recurrente.

Se escribió en su momento mucho al respecto de los responsables del primer evento friki en la cuna de libertadores, así como sobre de sus respectivos responsables. Creo que difícilmente pueda agregar algo a un tema del que ya se dijo todo lo que se debía decir al respecto. Se ha estado hablando de un regreso, tema que también se sepultó por parte de la Inquisición que prefiere hablar de otras cosas; lo cierto es que desde hace rato algunos nos olvidamos del hecho de volver a tener el Magno evento en nuestra querida ciudad. Eso sí, no hay que olvidar el hecho que el mundillo se renovó y que muchos no han querido comprender ese cambio, si no lo hicieron en el momento cuando estaban en el trono muy difícilmente van a comprender eso ahora, que no son más que una nota en la historia friki nacional, el momento histórico lo dejaron pasar y difícilmente van a conseguir apoyo en algún rincón del país actualmente.

Las aventuras del rubio ninja llegaron a la programación de un canal regional, pero es la versión censurada y con un doblaje que causa risa y algo de ganas de vomitar; seguramente la emisión de esa serie está dejando indiferente a muchos, no es por nada, ya que esa misma serie la dieron en el canal llamado CN y con el mismo fin. Lo que me sorprende es el hecho que aún existe una fuerte ley de censura, unos canales pueden escapar levemente de la misma. Quizás sea por el hecho que  al ser canales con un perfil tan bajo pueden salirse con la suya, a pesar que son solo canales regionales, si los nacionales están graves los regionales peor.

Cambiando de tercios, creo que ya podemos decir que las cosas se han ido a peor vía en esta mal llamada República, cuando un usuario de la red social llamada Youtube no tiene pudor alguno de considerar el mejor juez para los políticos venezolanos que están con la idea de una nueva agrupación para hacerle oposición al régimen ¿Quién es ese ser y que propiedad tiene para considerar que es el indicado para decir que político es el menos malo para depositar nuestra confianza? Más que todo considerando el hecho que sus técnicas de debate dejan mucho que desear.

No todos los usuarios de la mencionada red social son unos patanes, pero lo cierto es que hay un patrón que se repite entre muchos de ellos. La fama se les subió a la azotea y, al menos personalmente, creo que un usuario de esa red social muestre de forma circense su anhelo de tener la banda presidencial es de risa. Digo, se hace evidente que los libros que han hecho han estado haciendo no es más que un fenómeno que responde a una estrategia de mercadeo; pero en lo que se refiere a calidad literaria pues la cosa es otra.

Creo que para cambiar un escenario al que podemos comparar con un circo, no es muy inteligente crear otro; seguramente la propuesta que está surgiendo pueda terminar en eso, pero también debemos considerar que peor que la anterior no lo puede hacer y eso es decir mucho; pero si ese personaje le gusta tanto debatir, vamos a ver si quiere uno conmigo. Aunque lo dudo, ya que su objetivo son otros y no alguien como yo.

La perspectiva del último tema que quiero abordar es una extraña. Y ¿Qué debemos esperar de la cuna de Libertadores por lo que queda de año? Digo, creo que el gobierno tiene mucho que superar para el año que se acerca y deben hacer algo para cerrar con lo que ha sido, el año en el cual se ha hecho otra afirmación de la condición de la revolución venezolana. Ciertamente estos momentos la historia demuestra lo que ya se sabía, esto es un desastre.

Yo quiero saber que otros blogs van a tener su cambio editorial o que otros cambios van a tener que implementar para tener unos buenos números en visitas. Dudo que el formato de los blogs vaya a apagarse ya que parece que el fenómeno que comenté arriba parece que ya está aburriendo a muchos. De hecho, esa red social comienza a tener los mismos problemas que la caja boba, la programación, lo peor de un medio llegó al otro y las tendencias parecen cambiar con la llegada de nuevos usuarios y de nueva audiencia; los programas de chismes llegaron para quedarse en lo que una vez fue una plataforma donde la gente compartía sus primeros pasos en hacer videos.

Yo deseo que esta cosa pueda llegar a las trescientas mil visitas, aunque ese camino se va acortando poco a poco y he estado pensando en retomar algunas secciones mientras se me ocurre algo medianamente decente para ver si con eso puedo regresar la tribuna del amargado en un nuevo esplendor. Pero lo último lo dudo, quizás un cambio más importante sea lo necesario, también debí comentar que ando pensando en agregar otro colaborador al sitio, mientras me pongo a pensar que rayos puedo agregar de nuevo.

¡La Mesa de la Unidad a Muerto! Y todos suben al carro presidencial.

No sé si la tendencia de escribir estos intentos de artículos con alrededor de más de mil palabras vaya a ser suficiente para expresar todo lo que ha estado pasando en la cuna de libertadores después de los resultados de las elecciones de gobernador. Creo que decir que la Mesa de la Unidad está muerta es una de esas noticias que veías venir, pero que finalmente se concretó; de hecho esos tira y afloja internos fueron los que le dieron ese clavo en la ataúd unido a esa poca coherencia en actuar y al hecho que nunca pudieron capitalizar el creciente descontento con el bigotes y su camarilla. Una camarilla que ya sabe que tiene los días contados y que si ponen un pie fuera de la cuna de libertadores, pueden decirle adiós a todo los privilegios de los que siempre han gozado.

Nunca dijeron algo concreto con respecto a los problemas de la economía ya que, su plan de gobierno era mantener las mismas instalaciones que están ahorcando al sol de hoy lo poco que queda del sector privado y ni hablemos de los temas más densos, como el control cambiario, de precios y el sueldo mínimo. Temas que la sociedad ya está comprendiendo, quiero creer, que no son precisamente elementos que deben someterse a la voluntad de la burocracia ¿Han resulto algo esas medidas? La respuesta es un rotundo no.

La Mesa de la Unidad debía morir, les guste o no a unos y a otros, tarde o temprano tenía que pasar este suceso, pero ¿Con cuál finalidad? Quiero creer que es momento para formar una nueva coalición, una que sea (al menos) un poco más honesta con la gente pero que también tenga las ideas muy claras en dos puntos clave de todo este predicamento; como salir de la dictadura y que se va a hacer cuando eso suceda. Si bien es algo temprano para ir haciendo planes para lo que se va a hacer cuando la dictadura se vaya, nunca está de sobra tener un plan de acción que abarque todos esos años que tendremos que pasar para salir del abismo.

Pero creo que debe tener un adicional ese nuevo grupo, es el hecho que debe comprender que con medidas socialistas no le das la estocada final que es la que muchos estamos esperando que se le dé al partido de gobierno. Se necesita, a partes iguales, libertad y libre mercado. Con esos dos elementos anteriormente mencionados se puede crear un ambiente de eso que muchos andan buscando fuera de los confines de Venezuela, prosperidad. No es algo difícil de comprender, con más controles y leyes lejos de motivar el crecimiento de una nación se le condena al fracaso.

Pero el detalle de ese asunto es venderles esa idea a buena parte de la población, es decir “que suba cerro” ese conjunto de ideas. Quizás sea un trabajo complicado, pero quiero creer que esa gente que es el grueso de la población en la cuna de libertadores tiene la capacidad de comprender que esa gente necesita comprender que ya está bueno de que los vean como estadísticas de votos y no como lo que son, personas. Es decir, creo que la idea del colectivismo ya no anda muy bien puntuada en la mente de muchos venezolanos, nuevamente quiero creer que es así, ya que la mentalidad de colmena lejos de ayudarnos a prosperar, nos han condenado por mucho tiempo.

Otro mito que se debe derrumbar es ese relacionado con la riqueza de la nación, básicamente lo que hay es muchos recursos naturales, pero riqueza como tal no hay. La riqueza de una nación señores, está en las mentes de los ciudadanos que la conforman; mientras el ciudadano sea visto como una estadística de voto y no como una persona que puede salir de ese entorno en donde se encuentra y avanzar; ya sabemos por dónde van los tiros ahora, ya saben que hay unos más iguales que otros, el resultado de las elecciones regionales concretamente en el estado Carabobo es una de las tantas pruebas que confirma que el egoísmo desmedido de todos los defensores del proletariado venezolano.

De hecho, sobre ese tema muchos voceros del gobierno han dado su parecer. Que no quiere que el pueblo sea educado, ya que así se le termina el poder político y lo peor del asunto es que le han aplaudido eso, tanto nacionales como internacionales; creo que si bien hay que moderar el discurso, hay que dejar de ver a esa gente como algo aparte, sino verlos como lo que son, personas. Además ¿Qué tal si uno de esos niños que viven en esos barrios y cerros puede ser el próximo ganador de un premio nobel o un gran empresario que marcará la historia del país?

Aunque como siempre pasa en estas situaciones que ocurren, muchos se están subiendo al carro político  tratando de desviar la atención. Y así, llegamos a los cantos de sirena, yo quiero creer que lo va leer, si hablo de ese usuario de la red social llamada YouTube cuyo mensaje de alrededor de ciento cuarenta caracteres mencionó que todos los políticos venezolanos que están por llegar deben medirse ante él en un debate. Los políticos venezolanos que están por llegar, creo que van a tener muchas cosas que hacer e ideas que debatir no con ese señor, sino con la gente que su día a día difiere mucho de estar viviendo en Inglaterra.

Estamos en el escenario en que cualquier candidato pequeño o independiente puede cambiar el escenario político  de forma drástica, nuevamente eso quiero creer, así que dudo mucho que una persona que solo tiene fama por las redes sociales sea el mejor material para una campaña presidencial. No sé es como esperar que el payaso del circo sea un excelente  equilibrista; de hecho, creo que estamos hablando de usuarios de renombre de YouTube, no son precisamente personas a las que se les puede sacar de su entorno natural y puedan tener éxito en otros entornos.

Ha Muerto la República

Originalmente estas líneas iban a ser un comentario intermedio, en vista que tengo tiempo sin hacer uno de esos. Pero este funeral llega tarde y es ahora que nos damos cuenta, honestamente hay muchas bajas en la cuna de libertadores y se acumulan a un ritmo atroz y entre los que destacan entre las tumbas es la famosa Cuarta República. Sus asesinos, los mismos que la crearon, aunque para muchos, había nacido muerta.

No es una práctica nueva en Venezuela enterrar las Repúblicas así como sus marcos legales, de hecho esa es una de las muchas debilidades de nuestra sociedad, si es que se le puede llamar así, nos gusta ver las Repúblicas y sus constituciones como elemento que la única forma de renovación es con la sangre de unos y otros. La mal llamada segunda independencia le colocó dinamita a los restos de un país que no pedía más que Libertad.  Lo grotesco de este tema es que lo hicieron en nombre del pueblo, son demasiado descarados en hacer eso en el propio.

Trato de buscar algo medianamente positivo en todo esto, así como en los últimos sucesos políticos, pero no veo el panorama completo; quizás por la decepción que tengo, por el hambre que cargo o por el hecho que el futuro de muchos para unos es equivalente a una caja de comida que apenas dura meses.

¿Te sientes tan mal con tu propia vida que quieres que alguien más la controle? Si es por ti bien, pero no me metas en ese juego; quizás no quieres asumir la responsabilidad por tus acciones, pero me parece deplorable que quieras que terceros sean quienes deben pagar esos platos rotos. El nuevo escenario para el circo político está puesto, todo gracias a ti que quieres depender de un subsidio; no te quejes el día cuando tus propios hijos sean quienes te delaten con el gran hermano en el futuro cercano.

Quiero creer que a partir de ahora, los contados que queremos algo diferente vamos a pelear o sumarnos al asunto del éxodo venezolano. Con una mal llamada oposición que recibió una estocada fatal y que vuelven a estar encerrados personajes como Leopoldo López y Antonio Ledesma.

Cualquier cosa que uno haga a modo de pasatiempo se ha convertido en un lujo, para unos es demasiado importante el asunto de “volver a las raíces” pero a la fuerza. Si bien todo indica que la mejor opción es combatir desde las sombras, el panorama tampoco está bueno para eso. Los panfletos los rompen los esbirros, protestar si bien es un derecho, es exponerse a algo peor.

No se puede construir un país en el cual un tirano está a sus anchas y los valores andan al revés. Cuando ser estudiante es sinónimo de burgués y un criminal es de pueblo libre, algo anda muy mal en esa sociedad que prefiere el conflicto a comportarse bien.

Se completó la transacción, nos guste o no eso, quizás el valor del oro negro en el mercado internacional no es el más alto pero ya está empeñado a China y Rusia, la soberanía de Venezuela no es más que un chiste para alegrar a unos que romper el comercio es lo mejor que se puede hacer en este mundo. Esto es ir más lento con la esperanza de alcanzar a los más rápidos en algún momento de la carrera. Se hace evidente que esa forma de pensar no es correcta, tampoco es que tenga mucho sentido ya que para alcanzar a los que van rápido, debes acelerar, no quedarte inmóvil.

Sale batallar así sea por inercia y en automático, con tal ya no se puede empeorar el panorama más de lo que ya está aunque, conociendo el Gobierno de Venezuela, pues va a buscar una forma de seguir cayendo y decayendo. Seguramente ahora tendremos al Poliedro de Caracas constantemente repleto de personas que apoyan la revolución, tal como se evidenció el treinta y uno de julio en palabras de un famoso vocero revolucionario que se creé el caudillo del Rock nacional, elegido por obra y gracia de su Majestad el difunto Comediante Fiambre Cósmico.

La República ha muerto, tenía rato así y no nos queríamos comprender incluso los que no tenemos las mejores palabras acerca de este desastre estamos en el cortejo fúnebre. Somos unos novatos en temas de éxodo y diáspora, los judíos nos podrían dar clases al respecto. Pero seguramente unos no van a querer esas clases y seguir comportándose como lo hacían en la cuna de libertadores; donde el futuro de la población está, irónicamente, a la venta en nombre del socialismo. Pero el capitalismo es malo, ya que trabajar por tu cuenta o ayudar a otro es opresión, nadie entiende mejor el padecimiento de los obreros que un burócrata clase media que engorda cuando el resto de la gente baja de peso. Y es que la revolución se difunde mientras el revolucionario tenga con que comer, de lo contrario no hay revolución; lo demás son cuentos chinos que quieren vender.

Gracias camaradas, esos que votaron por el fraude, confirmaron que la razón no les va a llegar tanto como un discurso de odio, mientras ese discurso tenga las palabras pueblo, anti imperialismo, soberanía y patria ustedes lo compraran. A esa gente le comprendo que compren ese discurso, pero a los euro comunistas, me cuesta entender su posición; que sabroso es defender algo que no sucede en tu país y ni loco te mudas a ese paraíso que tanto defienden, cuando hay dinero para comprar apoyo; cuando el caballo ganador ya no es el mismo, salen con la confiable de que eso era falso socialismo.

Ha muerto otra República con su constitución, otro episodio en esta obra de un país tropical que no ha entendido muy bien esto de ser independiente, libre y soberano. Y con el funeral, que va a pasar sin pena ni gloria va a seguir el hambre, desespero y clamor de un cambio. Pero, uno que debe comenzar por la gente.

 

See Your Space Cowboy

 

Sobre estas líneas.

Escribo, a medio camino de la terapia acostumbrada que llevo haciendo con esta cosa desde aquel día en que comencé con esto, pero tengo una mala mezcla en la cabeza. Angustia con furia, al punto en que no sé si después del temido día, el treinta de julio vaya a estar disponible el Internet en la cuna de libertadores así como, por si acaso, iré pensando en cerrar esta cosa para evitar que me pase algo.

A lo mejor me estaré contradiciendo, en muchos mares de letras había dicho lo contrario, pero cada día que pasa el bigote aprieta más la pinza y el panorama no se ve muy alentador. Originalmente tenía en mente muchas cosas para ese rincón que manejo mantener esta nueva línea editorial y arriesgar todo con un siguiente especial del cómics. Pero como hay unos idiotas diciendo que lo mejor es regresar a la edad de piedra, que han empeñado su talento sólo por un fin político y un espacio que tiene una fecha de vencimiento.

Si bien debo mantener mi idea que el final de esta pesadilla está cerca, lo cierto es que se va a seguir cobrando vidas y amargando la existencia de muchos. Yo sigo preguntando ¿Quiénes son más carentes de luces los que están pendiente del nuevo escándalo entre celebridades o los que defienden una dictadura como la que hay en Venezuela? Pero luego escucho que estas personas dicen que lo que hay aquí no es verdadero socialismo y se aclara todo el panorama.

Las sirenas de determinados vehículos ahora las asocio con represión. Las nobles ambulancias ahora son usadas para derribar barricadas para que pasen esos represores, ciertamente ¿Necesitan más prueba que la represión viene del Estado? Si esto es una democracia, yo soy astronauta consagrado, la verdad. Así que, a pesar que no sé qué va a pasar después de ese día así como el hecho que no sé si estás líneas van a tener una publicación.

Quedarme con estas palabras va a ser peor, la verdad, de hecho espero que algo contundente suceda y que sea de tales magnitudes, que simplemente sea lo que se necesita para darle la merecida estocada final; el fenómeno de la diáspora venezolana llegó a tal magnitud que ahora cada ciudadano venezolano es alguien que tiene un comportamiento cuestionable, extrañamente tanto fuera como dentro de cualquier nación del globo. La viveza criolla es un lastre que vamos a tener que seguir lidiando por un buen rato nos guste o no admitir; así como el hecho que enmendar todo ese mal hecho no va a ser algo sencillo, se hace evidente que el mal ejemplo está muy arraigado.

El fraude de doble, ciertamente, pero como la burocracia roja está buscando como defender todo lo que han robado, no quieren perder esos botines que han obtenido de forma fraudulenta. Ni tontos que fuesen en dejar ese dinero en las arcas de algún banco venezolano o uno de los tantos adefesios que hicieron. Eso es para los borregos que aún creen en socialismo, la congelación de cuentas bancarias en Suiza, Panamá y Estados Unidos y yo que pensaba que esos discursos en contra del mentado Imperio, que tanto odian pero como les encanta la moneda de ese país, así como tener unas cuantas propiedades, pero nunca es así lastimosamente.

En todos los años que ha estado haciendo de las suyas la mal llamada revolución, una que condenó a toda una nación y unas cuantas generaciones a la peor de las condiciones de vida. Pero gracias a la chequera llena de ceros por la venta de oro negro y un discurso del más rancio socialismo, simplemente capturó la imaginación de todos esos que tienen una frustración tan grande que se inventan tanto guerras como enemigos; me gustaría ver a esos intelectuales, esas feministas radicales y euro comunistas viviendo en ese país que mientras el comediante supremo estaba vivo, todos estaban apoyando a ese corredor; pero ahora que el precio bajó hasta su sucesor no es muy querido ya el apoyo no es tan sólido.

Y ese ciclo va a seguir, ya que no importa cuántos deben morir en nombre de una idea que no tiene como sostenerse, es una de esas estafas intelectuales que uno no se explica cómo es que aún hay gente que cree que suprimiendo la libertad individual y la búsqueda de la felicidad de cada individuo es el mejor camino para que la sociedad cambie para bien. Simplemente, al menos por mi parte, no importa dónde apliques una mala idea, el resultado final de las mismas no van a cambiar y debo insistir en las preguntas ¿Cuánto nos cuesta mantener todos esos medios de comunicación comunitarios y eventos culturales con un marcado tono político? ¿Cuánto nos ha costado mantener no sólo a los descendientes del comediante sideral así como el séquito? Mientras ellos tienen cuentas en el extranjero y otros activos, nosotros aquí pasando hambre y de paso debemos pagar con huesos rotos, heridas y hasta miseria el hecho que estamos hartos de este predicamento.

No creo que con esos cambios que plantea esta gente vayamos a ir a algún lado, muchos de ellos con una cualidad de oratoria dudosa y que no dejó de preguntarme ¿Alguien se siente identificado con ellos? Quizás el camino al que realmente nos quieren llevar es al cementerio y todo en nombre del pueblo y del bien común. No hay nada peor que eso, ya que así es que comienzan a engañar esos seres llamados los abusadores. Dicen que todo cae por su propio peso, aquí hay mucho de lo primero y quizás la caída se está produciendo y quizás la velocidad no es como la que queríamos, pero ahí están las pruebas, esos anaqueles vacíos, esos estudiantes asesinados, esos desastres ecológicos y sociales que nos han dejado a modo de legado de unas pésimas ideas; una mezcla de ideas que no tienen como encajar, ya que en nombre de Marx y Bolívar una pandilla de criminales engordan.

 

See Your Space Cowboy

Y ¿Si hablamos del país que queremos?

Hemos hablado mucho, así como escrito, sobre el país en el que estamos actualmente así como el país que muchos conocieron en días pasados. Pero creo que ha llegado la hora de escribir un poco sobre el país que muchos anhelamos que es el que hay que construir a partir de ahora. Ya que, si somos honestos, la segunda independencia va rumbo al cementerio y el margen de tolerancia que se tiene a la doctrina socialdemócrata corre por ese mismo sendero pero con una duración más breve.

El cambio de brújula se ha hecho, en términos académicos, las ideas colectivistas ya tienen la fecha de vencimiento cerca. Así que es tiempo de describir esa nación y sus características, esas señales que tienen otras que las convierten en el paradero de muchos de los que se van del país. Ciertamente no es una tarea fácil, ya que hay muchos venezolanos con sus ideas ya formadas de cómo tiene que ser el país del futuro.

En el presente mar de letras voy a tratar de venderles lo que yo considero que debe ser el camino que debe tomar la cuna de libertadores cuando la pesadilla revolucionaria llegue a su evidente final y sus primos, la socialdemocracia, sea vista como unas ideas que no sirven de mucho. Primeramente, la base de todo lo que debe venir son los ciudadanos, tienen que abandonar esa noción populista del pueblo y todos sus matices; ya hemos vivido en carne propia los desastres que puede hacer un hombre del pueblo. Hay que dejar de lado ese asco al individualismo y a la búsqueda personal de nuestra felicidad, ya que no hay un mayor ejercicio de nuestra libertad que eso. Eso causa un efecto secundario maravilloso que es la ayuda voluntaria y espontánea hacia tus prójimos, algo que hay que comprender.

Hay que dejar en claro que el Estado no debería meterse en nuestros asuntos personales y mucho menos en nuestros bolsillos, si queremos emprender o buscar un empleo que nos ayude a seguir adelante pues el Estado sólo debe limitarse a las funciones de seguridad y justicia, de resto la sociedad puede encargarse tranquilamente de sus asuntos y problemas. Es decir, que ya está bueno del asunto de que alguien más nos regule lo que podemos hacer así como el hecho que nos diga que es lo mejor para nosotros.

Como expresé anteriormente, no somos tan tontos y entendemos mejor todos los efectos negativos y sus indicadores de buena parte de las políticas que han estado implementando en todos estos años. No me voy a cansar de repetir que la mentada ley de responsabilidad social en radio y televisión no le dio sepultura a la programación deficiente en Venezuela, sólo complicó más el problema. Mucho menos me cansaré de decir que imprimir billetes a lo loco no es producir riquezas, es condenar a la población a una pobreza así como al pago del peor impuesto, llamado inflación.

También es necesario abandonar la noción que somos un país rico, lo que hay es muchos recursos naturales que, por desgracia, no se pueden explotar de forma individual. Es decir, que si un día consigues oro en tu jardín lo ideal es que fuese tuyo y que decidas cual es la mejor forma de aprovechar esa mina de oro; ciertamente sabemos que esos burócratas no tienen la menor idea de cómo hacerlo, sólo quieren crear un círculo vicioso en el cual ellos se ven beneficiados.

Pero no debemos de olvidarnos de la cultura, si bien es algo que despierta polémica, hay que considerar que ha sido la piel de cordero que ha estado usando la mal llamada revolución venezolana para aferrarse al poder así como hacer llegar sus ideas a miles de personas. Pero seamos honestos ¿Cuánto nos ha costado en mantener a todas esas televisoras y emisoras de radiodifusión que dicen ser del pueblo pero en realidad le sirven al gobierno de turno?

Ya que dudo que esos medios de comunicación le quieran abrir las puertas a alguien con unas ideas como las mías o con alguien que si bien puede comulgar con las ideas del gobierno, tiene muchas cosas que objetar y denunciar. La libertad de expresión se asegura con medios privados y que sea la sociedad quien decida que línea editorial va a consumir. Las telenovelas se verían obligadas a salir del aire o a mejorar su contenido, si se le deja crear a sus anchas a nuevos talentos que tengan la pequeña oportunidad de presentar sus ideas.

Debemos motivar a la lectura desde temprano, en eso estoy de acuerdo, pero hay que darles la preparación a esos muchachos que se están formando como quieren conocer la literatura nacional, no sólo a los autores de días pasados, sino también a los nuevos a esos que puede darse la situación con los cuales si puedan conectarse y comprender lo que plasmaron en el papel. Y no me limito a los escritores, sino también a cualquier artista que quiera darse a conocer, pero debe hacerlo con sus medios y no por un subsidio o por la Santa intervención de un gobierno.

Hemos visto que unos, con muy buenas razones, dicen que rock en la cuna de libertadores murió hace ya tiempo. Que ese cadáver ahora es usado para consignas políticas en conciertos de calidad dudosa y que buena parte de su asistencia va por los invitados internacionales. Ya que si dependiese del organizador, no duden que usaría el poder coercitivo del Estado para asegurar llenos y regularidad en las presentaciones.

Si queremos todas estas cosas y más, es necesario un fuerte y profundo análisis de dos preguntas ¿Dónde estamos? Y ¿A dónde queremos ir? Es un proceso personal, netamente, pero lo ideal es que también sea algo que se comparta con el resto de los habitantes, que debemos recuperar no sólo el tiempo perdido buscando revoluciones en ideas fallidas, hay que buscar cambios constantes en la sociedad en base a la convivencia, a nuestro natural espíritu de búsqueda de algo mejor.

 

See Your Space Cowboy