Publicado en El Fanático del Anime, La Tribuna del Amargado

El regreso de don monopolio.

Si, tal como lo digo en el título de este mar de letras, el estatus de “Monopolio” regresó a la ciudad jardín, quizás la definición económica de esa palabra aquí no aplica de forma plena, personalmente creo que es lo más cercano al regreso de ese escenario ya conocido ampliamente por algunos. Es decir, el regreso a ser una especie de ciudad en la cual solo hay una convención friki  por muchas cosas diferentes que haga la joya de la corona, no deja de ser un monopolio.

Si bien no es un escenario nuevo, como dije anteriormente, simplemente no hay muchos ánimos de hacerle la competencia; quizás la misma situación del “mercado” salga otra mal llamada convención que le haga la contra, aunque debo reiterar el hecho que el intento de hacerle frente sigue siendo una excelente idea el detalle es que al no haber una propuesta serie o medianamente coherente para tratar de bajar el número de boletos vendidos, solo queda esperar que doña inflación y su esposo don agotamiento eventualmente hagan de las suyas.

Honestamente dudo mucho que a la joya de la corona le vaya a pasar lo mismo que le sufrieron las otras mal llamadas convenciones que se hicieron en la ciudad jardín, dudo mucho que la ya mencionada vaya a tener una entrega que vaya a ser recordada por el hurto de alguna pertenencia de uno de los asistentes y convirtiendo eso en el hecho que marcó el final de una carrera; de hecho, con la llegada de esta nueva generación y de la diáspora nacional, parece que el mundo friki perdió mucho de ese empuje que en años pasados tenía.

Calcular exactamente cuánto va a durar la joya de la corona en el trono regional es un asunto complicado, seguramente hay una cantidad enorme de factores y de variables que podrían servir para la caída, pero también para que puede aferrarse a ese trono por un rato más. Quizás la idea de hablar el mismo idioma de los asistentes y mantener las pautas publicitarias adornadas con los animados japoneses del momento nunca fue una mala estrategia del todo; esa sensación que le venden a los asistentes que los organizadores son cercanos no es tan mala como pensaron muchos. Quizás el responsable de la joya de la corona tendrá sus comentarios sobre sus clientes, pero hasta donde sé, no ha sido tan abiertamente mordaz en uno de sus comentarios si se trata de los ya mencionados. No es como los previos organizadores que por un lado decían que sus clientes era la peor cosa de la sociedad, para luego tildarlos de traidores cuando demostraban poco interés en ir a su sarao.

Anuncios
Publicado en El Fanático del Anime, La Tribuna del Amargado

Hablando del 2018 en el mundillo

El presente mar de letras no será uno que tendrá alrededor de mil palabras, considerando el hecho que estaré estirando lo más posible una idea y que tampoco es que hay mucho que decir sobre el mundillo en los próximos 365 días de un nuevo año.  Es evidente que, al menos para esta cosa, regresan las reseñas de anime (con unos cuantos adicionales) siendo unas de las sorpresas que tenía pensando en hacer y que este año dará sus primeros pasos. Eso sí, creo que las líneas que le darán inicio a esa tendencia van a salir previamente a estas.

Pero en el otro lado del monitor así como de las cintas de seguridad, seguramente unos cuantos organizadores van a aferrarse a la idea que este si será el año friki en la cuna de libertadores y que a pesar de las crisis y que ya no hay abultados cronogramas de eventos, su reinado se encuentra medianamente asegurado siempre y cuando la Inquisición siempre salga alegre de los saraos.

Así que, la polémica se encontrara en el mismo sitio en donde se hallaba el año pasado, bastante escondida. Pero quiero creer que a la joya de la corona en la ciudad jardín si bien mantendrá su reinado, espero que un pequeño susto  le vaya a pagar en estos días, mira que este asunto de gente que no se lleva muy bien con el organizador que vi hace un año  en este asunto de que hay gente que quiere vender la idea de no asistir al resto del mundillo regional.

También quiero creer que debería salir una propuesta a modo de esa palabra que muchos les dan de todo, alternativa y/o competencia, si creo que es tiempo para que salga una y demuestre que la joya de la corona no está precisamente a sus anchas por aquí. El nuevo año no será uno lleno de alegrías y coloridas reuniones, eso se hace notorio que unos cuantos deben prepararse para ver cómo se mantienen medianamente con vida.

Dudo mucho que el asunto del regreso de la convención previamente conocida como avalancha vaya a darse, ya saben que todo ese asunto del regreso se va a dar cuando la situación les sea favorable. Cosa que no se en el horizonte, en vista que están en Venezuela y el público que si bien tiene problemas con la memoria, pues los vaya a recibir con los brazos abiertos después de todo lo que pasó.

Publicado en El Fanático del Anime, La Tribuna del Amargado

Escribiendo sobre el regreso que no se dio.

Por mucho que, a la final, se apeló por dar un cambio de nombre la condición de secuela espiritual no se le quita a la convención evolución; esa que se presentó con polémicas, dimes y diretes al por mayor y que prometió para 2017 ser uno de los tantos candidatos al trono en lo que se refiere a las mal llamadas convenciones en la cuna de libertadores. Pero si bien es cierto que, para cuando estas líneas vean publicación, todo lo referente al regreso ese no se llevó a cabo.

Quizás un intento de artículo de alrededor de mil palabras sea demasiado, de hecho así lo pienso, pero igual si no me siento a escribir lo que tengo atorado va a ser peor y dudo mucho que en los limitados párrafos que escribo en otros apartados vaya a ser suficiente para calmarme un poco; a la final, fue más ruido que otra cosa todo ese asunto ¿No es así? Y tal como andan las cosas en la cuna de libertadores, no sé si vayamos a ver el regreso y quiero creer que no se necesitan que regresen, ya tenemos suficiente mal olor con los políticos y con la inquisición que tiene este mundillo casi desde su aparición.

Aunque es uno de esos asuntos que unos no quieren hablar, pero la realidad les dice que puede no darse, por ende, esas prebendas de las que siempre disfrutaron,  ya no son las de antes y con esa verbena simplemente estaban en tela de juicio, más que todo por asuntos de bolsillo, un tema que no solo se le puede achacar a la asistencia, sino también a los organizadores. Simplemente, ya no es rentable estar de un lado o de otro de esa línea del mundillo que divide a los asistentes de los organizadores.

Si bien es cierto que tampoco es que haya mucho que comentar con respecto a los pormenores que se llevaron a cabo durante el anuncio de ese regreso, los chismes de pasillo tampoco parecían muy interesantes. Quizás lo que sorprendería sería, se me ocurre, algo como que hayan anunciado primeramente el anuncio (previo al cambio de nombre) en un evento de la competencia, eso hubiera sido una de esas acciones a que uno simplemente no le ve ni pies ni cabeza. Una cosa es que cada año entre nuevas personas al mundillo, pero otra muy diferente es el número de entradas vendidas, elementos que si bien están en el mismo análisis, son diferentes y que (en el caso que nos atañe aquí) fueron los viejos conocedores del mundillo que ya tenían una idea de por dónde estaban sonando las campanas.

Honestamente, el año 2017 no fue el año friki (al menos  dentro de las fronteras venezolanas) ya que hay un empeño en ocultar al señor cronograma de eventos, de hecho las predicciones de unos que decían que para el mencionado año iba a estar repleto, a duras penas tuvo algún abultamiento y más si consideramos que hasta los eventos de dudosa calidad parece que les afectó todo el asunto del dinero y la falta de nuevas excusas también se las llevó la crisis y eso es decir bastante, considerando que si había un gremio conocido por sus excusas sin importar quienes fuesen, aunque también se hicieron de un renombre (algunos) por los epítetos que se gastaban para sus propios trabajos.

Tampoco se dio el regreso, en días pasado ese asunto hubiera dado de que hablar y quien sabe por cuánto tiempo.  A unos los hubiesen obligado a mantener el correspondiente “silencio administrativo” hasta que la situación fuese la pertinente para dar a conocer su particular visión del asunto; quizás por el mero hecho que unos cuantos que estuvieron entre los responsables de la convención que se superaba a sí misma, estaban metidos de cabeza en la convención evolución, así como todo lo referente a dimes y diretes relacionados con la polémica cuando uno de esos viejos responsables del alud, pasó a sacar su propio intento de convención, a pesar de que solo duró una sola entrega y que dio mucho de qué hablar.

Los últimos mencionados sacaron un comunicado, hace ya tiempo, alegando que eventualmente la convención evolución la tendremos pronto y como cosa rara en la capital de Venezuela; una de las metrópolis de Venezuela que si bien es donde se encuentra la mayor parte de la población nacional, de un tiempo para acá no tiene un número denso de convenciones, cuando eran las ciudades del centro del país que tenían ese “honor”.  Quizás los intentos de convención que se hacen en esos puntos pudieran tener alguna que otra mención entre los frikis de la capital, pero el tiempo ha demostrado que esa línea que separaba las convenciones capitalinas y regionales simplemente pasó a mejor vida.

Para mí, había gato encerrado en ese asunto del regreso y que la mejor opción siempre fue apelar por el cambio de nombre y vender la verbena como una secuela espiritual del alud, una medida un tanto más honesta pero simplemente no iba a tener  tanto impacto dentro del mundillo friki criollo, tan acostumbrado a la polémica y ¿Qué mejor que una relacionada con la que fue la convención que marcó un antes y un después con contundencia y eclipsó al magno evento friki nacional?  Ese del que escribí para bastante en días pasados y que, por mucho que me disguste, va a seguir generando un tímido número de vistas a mi rincón en la red de redes. Y quizás debería dejar todo hasta aquí, ciertamente, ya que estoy reiterando lo que ya se sabía además ¿Qué me queda por decir?

Vamos a ver que tiene que ofrecer el próximo año para el mundillo ya mencionado, en vista que no pinta nada bien para el mundo real y que (espero) seguramente tendremos una inquisición que poco o nada se va a terminar de enterar sobre ese tema relacionado de la pérdida de relevancia y que, les guste o no, vamos a ver si se les deja ver en las convenciones (mejor dicho intentos de convenciones) y que nadie les ha querido decir que están ya oliendo mal.

Publicado en El Fanático del Anime, La Tribuna del Amargado

Un tema que no quiere morir.

Originalmente no quería escribir estas líneas, de hecho pensé que no había más que comentar en la tribuna del amargado de un tiempo para acá, pero como agosto está aquí, la fecha y sitio de la nueva convención capitalina ya se mostró y las palabras que un amigo me hizo llegar hace ya tiempo y que no han perdido vigencia al sol de hoy. Simplicidad en ocasiones llega bien lejos, en el 2008 el magno evento había hecho un gran revuelo que no correspondió al resultado final.

Parece que la historia se está repitiendo, el revuelo hecho por el regreso de la insuperable y después su conversión a una nueva identidad aún tenía mucho que decir. De hecho, ya anunciado el lugar y sitio donde se va a llevar a cabo, parece que los comentarios se han calmado y las prioridades también. De hecho, todos habían comentado que el 2017 era el año de una nueva etapa en el mundo friki nacional.

Mucho ruido y pocas nueces sería lo más cercano a lo que quiero exponer, ya que parece que hay cosas más importantes por las cuales hay que usar el dinero en la situación en la que estamos metidos. De hecho, seguramente dentro de poco tendremos algunos comentarios sobre los precios de las entradas para esa fiesta. De hecho, por alguna razón que se me escapa, ahora el trono friki se encuentra vacío y si bien eso podría traer unas cuantas consecuencias.

Pero, si la mal llamada afición pudo sobrevivir a tantas convenciones que desaparecieron, esto no es algo nuevo; pero creo que ya estamos en ese escenario que nunca unos quisieron ver, pero que encaminó todo hacia ese predicamento. Con esto, no sé cómo podré llegar a las mil palabras sin la necesidad imperiosa de comentar que sólo pocos han estado advirtiendo.

Si mi memoria no me falla, creo que altos precios en las entradas no va a ser un impedimento para que las convenciones vayan a irse por quien sabe cuanto tiempo, el detalle está siempre ha estado en el público consumidor así como el comportamiento que ha tenido desde que comenzó la movida. A la Inquisición la voy a dejar tranquila en este intento de artículo, en vista que  no son otra cosa que unos reaccionarios que sólo desean ser ellos el centro de atención.

Llegamos a un punto que variables externas han hecho de arriesgar dinero y otros recursos para llevar a cabo estas fiestas, los costos y gastos que deben afrontar los responsables de estas fiestas son cada vez mayores, incluyendo los pagos de las mordidas para que la burocracia los deje tranquilos, ya no deben valer tanto la pena. Es decir, el dinero que estas personas ganan seguramente ya no les alcanza para algo si quieren repetir la jugada, si a ese escenario le sumamos el hecho que en muchas ocasiones tienen que pagar por daños que, seguramente, algunos de los invitados causaron.

No hablo de suciedad en el suelo o basura, estamos hablando de daño a la propiedad privada y hasta vandalismo. No es algo que pueda pasar por debajo de la mesa, es un asunto serio que debe atenderse y que ha estado sirviendo como lastre para el desarrollo de la movida al siguiente paso; de hecho, la búsqueda de patrocinio se convirtió en un problema, si para eventos un poco más serios el problema es el mismo, no me quiero imaginar lo que deben pasar esta gente.

Quiero creer que después de esta situación, espero que la mal llamada comunidad deje de lado comportarse como una horda y que dejen de lado muchas de las malas actitudes que han estado arrastrando desde que comenzó. Además, se hace notorio que el declive estaba por llegar, quizás sus señales no eran tan evidentes; pero ahí estaban, aunque me atrevo a decir que todo se estaba haciendo evidente a partir de 2013.

Cierto, el año mencionado vio que se le daba sepultura a los grupos, las convenciones regionales estaban otra vez tomando fuerza y parecía que la famosa guerra de grupos parecía algo del pasado. Pero aquel leve auge venía con un pequeño problema, la situación económica no era la mejor y ese asunto estaba por empeorar y el famoso cronograma de eventos siempre estaba abultado, particularmente en la ciudad jardín. El viejo cuento de camino en el cual todo lo que se hacía en la ciudad jardín tenía repercusión en la capital aún seguía vivo, cuando la realidad estaba por asomar su cara dentro de poco.

Buena parte de los eventos que se llevaban a cabo en la ciudad jardín eran parte de los famosos eventos chatarra, que sólo duraban una entrega pero con la particularidad que resultaron ser una inversión  bien peligrosa, especialmente para los asistentes y las tiendas. Aunque si bien no era un fenómeno nuevo, ya estaba dando coletazos alrededor del país, cuando era un fenómeno netamente que se veía en la capital, pero resulta que consiguió un buen campo de juegos en otras localidades. Si a eso le sumamos la salida de la insuperable, el último clavo en la ataúd del magno evento y su organizador, la salida también del peor evento caraqueño y la llegada de la triple C al trono de las convenciones, fueron acciones que fueron una reacción a un escenario que estaba con dos caras, por un lado se veía como que finalmente los lastres del pasado ya habían sido superados, pero resulta que el ciclo de cinco años de las fiestas hizo su trabajo.

Una labor que siempre ha sido constante y que no hay que dudar que llegará y hará de las suyas. Ciertamente se necesita un cambio en la mentalidad no sólo de los consumidores, sino también en los organizadores de estas fiestas; ya que ciertamente la afición no se acabó con el final de la serie del ninja llorón, tampoco se va a acabar cuando dejen de darse los eventos ni mucho menos se acabó con la caída de los grupos.

Publicado en El Fanático del Anime, La Tribuna del Amargado

Y ¿Qué le pasó a la revolución otaku?

Si hay algo en lo que estaba claro el Napoleón friki venezolano, ese personaje con nombre de un personaje de una popular serie de videojuegos de pelea, era en el hecho de que la revolución friki era un hecho que lo había comenzado ese estudio de animación nipona cuya gallina de los huevos de oro es la serie de los noventa. Ciertamente, una de las cosas a los que los detractores nunca les prestaron atención dado el historial de charlatán que tenía el ya mencionado.

Lo cierto es que el mencionado estudio y una de sus obras más conocidas fueron la señal de partida para lo que es la situación actual de la industria y que ha sido señalada, en varias ocasiones, por varias eminencias del medio; como cosa rara, desmeritadas por el mercado consumidor ya que el resultado salta a la vista. Ya no hay obras en las cuales cualquier ajeno pueda entrar al mundillo, hay un lenguaje que solo es entendido por la nueva sangre, sus pares han tomado la industria por asalto con sus consecuencias.

Por mucho que ese estudio quiera lavarse la cara, ahora que se ha metido con un proyecto con los personajes de Leiji Matsumoto una cosa que me parece detestable y que no me convence en lo absoluto, ya el daño está hecho. De hecho, se hace evidente con todo lo referente al nuevo ídolo de barro así como el hecho que el hijo del que recientemente se fue quiera tomar el legado confirman mi opinión.

No me molesta ser el que quiera arruinar la fiesta, pero Napoleón sabía muy bien esto y por eso su “convención” siempre daba de que hablar y pudo aguantar tanto tiempo. No quería aislarse de la sangre nueva, como lo hicieron los responsables del magno evento friki nacional, todos esos cuentos chinos de que estaban haciendo eso por amor al arte; cuando el dinero en los bolsillos siempre es un argumento más honesto ya que, si lo hacen las empresas productoras ¿Qué les impide que lo hagan los responsables de los mercadillos?

Ahora bien, la forma en como lo hizo el Napoleón dejó mucho que desear, de hecho enfocándose más en la polémica y en el conflicto que manteniendo a la asistencia contenta. De hecho, les guste o no a unos, dicho mercadillo siempre estuvo en los comentarios del mundillo capitalino y había como una especie de espera morbosa alrededor del mencionado. Como si se esperase su llegada para ver con qué nuevo chisme de pasillo iba a salir. De hecho, en ese aspecto siempre logró superarse con creces desde lo acontecido en la cancha de la UCV hasta todo el asunto del becado.

Pero lo que estaba promoviendo si bien llegó a un cierre, ya que eventualmente la gente se cansa de todo la polémica, parece que su legado de admitir abiertamente que lo hace por el dinero le ha dado una bocanada de aire a esta “revolución”. Se hace evidente en la joya de la corona en la ciudad jardín, es que al igual que las empresas que hacen las series animadas algo adictivo debe tener el dinero friki. Sabes que puede ser un mercado que te puede perjudicar, pero tiene la ventaja que como siempre pide lo mismo no debes matarte mucho la cabeza para ofrecerle un mercadillo, donde no solo se pueda ver con sus pares sino también consumir todo lo que le tengas que ofrecer.

Y llegamos al punto, sin querer, de las razones por las cuales el magno evento friki venezolano murió, el no comprender bien lo que estaba pasando, de hecho darle la espalda al mercado con la esperanza que este mejore es una de esas estrategias que no tienen ni pies ni cabeza y hemos visto el resultado de eso, el que fuese uno de los pioneros en el tema, ahora es una página en una red social dedicada a hablar del mentado cronograma nacional y los estrenos de temporada. En un punto de la historia, el Waterloo criollo y el magno evento llegaron a estar al mismo nivel, pero es que el paso acelerado del primero en ser mencionado con esto de la baja asistencia  es un caso digno de estudio. Y ¿Para qué? Simplemente para evitar que alguien siga ese sendero, ya que es mejor irse en un buen momento que desinflarse así de mal situación que parece se está repitiendo.

No quiero decir que hay que agradecerle al señor lo que trajo desde el lejano país del sushi, de hecho todo lo contrario, ya que eso fue el comienzo de una tendencia en la que aún estamos viviendo. Si bien ya la etapa de una afición que se cree al margen de la sociedad aún no se ha superado; lo cierto es que el comportamiento es el mismo desde los días pasados, incluso cuando yo estaba en ese mundillo. Las ideas ya habían sido sembradas, solo que para aquellos días estaban dando sus primeros pasos, no era algo que se hacía notorio, ya que los resultados de las mismas se vienen a ver hoy.

Cuando los patrones de consumo tanto en este lado del mercado, como los que consumen de forma legal el anime se parecen tanto y la fiesta de solo sacar reseñas complacientes sabes que el trabajo va bien, sino también que posiblemente (y de forma indirecta) va a seguir ya que no importa quienes estén en la parte más alta de la palestra. O en el mejor de las situaciones, pues del otro lado de  la puerta que da entrada al mercadillo.

Y ¿Qué me queda por agregar a todo esto? pues, algo muy simple. Los responsables del mercadillo se han hecho adictos al dinero friki, por mucho que se quejen de ellos tanto abiertamente como lo hagan puertas adentro, una tendencia que inició con el Waterloo criollo que todos han asimilado sin querer. Por mucho que aceptemos que murió, de alguna forma la nueva generación ha estado siguiendo una tendencia que podría jugarle en contra en algún momento.

 

See Your Space Cowboy

Publicado en El Fanático del Anime, La Tribuna del Amargado

Pensamientos extendidos sobre Hablemos de regresos y chistes.

Consideren las presentes líneas como una secuela más no como un artículo como tal, ya que considero que mis largas caminatas me sirven para aclarar mis ideas con el respectivo cambio de foco en el asunto. El premio se lo llevó el tema del (supuesto) regreso de la convención avalancha y la agitación que está causando en ambas partes. Unos alegan que le han comprometido la seguridad de las redes sociales de la mencionada convención y como cosa rara pues, alegan la falsedad de la noticia.

A título personal, no le creo mucho a la gente “oficial” todo lo referente a la violación de sus redes sociales ya que desde los conocí siempre se han aprovechado de los cuentos de pasillo, concretamente “la última avalancha del año” y lo vimos concretado allá en el 2013, cuando su propio responsable dijo “gracias totales” y terminó de poner la plasta con ese polémico video. Uno pensaba que con esa partida (digna de telenovela) que esa gente no iban a asomarse por estos rumbos, de hecho pensé que iban a enfocarse a probar suerte en el Ecuador o quizás en las tierras de Benito Juárez (de donde son los responsables de avalancha)   que, a riesgo de equivocarme, con lo aprendido en la cuna de libertadores iban a concretar algo más serio. Alegar que todo lo relacionado con esa Avalancha 2017 es mentira, cae en suelo resbaloso por el mismo historial que se ganaron. No hay mejor símil que la historia de Pedro y el Lobo.

En el otro lado del espectro, tenemos dos partes con posturas que se complementan. Tenemos los que están dudosos de ese canto de sirena (que no es para menos, la verdad) aunque esperamos algo que confirme todo lo referente a ese regreso. En lo personal, independientemente si se confirma o no si todo es una broma o algo en serio, los que vamos a tener la gracia de reír el último somos los que estamos con la cautela a mil; lo siento compañeros que están esperando una fecha en concreto, van a jugar con su ingenuidad. Ya lo han hecho antes ¿No los creen capaces de hacerlo nuevamente?

 No todo es malo, el mayor punto en común que tenemos es el hecho que dependemos de un anuncio (un segundo anuncio) o de algún video que confirme nuestras conclusiones. Nada de darle unos comentarios al inquisidor personal para que haga un artículo en su página, hablo de algo más serio, ya que si quieren gastar una broma pesada a los que creen que van a regresar, al menos hagan bien las cosas ya que nunca le tembló la mano para escribir sobre ese asunto de la defunción de un grupo capitalino, pero  pareciera que hablar de la insuperable le da de todo.

Digo, si están realmente seguros de que son la voz imparcial del mundillo, no deberían tener esos problemas; recuerdo que sobre la defunción del famoso grupo capitalino escribieron bastante, no solo ese inquisidor sino también su séquito. Al punto de seguir usando el tema por un buen tiempo, incluso después de haberse confirmado la defunción  de ese grupo ¿Cuál es el miedo de hacer lo mismo con Avalancha? Fueron capaces de sacarle los esqueletos del armario a muchos personajes del mundillo, organizadores de convenciones y  grupos, lo peor del asunto es que todo en nombre de la libertad de expresión así como tampoco hizo distinción alguna entre quienes, en algún momento, fueron parte de la comparsa que, extrañamente, sigue deambulando por ahí con el pase de prensa.

Publicado en El Fanático del Anime, La Tribuna del Amargado

Hablemos de regresos y chistes.

El segundo artículo de la nueva línea editorial del blog en esta sección llega mucho más rápido de lo que pensé, aunque no es para menos. Dentro de las entrañas del chismoso mayor fue donde todo comenzó, se anunció el regreso de la convención insuperable se hizo realidad. Claro después de aquel drama que se formó cuando se hizo evidente que no querían regresar a la cuna de libertadores.

Creo que es válida la pregunta, partiendo del supuesto que realmente lo expuesto en el anuncio sea cierto ¿No es algo tarde para hacer control de daños? Una nueva administración, honestamente, no va a cambiar esa última impresión que dejó su cabecilla con ese polémico video y ni hablemos de todos esos años que se beneficiaron de los rumores de pasillos y de otras cosas que dejaron con su llegada.

Y es aquí donde yo me pregunto ¿Van a aprovecharse de nuevo de la propia distorsión informativa que siempre era hecha por parte de sus cercanos? Los finales y los regresos no hay que forzarlos señores, creo que no hay personas que deberían entender mejor eso que ustedes, en especial la nueva administración de la insuperable también aunque si querían regresar, debieron hacerlo con otro nombre; la afición criolla será todo lo que ustedes quieran o no decir, pero esperar que un rey muerto salga de la tumba y reclame su trono no es una buena idea, además debo preguntar ¿En serio que quieren nuevamente invertir aquí?

No es por ofender, pero hasta las pruebas pilotos tienen un tiempo de duración y no nos caigamos a pasiones, toda la experiencia que tuvieron aquí les pudo servir de algo para un proyecto más serio en la tierra de Benito Juárez o en Chile, no por nada el hombre siempre se tropezará con la misma piedra.

Difícilmente dudo que vayan a tener vacío en la primera y nueva entrega, unos van a ir por morbo para confirmar si el nombre de la franquicia no se vaya a quedar muy corto, como sucedió hace ya tiempo con los primeros intentos en crear eventos ramificaciones en diferentes puntos de la geografía nacional.

Ciertamente, merecen el beneficio de la duda, aunque no es la primera vez que una convención con nueva administración trata de mantenerse relevante, si bien es cierto que las comparaciones son odiosas, la propia competencia que tenían en la capital como en los pasillos y foros de internet pasaron a mejor vida. Aunque lo grotesco sería que esas también quieran repetir su misma jugada gracias a su llegada.

Me permito comentarles que desde que se fueron, el mercado de las ferias frikis en Venezuela pasó de saturado a estar en un creciente estado de esperar cual va a ser la próxima en llegar al cementerio; en caso de que quieran salir de la capital y aventurarse a otras latitudes del país, solo debo desearles buena suerte ya que dudo mucho que los dueños de las ferias (estilo monopolio) quieran competencia tan cerca.