relato de ciencia ficción

La Balada de la Curva 21

Posted on

“Al frente del Volante. Programa del Canal ESPN.

—Señores, la Pole ha terminado. Creo que, ha sido un espectáculo presenciar este cambio en el verdadero deporte de caballeros. Pero el resultado no deja de sorprender; Ford en el cuarto lugar, Alfa Romeo en el tercero, Ferrari con la medalla de plata y nuevamente la polémica va a estar rondando con BMW y su puesto en el podio de honor ¿Qué opinas de eso Alexandra?

—Creo que BMW se merecía ese lugar, por mucho que a muchos les desagrade esa idea; pero hay que notar una cosa muy notoria. El gran premio de Singapur promete bastante. Pero, también hay que hacer referencia que la Seat hizo un papel excelente aunque es una verdadera lástima que no se encuentre en la próxima carrera.

—Creo que eso es algo lamentable, pero quizás se debe a un problema mecánico más que algo relacionado con el diseño del vehículo; a pesar de todo, debo preguntarte ¿Crees que estamos ante un verdadero comienzo de una nueva etapa de este deporte?

—Yo afirmo que sí, “Correcaminos”, estamos ante una pequeña demostración de lo que fue uno de los elementos que más llamó la atención de esta competencia. La experiencia de los pilotos militares haciendo contrapeso al entrenamiento a la vieja usanza de los nuevos pilotos, aquí se vio que, finalmente, una preparación diferente y alejada de los circuitos de competición automotriz puede ser algo que va a dar de que hablar por mucho tiempo. Algo que se hace evidente en nuestras redes sociales son testigos de esta acalorada contienda que apenas está comenzando. Pero creo que hay televidentes que quieren saber tu opinión, “Correcaminos”.

—Como antiguo corredor debo comentar lo siguiente y espero que quede claro para todos los que ve nos ven y nos siguen por la red de redes. Creo que estamos en una época en la que se debe asumir cambios; creo que lo que hemos visto es uno para bien, uno que no se va a convertir en lo que derivó lo que es ahora el fútbol o el baloncesto. Con unos cambios que parecen deportes totalmente diferentes a los que conocimos; la nueva F1 recuerda mucho a lo que era antes, mucho antes de cuando llegaron los motores de reacción modernos, ver al señor Fangio ahora devenido como coach es una señal, al menos para mí, que todo esto tiene buena pinta.”

 

See Your Space Cowboy

Anuncios

La Balada de la Curva 20

Posted on

Ahora la escudería estaba viendo los riesgos de su inversión, un piloto con stress postraumático era un cartucho de dinamita con una mecha corta y una chispa esperando hacer de las suyas. Era un asunto que sabía muy bien el coach de la escudería, un riesgo que estaba dispuesto a asumir de forma personal por si algo malo ocurría.

—Creo que los planes de salir después de Seat se han ido un poco al demonio—comentó Hans a su compañero—, ese mocoso será buen piloto y todo lo que quieras. Pero creo que te habían dicho que era medio problemático, es tu cuello el que peligra si al menos no llegamos a la carrera, vamos a estar en serios problemas, pero ve el lado positivo, no somos los únicos con ese mismo problema ya que los de BMW lo tienen duplicado.

—Hablando de esos, también han puesto en espera su salida. La escudería hermana va a salir, no por nada el show debe continuar, aunque hablando del rey de Roma.

—Mocoso, debo preguntarte ¿Vas a poder salir nuevamente con la fiera?—preguntó el señor Hans al piloto.

—Eso no debería preguntarse, señor Hans. Como ustedes mismos comentaron, parece que hay mucho en juego para la Escudería. Además que solo nos queda esta salida y ya. La tercera y última vuelta para saber si vamos o no a competir en serio.

—Mocoso, lo mejor será que vayas preparándote. Vamos a estremecer todo con nuestra última vuelta. Volví a revisar el vehículo y la fiera está lista para correr nuevamente.

—El Enzo Especial va a dar mucha pelea, mocoso. Fangio, creo que lo mejor que podemos hacer es correr como nunca y esperar mantenernos en lo que se llama “La Vanguardia” que es estar en los cinco primeros puestos, creo que debes tener una estrategia para esta situación.

Fangio mostró una extraña sonrisa, según la historia del deporte era un hombre muy acostumbrado a las situaciones sumamente tensas en buena parte de su carrera como piloto y después como coach; ni hablar de afrontar buena parte de sus problemas familiares.

Pero el tiempo de la Escudería hermana iba a ser fácil de superar, pero el problema era el piloto, algo que sabía Fangio no era un factor bastante difícil de sortear; una pastilla podría calmarle un poco los asuntos que tenía en su cabeza podría jugar en contra.

Alfa Romeo estaba preparándose para salir, estaba listo para recibir la última vuelta en aquel clásico circuito.

La Balada de la Curva 19

Posted on Actualizado enn

La escudería Seat decidió volver a medirse en la pista. El bólido rojo y amarillo tendría que no solo repetir la jugada que hizo al comienzo de la competición sino que debía tratar de mantenerse en la competencia; la presión sobre el piloto apodado como el Andaluz Errante era bastante alta.

—Campeón, quiero que veas lo que va a hacer el Alonso. En concreto, su arranque.

—Si me permite comentarle algo coach ¿Ve cómo se mueve el tercer alerón de la nave? Eso no sería malas noticias para un vehículo como el nuestro, pero para ellos posiblemente lo va a ser.

A los pocos minutos de su salida, entrando en la segunda curva del circuito el bólido comenzó a temblar, tal como lo había comentado el antiguo piloto militar. Pero volver a ver un desastre que se envolvía en llamas, como le estaba ocurriendo al compacto bólido.

— ¿Qué te sucede campeón? No me digas que…

—Creo que me voy a tener que ausentar un momento; al menos debo agradecer que ya tomamos nuestro turno en la pista.

Lastimosamente el bólido de la Seat no pudo completar la vuelta; aquel suceso le recordó un amargo momento durante una de las operaciones en las que participó.

— ¿Cuánto tiempo ha pasado desde la última vez que tomé estas pastillas?—se preguntó a sí mismo, desesperado. — ¡Cálmate, la prioridad es evitar temblar y conseguir lo más pronto posible las pastillas! ¿Dónde están?

Cada paso que daba en aquel cuarto, lo sentía pequeño, apenas si avanzaba en aquella habitación; luego de batallar, finalmente alcanzó el bolso donde estaban esas cápsulas, las responsables de mitigar esa ansiedad que nuevamente lo azotaba.

—Debo evitar ver la puerta oscura…debo evitar ver esa puerta. —Nuevamente hablando consigo mismo—; me dijeron que hacer deporte era una buena terapia, pero nunca pensé que volvería a ver fuego.

Aquella llamarada le recordó a todos los compañeros caídos por el fuego enemigo, los daños que causaba la artillería anti aérea y los gritos de dolor emitido por sus compañeros por la radio. Y se preguntó ¿Cuántos desgraciados iban a reclamar el fuego para estar satisfecho?

Escuchó aquel piloto a lo lejos, una voz metálica que exclamaba que a pesar del accidente aquel piloto estaba bien, tenía heridas menores en el cuerpo y afortunadamente todo lo referente a su seguridad había sido aprobado.

La Balada de la Curva 18

Posted on

Quince minutos en total, superar o igualar el tiempo de BMW no iba a ser sencillo; Héctor quería entrar a la pista nuevamente, había fuego en sus ojos.

—Escúchame bien campeón, si vas a salir a la pista quiero que hagas lo que te ordene ¿Queda claro? Mi experiencia y tus agallas nos van a servir de mucho en el duelo.

—Entendido.

— ¡Ahora, sal monta al Leopardo!

Alfa Romeo pidió ser los segundos en salir. No habían pasado segundos de haber sido dada la orden de salir cuando el vehículo de la automotriz italiana salió acelerando.

—Buena salida, campeón. Te estas acercando a la primera curva del circuito, quiero que repitas la maniobra que hiciste con el bólido la primera vez que lo montaste.

— ¿Solo para esta curva?

—Eso es correcto.

Aquella maniobra fue tomada con sorpresa entre los espectadores, era una fiel copia de las maniobras militares de los aviones, pero no por ello le quitaba espectacularidad. El bólido seguía su ritmo, estaba realizando un excelente tiempo, existía la posibilidad de igualar el tiempo que hizo BMW.

—Campeón, estoy viendo que vamos bien de tiempo. Así que te hago una pregunta ¿Te es familiar el término llamado Pelea de Perros?

— ¡Claro que sí! ¿Qué tiene en mente, Coach?

— ¡Que destruyas a los de BMW, que conviertas en sushi a su Mantarraya! ¿Queda claro, campeón?

— ¡Como el agua, Coach!

Y así, salió a relucir las habilidades como piloto de Héctor, que era alguien de cuidado y que si bien lo que le faltaba en la refinación en el deporte lo compensaba con la malicia de su viejo oficio; así salió a salir el viejo Héctor, apodado como “El Azor de la Muerte” un piloto caracterizado por la velocidad y ferocidad, cuya especialidad era no ser un peleador amable, las tácticas de “Pelea de Perros” las usaba para someter a sus enemigos.

La bandera a cuadros anunciaba el fin de la participación de Alfa Romeo, igualando a cinco minutos el tiempo de BMW, aunque con una diferencia en quince décimas.

La Balada de la Curva 15

Posted on

La señal fue hecha, el reto era “simple” para Alfa Romeo. Superar el tiempo hecho por Seat y Ford, asegurar un puesto en la carrera era algo que no debía ponerse en tela de juicio. Para Héctor era el momento para “brillar” y soltar al Leopardo en la pista.

—Te hemos entrenado bien, muchacho. Mantén esa aceleración y tendremos un puesto asegurado no solo para la segunda etapa de la Pole, sino dentro de los mejores puesto de la carrera.

—Entendido, Coach Fangio.

Todo estaba marchando excelente, hasta se comenzó a hacer notoria que la aceleración no era la misma y después de una curva cerrada estaba la meta. Fangio no estaba muy contento, nuevamente el vaso plástico en su mano era la víctima de esa creciente intranquilidad que estaba a nada de convertirse en una notoria molestia.

— ¿Me puedes decir a que se debe sea lo que sea que estés haciendo? ¡Rayos Héctor, tienes unos segundos de atraso!

—Los alerones de frenado están ahí para usarlos, señor, si bien me restan velocidad prefiero usarlos a apelar por el freno como tal. Espero que recuerde que después de la curva viene una recta.

Y pocos segundos después de salir de la última curva, la aceleración del vehículo regresó, haciendo rugir el motor; Aunque eso no aliviaba al resto del equipo Alfa Romeo. El muchacho había tenido mejores desempeños durante las simulaciones. Pero una cosa es estar en la pista y otra en un simulador, había variables en la vida real que simplemente no eran compatibles con una computadora.

Fangio sabía muy bien eso, que esas diferencias entre los resultados, no por nada era un veterano que en un momento de su carrera había rechazado practicar con los simuladores y la distorsión que eso causaba en las estadísticas así como dentro de los mismos pilotos.

—Honestamente, nos tenías preocupados. Para ser tu debut, hiciste buen tiempo. Eso sí, estamos al lado de Ford y su engreído piloto, espero que eso le esté causando algo de mal rato en ese sitio.

—Tranquilo coach, no importa en qué lugar quedemos en esta primera etapa. Ya que cualquier puesto que ganemos, pues será una urticaria segura para esa gente.

De todas formas, no tenían que confiarse ya que un tercer lugar en la Pole era algo temporal y que dependía de cómo iba a correr el siguiente piloto, todos debían asegurar estar en el gran premio.

La Balada del a Curva 14

Posted on

El día había llegado, el esperado estreno de la pista de las quinientas millas a la nueva etapa de la fórmula 1. El asunto seguía igual, una escudería sacaría su piloto, lo pondría a dar tres vueltas en el circuito y si tenía un buen tiempo pasaba a la siguiente etapa. La primera Escudería en salir fue la humilde Seat España, con su bólido modelo Málaga con su piloto, Alonso Brandao, apodado como el Andaluz Errante.

—Campeón, esta gente de la Seat están apostando fuerte.  Dependiendo de cómo hagan esta primera vuelta salimos nosotros.

Pintado de un brillante amarillo y rojo, como la bandera de España, aquel bólido compacto recorría las curvas del circuito con soltura, aquella humilde empresa había creado un serio problema para sus rivales.

—Coach Fangio ¿Qué sabemos de ese piloto?

—Cuatro años siendo campeón de motocross en el circuito de su país, abanderado por Seat en competencias de Rally hasta que decidieron aventurarse a esta variante del deporte. No es ningún pelele engreído como el de Ford ¿Tienes algo que comentar?

—Si ve como toma las curvas mientras acelera así como el ángulo como las toma, me recuerda a las maniobras en alta velocidad que hacían los aviadores de la Unión Europea; cosa que le cae de maravillas a ese bólido compacto que se aprovecha de un centro de gravedad posicionado, posiblemente, cerca de la turbina principal.

Y en pocos minutos, el bólido de manufactura española llegó a la meta, con un tiempo de unos increíbles doce minutos con catorce segundos; que sería todo un reto a superar para el valiente piloto que saldría después del Andaluz Errante.

—Lo mejor será esperar quien será el que aceptará el reto, campeón aún es muy temprano para salir, ese bastardo ya sentó la velocidad con la cual se debe salir. Y parece que tenemos el tonto que aceptará el reto, ni más ni menos que la gente de Ford.

— ¿Para cuándo saldré con la bestia? Digo, para algo lo construyeron.

— ¿Qué pasó con tu paciencia como piloto? De hecho, esta situación te debe ser familiar, los momentos antes del despegue, esperando el sonido de la alarma para que vayas corriendo al hangar y listo para volar.

 —Ahora que lo menciona, es cierto. Así que, creo que voy a hacer el ritual que hacía durante este tipo de momentos, ya que parece que nuestra salida será para rato.

La Balada de la Curva 13

Posted on

Durante el breve receso, Fangio y su pupilo se encontraban conversando con algunos reporteros menores quienes admitían abiertamente que eran partidarios de su escudería.

— ¡Fangio! ¿Será que me permites que hable contigo unos minutos?

—Por un viejo amigo como Tulio Alonso, lo que sea. Ciertamente, tenemos tiempo que no nos vemos las caras mi estimado amigo.

—Aunque quiero que tu protegido se una a la conversación.

Tulio Alonso, posiblemente uno de los contados rivales amistoso que tuvo Fangio durante carrera y nunca le molestó ser el segundo en aquellos días; ahora hacía las mismas labores de Fangio, pero para la empresa hermana, Ferrari.

—Considero que no debería haber tanta aversión entre nuestras escuderías, somos casi que hermanos—comentó Tulio—, así como el hecho que debemos mantener el título que unos le han dado a nuestro deporte. Pero también quiero presentarle a Sandra Croquer, posiblemente uno de los pilotos “legado” menos pedante que tendremos.

— ¿A qué se refiere con el término legado?—preguntó Héctor.

—Al hecho que soy hija de un piloto y quiero seguir sus pasos, señor Alférez condecorado—respondió la piloto de la escudería Ferrari—; realmente impresionante el desempeño en esas vueltas de prueba con el vehículo.

—Gracias por lo que me toca y viniendo de usted, más.

—Que la mejor escudería filial de Fiat se alce ganadora, entonces.

Después de aquella breve reunión Fangio y su protegido decidieron regresar a la habitación donde se estaban quedando.

—Nos conocen muy bien, desde que se filtró el video. Es más sabía que tenías una condecoración, pero nunca me dijiste tu rango.

—Creí que no era necesario eso. Y ¿A qué se refiere con eso?

—A que hay que buscar la forma de regresar al factor sorpresa de nuestra parte; aunque dos vueltas no dicen nada, la verdad. Pero, debemos prepararnos para la Pole, es lo mejor que podemos hacer.

— ¿De regreso al simulador?

—Posiblemente, ya que dudo que nos dejen usar la pista para las practicas.