Limpieza de Sangre

De la entrega más reciente a su segunda aventura, el capitán Alatriste se está ganando un espacio en el presente rincón. No es para menos, ya que su autor se le nota por los cuatro costados la influencia de la pluma del gran Dumas; quizás, en su influencia decidió crear a este personaje, pero en vez de mosquetero, lo hizo parte de los famosos (y letales) tercios españoles.

Publicada para el año de 1997, esta aventura comienza fuerte. Con una monja encontrada muerta y el afamado Francisco Quevedo le ordena a su buen amigo, un militar experimentado y que vivió en carne propia el infierno de Flandes, vive alquilando su espada para sobrevivir en la España de Felipe IV; pero los abusos del poder de un párroco en un lejano convento y que de paso, la Inquisición está asomando su fea cabeza al igual que el desalmado espadachín italiano, ese que apareció en “el puente de los asesinos”; cuyas rencillas con el capitán siguen presentes, aunque para mi siguen siendo un poco difusas.

Considero, a riesgo de que la Inquisición me considere un judío escondido, que esta novela la sentí no solo más corta que la antes mencionada, la sentí mucho más dinámica, mucho más ligera a la lectura (no por nada creo que me tardé menos en leerla que la anterior) pero la acción aquí es más constante, al igual que es el suspenso. Pero los hechos históricos aquí son tanto abrumadores, como  (tristemente) esos episodios oscuros relacionados con la Inquisición en la convulsa España  de aquellos días con los que ellos tildaban de herejes así como de otros crímenes.

Lo interesante es que en diez episodios se relata todo los sucesos, de hecho hay espadazos, groserías así como un rescate por todo lo alto que, como cosa rara, podría ser una misión muy riesgosa y que pone en riesgo no solo los recién llegado favores de la corte que ese famoso personaje llamado Quevedo había vuelto a obtener.

 

Miguel Strogoff

No sabía, honestamente, que don Verne había cultivado la novela histórica, estilo del cual aprendió del mejor ya que según se cuenta él y don Dumas eran grandes amigos. Pero bueno, dejando de lado esas anécdotas que no van a ningún lado, recuerdo que una persona que habló de esta novela y me dio a entender que, los malos del asunto eran los bolcheviques, pero en su lectura descubrí que no lo eran. Pero bueno ¿A quién puedo meter en el saco de alterar toda la nación rusa?

Pero el caso es que cierta región del mencionado país ha quedado aislada y queda de parte de uno de los integrantes del correo del Zar, un aguerrido personaje llamado Miguel Strogoff, en recorrer buena parte de Siberia para evitar que el traidor (un militar destituido) quien se ha aliado con los tártaros para hacer lo que hacen todos los villanos en este tipo de obra, cambiar el régimen gubernamental; nuestro héroe tendrá que asumir no solo un gran reto que llegará al punto de volverse personal, pero si bien no estará solo, ya que una chica quien busca a su padre (un desterrado) y dos reporteros extranjeros  (como cosa rara, uno es un francés y otro es un inglés) quienes también tiene su cuota de importancia para conocer aquel conflicto y como, en el caso de la chica, también es afectada de forma personal.

See Your Space Cowboy

Finalizando con: Mi vida en el Medio

No soy muy amigo de la literatura venezolana, quizá sea por la extraña primera impresión que me causó, habían obras que leí con locura y revisité en varias ocasiones (el caso de piedra de mar), otras si bien tenían sus momentos me parecieron material de telenovelas (Canaima y la Trepadora) cosa que efectivamente pasa, muchas obras de la literatura criolla se convierten en telenovelas o estarían pensadas para derivarse de esa forma.
No niego que salgan buenas obras, así como no niego que existan buenos autores, solo que no me convencen mucho algunas de las propuestas más famosas de la literatura venezolana, más si nos obligan a leer obras cuyas temáticas han sido usadas hasta aburrir en los bodrios de telenovelas. Tal es el caso de este libro, las memorias del abogado, comunicador social y locutor Eduardo Rodríguez.

El libro que trataré de reseñar (y si llega a leer esto el autor que me disculpe) llegó a mis manos por la insistencia de mi abuela; yo pensé que ella lo quería gracias a la insistencia con que lo pidió, aunque a la final a la final llegó a mis manos.

El libro narra, una buena parte, en el formato de las memorias la vida y obra de su autor, su largo camino recorrido en la caja tonta criolla, siendo uno de los contados personajes que no ha caído en el acartonamiento actual. No sé si sea el primer libro del autor, pero de un punto a otro me sentí obligado a culminarlo, los párrafos los sentí muy pesados y que, al menos a mi, ya no había tanto interés como en las páginas anteriores.

Pero con todas estas, es un excelente libro, uno que demuestra a donde se puede llegar una personas si se lo propone y de que, quizás, aún existan comunicadores sociales serios en la mentada patria de Bolívar.

See Your Space Cowboy

Conan de Hiboria 2

El segundo tomo que recopila no solo las aventuras del más famoso guerrero/bárbaro , sino que también recopila una buena parte de lo que escribió su autor original, lo leí con una diferencia de tiempo bien extensa desde aquella vez en que leí el primer tomo en cuestión.
En este tomo nos encontramos historias donde el aguerrido y sangriento personaje regresa al oficio de pirata, es mandado a asesinar un monje de un corrupto reino, recorre el desierto para encontrase con una demente ciudad y sus habitantes, es líder de bandoleros y otros criminales. Quizás me esté equivocando, pero en general, si bien es una lectura fácil y entretenida, los relatos los sentí que no tenían ese aire de interconexión que tenían los otros relatos en el primer tomo.
Quizás, así fueron escritos por su taciturno creador original, un autor cuya creación fue más grande y de más renombre que él.