Finalizando con: Red Mass for Mars

En el pasado ya había hablado de como veo a la casa editorial Imagen y si bien es cierto que ya casi esos personajes hipermusculados que solo saben hacer desangrar a sus enemigos ya no están entre sus filas (bueno, cierto engendro infernal sí) poco a poco se ha ido quitando esa imagen; pero quería confirmar eso, así que decidí comenzar a leer alguna que otra cosa del mencionado sello editorial, al que cada día le crecen no solo los admiradores sino también autores.

Y creo que una ópera espacial que narra los esfuerzos, en apenas cinco entregas, de la humanidad para salvarse de una catástrofe así como de otro encuentro (sangriento) con una raza parasitaria de extraterrestres que, dando a entender, estos últimos vienen a cerrar su ciclo de destrucción con los terrestres. En lo personal no me pareció un mal concepto, pero puede ser que la misma extensión de la obra fue la que le jugó en contra; creo que faltó por desarrollar mejor los personajes involucrados, a pesar de que es una épica que se nota que tiene mucha influencia de los comics de la competencia, no conseguí algún personaje con el cual conectarme y estamos hablando del guionista que fue laureado por su etapa con, ni más ni menos, los cuatro fantásticos.

Pero quizás su mayor punto fuerte se encuentra en la narración de la misma, es una obra que desde ese punto de vista, la narración es acertada así como (nuevamente, consideración personal) el arte si bien se siente un poco extraño al comienzo, cumple su cometido en ayudar a la narración. Es una ópera espacial muy diferente, quizás el autor quería hacer llegar un mensaje, posiblemente, pero a lo mejor algo más le pudo jugar en contra a los planes. O posiblemente esto no es más que una secuela a alguna de las obras que hizo el autor para el mencionado sello editorial.

Finalizando con: Ignition City

 Debo hablar con franqueza sobre esta obra, es la primera que leo de Warren Ellis, uno de los artistas británicos que llegaron a la industria estadounidense del cómics que dejaron su huella en la misma. Aunque no es la primera obra que leo del sello editorial llamado Avatar Press, creo que esta mini serie de cinco episodios es un cóctel explosivo compuesto de muchos elementos que, a simple vista, son del agrado del mencionado autor así como el del resto de las personas que estuvieron involucradas en su realización; en lo personal, creo que Don Warren se va a volver alguien recurrente en este pequeño rincón.

Exactamente ¿De qué trata? Pues sobre una muchacha que va a la ciudad que le da título a la obra para indagar la muerte de su padre, pero en esa ciudad hay personajes que son un homenaje a los viejos aventureros espaciales de días pasados, hay tiroteos que recuerdan al western así como es una historia que recurre al planteamiento de un mundo alternativo, donde razas extraterrestres se involucran en la segunda guerra mundial y no precisamente en el bando de los aliados, aunque esto último es brevemente mostrado, pero lo más interesante es el hecho que es una delicia ese mundo alternativo que el autor y el resto del equipo se crearon para esta obra; un mundo que mezcla elementos de muchos géneros con la ópera espacial, el western, las historias policiales  y los mundos alternativos.

En lo personal, creo que si bien ese mundo da para mucho más que una mini serie, creo que alejar un poco el foco de ese agujero (palabras de los residentes no mías) que le da título a la obra aquí mencionada ya que puede dar para más y plantea una pregunta interesante ¿Cómo llegaron esos pilotos a ese lugar? Digo, ya que tiene las características de que se vendió como una especie de recinto donde esos héroes espaciales vivirían bien, una especie de salón de los héroes.

See Your Space Cowboy

Finalizando con: Robin Year One

Parece, que en su momento, el subtítulo de año uno hizo un buen trabajo en el viejo universo de la distinguida competencia. Mucho se ha escrito sobre todo lo bueno que le hizo esta renovación al caballero oscuro y sus mitos, así que parecía necesario que otra parte de esos mitos tuvieran su modernización.

Al menos, así veo que fue lo que originó este título. Si hay un personaje de la familia del caballero de la noche que ha pasado por cualquier cantidad de problemas ha sido Robin, ese muchacho huérfano como Bruce y que su historia muestra muchos puntos en común, así que las reseñas intermedias mantienen las ropas de gala para recibir un resumen muy bien contado de las primeras andanzas de Robin en una situación que es contada por ni más ni menos que la figura paterna de los personajes, Alfred.

El caballero de la noche y su socio se enfrentan a algo más que villanos de talla como Dos Caras z Doctor Frío, matones que llevan una academia de asesinos sino que a todos los problemas de tener una doble vida.

Si quieren evitar lo escrito durante la era de oro y plata sobre este dúo pero al mismo tiempo conocer como comenzó esa relación, creo que no hay mejor punto que este.

Finalizando con: That Yellow Bastard

Un policía correcto y apegado a la ley no dura mucho en las obras de temática negra, posiblemente uno de los recursos (o tropos) más recurrentes en el mencionado género y una de las mejores obras de Frank Miller no iba a dejar ese de lado. Así puede describirse este relato, un policía que defiende a un inocente de los abusos del hijo de un juez (el que le da título a la historia) y que no importa el tiempo que pasó nuestro noble héroe en la cárcel y acusado de cosas que no hizo, van a querer ajustar esas cuentas.

Pero como estamos en este mundo retorcido, las cosas no salen como nuestro héroe quería,  su retiro del departamento se convirtió en una pesadilla y lo peor del asunto, la pequeña Nancy creció y se sumergió en la decadencia, convirtiéndose en la bailarina con temática western del bar donde todas las historias de esta saga convergen; ese bastardo de piel amarillenta quiere saldar las cuentas ya que no le fue suficiente a él, como a su padre, que el protagonista estuviese ocho años encerrado.  En lo personal, considero que es una de esas historias de esta saga que tiene más acción, que se apegó demasiado al recurso así como buscando recrear esa extraña relación entre el policía y la bailarina exótica a modo, un giro de argumento de la película llamada León el Profesional. Me atrevo a decir que es la versión de Frank sobre la misma idea solo que con un pequeño cambio aquí y allá.

A pesar de todo ¿Es deficiente con comparación al resto? No, de hecho es bastante buena y toca temas mucho más sensibles que el resto, el dibujo se encuentra bastante bien y con esos breves detalles a color que funcionan bastante bien, pero considero que (al menos como punto negativo) que quiso tomarse muy en serio, que quiso ser demasiado seria en comparación con las hermanas y tratar de dar un mensaje, cosa que le sentó fatal.

Finalizando con: Green Lantern sector 2814 Vol.1

Si hay un usuario de súper mallas en la Distinguida Competencia el cual tiene una mitología tan rica como la del hombre de acero, el caballero de la noche o la misma amazona es este, hablo del policial espacial llamado Linterna Verde, quien fuese uno de los pioneros en la tendencia de hacer comics muchos más maduros en argumentos (gracias a los guiones de no otro que Denis O Neal) quien hiciera su debut para el año de 1959.

Hal Jordan, sucesor de otro integrante del ya mencionado equipo, se le asigna el sector 2814 así como la singular dupla de Lein Wein en los guiones (el padre de cierto engendro del pantano) y el británico Dave Gibbons en los guiones (quien posteriormente se convertiría en leyenda al trabajar con cierto barbudo compatriota suyo), quienes llevaron al personaje por un viaje como ninguno. Luego de su exilio, cosa que no explica pero sirve como un excelente punto de inicio, que nos llevará ser testigos de la forma tan arbitraria en que los superiores de los G.L tratan a los subordinados, las relaciones interpersonales entre nuestro intrépido héroe y los secundarios así como la tóxica  relación entre un congresista y el último deseo que le dejó su padre.

Si hay otra parte a destacar sería ese pequeño arco argumental con el villano llamado La Jabalina, con un fuerte acento alemán, que estaba interesado por cierto ingenio desarrollado por la empresa donde trabaja nuestro héroe, así como vimos cómo es de turbia la relación entre nuestro héroe y su prometida (quien tengo entendido, eventualmente se convierte en una villana/antagonista), reuniones breves con otras luminarias del universo DC (tales como su viejo amigo el arquero esmeralda, el hombre de acero y el velocista escarlata) acción y drama bien combinados para una saga que estaba dando comienzo. Lo interesante del asunto, es que si bien es el primer tomo de una parte de la colección del personaje durante la era de bronce, que se siente fresca al sol de hoy así como te cambia mucho la visión que (al menos personalmente) tenía del personaje.

Finalizando con: Swamp Thing Saga Vol.1

Lo que comenzó como una serie de comic para impulsar y promocionar la primera película del personaje (dirigida por Wes Craven) se convirtió con el paso del tiempo en el caballo de Troya que dejó caer a quien es uno de los autores más influyentes del comic moderno, Alan Moore. Si, nuevamente la saga en donde se ve esa entrega llamada “lecciones de anatomía” vuelve por estos rumbos, esta vez en el formato original y al menos siendo el primero de seis libros que debo leer sobre el personaje.

El autor replantea nuevamente las cosas, algo que sabe hacer muy bien, así que sacude aquella serie tratando de darle no solo cierre al contexto en el cual comenzó la serie, sino también plantear (sin distanciarse mucho de los mitos originales) una nueva etapa con el personaje. Así comienza todo, así esas pinceladas de horror durante la autopsia y lo que pasó después con el Rey Mono (contando como invitado especial cierto demonio que habla en verso y creado por el Rey del Comic) se sienten como episodios unidos y no como eventos aislados, con un personaje que sabe muy bien que el otoño será acompañado con el miedo, dando comienzo a una etapa muy querida de un personaje que comenzó como historia de soporte en una antología de terror de DC.

¿Qué puedo decir? De hecho, muy poco ya que es una de esos comienzos de una etapa legendaria que dejó una huella en todos los lectores por la calidad de su trabajo narrativo y con el dibujo, sino también es un tremendo aporte en la historia de los comics de terror, esos que llevaron a la creación de cierta censura que atacó el miedo en la etapa final de la era de oro. El tema de la censura en el medio si es algo bastante aterrador, si me permiten el comentario adicional. Pero también fue el comienzo de lo que se convirtió en el tiempo la llegada del sello editorial Vértigo a la palestra; no es una obra que se lee fácilmente, su ritmo se encuentra muy influenciado por los relatos de terror más clásico, ya que no hay nada más terrorífico que un ser tratando de buscar su humanidad en medio de un problema muy evidente, no es humano del todo en cuanto a su aspecto mientras es expuesto ante otros como una rareza.

Finalizando con: Green Arrow Long Bow Hunters 3

Tercera y última entrega de la mini serie y vemos, finalmente, como todo se va enlazando hasta ese extraño clímax y confrontación final. Es raro, en el sentido de que la Distinguida Competencia siempre se ha caracterizado por excelentes clímax en sus series, conflictos que explotan por todo lo alto; aquí vemos algo menos digno de Hollywood y su cine de acción, sino algo más digno del cine independiente con un confrontación a menor escala entre Oliver y su rival, su relación con el criminal de turno así como los nexos del ya mencionado con el padre de la rival de nuestro arquero esmeralda. Que, curiosamente, es un cóctel de un japonés que vivió en carne propia lo referente a los campos de concentración durante la segunda guerra mundial así como formaba parte de la  mafia del mencionado país y que, por extraño que parezca, tenía planes de hacer de las suyas en el gigante del norte.

Posiblemente, el cambio más notorio es que Oliver considera que debía cruzar una línea, matar a un criminal para evitar que entre en ese círculo vicioso de meterlo a la cárcel y que regrese peor de aquella estadía, así como con más motivos para atacar al héroe de forma personal. Elemento que siempre ha sido una constante en el género, pero que al sol de hoy se ve fresco a pesar de que ese giro en el argumento si bien no es la primera vez que se ve, en especial en la distinguida competencia, pues aquí se siente (a mi parecer) como algo más natural, como un paso que daría el personaje sin problema alguno.

La reunión con su esposa, luego de los hechos acontecidos en el tomo anterior, sirve muy bien como final de la mini serie; pero parece dar a entender que nuestro héroe quiere volver a las andanzas a pesar de los años que tiene encima, al menos en esta pequeña continuidad. Creo que es una de esas etapas en el comic de súper héroes que no ha tenido el reconocimiento que se merece.