Escribiendo un poco sobre el asunto de tener descendencia.

Hago un pequeño paréntesis en los temas más recurrentes en esta sección del blog, la Venezuela que tenemos y la que queremos, para escribir un poco de un tema que me tiene pensando un buen rato, además que siempre es bueno cambiar un poco las cosas. Así mismo, debo comentar que no sé si el presente mar de letras vaya a cumplir con el requerimiento de los nuevos artículos que estoy escribiendo que es llegar a algo más de mil palabras y que, ciertamente, poco tengo que decir sobre la adaptación occidental de la obra del muchacho loco que se consiguió la herramienta de trabajo de un “dios de la muerte” de los mitos japoneses.

Al menos dentro de los confines de la cuna de libertadores, no estamos en la mejor temporada para tener hijos y tampoco es que hay mucho con que asumir semejante tarea. Ya saben, pañales, comida, talcos, escuelas y esto debería ser un indicador para que los embarazos adolescentes no estuviesen por las nubes; pero la realidad es otra. En el peor de los casos, hasta lo políticamente correcto ha llegado a la forma en cómo se instruyen a los niños en las escuelas llegando hasta ser parte de lo habitual en las casas.

Y ¿Con que me refiero a lo políticamente correcto a nivel educativo? Pues el hecho que simplemente no se le puede levantar la voz a un infante ya que puede traumarlo, ni mucho menos darle a conocer no solo a sus padres sino también al resto de sus compañeros que tiene un buen o mal desempeño académico ya que también es otra fuente de traumas mentales. Ya saben, todo este asunto de ser un copito de nieve que debe ser resguardado al punto que debe perder su individualidad.

Si no es eso, pues tenemos padres que esperan que sus hijos sean educados por los medios electrónicos y no es de extrañar que salgan unos verdaderos desastres como personas que solo necesitan gritar y pedir para que tengan en sus manos lo que están pidiendo, generalmente una tableta o una de esas consolas de videojuegos portátiles. Con todo este escenario, creo que es normal el hecho que algunos no quieran tener hijos; yo soy uno de esos, que mientras aún se encuentre dentro de la tierra de gracia el asunto de tener hijos no le anima en lo absoluto.

Después de la desagradable experiencia de ver como los hijos de dos primas se comportan en el día a día, uno llegando al punto de no solo decir groserías sino también recurriendo a la violencia en contra de su padre, pues en mis días eso era  algo que se solucionaba con unos buenos golpes; no importaba si estaba en una fiesta, sitio público o que mostrarle al infante que su comportamiento no es el mejor “le va a causar un trauma” después del merecido regaño que se ha ganado.

Esas son conductas que no se deben dejar pasar, ya que ¿Qué clase de personas estamos dejando en este loco mundo? Ya que el problema de fondo es ese, las personas que dejamos. Si esto sigue así, va a ser mucho más complicado esto de darle la estocada fatal a lo políticamente correcto.  A esa necedad de que todo debe ser una zona de seguridad para que estos copitos de nieve puedan vivir tranquilos; no, el mundo no debería ser un lugar lleno de arco iris y unicornios políticamente correctos, no debería serlo y (si la razón está de mi lado) nunca lo será.

Es por esa razón que vemos a los niños rotando de un deporte a otro, de una actividad a otra ya que los padres no quieren lidiar con el problema y que eso sea asunto de alguien más. Y en ocasiones también eso se ve con las estadísticas (que quieren ocultar) de temas tan delicados como el abuso escolar, el abandono escolar y el ya mencionado embarazo adolescente que son asuntos serios.

No digo que cada nuevo niño que llega a esta tierra de gracia vaya a ser un copito de nieve o en su defecto un abusador, pero el caso es que esas probabilidades son demasiado altas y creo que no cuenten conmigo, hasta nuevo aviso, ya que después de la experiencia que ha sido lidiar con los dos hijos de una prima; quienes por todo están llorando, exigiendo y pidiendo pues en lo personal, no me metan en ese juego de apuestas.

Yo no sé si esta situación puede tener remedio, que lo tiene, pero lo cierto es que a unos no les va a gustar. Aunque quiero dejar en claro que si bien estoy en desacuerdo con los castigos físicos, creo que los niños de ahora deberían comprender que con berrinches no van a conseguir lo que quieren incluso dentro de casa y que el mundo real está muy dispuesto a aplastar sus sentimientos en repetidas ocasiones.

Por mucho que tengamos el sueño de ser médico (menciono la primera profesión que pasa por mi cabeza) si no tenemos un buen promedio académico en bachillerato, no tenemos conocimientos de biología y por sobre todo las ganas de estudiar esa carrera sacrificando  muchas de las cosas que antes te gustaba hacer. No basta con solo desearlo, hay que también un poco de su parte y eso implica dedicación y esfuerzo; así que esperar que por un mandato divino o que a alguien se le ocurra que debes estudiar medicina, sino te formas y si no tienes la vocación es mejor que te dediques a otra cosa.

No todos podemos ser médicos, ya que la vocación y el talento se encuentran en otros aspectos. Tampoco esto de crear zonas seguras para unos, no es otra cosa que una forma refinada de discriminar por una razón de dudoso soporte. Te va a tocar defenderte, te guste o no, te va a tocar un día recurrir a la violencia, ya que esa persona no tiene otra forma de entender que quieres estar tranquilo.

Anuncios

Hablemos del fenómeno de las novelas ligeras y la decadencia.

Estamos en un momento extraño, ya que si bien es evidente que la decadencia de la industria de la animación del país del sushi no anda en su mejor momento, con el mero hecho que el monito peleador tuvo que salir de su letargo para ver si puede darle algo de vida e ingresos. A todo esto, debemos sumar el hecho que el formato de las novelas ligeras se está convirtiendo, peligrosamente, en la nueva fuente de historias para la industria.

Quizás cierto hermano digital tenga un argumento sobre el tema, ciertamente no toda la producción de series animadas japonesas se está enfocando en adaptar cuanta novela ligera exista, pero es una tendencia que si bien no es nueva, desde la llegada del espadachín negro se ha convertido en la gallina de los huevos de oro. No es para menos, tanto en el mercado local (el Japón), como el foráneo, consumen cada vez más estas adaptaciones.

Cuando se dice que el anime moderno no es más que un vehículo para historias de auto inserción, llenas de escenas de erotismo sin sentido pues basta con ver los fenómenos del momento y ahí está la prueba más contundente del asunto. Y para muestra un botón, ni más ni menos que el nuevo ídolo de barrio en las comedias, EROMANGA SENSEI. Si, al parecer es una de esas obras que ha despertado las opiniones (encontradas) entre los seguidores.

Comienzo con la pregunta ¿Quién soy para opinar? Ya que tengo un buen tiempo sin ir a las convenciones o ver alguna serie de reciente producción, pero eso no es un impedimento para emitir mis opiniones al tema. No nos hagamos los desentendidos, mientras más altere las hormonas y cumpla con lo que promete, todos contentos; este contexto sería interesante para hacer una reflexión sobre la situación. Pero lejos de hacer algo, le hace énfasis, pavonean que es algo bueno. El propio crimen con muchas víctimas.

La fotocopiadora de tramas, esa incomoda verdad que unos quieren negar, cada vez es más descarada y la industria se ha visto invadida por sus propios consumidores, cada día se hace más complicado para un ajeno a la movida integrarse, ya que desconoce el lenguaje, que por años, se ha estado manejando hasta la más amarga de las consecuencias, esa en la que se regodea el mencionado nuevo ídolo de barro.

Obras de calidad dudosa en la animación japonesa siempre han existido, pero siempre fueron elementos que pasaban al anonimato y si tenían algún renombre era por ese nivel de infamia que tenían. Pero desde hace un rato al presente, mientras más deficiente sea la obra, pues mejor. Hace ya tiempo que la animación nipona dejó de lado si quiera abordar temas sensibles, como el caso de los muchachos que no ingresan a la universidad por dar un ejemplo, o buscar algo nuevo que contar. Dieron con oro cuando llegaron a la generación que creyó que la serie de los noventa no era sobre robots gigantes, sino más bien una acartonada obra que sirve para disfrazar todo esto en bohemia.

La industria japonesa de animación no anda en su mejor momento, por mucho que unos digan lo contrario, ya que se hace cada vez más notorio que si la serie animada tenga muchas escenas de erotismo sin sentido y violencia desmedida sin contexto, son los dos estandartes de calidad ya que si tiene mucho de eso, es lo mejor que ha salido de esa nación; de hecho, la venta de mercancía derivada es una pequeña parte de ese respirador artificial que mantiene con vida a la ya mencionada industria y que los patrones de consumos tanto de los famosos frikis son los mismos, sin importar si lo hacen de forma legal o ilegal.

No importan como les llegue el mensaje, igualmente les llega y es así de simple. Lo peor del caso es que la industria entró en un círculo vicioso, uno que le está costando todo el renombre que una vez tuvo, ya que necesita del dinero que sus nuevos consumidores le ofrece, al costo de que debe obedecer ciegamente cada mandato en referencia a lo que quiere ver.

Todo el contexto en el que se mueve el nuevo ídolo de barro podría servir para hacer una opinión bien fuerte sobre la misma, buscando que el espectador reflexione sobre lo que sucede. Pero no es así, una sincera lástima, ya que podría servir para llevar un mensaje totalmente diferente a lo que siempre están presentes en las series de la actualidad. Todo esto me recuerda a una obra que reseñé con anterioridad, Doctor 13 Arquitectura y Mortalidad, en la cual el autor no solo usa personajes casi desconocidos de la  casa editorial DC Comics, sino que los usa para criticar el manejo que tiene la casa editorial con muchos de sus personajes así como, de vez en cuando, las líneas editoriales que limita la labor creativa de los autores.

Lo más desconcertante de la situación, es que el formato de la novela ligera comenzó siendo un medio para dar a conocer autores nuevos en Japón, si bien tocaban temas diferentes poco a poco se fue acoplando a las tendencias del anime y sus consumidores. Tristemente, ese proceso fue lento, creando le fenómeno  actual, si bien es cierto que no se ha convertido en la fuente más recurrente de argumentos para las nuevas series; no importa el contexto en que se muevan estas obras, el mal ya fue hecho.

Pero a todas estas ¿En algún momento esta situación podrá cambiar? Realmente quiero pensar que si, que el predicamento va a dar un cambio a positivo y que en algún día los consumidores van a estar tan cansados por los refritos que van a considerar un cambio en todo. Es algo simplemente imposible, se hace evidente que ese dinero que consiguieron en el mercado local y lo poco que creen que pueden sacarle a los mercados no solo de los vecinos, sino de lugares donde los seguidores que consumen legalmente el anime, ya que el mercado ilegal dudo mucho que lo consideren para algo más que las risas.

Un nada breve comentario intermedio

Tenía tiempo sin escribir un comentario intermedio, de hecho pensé que lo mejor sería dejarlos de lado, pero creo que lo mejor que puedo hacer es escribir y mantener la nueva tendencia de que los mares de letras deben llegar a las mil palabras. Tendencia que estoy comenzando y que parece un ejercicio bastante complicado.

Dejando eso de lado, ya que para eso está mi sección de crónicas blogueras, todo el asunto de la mesa mentada constituyente en la cuna de libertadores es un asunto denso, que dejó de ser una amenaza escondida ya que ahora es una que está de frente. Podemos argumentar que la única libertad que existe es esa la que no tiene un apellido, pero es un tema que pone en angustia a todos.

Si hay un tema en el cual siempre ha usado el Gobierno para sentirse como innovador y que busca una sociedad mejor, es el asunto de la educación. Ciertamente es uno delicado y lejos de formar personas que busquen gobernarse a sí misma, lo que quieren es tener borregos a quienes manipular a su antojo; de hecho si las mencionadas misiones fuesen algo tan bueno ¿Qué pasó con el pago de las becas de esas misiones? Y seamos honestos, esos que egresan de tales no terminan trabajando en algún sitio en manos del gobierno, de hecho siempre buscan a gente con formación académica de esas casas de estudios que, como cosa rara, siempre han estado pisando.

Se hace evidente cuales son los planes de esta gente, el desesperado intento de concretar más su control sobre la sociedad. Pueden decirme que ando actuando como profeta del caos, pero cuando sus hijos sean convertidos en los soldados de un régimen socialista, no se quejen ya que lo advertí y muchos más lo hicieron; eso es una ofensa muy grave, ya que la educación de tu descendencia es una responsabilidad que debes asumir ya que nadie más puede hacerlo.

Pero para unos estos no es un verdadero socialismo, cuando han seguido el plan creado por Marx al pie de la letra y cuando esas medidas causan el efecto esperado, una debacle económica, vienen a buscar como enmendar un sistema que sólo trae problemas; todos apoyan al caballo socialista ganador, pero cuando pierde el impulso, salen a decir que eso no era verdadero socialismo.

Buena parte de lo que plantea el gobierno, es decir concretar el salto hacia atrás, no va a dar los resultados que ellos quieren. Comenzando que lejos de romper el sistema de clases sociales, pues lo profundiza ya que sólo habría dos, los pobres y esos que están en la nomenclatura que gobierna que viven por todo lo alto. Y no dejó de preguntarme ¿Quieren que sus hijos sean quienes los delaten ante el gran hermano?

Yo recuerdo que uno de esos barbudos que tanto admiran el Gobierno comentaba que eso de pensar como un individuo es algo inaceptable, que es mejor pensar como colmena. Pensar como colmena y adorar el gobierno de turno es lo que nos ha llevado a un desastre, así que prefiero mantener mi mente como una entidad individual ya que, no soy un insecto estilo abejas. Eso es evidente, ya que no tenemos mecanismos biológicos que permitan concretar todo el asunto de ser una mente colmena, ya que abandonar esto de la auto supervivencia y preservación son elementos que no van a quitarse.

Mutilar la libertad individual es mutilar cada aspecto de nuestra acción humana, no estoy hablando de que al quitar del medio la libertad económica, por decir una, todo lo demás va a seguir igual. Creo que la respuesta es negativa y se hace evidente al sol de hoy allá donde estas nefastas ideas fueron aplicadas. Así que todo lo referente a la batalla en contra de una burguesía, realmente se convirtió en el cambio de unos por otros, sólo quiero exponer el problema.

 

See Your Space Cowboy

Dada la situación ¿Vale la pena soñar un poco con algo mejor?

La situación de la cuna de libertadores no es alentadora, de hecho es bastante grave y afecta a los que aún estamos allí, como los que se han ido pero tienen a familiares y amigos en ese punto de la geografía. Pero el asunto es que ¿Vale la pena soñar con el país que queremos? Digo, existe la probabilidad muy amplia en la cual esos sueños se vayan a mejor vida.

Pero también existe la posibilidad de que esos sueños vayan a llevarse a cabo, las pesadillas no son para siempre y el final de la misma está cerca así como el innegable hecho que necesitamos el sueño de muchos para hacer un avance hacia adelante, es tiempo de recuperar todo lo que hemos perdido en estos años de la mentada revolución. Pueden decir lo que quieran sobre el legado del comediante sideral, pero lo cierto es que tampoco va a ser un asunto sencillo salir del atolladero.

Necesitamos de los  sueños de esa gente que quiere ejercer por su cuenta su carrera sin importar donde se graduó, necesitamos de los sueños de esas personas que desean tener sus propias empresas, así sean cosas pequeñas. Eso sí, hay que estar preparados que no va a ser un inicio sencillo, de hecho va a ser una de las primeras pruebas de fuego que tendremos que sortear cuando todo esto pase. Va a ser un momento también que tendremos que verlo como una segunda oportunidad que no debemos desaprovechar por cantos de sirena y legados que nos llevaron a un predicamento.

También será tiempo de comprender que esa segunda oportunidad debemos aprovecharla y no dejarla escapar; nos guste o no, debemos enmendar la mayor cantidad de daños posibles, al menos los materiales, ya que el resto no  existe la magia para volver a la vida todos los que cayeron directa o indirectamente.

 

See Your Space Cowboy

Sobre las actualizaciones domingueras y dos mil bolívares.

Cuando estas líneas vean luz, estaré preparando mi mente para una reunión con mis compañeros de la universidad a quienes tengo un buen tiempo sin ver. Así mismo, por otro lado estaré preparando ideas a las cuales convertiré en (intentos de) artículo para esta cosa. Conjuntamente, pues la segunda línea editorial de este rincón estará dando comienzo dentro de poco, cuando termine de salir de algunos artículos que me quedan pendientes.

¿Seguiré publicando mis historias aquí? Pues, creo que es lo mejor ya que a falta de artículos con los pueda comenzar las actualizaciones, son un material que espero me sirva de algo o que le despierte el interés en algún visitante; aunque al parecer, las cosas han cambiado en estos días. Necesitas ser un usuario famoso de la red social del YouTube para poder tener acceso a las casas editoriales, las cuales te van a contactar en vista del número de suscriptores y reproducciones que tengan tus vídeos.

Así mismo, en una de las cuentas bancarias que tengo, tiene la cifra de dos mil bolívares (dos millones de los antiguos) cifra que no me alcanza para nada; aparte de eso que el nuevo “empleo” que tengo, pues no hay quince ni mucho menos último. Todo depende de vender  bienes inmueble en una economía como la venezolana; todo un desatino a mi parecer, pero tengo la fe que en algún momento (y después de haber concretado unas ventas) me llamen de algún sitio.

En estos días, leer y escribir se han convertido en una de esas actividades que me alivian la mente, ya que con estos paros de transporte así como las fallas en el servicio de electricidad, agua y más recientemente el internet  me han puesto de malas, incluso he llegado al punto de que en esas extrañas horas dentro del nuevo empleo siento que me iría mejor si estuviese en mi refugio escribiendo; aunque tarde me di cuenta que las hojas perforadas que uso para escribir se me están acabando al igual que los blocks rallados están menguando en números.

¿Qué más puedo comentar?  Ah sí, he estado pensando en volver a escribir dentro del género costumbrista, incluso pensé en lo siguiente. Juntar a todos los personajes que creé en ese género en una sola historia la cual se ambientaría en un  edificio; voy a ver si un día me animo en escribir tal idea ya que  no puede ser en comparación que otras cosas que he escrito.

See Your Space Cowboy

Recopilación de temas número uno

Bueno, al parecer el desastre sigue así como todos los gastos necesarios para ver si de algún lado salen más convencidos del socialismo del siglo XXI o del marxismo cultural reinante; se habla que la ciudad jardín va a ser sede este año del circo que acostumbra hacer el rockero revolucionario y posiblemente tanto adeptos al gobierno así como los no tanto van a matarse para asistir. Es el mismo cuento que se repite desde que el personaje que organiza esos circos se declaró defensor de la dictadura del proletariado (más de una cosa que de otra).

Como cosa rara, pues traerá bandas internacionales, lo que realmente motiva a los asistentes a escuchar esos monólogos ridículos de juventud rebelde que le besa la bota  a su nuevo amo y tratando de negar que en días pasados participó en otros desastres como el Miss Venezuela o Sábado Sensacional.

Hay que ser honestos, El Rock ahora no es de todos, esa banda que bromee sobre el pasado del defensor revolucionario es convertida en un paria y su participación en las radios, televisoras o cualquier otro medio “del pueblo” es nula; ciertamente, todo un ejemplo de participación e inclusión que debe emularse en todo el mundo. Pero yo me pregunto ¿Qué pasó con el argumento de apoyar el rock nacional por sobre todas las cosas?  Y si a eso vamos ¿No van a apoyar a otros géneros musicales que se hace aquí o también hay que pedir carnet de militancia para eso? ¡Yo pensé que esto era Venezuela, la mejor democracia del mundo!

No importa si sea el rockero del pueblo, el esquiador venezolano o quien sea, ya que el desastre y el nepotismo se han convertido en el sello de calidad del todos los gobiernos de la cuna de libertadores, que los revolucionarios del siglo XXI (que parecen más a los bolcheviques burocratizados) ya que es algo tan evidente que simplemente pasó a ser tradición nacional.

Siguiendo con las tradiciones, no importa cuánto dinero se haya mandado a imprimir para los carnavales seguros en Venezuela, dos días libres en una economía que es impresionante ver como se mantiene de pie no es un merecido descanso. La inseguridad y una moneda que no sirve de nada se han convertido en los eternos compañeros de los venezolanos; excepto para los que están bien posicionados en el partido de gobierno (sin importar su posición en esa pirámide) ya que tienen guardaespaldas, pueden usar pasaportes diplomáticos para irse a alguien sitio cercano por estos dos días (pero un lugar donde no le puedan poner los ganchos, cosa que se está acabando)

See Your Space Cowboy

El 2017 ¿Si será el año friki?

Unos habían escrito que el 2016 iba a ser  el gran año, que iba a ser una nueva era de oro del movimiento y todo el asunto; pero no lo fue (al menos para mi visión), ya que ciertos regresos no se dieron o si se dieron, no tuvieron el impacto necesario. Estamos hablando de que si bien la triple C llegó al trono casi sin problema alguno, pero en el interior del país el asunto es otro ya que en la ciudad jardín la joya de la corona gobierna sola en la zona.

Pero lo estos 365 días que comienzan ¿Prometen algo? Ya los dos portales informativos más famosos de la nación ya no están tan solos, ya que llegó no hace mucho un tercero, además debemos agregar que si bien a esta  altura del asunto no se ha publicado el cronograma oficial de eventos ¿Vamos a tener el mismo número de fiestas? Yo digo que no, a pesar de que muy posiblemente mi opción sea la errónea. Lo más probable que se vea es el regreso de la guerra fría entre los portales web (dos en concreto) ya uno fijó postura en un comunicado hecho de forma oral, en el cual buena parte del mismo estuvo relacionado con un singular recuento histórico de la movida en la capital.

Pero a diferencia de los conflictos pasados entre los portales web, dudo mucho que los que pueden estar por llegar vayan a tener los mismos impactos, a pesar de que existe la posibilidad de un regreso de las rencillas personales; el optimismo de cartón debe imponerse ante todo, no importa la crisis que tiene el país así como la industria, lo importante es mantener esa alegría intacta.  Con tal, ya no es necesaria la polémica así como los intentos de redención que realizaba la peor convención a nivel nacional parecen haberse agotado.

Si la situación fuese otra, pues yo podría decir que si honestamente, el 2017 podría significar un cambio en el timón para mejor, pero la cosa no es así señores. Ciertamente el panorama dentro de la cuna de libertadores no es nada bueno, además que no importa quien ande en el trono de su respectiva región, el problema solo anda creciendo y riendo.