Hablemos un poco sobre ser guerrero del teclado.

El primer comentario intermedio llega, en lo que considero, el mejor de los momentos. No es un secreto para los que vivimos en la cuna de libertadores que ambos bandos del bipartidismo político han usado el término guerrero del teclado a modo de descalificativo para personas que prefieren las palabras a formar parte de una masa sin orientación.

Considero que la pluma es más poderosa que la espada, pero la herida que abre es a largo plazo, es decir, sus resultados posiblemente no los vas a llegar a ver, pero estoy más que seguro que esa persona a la que llegaste con tus palabras poco a poco puede que cambie; considero que el trabajo de las personas que no creemos ni el socialismo del siglo XXI (que es el mismo que el original, no nos hagamos los tontos) y su variante llamada socialdemocracia poco o nada quieren que pienses como individuo.

Aunque cabe preguntarse ¿Cuántos gobiernos han hecho sucumbir esos que se suben a tarimas con micrófonos y emiten largos discursos? Pueden hacer sucumbir al gobierno de turno,  pero dudo mucho que el efecto que tengan sobre las personas que van a ese show tenga el mismo impacto que las palabras que emiten los guerreros del teclado, así que lo mejor que se puede recomendar, es tratar de llevar la fiesta en paz ya que tenemos un enemigo en común.

Hemos visto como ese pacto de la socialdemocracia ya no funciona como antes y las consecuencias que ha traído, así como también estamos viéndolas consecuencias que está trayendo a nivel mundial. Por un lado, al sur del viejo continente con un estallido de partidos de extrema izquierda o amebas políticas o de plano (pero ya en otras partes de Europa) el nacionalismo también se está levantando; irónicamente es en la cuna de libertadores donde la socialdemocracia le muestra un poco los colmillos a sus primos, aunque se hace evidente que ya no tienen la misma popularidad que antes. Siendo así, un extraño caldo de cultivo para llevar nuevas ideas a una sociedad que ha estado muy influenciada por las ideas de corte socialista en todas sus variaciones, matices y colores, les guste o no a unos admitir esa realidad tan notoria.

Sobre educación, violencia y manos atadas

Un caso de violencia escolar no pasó por debajo de la mesa, siendo ese hecho uno de los tantos artículos que salieron publicados el día doce de marzo del presente año en el periódico El Nacional. Una estudiante fue linchada por tres “compañeras”  en la capital venezolana, tristemente casos como ese hay por miles, pero fue ese el que despertó el interés del burócrata llamado ministro de educación.

No importa esto de “integrar a la comunidad en la educación” o de algo tan ridículo como “concejos comunales de profesores” o cuantas leyes redacten con el “fin” de terminar la violencia, no le han dado una solución al problema. A la final del día, ni la ley de videojuegos y juguetes bélicos, así como las modificaciones  en las reglas del sistema educativa criollo nos convirtieron en potencia; ya que como lo indicó el responsable del artículo, los estudiantes violentos se salen con la suya en vista de que los profesores no tienen como aplicar un castigo o algo que sirva, temporalmente, para aplacar el mal comportamiento.

Tristemente debo comentar que el mal  ya se hizo, los estudiantes se sienten orgullosos de ser lacras, de un pésimo desempeño académico y más reciente de grabar las peleas entre estudiantes, se viene convirtiendo en una realidad desde mis días mientras estudiaba bachillerato; donde la burla a los buenos estudiantes y las peleas eran cosa normales, era algo “normalizado” o que siempre pasaba.

La violencia en la cuna de libertadores es un problema tan serio que lleva rato cortando vidas, tanto en los salones de clase como en otros aspectos de la vida. Mao se sentiría orgulloso al ver que alguien siguió su ejemplo de la revolución cultural en los jóvenes. Pueden tildar al culpable que quieran, el asunto es que solo se harán a los oídos sordos al respecto, ya que el problema de fondo y la raíz de todo, la impunidad y el discurso de los gobernantes, nunca será puesto en tela de juicio. El pacifismo no es algo de machos  criollos o de guerreras con sus bendiciones, el discurso grosero y violento con guerras imaginarias nos está quitando población. Esperar que los responsables de la impunidad sean castigados es un sueño, mientras sus guardianes los exaltan, estamos pecando por inocentes mientras las tumbas se van amontonando.

Recopilación de temas número uno

Bueno, al parecer el desastre sigue así como todos los gastos necesarios para ver si de algún lado salen más convencidos del socialismo del siglo XXI o del marxismo cultural reinante; se habla que la ciudad jardín va a ser sede este año del circo que acostumbra hacer el rockero revolucionario y posiblemente tanto adeptos al gobierno así como los no tanto van a matarse para asistir. Es el mismo cuento que se repite desde que el personaje que organiza esos circos se declaró defensor de la dictadura del proletariado (más de una cosa que de otra).

Como cosa rara, pues traerá bandas internacionales, lo que realmente motiva a los asistentes a escuchar esos monólogos ridículos de juventud rebelde que le besa la bota  a su nuevo amo y tratando de negar que en días pasados participó en otros desastres como el Miss Venezuela o Sábado Sensacional.

Hay que ser honestos, El Rock ahora no es de todos, esa banda que bromee sobre el pasado del defensor revolucionario es convertida en un paria y su participación en las radios, televisoras o cualquier otro medio “del pueblo” es nula; ciertamente, todo un ejemplo de participación e inclusión que debe emularse en todo el mundo. Pero yo me pregunto ¿Qué pasó con el argumento de apoyar el rock nacional por sobre todas las cosas?  Y si a eso vamos ¿No van a apoyar a otros géneros musicales que se hace aquí o también hay que pedir carnet de militancia para eso? ¡Yo pensé que esto era Venezuela, la mejor democracia del mundo!

No importa si sea el rockero del pueblo, el esquiador venezolano o quien sea, ya que el desastre y el nepotismo se han convertido en el sello de calidad del todos los gobiernos de la cuna de libertadores, que los revolucionarios del siglo XXI (que parecen más a los bolcheviques burocratizados) ya que es algo tan evidente que simplemente pasó a ser tradición nacional.

Siguiendo con las tradiciones, no importa cuánto dinero se haya mandado a imprimir para los carnavales seguros en Venezuela, dos días libres en una economía que es impresionante ver como se mantiene de pie no es un merecido descanso. La inseguridad y una moneda que no sirve de nada se han convertido en los eternos compañeros de los venezolanos; excepto para los que están bien posicionados en el partido de gobierno (sin importar su posición en esa pirámide) ya que tienen guardaespaldas, pueden usar pasaportes diplomáticos para irse a alguien sitio cercano por estos dos días (pero un lugar donde no le puedan poner los ganchos, cosa que se está acabando)

See Your Space Cowboy

Entonces ¿Hay o no hay socialismo en Venezuela?

Posiblemente cuando estás líneas se publiquen, todo lo relacionado con la visita de un socialista español al paraíso terrenal que creyó que era Venezuela se habrán convertido en noticia vieja, pero el comentario que hizo «Eso no era el verdadero socialismo» siendo la respuesta habitual para cuando las ideas que defienden se aplican y no generan los resultados que ellos alegan tener.

Aunque, hay que admitir una cosa. Finalmente uno de esos defensores extranjeros de la revolución venezolana ha visto con sus propios ojos a lo que llevan sus ideas, pero es mucho pedir que al menos  una pequeña reconsideración sobre lo que apoya y que ese paraíso proletario, pues no es como lo pintan.

Dudo mucho que ese revolucionario quiera lo que vio en Venezuela en su provincia, también pongo en tela de juicio que vaya a dejar de ser un socialista y siempre alegrará que sus ideas nunca hayan sido aplicadas de forma correcta en algún rincón del mundo. Siempre será así, van a alegar algo con lo cual van a negar los hechos y los problemas en los que, en caso de la cuna de libertadores, las ideas de Marx y del comediante han traído a esa nación.

No es la primera vez en que un defensor de las ideas de Marx, Chávez y otros engendros habla sobre Venezuela o de algún que otro país que aún mantiene esas ideas pero raro es ver que esa gente decida mudarse o confirmar como se vive en esos lugares. No por nada, el socialista alegre es aquel el que vive en un país no socialista;  así que es válido preguntar ¿Para cuándo se van a mudar a Caracas los de Podemos?  Digo, yo creo que deberían venir cuando su relevancia política comience a menguar, ya que todo buen hijo pródigo siempre regresa a su casa. Yo con gusto, les doy mi ciudadanía venezolana por si quieren quedarse. Eso sí, no hay derecho de devolución en todo el trato, una vez que acepten vivir en ese paraíso que ustedes tanto defienden, no hay marcha atrás.

See Your Space Cowboy

Guerras imaginarias hechas en Venezuela.

¿Cuántos intentos de asesinato presidencial no se han “denunciado” desde la llegada del comandante sideral atómico y su sucesor? Digo, parece que es un guión aprendido de los guerrilleros de la Habana y lo más interesante del asunto, es que esos ataques (de parte de los “maestros”) se han calmado, por mucho que digan que don dinosaurio Fidel se encuentre haciendo más apariciones públicas en días recientes.

Así que, en vista de que la cuna de libertadores no le queda de otra que apegarse al desastre, pues el sucesor del comandante debe llevar las cosas al extremo, para ver si así, puede recuperar algo del apoyo extranjero que alguna vez gozó el gobierno revolucionario del pueblo de Venezuela durante el tiempo que vivió el comandante; así que se inventa unas guerras con apellido. Entiéndase, la guerra económica, guerra financiera, guerra mediática entre otros conflictos que no tienen sentido ya que todo el sistema económico venezolano se encuentra intervenido por el Estado/Gobierno al igual que todos los medios de comunicación se encuentran de alguna forma intervenido o con auto censura para evitar que los cierren y para agregar, lo peor del asunto es que es evidente que ha perdido todas estas guerras.

Regular más la distribución de alimentos no ha servido de nada, seguir emitiendo inorgánico con aumentos del sueldo mínimo solo prolonga la debacle que se vive actualmente, de hecho me parece ridículo decir que lo que se vive en la cuna de libertadores no es socialismo en su primera etapa ya que, es lo que es, un Estado/Gobierno controlando todo a la final no es más que lo que llevó al fracaso a los países que llevaron a cabo las ideas de Marx y eso, señores, es un sinsentido ya que el mismo “autor” decía que el Estado era una institución del tipo Burgués que la clase social que buscaba abolir la usaba a su antojo, entonces ¿Qué sentido tiene usarla para llevar a cabo el alzamiento del proletariado?

¿No se ha hecho evidente que el problema no es la distribución de la riqueza sino como crearla? Y agrego la pregunta ¿Qué otra prueba necesitan los revolucionarios marxistas para entender que el Estado no es precisamente quien para llevar a cabo la mentada repartición igualitaria?  Para luego decir que X país no siguió plenamente las ideas del socialismo y por eso fue su fracaso, pero el próximo que lo haga será la demostración de que esas ideas no fallan.

Por mucho que se hable de “los derechos políticos” (que siempre han existido en Venezuela), los festivales culturales, los conciertos de rock pesado entre otras cosas que tienen el sello del Gobierno venezolano por todos lados. Y si eso no es señal de que lo que buscaba el gobierno revolucionario venezolano lo que buscaba era tener una legión de zombis adoctrinados en todos los aspectos de la sociedad, no sé qué otra cosa quieren.

See Your Space Cowboy

¿Cuánto podrá durar el berrinche presidencial?

Entonces, luego de perder la asamblea/congreso de la cuna de libertadores el partido de gobierno sigue haciendo de las suyas. Y yo me hago la pregunta que le da título a este mar de letras ya que parece que hasta los hermanos Castro están dejando de lado su apoyo revolucionario a Venezuela y ahora buscan el petróleo ruso y terminar de concretar las cosas con el gigante del norte.

El mentado efecto Venezuela o como realmente debería ser llamado, efecto agujero negro, se encuentra a la puerta, a la vuelta de la esquina y comienza a hacer de las suyas en Brasil, Bolivia, Ecuador y hasta en el Perú. Incluso uno de los defensores más acérrimos de la revolución venezolana en España ahora parece tratar de estar contento con todos pero con un discurso menos radical y ahora es un amable social demócrata que quiere salvar a España de la Casta y ahora uno de sus fundadores es ministro de economía en la cuna de libertadores, si eso no confirma el desastre enorme que es Venezuela, por favor, mejor no opinen en todo esto.

Una cosa es un fracaso sonado como el de esa obra del autor de Mega Man en el entorno de los videojuegos, pero otra es no reconocer que el socialismo es una idea que no se aplicado de forma “correcta”  y cuando esas naciones fallan irremediablemente por esas mismas ideas, salen a decir que eso no era el socialismo verdadero; pero bueno, si hay dinero para armamento pero no hay para otras cosas más necesarias, pero bueno así es Venezuela. Es muy fácil hablar (bien) de la revolución venezolana desde la comodidad de vivir en el extranjero cuando no la vives en carne propia y de paso tildar de fascista a quien dice lo contrario e irónicamente, es venezolano, pero sin saber que Fascismo y Socialismo es la misma cosa, solo que con un color diferente.

See Your Space Cowboy

Venezuela y sus caudillos

Si hay algo muy notable en la historia de la cuna de libertadores, es su extraña relación con los caudillos; por mucho que se le diga así al comandante sideral, es apenas una pequeña parte de un todo, del famoso populismo latinoamericano. Así que no es el primero en creerse dueño de Venezuela ya que, ese lema famoso « Venezuela ahora es de todos» posiblemente no es más que un refrito de otro.
No importa que lema usen, lo cierto es que la realidad es otra; ese sentimiento de que finalmente ahora el poder está con el «pueblo» lo cierto es que son apenas una pieza en ese tablero del poder que el caudillo anda jugando. Se necesita un grupo, el llamado «pueblo», que sirva a los fines de mantener el poder centralizado en la figura del caudillo así como de su séquito y mantenerlo en constante peregrinación de enemigos, ya que ese catálogo es enorme y no se limita a las fronteras de una nación.
Por un lado se quejan de son víctimas de un mal mayor, de ser el patio de atrás de otra nación. Pero, usando un ejemplo reciente, los conocidos «entrenamiento militar» sucedidos en Venezuela, en teoría para «demostrar» un poderío militar inexistente y si sumamos la larga lista de los disparates del comandante sideral y del sucesor. Yo me pregunto ¿Cómo no tomar todo lo que sucede aquí como una comedia de bajo presupuesto y pésimo guión?
Además ¿Quién se cree ese cuento de que el presidente sucesor fue un rockero y prácticamente de surf? Así como ese cuento que ahora si, con la llegada de la «revolución venezolana» ahora si hay un apoyo cultural, pero al costo de que las escuelas públicas, universidades públicas, calles y hospitales se han convertido en escenarios dignos de una película de terror y que demuestra el poco respeto que le tiene a una buena educación. No es para menos, una sociedad educada no es fácil de manipular.