Escribiendo de como fue el 2017 y lo que espero del 2018.

Muy posiblemente el presente (intento de) artículo se va a publicar en lo que puede ser la primera o las primeras actualizaciones del blog durante el año 2018; uno que si bien no parece muy alentador para los venezolanos, pues quiero creer que un pequeño rayo de esperanza puede llegar a muchos de nosotros. El año 2017 fue uno de esos en los cuales a muchos nos golpearon y el panorama se nos mostró bastante oscuro en muchos momentos. De hecho, yo lo sentí así, de hecho creo que no hay mejor forma de describir lo que fue ese año. De hecho con las presentes líneas trataré de escribir sobre diferentes aspectos de como vi esos 365 días en diferentes ámbitos.

En el mundillo friki nacional creo que se hizo evidente una cosa, el mentado éxodo venezolano le ha estado pasando un poco de factura. Al menos en la ciudad jardín, la joya de la corona se sigue mostrando como esa feria que no ha conocido un rival que le pueda hacer frente. de hecho, por mucho que me digan que lo que sucedió en el centro comercial hiper jumbo (su sede) a principios de año no puso en jaque a las entregas del año es un suceso aislado, para mí no quiere ver el panorama de forma plena. Todo lo juvenil es puesto en la misma cesta y por mucho dinero que asegure la joya de la corona, vamos a ver si en el 2018 puede seguir manteniendo la ilusión (de cartón). El mentado regreso, fue a la final un chiste de  mal gusto y creo que pocos van a querer verlo así, es que hay que mantener la  fachada de imparciales a como dé lugar, a pesar de que nadie se la crea.

En el tema político no creo que haya mucho que comentar, de hecho se ha estado confirmando los cuentos de camino y que la torpeza de la mal llamada oposición no era tal de forma plena. Quizás son más cómplices de lo que quieren vender y creo que su defunción era necesaria, a la final era cuestión de tiempo que una nueva alianza le hiciera frente al partido de gobierno (y sus esbirros) y con nuevas ideas. El detalle del asunto es vender las ideas en lo que queda de personas que, aun no se han ido del país.

Y aquí me quiero extender un poco, ya que hay mucho que se puede comentar. Nada es para siempre, de hecho se hace evidente que hasta los defensores de la segunda independencia han estado entendiendo eso, no por nada los episodios de la censura dentro del partido de gobierno y los episodios de los disidentes cada vez van sumando números; de hecho ¿Vale la pena lanzar un puente a esa gente? La verdad es que es un tema que mientras solo sea visto desde la óptica de la búsqueda de votos, creo que ese enfoque es el que se debe olvidar, simplemente no es el momento para buscar votos.

En lo personal, creo que entre lo de renovar pasaporte y mi constante búsqueda de no solo el cinturón azul de karate (cosa que logre) sino algo de empleo medianamente  decente para pagar no solo mi segunda tarjeta de crédito; la cual está endeudada con esto del pasaporte, el libre ejercicio es uno de esos puntos de mi vida en que he querido volver, pero no sé si ha sido la forma de tratar a mis clientes o la misma situación de la cuna de libertadores lo que me ha puesto contra las cuerdas.

Pero quiero creer que los próximos 365 días van a ser medianamente mejores. No solo en temas laborales para mí,  sino también para los miles de venezolanos que andan no solo rotando de empleo, sino buscando esa fuente de ingresos que no solo le permita pagarse sus gastos personales sino sus otros sueños, esos de formar parte de ese éxodo sino otros ideales que tengan en mente. Ya que dudo mucho que en el mundo friki las cosas vayan a cambiar, ya que es un mundo donde los cambios van a paso de tortuga.

También quiero creer que estoy un poco más cerca de la meta, las doscientas quince mil visitas así que los compañeros que tengo escribiendo aquí, hagan su parte. Ya que lo que queda del especial murciélago queda nada para darle el final, eso si los especiales van a tener que ponerse las botas a ver si me ayudan a llegar a ese número.

 

See Your Space Cowboy

Anuncios

Y ¿Qué vamos a hacer contigo Venezuela?

No sé si el presente mar de letras vaya a estar a medio camino de la Venezuela que tenemos y la que deberíamos tener, pero creo que después de los cuestionables resultados de las elecciones regionales, muchos criollos no nos sentimos muy bien aunque era un resultado que eran de esperar, más que todo en la región donde vivo, ya que sabemos que la oposición con su torpeza le hace el juego al gobierno.

Con todo puesto encima y seguramente el bigote que dice llevar la banda presidencial cree que con ese resultado va a bajar la presión internacional, unos han estado comenzando a pensar en la pregunta que le da título a este intento de artículo. Pero, creo que es una pregunta que es válida ya que hay que pensar en que vamos a hacer cuando ese día llegue y creo que lo mejor que se puede hacer es tener un plan medianamente listo y cocinado.

Pero creo que una de las primeras cosas que hay que comprender y en las que hay que trabajar es en hacerles entender a buena parte de la población que la mentada riqueza de la cuna de libertadores se encuentra dentro de la cabeza de sus ciudadanos, no son los recursos naturales que tiene el territorio más por accidente que por obra y gracia de Dios. Es una idea que se debe vender a todos por igual, es decir “que suba cerro” así como pueda ser digerida por lo que queda de clase media.

Necesitamos que todos los venezolanos estén en la misma sintonía, es decir, que a pesar de nuestras diferencias comprendamos que el mal que nos ha dejado la mal llamada revolución y sus consecuencias son un problema que nos afecta a todos por igual, es un tema que amerita dejar de lado nuestras diferencias para poder enmendar las cosas.

Honestamente, con alrededor de mil palabras no podré condensar todo lo que hay que hacer. Debo agregar también que lo que voy a exponer en esta larga introducción es mi humilde opinión personal de lo que se debe hacer para tratar de enmendar el problema (de aquí en adelante, el daño). Creo con fervor que lo primero que se debe hacer es dejar de usar la palabra pueblo y buscar que la palabra que se use sea ciudadano.

Para crear estos ciudadanos debemos atender el problema medular de todo el asunto, la educación. Con ciudadanos libres y con las ideas de libertad y que están en su legítimo derecho en defenderse de los abusos del Gobierno/Estado, estaríamos en una nueva etapa; si, la educación es un tema bien delicado, siempre ha sido el elemento que han uso los partidarios del populismo para asegurarse un buen número de votantes. En pocas palabras, necesitamos cambiar la idea que el modelo a seguir no es el que sube videos a las redes sociales buscando fama o el criminal con varios muertos en su haber, el modelo a seguir tiene que ser esa persona que arriesga todo lo que tiene para montar una pequeña empresa.

Pero también necesitamos cambiar el pensum de estudios que hay tanto en la primera, bachillerato y educación superior. En lo personal, creo que la famosa materia llamada Educación Pre militar es una de esas materias que poco ayudan y sirven más para engendrar esbirros y no ciudadanos libres; creo que era algo evidente, además que los valores de la convivencia en sociedad se aprenden en casa, no en el salón de clases y mucho menos con una materia como la antes mencionada.

Una vez con ciudadanos bien formados, levantar la economía va a ser un tema complicado. Ciertamente, este predicamento es tal que vamos a necesitar ayuda extranjera y no precisamente de los gobiernos, sino de los inversores; estamos claros en el asunto que lejos de ayudar, el control de precios y el control de divisas no han sido políticas económicas sino de otra índole (y el gobierno actual así lo ha admitido en varias ocasiones); es el mismo asunto relacionado con la educación, no quieren ciudadanos libres, quieren votantes más parecidos a marionetas que  personas.

Es evidente que la primera medida que se debe hacer es quitar los mencionados controles, conjuntamente con las rebajas contundentes con los impuestos. Seamos honestos ¿Cuántos impuestos deben pagar tanto las empresas como los ciudadanos? No solo con eso, sino que deben mantener una serie de servicios que no son precisamente de calidad y que queda demostrado que el Estado no es el mejor proveedor de los servicios de pensiones, para dar un ejemplo. El proteccionismo lejos de ayudar a los locales, no los convierte en empresas competitivas y dispuestas a satisfacer las necesidades de la sociedad, sino en una serie de perezosos que buscan el apoyo de la burocracia para mantenerse; lejos de ser eso la ley de la jungla, civiliza todo lo que hace la sociedad, ya que si una empresa o persona no puede satisfacer una necesidad, simplemente buscas en el mercado quien pueda hacerlo.

El comercio fue una de los tantos elementos de nuestra historia que nos civilizó, no se necesitó de mandato alguno emitido por un burócrata y ha sido el elemento que ha llevado a determinados países a estar económicamente bien;  la cuna de libertadores se está quedando atrás no solo si se le compara con las naciones vecinas, quienes a pesar de que tampoco andan muy bien, pues comprendieron que esa alternativa no es más que el camino a ninguna parte.

Lejos de construir un capital para el mañana, desde hacía tiempo y con la llegada de la segunda independencia ese capital fue usado para algo que no estaba destinado, el populismo. Honestamente yo sé que no veré la Venezuela del futuro, esa en la que deberíamos estar comenzando a construir gracias al actual predicamento social y político, pero no está demás comenzar a vender la idea que esa cuna de libertadores está más cerca de lo que parece y es tiempo de ir cerrando ciclos y descartando ideas.

Sobre estas líneas.

Escribo, a medio camino de la terapia acostumbrada que llevo haciendo con esta cosa desde aquel día en que comencé con esto, pero tengo una mala mezcla en la cabeza. Angustia con furia, al punto en que no sé si después del temido día, el treinta de julio vaya a estar disponible el Internet en la cuna de libertadores así como, por si acaso, iré pensando en cerrar esta cosa para evitar que me pase algo.

A lo mejor me estaré contradiciendo, en muchos mares de letras había dicho lo contrario, pero cada día que pasa el bigote aprieta más la pinza y el panorama no se ve muy alentador. Originalmente tenía en mente muchas cosas para ese rincón que manejo mantener esta nueva línea editorial y arriesgar todo con un siguiente especial del cómics. Pero como hay unos idiotas diciendo que lo mejor es regresar a la edad de piedra, que han empeñado su talento sólo por un fin político y un espacio que tiene una fecha de vencimiento.

Si bien debo mantener mi idea que el final de esta pesadilla está cerca, lo cierto es que se va a seguir cobrando vidas y amargando la existencia de muchos. Yo sigo preguntando ¿Quiénes son más carentes de luces los que están pendiente del nuevo escándalo entre celebridades o los que defienden una dictadura como la que hay en Venezuela? Pero luego escucho que estas personas dicen que lo que hay aquí no es verdadero socialismo y se aclara todo el panorama.

Las sirenas de determinados vehículos ahora las asocio con represión. Las nobles ambulancias ahora son usadas para derribar barricadas para que pasen esos represores, ciertamente ¿Necesitan más prueba que la represión viene del Estado? Si esto es una democracia, yo soy astronauta consagrado, la verdad. Así que, a pesar que no sé qué va a pasar después de ese día así como el hecho que no sé si estás líneas van a tener una publicación.

Quedarme con estas palabras va a ser peor, la verdad, de hecho espero que algo contundente suceda y que sea de tales magnitudes, que simplemente sea lo que se necesita para darle la merecida estocada final; el fenómeno de la diáspora venezolana llegó a tal magnitud que ahora cada ciudadano venezolano es alguien que tiene un comportamiento cuestionable, extrañamente tanto fuera como dentro de cualquier nación del globo. La viveza criolla es un lastre que vamos a tener que seguir lidiando por un buen rato nos guste o no admitir; así como el hecho que enmendar todo ese mal hecho no va a ser algo sencillo, se hace evidente que el mal ejemplo está muy arraigado.

El fraude de doble, ciertamente, pero como la burocracia roja está buscando como defender todo lo que han robado, no quieren perder esos botines que han obtenido de forma fraudulenta. Ni tontos que fuesen en dejar ese dinero en las arcas de algún banco venezolano o uno de los tantos adefesios que hicieron. Eso es para los borregos que aún creen en socialismo, la congelación de cuentas bancarias en Suiza, Panamá y Estados Unidos y yo que pensaba que esos discursos en contra del mentado Imperio, que tanto odian pero como les encanta la moneda de ese país, así como tener unas cuantas propiedades, pero nunca es así lastimosamente.

En todos los años que ha estado haciendo de las suyas la mal llamada revolución, una que condenó a toda una nación y unas cuantas generaciones a la peor de las condiciones de vida. Pero gracias a la chequera llena de ceros por la venta de oro negro y un discurso del más rancio socialismo, simplemente capturó la imaginación de todos esos que tienen una frustración tan grande que se inventan tanto guerras como enemigos; me gustaría ver a esos intelectuales, esas feministas radicales y euro comunistas viviendo en ese país que mientras el comediante supremo estaba vivo, todos estaban apoyando a ese corredor; pero ahora que el precio bajó hasta su sucesor no es muy querido ya el apoyo no es tan sólido.

Y ese ciclo va a seguir, ya que no importa cuántos deben morir en nombre de una idea que no tiene como sostenerse, es una de esas estafas intelectuales que uno no se explica cómo es que aún hay gente que cree que suprimiendo la libertad individual y la búsqueda de la felicidad de cada individuo es el mejor camino para que la sociedad cambie para bien. Simplemente, al menos por mi parte, no importa dónde apliques una mala idea, el resultado final de las mismas no van a cambiar y debo insistir en las preguntas ¿Cuánto nos cuesta mantener todos esos medios de comunicación comunitarios y eventos culturales con un marcado tono político? ¿Cuánto nos ha costado mantener no sólo a los descendientes del comediante sideral así como el séquito? Mientras ellos tienen cuentas en el extranjero y otros activos, nosotros aquí pasando hambre y de paso debemos pagar con huesos rotos, heridas y hasta miseria el hecho que estamos hartos de este predicamento.

No creo que con esos cambios que plantea esta gente vayamos a ir a algún lado, muchos de ellos con una cualidad de oratoria dudosa y que no dejó de preguntarme ¿Alguien se siente identificado con ellos? Quizás el camino al que realmente nos quieren llevar es al cementerio y todo en nombre del pueblo y del bien común. No hay nada peor que eso, ya que así es que comienzan a engañar esos seres llamados los abusadores. Dicen que todo cae por su propio peso, aquí hay mucho de lo primero y quizás la caída se está produciendo y quizás la velocidad no es como la que queríamos, pero ahí están las pruebas, esos anaqueles vacíos, esos estudiantes asesinados, esos desastres ecológicos y sociales que nos han dejado a modo de legado de unas pésimas ideas; una mezcla de ideas que no tienen como encajar, ya que en nombre de Marx y Bolívar una pandilla de criminales engordan.

 

See Your Space Cowboy

Carta abierta a Panamá

Antes que nada, sí creo que lo que diré a continuación es un tanto importante, es raro aunque no es la primera vez que lo hago. Pero si hay un país que se merece una carta abierta, que más que todo va dirigida a sus ciudadanos, redactada (torpemente) por mí, ese es Panamá. No es para menos, ya que (creo) ha sido uno de esas naciones que ha vivido en carne propia todos los efectos negativos de la diáspora venezolana. Pero quiero aclarar una cosa, primeramente que yo sigo encerrado en la Cuna de libertadores y si bien consideré Panamá como destino para mi exilio, ahora me lo pienso.

Tengo que irme por el cliché, no todos los venezolanos somos un desastre andante. No, de hecho detesto todo el asunto de la viveza criolla y los malos ratos que eso causa;  considero que eso es la peor parte de ser venezolano, tanto dentro y fuera del país, es una de esas cosas que merece que la envíen a un paredón. No pueden juzgar toda una nación cuando un buen porcentaje de la misma le encanta comportarse mal, incluso ya lo hacían cuando estaban aquí. Existen contados venezolanos que, lo que queremos ya dentro o fuera de la tierra donde nacimos, la oportunidad de ser prósperos ya sea con un empleo o emprendiendo.

No voy a salir con el recurso barato de que ustedes sean solidarios conmigo en vista de algún evento histórico, ya que si mis conocimientos en dicha materia no me fallan, contados han sido los panameños que han venido a quedarse en Venezuela y seguramente los que estaban tomaron sus maletas y se fueron. Ciertamente el desastre que hay aquí no solo es político, sino también cultural y creo que llevar ese problema como parte del equipaje ha sido una de esas metidas de pata que vamos a estar pagando por una buena cantidad de años.

Toda sociedad humana tiene problemas, comencemos por ahí y quizás yo esté pecando por ignorante al desconocer esos malos ratos que ustedes en ese pequeño istmo están pasando. Muy posiblemente alguna de las oleadas de los venezolanos lo que hicieron fue empeorar todo el asunto; me atrevo a decir que en algún momento del éxodo, ese extraño sector de la población venezolana que se llena la boca diciendo que este es el mejor país del mundo, que les encanta la cuna de libertadores por que pueden estar en un auto bebiendo cerveza en una carrera clandestina y sobornar un policía fue lo que llegó. Y lo hicieron pegando gritos, colocando música a todo volumen tal como lo hacen aquí, o lo hacían mejor dicho; con ello también todo el conflicto político interno cambió de escenario.

Ese fue un error, de hecho se cometió sin quererlo, ya que ¿Qué culpa tienen ustedes de lo que sucede en Venezuela? la verdad, ninguna. Creo que entre los comentarios racistas vertidos por muchos venezolanos sobre los panameños y todo esto arriba mencionado, hasta yo me sentiría ofendido por todo lo que han traído estos engendros que se la pasan hablando maravillas de un país que por un lado hablan maravillas, pero por el otro escaparon parcialmente.  Y con un escape racial me refiero a algo que dije en párrafos anteriores en el presente documento, si físicamente ya no están en el país, pero el mal comportamiento venezolano lo siguen teniendo.

Soy de los que creen que cuando emigras, no eres más que un invitado en una nación con costumbres diferentes a las que ya conoces; por ello, no es muy inteligente comportarte como lo hacías en tu país natal. Claro, quiero creer que entre tantos venezolanos que llegó a Panamá hay gente que se ha comportado bien, pero que tristemente son una pequeña minoría en comparación con la que deja mucho que desear y eso mismos pasa fronteras adentro. Unos andan apelando por un sentimentalismo barato, digno de telenovela, eso es otra cosa que me molesta a título personal y que todas las naciones del continente llamado Sudamérica nos deberían de ayudar, ya que en días pasados pues fueron los venezolanos los que le dieron la independencia o le dimos asilos durante oscuros momentos en su historia.

El hecho que días atrás les ayudamos con su independencia o darles asilo durante alguna dictadura (del corte que sea) implicaba algún tipo de contrato que en el futuro nos deberían recibir en caso que Venezuela le fuese mal. Esta desgracia nosotros mismos nos la buscamos, la llegada de la mal llamada revolución venezolana no es más que una consecuencia de creer en cuando loco decía que iba a arreglar todo. Es un problema que cada venezolano debe afrontar, ya sea tomando sus maletas o la calle, con todo lo que eso implica para los suyos.

Yo, como dije anteriormente, no me he ido del país aunque no voy a negar que tenga muchas ganas de hacerlo. De hecho si bien no me considero un ciudadano modelo, no me gusta ensuciar las calles, no me gusta colocar la música a todo volumen y siempre trato de tener una conducta medianamente aceptable tanto fuera como dentro de mi hogar; pero considero que las calles de un país se hicieron para el tránsito, no para las carreras clandestinas, que no hay mejor lugar para beber unas cervezas en la seguridad de tu casa, que sobornar funcionarios públicos es lo peor que se puede hacer (a pesar que detesto todo lo que tenga que ver con el Estado) y denigrar a otro dice mucho de la persona que sale con esas ofensas.

Desde un tiempo para acá, el considerarse como “lacra” es algo bueno entre los venezolanos, algo ciertamente deplorable. La mal llamada revolución lo que hizo fue aprovecharse de eso y convertir en el ejemplo a seguir a los “lacras”, con el pésimo argumento que siempre han sido ellos los oprimidos por los malos de la historia. De hecho, los que tenemos un comportamiento diferente, ahora somos los criminales solo por tener una dicción medianamente buena y haber leído una que otra cosa, eso nos hace villanos de alto calibre.

 

See Your Space Cowboy

¿Por dónde comenzar a reconstruir?

Cuando la pesadilla bolchevique Bolivariana llegue a su final tendremos una pregunta muy seria que atender ¿Por dónde  comenzar? No es para menos, el paso destructivo de esa cosa ha tenido repercusión en muchos aspectos de nuestra vida cotidiana. La respuesta tampoco va a ser sencilla, mucho menos las soluciones a aplicar posiblemente generen rechazo. Quizás, deberíamos comenzar ese proceso de forma lenta, pero sin pausa y en un plazo que no es del agrado de muchos políticos y ciudadanos venezolanos,  a largo plazo.

Considero que uno de los puntos a abordar será todo lo referente al individuo, esa minoría que más golpes se ha llevado en todo esto; no es para menos, ya que todo lo que debe hacer esa minoría es sacrificar todo lo que aspira por el bien colectivo, algo que no ha generado los resultados esperados. Asegurar que sus derechos más básicos, como lo son la libertad, el derecho a la propiedad y la búsqueda de su felicidad, no sean comprometidos es más que suficiente, ya que lo demás llega tranquilamente por añadidura.

Pero luego llegamos al asunto de la educación, uno que puede generar comentarios encontrados. Yo creo que la educación debe servir para hacer ciudadanos, no borregos que defienden ciegamente a su propio verdugo; suena difícil, pero se comprueba que estos mal llamados programas sociales enfocados a la educación en Venezuela, también conocidos como misiones, sólo han servido para coaccionar a un sector de la población y asegurar un flujo de votos.

Y lo mismo sucede con el sistema de pensiones, la asignación de viviendas, los espacios culturales y al punto donde quería llegar. Los medios de comunicación en el país. Seamos honestos, después del sector empresarial el ya mencionado sector ha sido uno de los que ha tenido que lidiar con dos engendros y uno de ellos, generado por ellos mismos en vista del panorama en que estamos.

Se ha escrito mucho con respecto al tema de la censura y de su hermana la auto censura, en nuestros medios de comunicación y si bien no la necesitan implementar en la red de redes, basta con prestar un servicio barato pero de calidad dudosa para hacer el trabajo de ahorcar el Internet. Pero lo que hay que empezar a escribir desde ya es saber si vamos a estar a la altura de la libertad de expresión, sin un ente público que actúe como la Inquisición.

Podemos quitar buena parte de los controles al mercado, es decir el control de precios y cambiario, así como el hecho de otros controles sociales tal como la mentada ley de responsabilidad social en radio y televisión; aunque eso que mencioné es apenas una pequeña parte de todo el aparato que tiene aplastada no sólo a la sociedad, sino a cada ciudadano de la cuna de libertadores. Lo más extraño del asunto, es que es una ofensa que no tiene distinción alguna entre los ciudadanos, sean o no adeptos al gobierno y su extraña mezcla de ideas.

Pero ¿Cómo se convirtió este ejemplo a seguir en todo lo contrario? Es una pregunta válida si queremos superar el problema, ya sabemos que el Gobierno (o el Estado) no es precisamente alguien indicado para encargarse de todos los asuntos de la sociedad; hemos visto hasta las peores consecuencias que no genera una mejora en el problema sino que lo empeora. Así mismo, hay ejemplos alrededor del mundo en el cual todo ese asunto de la propiedad comunal y propiedad estatal no impulsa a la sociedad a un mejor estadio. De hecho, lo que es de todos a la final no es de nadie ya que un problema con esa propiedad, por ejemplo una avería, no sólo empeora sino que se multiplica ya que es “problema de alguien más”.

Y esto de buscar un líder no ha servido de buena idea. A la final el líder quiere convertirse en una figura que debe ser adorada y que se necesita de su aprobación para manejar nuestras vidas, en ocasiones no se convierte sino que la misma sociedad lo pone en ese sitio y lo peor del asunto con la ayuda de algunos quienes el término de intelectuales les queda muy grande. Creo que la sociedad venezolana está tan acostumbrada al desastre, a la rapiña y al mal comportamiento que por eso no ha entendido bien el mensaje de libertad.

De hecho, creo que si dejamos de escuchar los cantos de sirena así como a esos que se venden como el elegido del pueblo para enmendar sus problemas lo mejor es dejarlos hablando solos; no sólo sería regresar al problema el cual vamos cerca de salir; sino también una señal de que no entendió bien las razones por las cuales muchos se sacrificaron. Dudo mucho que quiera una persona volver a caer en una fantasía que no es otra cosa que una estafa intelectual, cuyos resultados dejan mucho que desear y que sólo llevan a la violencia desmedida.  Como cosa rara, ejemplo de eso también la historia está repleta y es triste ver como Venezuela es uno de esos ejemplos y todo esto se lo busco la misma gente ya que puso por encima la revancha y no la calma.

Considero que los primeros pasos para una Venezuela libre y mejor no van a ser sencillos, de hecho por cada buena idea que se debe implementar y otorgar más libertad al individuo, de seguro muchos van a poner el grito en el cielo cuando, por ejemplo, se decida prescindir de los servicios de algún Ministerio o de alguna otra institución. Pero no pongamos en duda que eso es lo que va a pasar, cada uno de nosotros podemos pensar cuáles serían las primeras instituciones van a desaparecer pero se debe ver como una liberación, como una cadena que se rompe y que ese hecho lejos de llenarnos a la barbarie, nos llevará a una  mejor sociedad, una que pone por encima la cooperación voluntaria y espontánea ante cualquier delirio de convertir al individuo en una masa al servicio de un líder.

 

See Your Space Cowboy

Sobre educación, violencia y manos atadas

Un caso de violencia escolar no pasó por debajo de la mesa, siendo ese hecho uno de los tantos artículos que salieron publicados el día doce de marzo del presente año en el periódico El Nacional. Una estudiante fue linchada por tres “compañeras”  en la capital venezolana, tristemente casos como ese hay por miles, pero fue ese el que despertó el interés del burócrata llamado ministro de educación.

No importa esto de “integrar a la comunidad en la educación” o de algo tan ridículo como “concejos comunales de profesores” o cuantas leyes redacten con el “fin” de terminar la violencia, no le han dado una solución al problema. A la final del día, ni la ley de videojuegos y juguetes bélicos, así como las modificaciones  en las reglas del sistema educativa criollo nos convirtieron en potencia; ya que como lo indicó el responsable del artículo, los estudiantes violentos se salen con la suya en vista de que los profesores no tienen como aplicar un castigo o algo que sirva, temporalmente, para aplacar el mal comportamiento.

Tristemente debo comentar que el mal  ya se hizo, los estudiantes se sienten orgullosos de ser lacras, de un pésimo desempeño académico y más reciente de grabar las peleas entre estudiantes, se viene convirtiendo en una realidad desde mis días mientras estudiaba bachillerato; donde la burla a los buenos estudiantes y las peleas eran cosa normales, era algo “normalizado” o que siempre pasaba.

La violencia en la cuna de libertadores es un problema tan serio que lleva rato cortando vidas, tanto en los salones de clase como en otros aspectos de la vida. Mao se sentiría orgulloso al ver que alguien siguió su ejemplo de la revolución cultural en los jóvenes. Pueden tildar al culpable que quieran, el asunto es que solo se harán a los oídos sordos al respecto, ya que el problema de fondo y la raíz de todo, la impunidad y el discurso de los gobernantes, nunca será puesto en tela de juicio. El pacifismo no es algo de machos  criollos o de guerreras con sus bendiciones, el discurso grosero y violento con guerras imaginarias nos está quitando población. Esperar que los responsables de la impunidad sean castigados es un sueño, mientras sus guardianes los exaltan, estamos pecando por inocentes mientras las tumbas se van amontonando.

Mi comentario sobre como veo la política en el gigante del norte y el voto castigo

Ah, el gigante del norte también conocido como Estados Unidos te guste o no, esa nación ha marcado la historia del mundo desde que nació. No es para menos, desde su gesta independentista, pasando por sus aportes científicos, grandes escritores, industria del entretenimiento así como su industria militar han dejado su huella; pero no todo lo brilla es oro aquí ya que si bien para uno es el emblema del capitalismo, en realidad su doctrina económica es fuertemente influenciada por las ideas del economista Keynes, las cuales tienen más puntos en común con la doctrina social-demócrata que con las ideas menos intervencionistas de economistas como Hayek o Milton Friedman.

Les recuerdo que las presentes líneas no son más que una opinión personal, así como el hecho que los mamertos internacionales defensores de revoluciones socialistas, que cuando fallan dicen que no lo eran, no están invitados a la tertulia que será extensa con ganas.

Debo concordar con lo expuesto por un analista, estamos viendo (finalmente) que a ese gigante le está pasando lo mismo que le pasa a sus amigos tales como el país del sushi o la Unión Europea, hay mucha gente con avanzada edad lo que ha comenzado a resentir en el asunto económico; lo que ha llevado (a mi parecer) a la encrucijada en la que se encuentra política actualmente; si, al igual que la cuna de libertadores, ya se hace evidente que el bipartidismo llegó a lo máximo que podía llegar generando así dos engendros, Hillary Clinton y Donald Trump.

Esos dos candidatos saben llegar a las personas que al sol de hoy los apoya, por un lado tenemos a los crecientes socialistas en el gigante del norte, los que apoyaron a Bernie Sanders, latinos que escaparon de gobiernos socialistas y que quieren que el país que los recibió pasen lo mismo y los intelectuales de panfleto; por el otro lado tenemos a un señor que le ha llegado a todos esos cuellos rojos, extremistas, los que aún creen en “América para los Americanos” que se creen todas las teorías de conspiración posible y que con el ascenso de esperpentos como Maduro, Chávez, Putin y más recientemente el loco de las Filipinas es notable que el miedo rojo aún tiene víctimas en ese país.

No es de extrañar que ambos engendros hayan llegado tan rápido a la cima de sus partidos, aunque uno tiene poder mediático gracias a la polémica (Trump) y es notorio que debatir a largo plazo no es lo suyo, mientras el otro esperpento pues si bien lo suyo es el debate a largo plazo parece que tiene más esqueletos en su armario y polémica en relación a su marido (Clinton). Como dije anteriormente, representan lo mal que está el bipartidismo en ese país, al igual que los dos debates que han tenido solo demuestran que esas dos personas no son las más idóneas para gobernar un país cuya economía (en caso de caer) lejos de servir para “salvar a las pequeñas economías y liberarlas de la opresión”, sino que el verdadero efecto va a ser una crisis que afectará a todos por igual.

 Los debates, tantos de estos dos como de los que los que van con los dos ya mencionados pero para el cargo de vicepresidente, han sido (cuando mucho) aburridos y ambas partes quieren vender las mismas políticas económicas que han llevado a Venezuela al desastre que es hoy. Es decir, aumentar el gasto público, la intervención estatal, más impuestos, más dinero inorgánico no son precisamente buenas ideas y lo peor del asunto es que derivan de las ideas de Keynes; aunque lo único bueno que ha traído todo esto, al menos a un nivel personal, ha sido poder comunicarme con la gente del partido Libertario, los únicos que tienen una propuesta medianamente decente, la tercera opción que (por mucho que me duela admitirlo) difícilmente pueda llegar a la presidencia.

La noción del voto castigo es algo normal en “sociedades” de este lado del Misisipi, pero con el creciente descontento dentro del bando republicano con su candidato, puede existir la posibilidad que la opción libertaria pueda convertirse en una opción que puede ser tomada más por castigo que por voluntad propia. Aunque considerando que ese partido está conformado por ex republicanos, si saben manejar bien esto puede ser su carta de la victoria. Partido que es recientemente que tiene algo de luz pública, la fórmula que lanzaron consiste en dos gobernadores que han hecho muy bien su trabajo y que a pesar de las metidas de pata en algunos asuntos, su postura ante el tema de la emigración, los impuestos, el intervencionismo y el tamaño del Estado es bastante clara.

 Hablo de un gobierno pequeño pero eficiente, de impuestos reducidos, de leyes de emigración flexibles que permiten integrar al que se escapa de su país a la sociedad estadounidense de forma armónica, de apoyo a la iniciativa privada y de sacar del subsuelo a regiones que no se encontraban muy bien en asuntos como el desempleo.  Pero esas son ideas difíciles de vender a los que apoyan a ese par de joyitas, al menos a mi parecer, no comprenden que prohibir lejos de ayudar empeora el problema.

El gigante del norte, como toda sociedad humana, tiene sus fallas y por ende sus problemas. Las masacres estudiantiles, el embarazo adolescente o precoz, los guetos, el racismo que no ha marchado del todo, la obesidad, la destrucción del medio ambiente son apenas una pequeña parte de los problemas que está enfrentándose ese país. Es una sociedad que también se enfrenta, como dije arriba, a un proceso similar al que vive Japón o Europa, de un decrecimiento de la natalidad fuerte  y no tener sangre joven en el mercado laboral para impulsarla o la que hay tiene unas ideas un poco erradas sobre la economía y que países como Cuba o Venezuela no son precisamente, el mejor modelo a seguir.

Las propuestas de esos candidatos no van a mejorar esa situación, de hecho se van a aprovechar de la misma, cual político latinoamericano, creando más de esos problemas lo cual no es lo mejor que se puede hacer. Lo mejor que se puede hacer es darle herramientas así como la oportunidad de salir de la situación en la que se encuentran, por sus propios medios y sin necesidad que el gobierno/estado interfiera en ese proceso.

Y a todas estas, el segundo debate fue pésimo, así que de mi parte, ando esperando el segundo vicepresidencial (si es que llega a darse) así como el tercero y último para ver que puede suceder. Si saben inglés, les recomiendo que le den un ojo a mí cuenta en la red social del pajarito azul, ya que voy a estar limitando mis opiniones a algo menos de 140 caracteres con algunos partidarios Libertarios.

See Your Space Cowboy